Con el colapso del sistema de salud, Ecuador es el epicentro de la crisis del coronavirus en América Latina

por Tomas Castanheira
17 abril 2020

La pandemia del coronavirus en América Latina ha tenido su impacto más devastador en Ecuador. Según datos publicados por el gobierno el miércoles 15 de abril, hubo 7.858 casos confirmados de COVID-19 en el país y 369 muertes. El foco de la pandemia es la ciudad portuaria de Guayaquil, capital de la provincia de Guaya, que representa más del 70 por ciento de los casos.

Según los datos oficiales, Ecuador es el segundo en términos del número absoluto de muertes por la enfermedad en el continente, detrás sólo a Brasil, con 1.736 muertes confirmadas, que tiene una población 12 veces mayor.

Sin embargo, como admite el propio presidente Lenín Moreno, debido a la falta general de pruebas, las cifras oficiales son una subestimación bruta. Cynthia Viteri, la alcaldesa de Guayaquil, del Partido Social Cristiano, dijo que las proyecciones matemáticas hechas por expertos apuntan a más de 7.000 muertes COVID-19 solo en su ciudad.

Jorge Wated, el líder del grupo de trabajo organizado por el gobierno para recoger cuerpos después del colapso del sistema funerario, hizo una declaración aterradora el domingo pasado. Según él, en las últimas semanas, 771 cuerpos han sido retirados por su equipo de residencias en Guayaquil y otros 631 muertos de las morgues de los hospitales superpoblados. En algunas zonas, los cuerpos se han dejado en la calle.

Aunque el grupo de trabajo ha recogido y enterrado muchos cuerpos, hay informes de que en las puertas del cementerio todavía hay filas de coches familiares que llevan los cuerpos de sus parientes dentro de ataúdes de cartón sellados.

Otras familias están condenadas a interminables búsquedas para encontrar los cuerpos de sus seres queridos. En un informe a Agencia EFE, Liliam Larrea dijo que su padre murió el 31 de marzo y ella sólo fue informada de la ubicación de su cuerpo 10 días después. Ella estaba esperando el fin de semana para poder sacarlo de una morgue improvisada y transportarlo al cementerio en su coche.

También informó que había ido a tres clínicas privadas que se negaban a admitir a su padre, que tenía problemas respiratorios, antes de ser aceptado por un hospital especializado. El médico de guardia en el hospital le advirtió que se preparara, ya que su padre "no lo superaría,", aunque llegó caminando y consciente.

Los profesionales de la salud representan una porción considerable de los casos de coronavirus. El Ministerio de Salud informó hace unos 10 días que más de 1.600 médicos, enfermeras y tecnólogos estaban infectados. Más recientemente, el ministro lamentó que muchos médicos convocados de emergencia estuvieran desertando después de descubrir que serían enviados a Guayaquil.

Hay un colapso total del sistema de atención de la salud. Los hospitales reportan una enorme escasez de personal, ya que muchos se han tomado licencia médica después de infectarse. El hospital Teodoro Maldonado Carbo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) informó que está operando con la mitad del número regular de enfermeras en la UCI. "Hay una enfermera por cada 16 pacientes críticos, esta es una lucha difícil, no se nos suministra", dijo el personal del hospital a El Universo.

Enfermeras del hospital IESS y otros hospitales han protestado en las redes sociales por la falta de equipo básico. "Nos envían a la guerra sin armas. No tenemos los materiales de protección, especialmente las máscaras N95, los materiales desechables, y la ropa que nos dan son los delantales desechables, uno para cada turno, no hay desinfectante para lavarnos bien las manos... y si nos tomamos días libres, empiezan a darnos tarjetas blancas (despidos) ", informó una enfermera del Hospital Francisco de Ycaza Bustamente.

La inmensa crisis social a la que se enfrenta la población ecuatoriana es el resultado de la negligencia criminal de la clase dominante y del gobierno de Lenín Moreno, que, siguiendo la agenda de austeridad del Fondo Monetario Internacional (FMI), ha aniquilado fondos para la atención de la salud.

A finales de marzo, mientras intentaba sofocar la explosión de la pandemia en el país y el colapso del sistema de salud, Moreno aceleró el pago de US$320 millones en deuda, declarando que la prioridad del gobierno es "aportar credibilidad". "Es por eso que ya hemos recibido el apoyo del Fondo Monetario Internacional", dijo.

El domingo pasado, el presidente hizo una nueva declaración televisada a nivel nacional, anunciando una serie de medidas de emergencia para supuestamente combatir la crisis del coronavirus en el país. De hecho, a través de estas medidas, Moreno está aprovechando la situación para avanzar en sus políticas de ataques a la clase trabajadora.

