El gasto mundial en armas supera los 1,9 billones de dólares mientras se deja sin recursos a la lucha contra COVID-19

por Bill Van Auken
30 abril 2020

En medio del sombrío recuento mundial de más de 3 millones de casos confirmados de coronavirus y aproximadamente 220.000 muertes, junto con la certeza científica de que ambas cifras subestiman enormemente el costo real del virus mortal, una noticia publicada esta semana proporcionó otro conjunto de estadísticas aleccionadoras.

Según el informe anual emitido por el Instituto Internacional de Investigación de la Paz de Estocolmo (SIPRI), el gasto militar global ha alcanzado un nuevo máximo posterior a la Guerra Fría, llegando a $1,9 trillones en 2019. Esta es una gran cantidad de recursos sociales que se han canalizado hacia los preparativos para una nueva guerra mundial, en condiciones en que la humanidad se enfrenta a los estragos de una pandemia mundial.

"Este es el nivel de gasto más alto desde la crisis financiera mundial de 2008 y probablemente representa un pico en el gasto", dijo a la agencia de noticias AFP Nan Tian, investigador del SIPRI.

Un trabajador de servicios públicos de PSE&G ve pasar un avión militar por encima de su cabeza. (Foto por Charles Sykes/Invision/AP)

Como siempre, el imperialismo estadounidense lideró el aumento de los niveles cada vez más obscenos de gasto en militarismo, lo que representa el 38 por ciento del gasto mundial en armas. El presupuesto militar de Washington para 2019 (año fiscal 2020) fue de $738 mil millones, un aumento del 5,3 por ciento respecto al año anterior, y equivalente al 3,4 por ciento del PIB de los Estados Unidos. El gasto militar de los EEUU superó el de los siguientes 10 países con los gastos más altos juntos.

Impulsando este pico están las apropiaciones masivas que se están haciendo para la tríada nuclear del Pentágono, incluidos nuevos misiles balísticos intercontinentales con base en tierra, nuevos bombarderos de largo alcance, un nuevo misil de crucero y un nuevo submarino con armas nucleares. También se ha centrado en la producción de nuevas armas nucleares más pequeñas y más "utilizables", acercando aún más la amenaza de una guerra catastrófica.

La cifra total dada por el SIPRI no incluye $12,6 mil millones asignados a la Administración Nacional de Seguridad Nuclear (NNSA), una agencia semiautónoma dentro del Departamento de Energía, para "Actividades de armas", es decir, fabricación, mantenimiento y modernización de las existencias del imperialismo estadounidense de ojivas y bombas de misiles nucleares.

Las inmensas sumas gastadas para modernizar y desarrollar el arsenal de los EEUU se están preparando para lo que los documentos de estrategia de EEUU definen como "conflictos entre grandes potencias", con China y Rusia como primeros objetivos. El Pentágono espera gastar $500 mil millones durante diez años en la modernización de todos los aspectos de la tríada nuclear de Estados Unidos.

Los gastos en armas del imperialismo estadounidense superan con creces los de sus rivales como "grandes potencias". En 2019, gastó más de dos veces y media más que su principal rival económico, China, cuyo presupuesto militar de $261 mil millones es el segundo más grande del mundo, y mucho más de 10 veces más que la supuesta archiamenaza, Rusia ($61,4 mil millones), que se colocó en cuarto lugar en la lista de las naciones con mayor gasto.

La inmensa acumulación militar de Washington cuenta con el apoyo de todas las facciones de la clase política estadounidense, procediendo bajo las administraciones demócratas y republicanas. La oposición demócrata a Trump nunca se ha basado en la hostilidad al militarismo; en cambio, se ha dirigido a su administración por su supuesta renuencia a adoptar una postura suficientemente agresiva hacia Rusia.

Se garantiza que ambas partes proporcionarán un amplio apoyo para la última solicitud de presupuesto del Pentágono de $740,5 mil millones, lo que representa un aumento de $2,5 mil millones en el último año.

El aumento del gasto militar en China ha seguido de cerca el crecimiento económico del país, lo que significa que, si bien fue un 5,1 por ciento más alto que en 2018, fue un 85 por ciento mayor que en 2010. Representa el 1,9 por ciento del PIB chino, en comparación con el 3,4 por ciento para los Estados Unidos

Después de Estados Unidos y China, el tercer presupuesto militar más alto fue el de la India, que subió a $71,1 mil millones en 2019, un aumento del 6,8 por ciento respecto al año anterior, y un aumento del 37 por ciento en comparación con 2010. La acumulación militar bajo el gobierno derechista nacionalista hindú del primer ministro Narendra Modi eclipsa al de su rival regional, Pakistán, que se gastó $10,3 mil millones, 1,8 por ciento más que en 2018. Los dos países del sur de Asia con armas nucleares han estado varias veces al borde de la guerra.

Completando los cinco primeros en términos de gastos militares estaba Arabia Saudita ($61,9 mil millones), cuya monarquía gobernante empapada de sangre gasta la mayor parte del PIB (el 8 por ciento) en armas de cualquier país del mundo. La mayor parte de este armamento ha sido canalizado al reino por Estados Unidos, que, tanto bajo Obama como bajo Trump, ha suministrado los aviones de combate, misiles y bombas que el régimen saudí ha utilizado para librar una guerra casi genocida contra Yemen, que ha matado a más de 100.000 personas y ha llevado a millones al borde de la inanición.

