El número de casos de COVID-19 llega a 4 millones en todo el mundo

por Benjamin Mateus
11 mayo 2020

El 31 de diciembre de 2019, la Comisión de Salud de Wuhan notificó a la oficina del país de la Organización Mundial de la Salud (OMS) unos casos de enfermedades similares a la neumonía de etiología desconocida. En ese momento, había cuarenta y un casos, de los cuales 11 estaban gravemente enfermos. Al día siguiente, la OMS solicitó información adicional a las autoridades chinas para determinar el riesgo de transmisión comunitaria.

El 7 de enero, las autoridades chinas identificaron el patógeno que causa estas enfermedades como un nuevo coronavirus, lo que implicaba que el virus tenía un potencial pandémico porque nadie en el planeta tendría inmunidad contra él. Unos días después, la secuencia genómica del virus se cargó en la base de datos de secuencias de GenBank y se compartió con el mundo. El 11 de enero, la Agencia de Noticias Xinhua informó sobre la muerte de un anciano enfermo con problemas de salud que sucumbió a las complicaciones de la infección. Desde entonces, durante los cuatro meses que han pasado, más de 4 millones de personas en todo el mundo se han infectado y 275.000 han muerto.

Casos confirmados de COVID-19 diarios por continente
Muertes confirmadas por COVID-19 por cada millón de habitantes, 8 de mayo de 2020

Aunque la pandemia ha afectado a 212 países y territorios, la peor parte de la crisis sanitaria afectó más a los países europeos y a los Estados Unidos. Prevenidos adecuadamente pero menos preparados, desperdiciaron las semanas posteriores a la declaración de emergencia internacional de la OMS a fines de enero. Los primeros meses de la epidemia en China ahora parecen palidecer en comparación cuando, a fines de febrero y mediados de marzo, el virus comenzó a pasar factura rápidamente.

Según el sitio web Our World in Data, en Bélgica se han producido 726 muertes por millón, en España 558, en Italia 495, en el Reino Unido 451, en Francia 398, en Países Bajos 309, en Suecia 301 y en Estados Unidos 229. China, en comparación, tiene poco más de tres muertes por millón.

Sin embargo, según se dice, estos informes de mortalidad son subestimaciones. A medida que los sistemas de atención sanitaria en estos países llegaban al colapso, la contabilidad necesaria de los casos se retrasaba o se perdía por completo. Muchas personas fueron rechazadas de los hospitales solo para morir en casa, infectando a aquellos que tenían que cuidarlos, alimentando la transmisión de la pandemia a las comunidades. El Financial Times, basado en su análisis de las muertes generales y el exceso de muertes, colocó la cifra del COVID-19 en un sesenta por ciento más alta que las versiones oficiales.

Actualmente, el promedio móvil de siete días de nuevas muertes es de 1.723 muertes promedio para los Estados Unidos y 568 muertes promedio para el Reino Unido. Estas curvas muestran meseta o descenso. Esto también es cierto para Italia, España y Francia, aunque estas tres naciones todavía tienen más de 100 muertes por día. Los países con tendencias preocupantes incluyen a Brasil, con tendencias crecientes que se acercan a las 500 muertes por día con un tiempo de duplicación de casi siete días. Canadá está cerrando con 200 muertes por día a medida que continúa aumentando constantemente. Las cifras de mortalidad de Rusia están demostrando una trayectoria ascendente. Sin embargo, sus números absolutos siguen siendo bastante bajos en comparación con sus tasas diarias de casos, que ahora solo es superada por los Estados Unidos. Rusia ha superado a los Estados Unidos en las pruebas per cápita.

Países en gráfico de tasa de fatalidad de casos (proporción de muertes confirmadas por los casos confirmados) vs. muertes confirmadas por COVID-19, 8 de mayo de 2020

India, Perú y Ecuador también ven cada día nuevos casos y víctimas mortales. Sin embargo, tienen algunas de las pruebas más bajas per cápita. Para Ecuador, a pesar del pequeño número de muertes diarias reportadas, estas parecen ser subestimaciones brutas. Según el Financial Times, con solo 245 muertes oficiales relacionadas con COVID-19 en la provincia de Guayas que se publicaron entre el 1 de marzo y el 15 de abril, su análisis mostró que hubo 10.200 muertes en exceso durante este período en comparación con años anteriores —un aumento de más del 350 por ciento.