El gobierno planea crear una llamada Cuenta Nacional de Emergencia Humanitaria, destinada a rescatar empresas y proporcionar ayuda básica a los sectores más pobres de la población. Con este fin, gravará durante tres meses las ganancias de las empresas con ingresos superiores a US$1 millón, en un 5 por ciento.

Sin embargo, la mayor parte de este fondo se financiará con salarios de clase trabajadora. Aquellos que ganen más de US$500 al mes tendrán que hacer contribuciones progresivas durante nueve meses. Los salarios de los funcionarios superiores a US$1,000 también serán gravados, al 10 por ciento.

Tratando de encubrir este ataque con populismo grotesco, Moreno anunció que recortará su propio salario y el de otros funcionarios del gobierno en un 50 por ciento. Incluso después de estos recortes, todos seguirán recibiendo más de US$2,000 al mes, mientras que planean asignar US$60 en ayuda a los más empobrecidos por sólo dos meses.

Al mismo tiempo, el gobierno está preparando legislación para la consideración urgente de la legislatura nacional. ¡En nombre de la paralización de los desenlaces, propondrá la "negociación libre entre las partes" sobre la reducción de las horas de trabajo y los salarios, así como las fechas de pago, en acuerdos válidos por hasta dos años y con la opción de renovación por dos más! El contenido de esta propuesta es exactamente el mismo que la reforma laboral que Moreno ha estado tratando de aprobar desde el año pasado y fue bloqueada por huelgas masivas y protestas.

En lugar de proteger a los trabajadores, esta medida sólo dará a los empleadores más libertad para continuar con la destrucción de puestos de trabajo. En medio de la pandemia, varias empresas han invocado la "fuerza mayor", utilizando una cláusula del Código de Trabajo ecuatoriano para llevar a cabo los despidos masivos sin pagar ninguna compensación.

Moreno ha intentado trasladar la responsabilidad de estos a su predecesor, Rafael Correa, a quien sirvió como vicepresidente. Hace aproximadamente una semana, Correa fue condenado por corrupción a ocho años de prisión, junto con una suspensión de 25 años de sus derechos políticos. Fue acusado de recibir financiación ilegal de empresas. Refiriéndose a él, Moreno dijo: "La pandemia nos golpeó en un momento crítico, cuando estábamos tratando de superar una crisis económica muy dura. Una crisis causada por las deudas irresponsables que heredamos y los robos de aquellos que acaban de ser condenados".

El mayor temor de Moreno, sin embargo, no es de sus rivales políticos burgueses, sino más bien de las masas de trabajadores y campesinos indígenas. En su discurso del domingo pasado, lanzó una amenaza abstracta, pero que debe entenderse como dirigida contra la oposición social latente. "Ten mucho cuidado", dijo Moreno, "aquellos que quieren cometer abusos, o que quieren beneficiarse de esta situación seria y muy grave. ¡Personalmente, me aseguraré de que la ley castigue estos abusos con todo su peso!"

En protesta contra las medidas anunciadas por Moreno, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), junto con sindicatos y otras organizaciones que dicen ser de carácter "popular", llamado "cacerolazo" (sartenes apaleadas en protesta) el pasado domingo.

CONAIE, al igual que su oponente Moreno, se dirige a Washington para resolver la crisis política en Ecuador. El 7 de abril, envió una carta en la que anunciaba al gobierno y formulaba una serie de demandas a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), administrada por la Organización de Estados Americanos (OEA), el mismo organismo dominado por Estados Unidos que recientemente legitimó un golpe militar en Bolivia. La carta concluye: "Confiamos en la intervención del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, así como en su objetividad".

La oposición al gobierno liderado por CONAIE tiene el mismo carácter político que se vio en el levantamiento masivo de octubre del año pasado: trabaja para desmoralizar a las masas ecuatorianas de la ciudad y el campo y para subordinarlas políticamente a la burguesía.

La clase trabajadora y la población campesina no pueden superar la profunda crisis social y económica, extremadamente agravada por la pandemia del coronavirus, sin hacer frente a la subordinación del país al interés de los beneficios del capital internacional y de la burguesía nacional. En esta lucha, todos los sectores de la clase dominante ecuatoriana son enemigos mortales y están inextricablemente ligados al imperialismo.

Los trabajadores necesitan establecer un movimiento político independiente para un gobierno socialista en alianza con el proletariado internacional, especialmente la clase trabajadora del resto de América Latina y los Estados Unidos.

(Publicado originalmente el 16 de abril de 2020)

El autor también recomienda:

Huelgas y protestas masivas en Ecuador obligan al presidente a cancelar decreto de austeridad
[17 de octubre de 2019]

El Gobierno de Ecuador concede base al Pentágono en las islas Galápagos
[19 de junio de 2019]