Trabajadores españoles furiosos mientras los sindicatos apoyan el "regreso al trabajo" en la pandemia de COVID-19

por Alejandro López
15 abril 2020

La ira de la clase trabajadora está aumentando contra el gobierno del Partido Socialista (PSOE)-Podemos, que obligó a millones de trabajadores no esenciales a volver a trabajar ayer mientras miles continúan enfermando cada día por la furiosa pandemia de COVID-19.

La medida, aplicada por los sindicatos, amenaza con provocar cientos de miles de infecciones más y decenas de miles de muertes, mientras que las grandes empresas obtienen ganancias masivas. Con 169.496 casos y 17.489 muertes, España tiene una de las tasas de mortalidad COVID-19 más altas del planeta.

Ayer, millones de trabajadores de la construcción, trabajadores metalúrgicos, constructores, limpiadores, trabajadores de fábricas y astilleros, empleados de saneamiento y seguridad y trabajadores automotrices regresaron al trabajo, después de que las fábricas y los sitios de construcción cerraron por un período de dos semanas de refugio en el hogar.

La crueldad, la codicia y la indiferencia hacia la vida de los trabajadores se reflejaron en la completa desorganización del primer día de regreso al trabajo. La distribución de alrededor de 10 millones de máscaras por parte de las autoridades, entregadas en autobuses y metro en áreas urbanas, fue caótica.

El jefe de transporte de Madrid, Angel Garrido, tuiteó: "Ni la región de Madrid ni ninguna otra autoridad de transporte local tiene información sobre la distribución de máscaras anunciada por el Ministro de Salud".

A la policía y a la Cruz Roja se les dijo que distribuyeran millones de máscaras la noche anterior al regreso al trabajo. En algunas áreas no hubo distribución, y en la mayoría el suministro de máscaras se agotó en pocas horas. Al escribir estas líneas, aún se desconoce si se proporcionarán más máscaras en las próximas semanas; las distribuidos el lunes se recomiendan para un solo uso.

El gobierno español también publicó una guía sin sentido para trabajadores y empresas. Se aconseja a los trabajadores que eviten las aglomeraciones en el transporte público, a pesar de que cientos de miles dependen del transporte público para ir a trabajar. También se les dice que limpien sus teléfonos móviles, ropa y zapatos cuando regresen a casa, lo que demuestra que el gobierno sabe que estos trabajadores estarán contaminados.

La ira por la llamada política criminal del gobierno "progresista" está aumentando entre los trabajadores. Un cerrajero en un sitio de construcción le dijo a eldiario.org: “No tengo otra opción. No parece normal tener que volver al trabajo, pero no tenemos otra opción". Agregó: “Tengo que seguir cubriendo los gastos. Con los subsidios que el gobierno promete, no podemos hacer nada".

Sandra le dijo a La Vanguardia que las máscaras eran de un solo uso: "Distribuyen máscaras por un día, como si no tuviéramos que trabajar de lunes a viernes". Otra trabajadora le dijo al mismo día que se levantaba temprano para ir a buscar máscaras porque su compañía no le brinda ninguna protección ni ningún otro tipo de protección. Se quejó de que las máscaras "no se distribuyen en todas las estaciones".

Un albañil madrileño le dijo a El País: "No sé por qué demonios tenemos que regresar si no hay forma de mantener la distancia unos de otros ... Solo espero que mis colegas también trabajen con una máscara. Si no, estamos jodidos".

Otro trabajador de la construcción, Sergio, se quejó: “Sigo viniendo con mis guantes y mi máscara. No me están dando nada, y hay colegas que trabajan sin nada".

Sergio también dijo que se vio obligado a volver a trabajar a pesar de que estaba programado un feriado. Su compañía quiere comenzar a recuperar las horas perdidas durante los ocho días hábiles perdidos durante el cierre. La política fue diseñada por el gobierno del PSOE-Podemos y apoyada por los sindicatos, lo que significa que las grandes empresas planean recuperar todas las horas perdidas alargando la jornada laboral o eliminando los días de vacaciones.

En otro sitio, otro trabajador dijo: "Esto debe detenerse de una vez por todas". Temiendo infectar a sus hijos adolescentes, dijo que su compañía “nos está pidiendo que mantengamos la distancia social y que usemos máscaras y guantes. Pero tenemos que traerlos. Estamos por nuestra cuenta”.