Países en gráfico de total de pruebas por 1.000 habitantes vs. PIB per cápita

El número de casos y muertes ha impactado desproporcionadamente a las naciones de ingresos medios altos y altos. Sin embargo, este es un subproducto de cómo se transmitió el virus en todo el mundo a través del tráfico aéreo comercial directamente a estas ciudades. Los estudios filogenéticos del virus han rastreado intrincadamente la propagación del virus a varias ciudades importantes de Europa y Estados Unidos. Sin embargo, dentro de estos países de altos ingresos, son los más pobres en estas grandes áreas metropolitanas pobladas, centros urbanos densos, los que sufren las cifras de muertes más elevadas. Actualmente, la ciudad de Nueva York, Chicago y Los Ángeles siguen siendo vectores de la pandemia en los Estados Unidos.

Como la OMS ha señalado repetidamente, la pandemia se encuentra en sus primeras etapas. A medida que las principales ciudades de los países productores están controlando la epidemia, la pandemia ha comenzado a moverse regionalmente. Estos incluyen Europa del Este, el subcontinente indio, las Américas y África. Estas regiones también cuentan con el menor ingreso per cápita. Sin una capacidad de prueba sólida, estas regiones podrían estar en una situación similar a la de Europa y los EEUU, ya que el virus asola silenciosamente a las comunidades. El costo económico debido a la contracción masiva de los mercados mundiales se sentirá con más fuerza en las regiones que carecen de los recursos financieros para satisfacer las necesidades médicas básicas y la infraestructura social.

A principios de abril, Oxfam publicó un informe advirtiendo de que las consecuencias económicas de la pandemia de COVID-19 podrían muy bien empujar a 500 millones de personas más a la pobreza a menos que las naciones productoras tomen medidas urgentes para "rescatar" a los países en desarrollo. Más de tres mil millones de personas viven en la pobreza, y el 25 por ciento del mundo sufre de inseguridad alimentaria. "Pero para las personas pobres de los países emergentes que ya están luchando por sobrevivir, casi no hay garantías que eviten que caigan en la pobreza".

Estos sentimientos caerán en oídos sordos de los oligarcas financieros. A pesar de la pérdida récord de empleos en los EEUU, donde los datos mostraron 20,5 millones de empleos perdidos en abril y casi el 15 por ciento de los desempleados estadounidenses, el Dow Jones subió 455,43 puntos para cerrar en 24.331,32. Como dijo Kristina Hooper, estratega jefe de mercado global de Invesco, "las acciones se han desacoplado de la economía". El Financial Times destaca que las "acciones rápidas de la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y el Banco de Japón" han continuado rescatando a los mercados y comprometiéndose a comprar "una cantidad ilimitada de valores gubernamentales". Estas medidas están trabajando en concierto con los Estados para obligar a los trabajadores a regresar a su lugar de trabajo, independientemente del riesgo que se presente. Esto encenderá las segundas oleadas de la pandemia, como ha sido evidenciado por los desarrollos en las industrias empacadoras de carne.

África sigue estando, en comparación, menos afectada por la pandemia. Con 58.361 casos en todo el continente y solo 2.140 muertes, ayer solo vieron 57 nuevas muertes, principalmente en Egipto y Sudáfrica. Sin embargo, en un estudio realizado por la Oficina Regional de la OMS para África, encontraron que, si las medidas de contención fracasan, proyectan que de 83.000 a 190.000 personas podrían perecer, y de 29 a 44 millones podrían infectarse en el primer año de la pandemia.

Las tasas más bajas de mortalidad e infección en sus estimaciones tienen en cuenta los factores sociales y ambientales únicos en África que ralentizan la transmisión. Las tasas de transmisión más bajas también significan que habrá un brote prolongado que puede durar años, quedando como un punto caliente latente para futuros brotes regionales y mundiales. El número de personas afectadas por la infección ciertamente afectaría y abrumaría las capacidades de atención sanitaria de estas naciones.

(Publicado originalmente en inglés el 9 de mayo de 2020)