El presidente francés Macron anuncia el fin prematuro de la cuarentena en interés de la élite financiera

por Alex Lantier
17 abril 2020

El presidente francés, Emmanuel Macron, pronunció un discurso televisado el lunes por la noche para defender la desastrosa respuesta de su gobierno a la pandemia de coronavirus. Macron también anunció una fecha de finalización de la cuarentena a nivel nacional, sin proporcionar ninguna justificación basada en la salud para hacerlo.

En toda Europa, los gobiernos están obligando a los trabajadores a volver a trabajar en medio de una epidemia. En España y Austria, la ira de los trabajadores ha estallado en las redes sociales ante las órdenes de regreso al trabajo impuestas por los sindicatos, incluso cuando se informan miles de nuevos casos de coronavirus cada día. Los gobiernos británico y español declaran abiertamente que la mayoría de la población tendrá que contraer la enfermedad, con la esperanza de que los sobrevivientes desarrollen una inmunidad que les permita continuar trabajando.

Macron ya había planteado la necesidad de volver al trabajo, lo que mantendría los cientos de miles de millones de euros que los bancos centrales y el gobierno están vertiendo en los mercados financieros. Su discurso del lunes cayó dentro del mismo marco básico. Sin especificar qué cambio en la situación permitiría un final seguro de la cuarentena, el presidente ordenó un regreso al trabajo, retrasándolo hasta el 11 de mayo.

A family watches French President Emmanuel Macron's televised speech, Monday April 13, 2020, in Lyon, central France. (AP Photo/Laurent Cipriani)

Los trabajadores no pueden confiar en el "presidente de los ricos" con una pregunta de vida o muerte. Una cuarentena general se adoptó en Europa solo después de una ola de huelgas en Italia que se extendió a Francia, España, Gran Bretaña y más allá. Se plantea la cuestión de un movimiento de la clase trabajadora para imponer una respuesta racional, planificada y científica a la pandemia a escala mundial.

Si bien una encuesta de Odoxa indica que el 70 por ciento de la población no confía en el gobierno, y que el 88 por ciento piensa que la cuarentena debería haber comenzado antes, Macron comenzó su discurso esta semana felicitando a su propio gobierno. Se elogió a sí mismo por el hecho de que "los hospitales han podido tratar a todos los que se les presentaron".

De hecho, los hospitales, en los cuales Macron impuso recortes de gastos de austeridad inmediatamente antes de la pandemia, pudieron tratar a todos solo porque admitieron una fracción de los casos más graves. A la mayoría de los pacientes se les dijo que se trataran en casa; un número desconocido de pacientes mayores murieron en hogares de ancianos. El aumento actual del 50 por ciento en la tasa de mortalidad entre los franceses en sus hogares parece reflejar la muerte de pacientes con coronavirus no hospitalizados.

La falta de máscaras y pomadas o geles antibacterianos en Francia, y de guantes y abrigos para enfermeras y trabajadores de la salud, ha empeorado la pandemia que ha matado a 119,000 personas a nivel internacional y más de 15,000 en Francia. Más de 6,000 enfermeras han sido infectadas en Francia, mientras que siete médicos y nueve miembros del personal de salud han muerto. Cientos de médicos han presentado una demanda contra el primer ministro Édouard Philippe y el ex ministra de Solidaridad y Salud Agnès Buzyn, que amenaza a los dos funcionarios con penas de prisión de dos años.

Macron se refirió de pasada a estos desastres antes de minimizarlos como "declaraciones erróneas". Con una asombrosa indiferencia, el presidente francés agregó: "Sacaremos todas las lecciones necesarias en el momento adecuado".

El tiempo para asegurar los suministros necesarios de tratamientos y equipos médicos no es en el futuro vago, sino aquí y ahora.

Miles de personas en toda Europa y en otros lugares mueren todos los días, incluso cuando Macron anunció el fin de la cuarentena y la reapertura de todas las escuelas en menos de cuatro semanas, con el regreso de los estudiantes terciarios retrasados hasta el verano. No explicó por qué las escuelas primarias y secundarias, tanto los mecanismos clave de transmisión del virus como las universidades, deberían reabrirse, además del hecho obvio de que esto sería necesario para permitir que los padres de los estudiantes vuelvan a trabajar y generen ganancias para los negocios. Macron dijo que la reapertura de las escuelas estaría "preparada con los interlocutores sociales", los sindicatos.

