Policía brasileña masacra a 13 en brutal operación en Río de Janeiro

por Tomás Castanheira
22 mayo 2020

El viernes pasado, una operación del Batallón de Operaciones de la Policía Civil y la Policía Especial (BOPE) dejó 13 muertos y un rastro de destrucción en el Complejo Alemão, uno de los grupos de favelas más grandes de Río de Janeiro.

Algunos de los muertos fueron abandonados por la policía en las calles y casas donde fueron asesinados y sus familias y vecinos se vieron obligados a sacar los cuerpos de la comunidad. Uno de los videos compartidos por los residentes muestra a un joven apuñalado y abandonado en agonía, lo que indica una ejecución sumaria por parte de los agentes estatales.

La violencia y la barbarie se extendieron por todo el vecindario, que alberga a decenas de miles de trabajadores empobrecidos. Las condiciones de pobreza y opresión son una situación aún más crítica en medio de la crisis del coronavirus.

Los residentes denunciaron el saqueo policial de pequeñas empresas, casas destruidas por disparos y granadas y balas que penetraban en habitaciones donde las familias se refugiaban en el terror. Los videos grabados por los residentes muestran sus autos destruidos después de ser arrastrados por el "caveirão", el vehículo blindado de la policía militar, que cruzó las estrechas calles de la favela.

"En lugar de enviar médicos y enfermeras para proteger a los residentes del COVID-19, el gobierno envía policías, vehículos blindados y helicópteros para matarnos", dijo Bruno Itan, fotógrafo y residente del Complejo Alemão, a The Guardian.

Residente del complejo Alemão Complex mira un cuerpo en frente de su casa

En una publicación de Twitter, con miles de reacciones, otro residente dijo: “¿Conocen esas escenas de violencia contundente que vemos en países del continente africano en una guerra civil o bajo un gobierno autoritario y sangriento? ¡Pero este es del Brasil ‘democrático’, donde los ciudadanos llevan cinco cuerpos de personas asesinadas por agentes estatales a la luz del día!"

Según la policía, la operación tenía como objetivo encontrar un lugar donde los narcotraficantes almacenaran armas, municiones y drogas. Las incautaciones que revelaron no fueron más de ocho rifles, algunas municiones y una pequeña cantidad de drogas. La policía también declaró que cinco de los muertos eran sospechosos de estar involucrados en el tráfico. No dieron ninguna explicación para los otros ocho que mataron.

Esta masacre es otro episodio del asombroso crecimiento de asesinatos cometidos por la policía de Río de Janeiro desde el año pasado. En 2019, el año en que Wilson Witzel, un político de extrema derecha del Partido Social Cristiano (PSC), asumió el control del gobierno del estado de Río de Janeiro, las muertes en las operaciones policiales aumentaron en un 92 por ciento. Hubo 387 muertes en 1,296 operaciones policiales en 2019, en comparación con 201 muertes en 711 operaciones en 2018.

La unidad del BOPE que invadió el complejo Alemão posa con las armas que incautó

Witzel se postuló para la gobernación haciéndose pasar por un representante local del fascistizante Jair Bolsonaro, en una campaña basada fundamentalmente en defender a la policía para matar a "bandidos". Witzel se hizo famoso por una frase que usó en una de sus primeras entrevistas como gobernador electo: “La policía hará lo correcto: apuntará directamente a la cabeza y ... ¡disparará! Entonces no habrá error”.

Entre las víctimas de las ejecuciones criminales alentadas por Witzel se encuentra Ágatha Félix, una niña de ocho años brutalmente asesinada por la policía en septiembre pasado en el mismo Complejo Alemão. Su asesinato generó disturbios y revueltas entre la población de la favela, que salió a las calles en protesta por la violencia policial y exigió: "¡Dejen de matarnos!"

El aumento de la letalidad policial en Río de Janeiro en 2019 se produjo en el contexto de una fuerte campaña del gobierno federal, encabezada por el exministro Sérgio Moro, por el denominado proyecto de ley contra la delincuencia, que implicaba otorgar inmunidad a los policías en la violencia asesina que cometen en el deber. Bolsonaro sigue obsesionado con la aprobación de esta medida, que no se aprobó el año pasado

La escalada de la violencia estatal por parte de Bolsonaro y Witzel no es un fenómeno nuevo, sino la continuidad de un proceso que ha avanzado en la última década. Un hito en este desarrollo fue la ocupación militar del Complejo Alemão en 2010, bajo la presidencia de Luís Inácio "Lula" da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT).