Alemania, si bien ocupaba el séptimo lugar en la lista después de Francia, tuvo la distinción de lograr la mayor tasa de aumento (del 10 por ciento) en el gasto militar de cualquiera de las principales potencias. El gobierno de coalición en Berlín desplegó tropas en múltiples intervenciones militares en África, Medio Oriente, el Mediterráneo y Afganistán. Setenta y cinco años después de la derrota del Tercer Reich y el final de la Segunda Guerra Mundial, la clase dominante alemana se está preparando una vez más para "conflictos entre grandes potencias".

Como este informe documenta la inmensa riqueza que se ha gastado para preparar y emprender una guerra mundial, queda muy claro que la pandemia mundial de coronavirus no ha disuadido a ninguna de las principales potencias, y menos que a nadie a los EEUU, de aumentar aún más este fortalecimiento.

Por el contrario, Washington ha estado usando como arma sistemáticamente al virus mortal, utilizándolo como un instrumento para vilipendiar a China y justificar una escalada militar en el Mar de China Meridional. Al mismo tiempo, ha endurecido las sanciones contra Irán, que se ha enfrentado a uno de los peores brotes de coronavirus del mundo, y ha enviado buques de guerra contra Venezuela, cuyo sistema de atención médica está en peligro de colapsar, con el objetivo de avanzar en su agenda de cambio de régimen en ambos países.

El gasto continuo de billones de dólares en armas y guerra en medio de la pandemia actual representa un crimen contra la humanidad.

Si bien los demócratas y los republicanos aprobaron abrumadoramente los $738 mil millones para el Pentágono, hambrean sistemáticamente a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la principal agencia de EEUU para combatir las pandemias, y su presupuesto sufrió un recorte del 10 por ciento a lo largo de la última década (año fiscal 2010-19). Estos recortes de fondos jugaron un papel importante en la incapacidad del gobierno para prepararse para la pandemia y su respuesta caótica al brote una vez que comenzó, saboteando el despliegue de pruebas de la agencia para el coronavirus y traduciéndose en muertes innecesarias y evitables.

Los CDC reciben apenas el 1,5 por ciento de los fondos que se prodigan en el Pentágono. Mientras tanto, la administración Trump se está preparando para gastar miles de millones de dólares en rescatar a los principales fabricantes de armas, incluso cuando decenas de millones de trabajadores despedidos no pueden obtener una compensación por desempleo, enfrentándose a la amenaza del hambre y la falta de vivienda, mientras que las pequeñas empresas, a las que les niegan la ayuda prometida, se enfrentan a la bancarrota.

Los vastos recursos gastados en armas podrían proporcionar los medios para combatir la pandemia y evitar que el pueblo trabajador sea conducido a la pobreza.

Como señaló un informe reciente preparado por la Campaña Global sobre Gasto Militar, los $89 millones que se gastan para comprar un solo avión de combate F-35 —el Pentágono planea comprar hasta 3.000— financiarían 3.244 camas de UCI por un año, mientras que los $44.000 que cuesta por hora operar estos aviones es aproximadamente el equivalente al salario anual promedio de una enfermera en los países de la OCDE. Del mismo modo, el precio de un misil Trident II con capacidad nuclear ($31 millones) pagaría 17 millones de máscaras de respiración N95.

El informe del SIPRI expone el hecho de que aproximadamente tres décadas después de la disolución de la Unión Soviética y el final de la Guerra Fría, el imperialismo estadounidense está fomentando una nueva carrera armamentística que amenaza a la humanidad con la destrucción en una catastrófica guerra mundial entre potencias con armas nucleares.

En la lucha por el control de los recursos, los mercados y las fuentes de mano de obra barata, el militarismo capitalista continúa consumiendo una cantidad colosal de recursos, desviándolos de la consecución de los derechos esenciales de las masas trabajadoras a ingresos dignos, educación, atención médica y vida decente.

El desprecio de la clase dominante capitalista por la vida de los trabajadores en todo el mundo se demuestra en sus órdenes de regreso al trabajo, emitidas cuando el COVID-19 se cobra un número cada vez mayor de víctimas, al igual que en su recurso al militarismo para lograr los intereses geoestratégicos y de ganancias de los bancos y las corporaciones.

La única respuesta al impulso criminal a la guerra que amenaza a toda la humanidad radica en la movilización de la clase obrera internacional contra el capitalismo. Los trabajadores deben luchar por la expropiación de la vasta industria de armas sin compensación y la confiscación de las ganancias obscenas de sus principales accionistas para que estos recursos puedan movilizarse para combatir la pandemia global y asegurar las necesidades sociales de la gran mayoría de la población. Estas demandas indispensables están ligadas inextricablemente a la lucha por la transferencia del poder a la clase trabajadora y al establecimiento del socialismo.

(Publicado originalmente en inglés el 29 de abril de 2020)