Culpando a China, Trump dice que el "ataque" de COVID-19 es peor que Pearl Harbor y el 11 de septiembre

por Nick Beams
8 mayo 2020

El presidente de Estados Unidos, Trump, ha intensificado su guerra de propaganda contra China por la pandemia de COVID-19 en la Casa Blanca ayer por la tarde con comentarios cuya lógica lleva a un conflicto militar.

Trump dijo que la pandemia fue el "peor ataque" en la historia de Estados Unidos. “Esto es peor que Pearl Harbor. Esto es peor que el World Trade Center. Nunca ha habido un ataque como este. Y nunca debería haber sucedido. Podría haberse detenido en la fuente. Podría haberse detenido en China".

Hay un significado definido para este estallido. El bombardeo de Pearl Harbor, etiquetado como un "ataque furtivo", condujo a la entrada de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial y el ataque del 11 de septiembre en el World Trade Center a la guerra en Afganistán, seguido por la invasión de Irak en 2003 sobre la mentira de que tenía "armas de destrucción masiva".

President Donald Trump speaks during a meeting with Gov. Kim Reynolds, R-Iowa, left, in the Oval Office of the White House, Wednesday, May 6, 2020, in Washington. Agriculture Secretary Sonny Perdue, right seated, and Vice President Mike Pence listen.(AP Photo/Evan Vucci)

El uso continuo de la palabra "ataque" por parte de Trump alimenta las falsas afirmaciones de las fuerzas de extrema derecha y fascistas, tanto dentro como fuera de su administración, de que el coronavirus fue creado o escapó de un laboratorio de virología en la ciudad china de Wuhan.

El secretario de Estado de Trump, Mike Pompeo, continúa promoviendo la Gran Mentira de que el virus se originó en un laboratorio de virología, a pesar de la investigación realizada por científicos de que no fue creado por el hombre, sino que evolucionó de animales y luego se transformó y se propagó a los humanos en un mercado húmedo en Wuhan.

Otra variante de la afirmación de que la pandemia es el resultado de un "ataque" de China es la afirmación de un informe del Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU., cuyos detalles se filtraron esta semana, que el gobierno chino ocultó intencionalmente los peligros planteados por el virus mientras almacenaba sus propios suministros médicos.

La continua escalada de la guerra de propaganda contra China tiene dos propósitos: desviar las críticas a la administración de Trump y su política de "negligencia maligna" después de que China le informara sobre el virus y sus peligros el 3 de enero, y para condicionar al público estadounidense de una posible acción militar contra China, que podría conducir a una guerra a gran escala, en búsqueda de sus objetivos geopolíticos.

La retórica de la guerra se está intensificando porque la administración sabe que su política de regreso al trabajo provocará decenas de miles, posiblemente cientos de miles, más muertes en los Estados Unidos en los próximos días, semanas y meses.

El domingo por la noche, en medio del impulso para "abrir" la economía, Trump declaró que ahora esperaba que las muertes en los Estados Unidos aumentaran de su estimación anterior de alrededor de 60,000 a 100,000.

"Solía decir 65,000, y ahora digo 80 o 90. Y sube rápidamente". Más tarde dijo que el número de muertos podría ser "entre 75, 80 y 100,000 personas".

La última amenaza contra China se produce en medio de un aumento de la retórica de guerra esta semana. El lunes, el exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, un aliado político de Trump, dijo que era necesario que las personas "sacrificaran" sus vidas volviendo al trabajo, y esto era necesario para "defender el estilo de vida estadounidense". "

En una referencia a la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial, dijo que el pueblo estadounidense había pasado por una "muerte significativa antes" y sobrevivió. Cuando se les preguntó si aceptarían la pérdida de 3.000 vidas al día, según lo estimado en un informe de los Centros para el Control de Enfermedades, Christie dijo: "Tendrán que hacerlo".

En otra invocación de guerra, Trump dijo el martes que el pueblo estadounidense era "guerrero".

La gran causa por la cual la población está siendo llamada a "sacrificarse" son los intereses de Wall Street y la oligarquía corporativa.