No obstante, Macron indicó que el regreso del 11 de mayo no estaba asegurado, criticando la llamada estrategia de "inmunidad colectiva [de la “manada”]" defendida en Berlín y Londres. En lugar de adoptar esta estrategia y permitir fríamente que la mayoría de la población se infecte con la enfermedad, Macron propuso apostar por una vacuna contra el coronavirus.

"Hoy, según datos preliminares que pronto serán mejorados", argumentó el presidente, "una minoría muy pequeña de la población francesa ha contraído COVID-19. Esto significa que estamos lejos de lo que los especialistas llaman inmunidad colectiva, el punto en el que el virus deja de propagarse por sí solo porque muchos de nosotros ya lo hemos contraído. Los investigadores más talentosos del mundo están trabajando en este problema ahora, y Francia es reconocida internacionalmente en este campo".

Esto plantea preguntas a las que Macron no respondió. Afirmó que el desarrollo de una vacuna tomaría "muchos meses", de 12 a 18, según los científicos. Pero no dijo nada sobre lo que debería hacerse entre el 11 de mayo y cuándo podría estar disponible esa vacuna.

Sobre todo, Macron no explicó su actitud hacia la estrategia de "inmunidad colectiva". Incluso suponiendo una tasa de mortalidad del uno por ciento, permitir que el 70 por ciento de la población se infecte provocaría medio millón de muertes en Francia y cientos de millones a nivel internacional.

El miedo a una explosión social en Francia e internacionalmente es un factor decisivo, aunque rara vez se menciona, en la política de Macron. Aterrorizado por dos años de protestas de "chaleco amarillo" y sacudido por paros en la industria automotriz y en Amazon en Europa y América, eligió por el momento no adoptar abiertamente la misma política cuasigenocida como en otros lugares del continente.

El riesgo de tener que volver a imponer una cuarentena después de un brote renovado del virus, una posibilidad a la que se refirió brevemente, sin duda jugó un papel importante. Sin embargo, no hay una diferencia fundamental entre la política de Macron y la de Boris Johnson en Gran Bretaña o Angela Merkel en Alemania. Todos quieren enviar a los trabajadores de vuelta al trabajo, sin condiciones seguras, para aumentar las ganancias de la élite financiera.

Macron intentó hipócritamente suavizar esta brutal realidad de clase, declarando que "Nuestro país depende completamente de hombres y mujeres que nuestra economía paga tan poco", antes de invocar la Declaración de los Derechos del Hombre y Ciudadano de 1789, "Las distinciones sociales solo pueden fundarse en el bien común". "Estas palabras", continuó Macron, "se nos imponen hoy", agregando a la negociación que una parte de la deuda de los países africanos sería cancelada.

Los trabajadores no pueden confiar en estas promesas vacías. Macron está desacreditado por años de austeridad y guerra, además de su respuesta catastrófica a la pandemia de coronavirus. Esta crisis ha demostrado que las distinciones sociales basadas en la desigualdad de clase juegan un papel desastroso e incluso fatal en el mundo de hoy. Macron es conocido como un defensor despiadado y sangriento de la élite financiera. Ahora está negociando con la federación empresarial y los sindicatos para imponer una reducción de las vacaciones pagadas y las horas extraordinarias no pagadas.

La clase trabajadora debe decidir las condiciones para cualquier fin de la cuarentena, en completa independencia de los partidos y sindicatos que colaboran con Macron. A través de la formación de comités independientes del lugar de trabajo y del vecindario, los trabajadores pueden luchar por un fin seguro de la cuarentena, lo que necesariamente implicaría no regresar al trabajo para una producción no esencial, condiciones seguras para todos los trabajadores en industrias que son esenciales luchar contra el virus y garantizar la protección de todos, incluidos los presos y los refugiados.

Estas demandas requieren una lucha por el socialismo y contra el capitalismo y la Unión Europea, por la caída de Macron y el establecimiento de un gobierno obrero.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 16 de abril de 2020)