La política criminal ha sido totalmente respaldada por las Comisiones de Trabajadores (CCOO) estalinista y la Unión General del Trabajo (UGT) socialdemócrata, quienes diseñaron la política el viernes pasado con la ministra de trabajo de Podemos, Yolanda Díaz. Sabían muy bien que la mayoría de las empresas "no están en condiciones de garantizar estas condiciones de salud y seguridad", en palabras del líder de CCOO, Unai Sordo. No obstante, Podemos, el CCOO y otros sindicatos trabajaron juntos para obligar a los trabajadores a volver a trabajar en condiciones inseguras.

Ayer, el secretario de la Federación de Industria, Construcción y Agricultura (FICA) de la UGT, Pedro Hojas, admitió que "es cierto que hay escasez de EPP" (equipo de protección personal, como máscaras, guantes, etc.).

El sindicato minoritario de la Confederación General del Trabajo (CGT) presentó quejas ineficazes sobre la orden de regreso al trabajo, al tiempo que proporcionó al gobierno consejos sobre cómo implementarla. Una de las propuestas más macabras del anarcosindicalista CGT fue instar a que si un trabajador en estas industrias no esenciales muere de COVID-19 en este período, se debe descartar una muerte relacionada con el trabajo.

Podemos, la CGT, la CCOO y la UGT aceptan el principio, sin embargo, de que millones de trabajadores deberían arriesgar sus vidas únicamente para impulsar las ganancias corporativas. La burocracia sindical habla por los intereses no de la clase trabajadora, sino de la gerencia, apoyando la política criminal de regreso al trabajo del PSOE-Podemos. Afirman cínicamente que si no se garantiza la "protección" en el lugar de trabajo, los trabajadores deben notificar a los representantes sindicales locales ... ¡quienes obedecen a las mismas organizaciones que de hecho redactaron estas políticas en primer lugar!

Los funcionarios sindicales también brindan publicidad positiva a las empresas que obligan a sus trabajadores a volver a trabajar, a pesar de la continua falta de máscaras incluso para los trabajadores de la salud, el 13 por ciento de los cuales están infectados. Un ejemplo es Mercedes Santoja, directora de la CCOO de Sevilla en construcción y servicios. Ella dijo que "las grandes empresas están haciendo las cosas bastante bien", en una entrevista para el Diario de Sevilla titulada "Sevilla CCOO elogia las medidas de prevención después de volver a trabajar en la construcción".

En cuanto a los partidos de derecha que la clase dominante ha construido durante décadas como la llamada "izquierda", no solo están respaldando, sino que de hecho están formulando e implementando la política. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha estado a la vanguardia. El gobierno del PSOE-Podemos se ha movido para anular cualquier rumor de diferencias internas entre el PSOE y Podemos sobre el orden de regreso al trabajo. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, dijo en una entrevista que "ningún miembro del gobierno le dijo al primer ministro que rectificara la medida".

Ayer, el viceprimer ministro y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, intentó cínicamente presentarse como crítico de las grandes empresas, tuiteando un artículo de la revista en línea Ctxt titulado "Bérgamo [Italia], la masacre que los empleadores no querían evitar".

El artículo describe la política criminal implementada por las grandes empresas en Bérgamo, un centro industrial en el norte de Italia que nunca fue declarada zona roja debido a la presión de las grandes empresas. La política les costó la vida a innumerables personas. La tasa de infección fue muchas veces más alta que la oficial, y se estima que 3.000 personas murieron en el área.

El hecho es que el gobierno de Iglesias está implementando las mismas políticas en España que las Confindustria, la asociación de grandes empresas de Italia, solicitada bajo hashtags como #YesWeWork y "Bergamo se está ejecutando", y mentiras como "el riesgo de infecciones es bajo". todo citado en el artículo tuiteado por Iglesias.

Esto está creando las condiciones para una confrontación explosiva entre la clase trabajadora y el gobierno del PSOE-Podemos. En un intento reaccionario de encubrir estas contradicciones de clase con la retórica sobre la unidad nacional, este gobierno ahora está buscando conversaciones sobre política social y económica con todos los partidos parlamentarios. Quiere un acuerdo "abierto a todos", es decir, incluido el partido fascista de Vox. Esta oferta, hecha mientras obligan a millones de trabajadores a arriesgar sus vidas yendo a trabajar innecesariamente, es una advertencia de que Podemos y el PSOE están tratando de completar la transición a un régimen autoritario.

(Publicado originalmente en inglés el 14 de abril de 2020)