Exigen un regreso al trabajo, sin importar cuántas muertes cause, para que el proceso de extracción de plusvalía de la clase trabajadora pueda reanudarse, con una intensidad aún mayor que en el pasado, para bombear valor a los billones de dólares creados digitalmente que ahora forman la base del mercado de valores de EE. UU. y de todo el sistema financiero.

La invocación de Pearl Harbor y el 11 de septiembre se realizó después de que Trump revocó su decisión el martes de acelerar el grupo de trabajo de coronavirus debido al "tremendo progreso que hemos logrado como país".

Temiendo que esto revelara demasiado abiertamente el impulso de la administración y que necesitaba algo de cobertura para sus políticas de muerte, Trump dijo que el grupo de trabajo era "apreciado por el público" y que continuaría indefinidamente "con su enfoque en la seguridad y del comienzo de nuestro país nuevamente. "

Pero notó significativamente que "podemos sumar o restar personas, según corresponda". Esta es una amenaza poco velada de que cualquiera que exprese críticas por el regreso al trabajo por motivos de seguridad o que continúe oponiéndose a la mentira de que se originó en un laboratorio de Wuhan será eliminado.

La administración también está utilizando la pandemia para intensificar su ataque a China en búsqueda de su objetivo geopolítico de mantener el dominio del imperialismo estadounidense.

Esta ofensiva comenzó mucho antes de que COVID-19 apareciera en escena. A finales de 2017, una evaluación de la Seguridad Nacional de los EE. UU. declaró que el enfoque de la política ya no era la "guerra contra el terror" sino la era del conflicto del "gran poder".

En línea con esta evaluación, en mayo de 2018, la administración de Trump reveló su serie de demandas a China de que descarte los planes para el desarrollo industrial y tecnológico, considerándolos una amenaza para la posición económica y militar de los EE. UU., y exigió adoptar una posición subordinada dentro de un orden geoeconómico y geopolítico dominado por los Estados Unidos.

Esto produjo una guerra comercial en aumento en 2018-19 en la que se alcanzó una tregua parcial en enero de este año con la firma de un acuerdo comercial de "fase uno".

Desde entonces, sin embargo, la guerra económica contra China ha aumentado, no disminuido. Ayer, el Wall Street Journal informó que un análisis de las políticas de la administración mostró que "casi todos los funcionarios a nivel de gabinete han adoptado posiciones adversas o han abandonado programas cooperativos en el pasado con Beijing".

La administración también está considerando formas de invocar aranceles y otras sanciones contra China para castigarlo económicamente de acuerdo con la afirmación de que es responsable de la pandemia de coronavirus. Junto con el impulso de hacer que las grandes corporaciones de EE. UU. retiren sus operaciones globales y las reubiquen en el continente de América del Norte, este es otro indicio de la profundización para su impulso de hacer guerra.

También ha habido propuestas de que EE. UU. repudie los pagos de los intereses de las tenencias chinas de bonos del Tesoro de EE. UU., si no toda la deuda, que actualmente es de más de $1 billón, porque en lugar de que los EE.UU. pague dinero a China, hay que recompensar a los EE.UU. por el daño que ha causado.

La senadora republicana de Carolina del Sur, Lindsay Graham, es una de las defensoras de tales medidas. Hasta ahora, Trump ha rechazado la sugerencia alegando que debilitaría la posición del dólar como moneda global. Pero el hecho de que incluso se haya planteado señala el alcance y la profundidad del frenético impulso contra China dentro de los círculos gobernantes de EE. UU.

Secciones del Partido Republicano están abogando para que Trump haga que su enfoque de reelección sea una campaña contra China, que ciertamente sería igualada si los demócratas no la superaran.

Los últimos comentarios de Trump sirven para delinear aún más claramente la situación que enfrentan los trabajadores estadounidenses: se lanzó una guerra de clases contra ellos en nombre de Wall Street, amenazando su propio derecho a la vida misma, junto con el peligro de una guerra contra China, potencialmente con consecuencias nucleares, mientras que el imperialismo estadounidense en crisis se esfuerza por mantener su dominio global por todos los medios que considere necesarios.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 7 de mayo de 2020)