Unión Europea gastará medio billón de euros en intereses imperialistas en el rescate del coronavirus

por Peter Schwarz
14 abril 2020

Después de una videoconferencia de 14 horas y dos días de diplomacia telefónica, en la que también participaron líderes de Alemania, Francia, Italia y los Países Bajos, los ministros de finanzas de la Unión Europea acordaron el jueves por la noche un paquete de rescate por valor de 500.000 millones de euros. Su supuesto objetivo es ayudar a los Estados afectados especialmente por el coronavirus que ya estaban en dificultades económicas antes de su brote.

"Hoy es un gran día de solidaridad y fortaleza europeas", comentó el ministro alemán de Finanzas Olaf Scholz (Social Demócratas, SPD). "Se trata de la salud de los ciudadanos, de asegurar puestos de trabajo y de asegurarse de que muchas empresas logren superar la crisis".

Nada de esto es cierto. El coronavirus ha expuesto claramente el carácter del sistema capitalista y sus instituciones. Esto también corresponde a la Unión Europea, que no encarna la unidad de Europa y su población, sino los intereses de los principales bancos y corporaciones.

El rescate no tiene por objeto fortalecer el sistema de atención de la salud ni proteger los puestos de trabajo. No protege a ninguna empresa del colapso, al menos no de ninguna que sea de valor social. Al igual que los programas nacionales de rescate, que superan el rescate de la UE en términos de su tamaño, y el programa de compras del Banco Central Europeo, que le permitirá comprar €1,1 billones de deuda pública y corporativa este año, el rescate de la UE tiene por objeto garantizar la riqueza de los mercados bursátiles, los bancos y los especuladores.

El paquete de más de €500 mil millones acordado por los ministros de finanzas consta de tres partes.

Se conformará un máximo de €240 mil millones de los préstamos concedidos por el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), la agencia establecida a raíz de la crisis de la deuda del euro. Los Estados en problemas pueden solicitar préstamos del MEDE por un valor de hasta el 2 por ciento de su PIB. Los desacuerdos sobre las condiciones que se atribuyen a estos préstamos casi hicieron que todo el acuerdo se derrumbara. El gobierno holandés insistió, como ha sido el caso anteriormente, en que los países que acepten préstamos deben imponer aumentos de impuestos y recortes de pensiones, pero Italia lo rechazó. Aunque las condiciones se han aflojado un poco, los préstamos sólo pueden utilizarse para pagar los costos asociados con la crisis del coronavirus y deben ser reembolsados.

Doscientos mil millones de euros componen de garantías de préstamos del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para pequeñas y medianas empresas. Con este fin, los 27 Estados miembros de la UE acordaron garantías por valor de €25 mil millones.

La Comisión de la UE provendrá de otros €100 mil millones, que ofrecerá préstamos a tipos reducidos si aumenta el coste de los programas de trabajo a corto plazo de Europa. Estos también son préstamos que tendrán que ser reembolsados en una fecha posterior, es decir, a expensas de los servicios sociales, la atención médica y la educación.

El paquete de rescate tampoco refuerza la solidaridad europea, como afirma Scholz. Por el contrario, profundiza las divisiones económicas dentro de Europa y, por lo tanto, juega directamente en manos de las fuerzas machistas. Los programas de rescate tras la crisis financiera de 2008 también tuvieron este efecto. Los países que aceptaron estos programas terminaron con niveles más altos de deuda que antes, sus sistemas sociales, de atención de la salud y de educación estaban en ruinas, y sólo los bancos internacionales se beneficiaron generosamente.

La disputa de dos días entre los ministros de finanzas proporcionó un anticipo de lo que está por venir. No pudieron ponerse de acuerdo sobre la cuestión más polémica de todas, los eurobonos o los llamados "coronabonos". Simplemente acordaron revisar las "formas innovadoras de financiación", sin comprometerse con los detalles de estas formas.

La idea básica de los "coronabonos" es que los países con bajos niveles de deuda estatal que surgieron fortalecidos de la crisis financiera deberían emitir vínculos conjuntos con los países más endeudados, que fueron sometidos a la austeridad dictada por la UE durante la última crisis. Este último grupo de estados se beneficiaría de esto porque podrían pagar tasas de interés más bajas que si emitieran bonos ellos mismos.

Alemania, los Países Bajos y algunos otros países del norte de Europa se han opuesto insistentemente a estos bonos, alegando que los tratados de la UE no prevén una responsabilidad común para la deuda estatal. Por el contrario, Italia, España y otros países del sur de Europa están firmemente a favor. Francia ha emergido como el principal portavoz de este campamento.

Algunos movimientos han ocurrido ahora en el debate de los "coronabonos". Sin embargo, el objetivo no es apoyar a las poblaciones que sufren durante mucho tiempo de los países altamente endeudados. Cualquier dinero recaudado a través de los bonos, como todo lo demás, fluiría en las cuentas de los grandes bancos e impulsaría los mercados de acciones. Más bien, la preocupación mucho mayor es que los conflictos entre las camarillas capitalistas competidoras podrían provocar una fragmentación de la UE, debilitar la posición económica de Alemania y fortalecer a China.

