Estados Unidos intensifica los ataques a China por COVID-19

por Peter Symonds
18 abril 2020

El presidente de Estados Unidos Trump ha seguido su decisión criminal de suspender la financiación a la Organización Mundial de la Salud (OMS) con un costado contra China, culpándolo por la pandemia global COVID-19 que ha cobrado decenas de miles de vidas.

Los comentarios de Trump son un intento transparente de desviar la atención de las acciones irresponsables de su propia administración para permitir la propagación del virus en los Estados Unidos que ahora tiene el mayor número de casos y el número de muertes en el mundo. Más fundamentalmente, Trump está explotando la pandemia COVID-19 para intensificar la agenda subyacente de la guerra comercial y la confrontación militar con China.

En su conferencia de prensa del miércoles, Trump arremetió contra China por su supuesta falta de transparencia. Preguntado por qué los casos y las muertes de COVID-19 en Estados Unidos eran mucho más altos que China, declaró: "¿Realmente creen las cifras en este vasto país llamado China? ... ¿Alguien realmente cree eso?"

El presidente Donald Trump habla durante una conferencia de prensa con el presidente finlandés Sauli Niinisto en la Casa Blanca en Washington (AP Photo / Carolyn Kaster)

También dio crédito a una teoría de la conspiración de extrema derecha de que COVID-19 se originó no en un mercado “mojado” (de animales vivos) en Wuhan, China, sino más bien en un laboratorio de virología de alta tecnología en la misma ciudad. La afirmación ha sido rechazada rotundamente por expertos científicos, incluida la OMS, que ha declarado que no hay pruebas de que el virus haya sido fabricado en un laboratorio.

Preguntado sobre la teoría, Trump no la descartó, pero declaró que "cada vez más estamos escuchando la historia... vamos a ver," y agregando: "Pero estamos haciendo un examen muy minucioso de esta horrible situación que sucedió".

Dirigiéndose a Fox News después de la conferencia de prensa, el secretario de Estado Mike Pompeo fue aún más explícito, declarando: "Sabemos que tienen ese laboratorio. Sabemos de los mercados mojados. Sabemos que el virus en sí se originó en Wuhan. Por lo tanto, todas esas cosas se unen.

Ni Pompeo ni Trump han proporcionado una pizca de evidencia para respaldar sus acusaciones, frente a una abrumadora opinión científica en sentido contrario.

Los ataques de Trump aclaran que el objetivo principal es China, no la OMS a la que ha acusado de ser un peón de Beijing. Además, es una señal para una ofensiva mucho más amplia par degradar el nombre de China.

Dos senadores republicanos han patrocinado legislación esta semana destinada a castigar a China por su presunto mal manejo de la pandemia. El senador Ted Cruz anunció su intención de presentar la "Ley de Fin de la Censura Médica China y Encibrimientos de 2020" para penalizar a los funcionarios chinos que supuestamente suprimieron la información sobre el virus.

Al mismo tiempo, el senador Josh Hawley (R-MO) propuso una "Ley de Justicia para las Víctimas de COVID-19", que permitiría a las víctimas demandar al Partido Comunista Chino por retener información. "Hay pruebas abrumadoras de que las mentiras, el engaño y la incompetencia del PCC hicieron que COVID-19 se transformara de un brote de enfermedad local en una pandemia global", dijo Hawley.

Lo que está involucrado en todas estas afirmaciones es un nivel asombroso de mentiras, distorsiones e hipocresía.

Lo que el régimen chino haya hecho para controlar lo que para él era una enfermedad desconocida cuyas características no se entendían inmediatamente, actuó con rapidez para advertir al público y al mundo una vez que se reconocieron los peligros. La falta de acción de los gobiernos a nivel internacional, en particular de la administración Trump, ante un peligro conocido, una enfermedad letal y fácilmente transmitible, es la verdadera causa de la muerte y el sufrimiento globales.

Es significativo que los medios de comunicación del establishment en los Estados Unidos hayan acogido en gran medida a la extrema derecha antichina.

La Associated Press publicó un largo informe esta semana afirmando que los funcionarios chinos suprimieron la información sobre el virus durante seis días entre el 14 de enero y el 20 de enero que condujo a una propagación acelerada de las infecciones. El informe ha sido recogido y reproducido repetidamente como evidencia de la retención por parte del régimen chino de datos cruciales sobre la enfermedad.

Sin embargo, lo que surge del informe es un gobierno que lucha por comprender la naturaleza de una enfermedad que surgió por primera vez en diciembre, que parecía estar extendiéndose rápidamente y condujo a la primera muerte el 9 de enero. El genoma de COVID-19 fue publicado el 13 de enero y la OMS siguió informado de los acontecimientos.

Como explicaba el informe de la AP, el 15 de enero, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Beijing inició la respuesta de emergencia de más alto nivel en la creación de grupos de trabajo para obtener fondos, capacitar a los trabajadores sanitarios y llevar a cabo más investigaciones. La Comisión Nacional de Salud envió un conjunto de instrucciones a los funcionarios provinciales de salud para establecer clínicas de fiebre, identificar casos sospechosos y equipo de protección para el personal médico.

El 20 de enero, el presidente Xi Jinping anunció que el brote debe tomarse en serio. Como admitió el informe AP, las estimaciones de lo que podría haber sucedido si se hubieran tomado medidas de emergencia seis días antes son "retrospectivas", es decir, hechas con el beneficio de la retrospectiva.

Además, como también señaló el artículo, en los dos meses tuvo que preparar a los Estados Unidos, "Trump ignoró las advertencias de su propio personal y descartó la enfermedad como nada de lo que preocuparse, mientras que el gobierno no logró reforzar los suministros médicos y desplegó kits de pruebas defectuosos".

Aún más significativamente, el Washington Post ha publicado un artículo de opinión que da crédito a la teoría de la conspiración de que COVID-19 se originó en un laboratorio de virología Wuhan. Una vez más, las acusaciones se basan en insinuaciones más que en pruebas, visitas de funcionarios estadounidenses al laboratorio en 2018 que encontraron que la seguridad podría mejorarse y recomendó financiación adicional de los Estados Unidos, lo cual no se dio.

Sin embargo, cita sin crítica a un alto funcionario de la administración Trump: "La idea de que [COVID-19] era sólo una ocurrencia totalmente natural es circunstancial. La evidencia que filtró del laboratorio es circunstancial. En este momento, el libro de contabilidad en el lado de esta que se filtra desde el laboratorio está lleno de frases puntuales que no son substanciadas y no hay casi nada en el otro lado", dijo el funcionario.

Es decir, excepto la opinión de expertos científicos de que un examen del propio virus revela que no se produjo en un laboratorio. El artículo se ve obligado a reconocer "las pruebas concluyentes aún no han surgido". No es sólo "evidencia concluyente" lo que falta, sino cualquier evidencia en absoluto.

El hecho de que los crudos ataques de Trump contra China estén recibiendo crédito en los medios más amplios es otra señal de un amplio acuerdo en Washington de que no se puede permitir que Beijng se aproveche de la decadencia del capitalismo estadounidense que ha sido revelada por la crisis COVID-19.

Lejos de la pandemia que fomenta la cooperación internacional, la caída de la economía mundial hacia la depresión está acelerando los antagonismos geopolíticos que se estaban desarrollando rápidamente antes de su brote. Reflejada en la peor crisis desde la Gran Depresión, el imperialismo estadounidense está decidido a utilizar todos los medios disponibles para evitar cualquier desafío a su posición global por parte de China. Como en la década de 1930, este es el camino hacia la guerra comercial y enfrentamiento militar.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 17 de abril de 2020)