Bajo el pretexto de la "pacificación" de las favelas, en noviembre de 2010, el Complejo fue invadido por un total de 2.600 policías y hombres del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. La operación, fuertemente impulsada por los medios y al servicio de los intereses de las empresas capitalistas en Río de Janeiro, dejó decenas de muertos y aterrorizó a la población. Hubo informes de tortura, abusos constantes de trabajadores y ejecuciones de personas inocentes.

En ese momento, Lula celebró la acción junto con el entonces gobernador de Río de Janeiro, Sérgio Cabral, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), ahora encarcelado por corrupción. “Yo, que veía la ocupación del Alemão por televisión, me conmovió. Te imagino [al gobernador Sérgio Cabral] cómo te sentiste cuando viste, por primera vez, a la gente que miraba a la policía entrar como amigos. La gente vio a las Fuerzas Armadas sirviendo al brasileño. No para atacar o golpear a la gente, sino para defenderla de los verdaderos bandidos del país. Un hecho concreto es este: el Complejo Alemão ya no es un cuco”, dijo Lula.

Los años siguientes presenciaron un crecimiento en espiral de la ocupación violenta de las favelas por las fuerzas armadas brasileñas.

En 2014, la administración de Dilma Rousseff, también del Partido de los Trabajadores, aprobó una intervención militar en Río de Janeiro, con la ocupación del Complejo Maré, otro gran grupo de favelas, por 2.500 militares del Ejército y la Marina.

En 2018, la administración de Michel Temer, quien asumió el poder después del juicio político de Rousseff, llevó a cabo una nueva intervención militar en Río de Janeiro. Al mando de esta última operación estaba el general Braga Netto, quien hoy ocupa el puesto más alto en el gobierno de Bolsonaro, como primer ministro de la casa civil. Al comentar sobre la operación asesina que lideraba, Braga Netto declaró: "Río de Janeiro es un laboratorio para Brasil".

Esta frase adquiere un significado especialmente alarmante hoy. Como portavoz del gobierno de Bolsonaro, Braga Netto se compromete a garantizar las condiciones para el regreso al trabajo, exigidas por la burguesía en su conjunto en todo el territorio nacional. En medio de la explosión de COVID-19 en Brasil, esto significará la muerte de miles y miles de personas y requerirá una profundización del control policial-estatal sobre la clase trabajadora.

Una vez más, Río de Janeiro sirve como un importante "laboratorio" para los crímenes del capitalismo. El estado tiene una de las condiciones más calamitosas, con 22,238 casos confirmados de coronavirus y 2,715 muertes confirmadas, 101 de ellas solo el domingo pasado. Pero las cifras que muestran una explosión de muertes relacionadas con enfermedades respiratorias indican que hay casi el doble de muertes por COVID-19 que las reportadas por el gobierno.

La situación en las favelas es especialmente grave. El sitio web Voz das Comunidades informó hace aproximadamente un mes que una encuesta realizada por profesionales de la salud locales registró más de 1.000 casos sospechosos de COVID-19 en el Complejo Alemão, mientras que el gobierno reportó solo cuatro. La enfermedad se suma a la persistente escasez de agua y al creciente hambre y miseria entre los residentes.

El estado burgués brasileño está imponiendo una normalización de la muerte para toda la clase trabajadora, ya sea a través del hambre, la infección por el nuevo coronavirus mortal o el brutal asesinato de sus agentes militares.

Sin embargo, la clase trabajadora no es un agente pasivo en este proceso. La creciente movilización de trabajadores brasileños en huelgas salvajes contra condiciones inseguras en los lugares de trabajo y la revuelta de los residentes de los barrios pobres contra la violencia estatal se están fusionando con un movimiento global de la clase trabajadora que enfrenta los mismos ataques de las clases dominantes de todos los países.

Estas son condiciones altamente revolucionarias que favorecen el desarrollo de un movimiento político independiente de la clase trabajadora global, que asumirá cada vez más una dirección socialista e internacionalista.

(Publicado originalmente en inglés el 19 de mayo de 2020)