Por lo tanto, el conflicto sobre los "coronabonos" está cada vez más dominado por el temor de que China pueda tener la última palabra si la UE no logra organizarse y actuar unido. La cuestión aquí no es la solidaridad, sino los intereses imperialistas: ¿cómo pueden las potencias imperialistas europeas hacer valer sus intereses en un mundo caracterizado por el declive del imperialismo estadounidense y el ascenso de China?

El primer ministro italiano Giuseppe Conte hizo un llamamiento urgente para los "coronabonos" en la revista semanal alemana Die Zeit el 2 de abril.

En primer lugar, señaló que una cuestión clave es "proteger a las empresas en estos tiempos difíciles de las adquisiciones hostiles". "No olvides", advirtió Conte, "que después de que se supere la crisis, nos enfrentaremos a un complejo panorama geopolítico, cuyos principales problemas ya hemos experimentado en los últimos años: la crisis del multilateralismo, las tensiones económicas, la presión de la inmigración, el terrorismo. Con todos estos problemas, alzaremos la voz como europeos o no la alzaremos en absoluto".

En segundo lugar, se comprometió a redoblar los ataques contra la clase trabajadora y los sistemas sociales tras la crisis del coronavirus. Conte escribió que deseaba recordar a sus lectores que "Italia, en contraste con lo que ahora escuchamos constantemente, pasó por un difícil proceso de ajuste fiscal tras la crisis de la deuda estatal, con superávits presupuestarios primarios constantes entre 2010 y 2019. Este camino de administrar de manera transparente nuestras finanzas continuará después de que superemos esta crisis de acuerdo con las regulaciones acordadas conjuntamente".

Los partidarios de los eurobonos en Alemania, incluidos los Verdes, el partido de La Izquierda, sectores del SPD, los economistas e incluso sectores de los Demócratas Cristianos, que anteriormente se oponían a ellos, han puesto énfasis en su importancia para el imperialismo europeo.

En una "llamada de atención" que apareció en la edición del 5 de abril de Tagesspiegel, los ex ministros de Asuntos Exteriores Sigmar Gabriel (SPD) y Joschka Fischer (Verdes) advirtieron que la UE amenazaba, ante el mayor desafío desde su fundación, de "fracasar miserablemente. En cambio, vemos que potencias como Rusia y China organizan muy públicamente los envíos de ayuda para subrayar los déficits de Europa".

Alemania "se beneficia más económica y financieramente de Europa. Incluso ganamos dinero de la crisis financiera griega", señalan. Europa crea "en el verdadero sentido de la palabra, valor excedente para todos. Especialmente para Alemania, y particularmente en un sentido económico y financiero".

Por lo tanto, Alemania debe "mostrar ahora su disposición a liderar en Europa, lo mejor de todo en alianza con Francia". Europa requiere "asistencia común durante la crisis y un plan común de reconstrucción tras la crisis". Sólo entonces "el euro se convertirá en una auténtica moneda de reserva internacional y una alternativa al dólar", argumentan.

Según los dos ex ministros de asuntos exteriores, "si no lo hacemos, Europa no se dará cuenta de su soberanía económica, sino que siempre dependerá cuando se trata de hacer negocios en la política de la región del dólar, como amargamente experimentamos en el conflicto sobre el acuerdo nuclear con Irán". Los europeos sólo pueden "estar juntos ante los grandes desafíos estratégicos de la nueva década, la digitalización, la inmigración y la política de seguridad".

Los dos exministros concluyen: "Las crisis pueden ser oportunidades para Europa, como las guerras de los Balcanes de la década de 1990, que llevaron al establecimiento de una política exterior europea". Fischer sabe de lo que habla. Como ministro de relaciones exteriores alemán, fue responsable en 1999 de la primera intervención militar extranjera de Alemania tras la caída del régimen nazi, cuando Alemania se unió a la guerra en Yugoslavia. Inició el regreso del militarismo alemán, que sólo se asentó después de su partida.

Para la burguesía alemana, los "coronabonos" ofrecen un medio para fortalecer su hegemonía en Europa, perseguir sus ambiciones imperialistas globales y seguir adelante con el militarismo. La auténtica solidaridad europea exige una cosa sobre todo: la unificación de la clase trabajadora en la lucha contra la élite gobernante, que ve la pandemia del coronavirus como una "oportunidad para Europa" y sus intereses depredadores.

Los miles de millones que ahora fluyen a las cuentas de los bancos y los superricos deben desplegarse para combatir la pandemia y garantizar la mayor protección posible de la población, continuar pagando los salarios en su totalidad. Las enormes sumas de riqueza, bancos y corporaciones deben ser expropiadas, puestas bajo el control de los trabajadores y utilizadas para combatir la crisis.

La alternativa a la Unión Europea son los Estados Socialistas Unidos de Europa.

(Publicado originalmente en inglés el 13 de abril de 2020)