El Lancet publica una carta de médicos: "Poner fin a la tortura y la desatención a la salud de Julian Assange"

por Laura Tiernan
20 febrero 2020

La edición de esta semana del Lancet, la revista médica revisada por expertos por excelencia del mundo, publica una carta de 117 médicos de 18 países, renovando su llamado a tomar medidas urgentes para salvar la vida del editor de WikiLeaks, Julian Assange. Su carta aparece menos de una semana antes del inicio de la audiencia de extradición a Estados Unidos en Londres que puede decidir el destino de Assange.

La carta de dos páginas de los médicos aparece en la sección de correspondencia del Lancetbajo el título "Poner fin a la tortura y la desatención a la salud de Julian Assange". Fue escrita por el Dr. Stephen Frost (Reino Unido), la Dra. Lissa Johnson, psicóloga clínica (Australia), el Dr. Jill Stein (exlíder del Partido Verde de los Estados Unidos) y William Frost (Reino Unido).

A pedestrian passes pro-Assange graffitti outside Westminster Magistrates Court in London. (AP Photo/Kirsty Wigglesworth)

"El caso de Assange ... es multifacético", escriben los médicos. "Tiene que ver con la ley, la libertad de expresión, la libertad de prensa, el periodismo, las publicaciones y la política. Sin embargo, también se relaciona claramente con la medicina y la salud pública. El caso destaca varios aspectos preocupantes que justifican la atención y la acción concertada de la profesión médica".

Hace casi tres meses, el 22 de noviembre, más de 65 médicos publicaron una carta abierta al gobierno del Reino Unido desafiando la detención ilegal y arbitraria de Assange. El 16 de diciembre se publicó una carta de seguimiento al gobierno australiano. Ninguno de los gobiernos ha respondido.

Emitiendo su llamamiento a colegas médicos de todo el mundo ( Lancet tiene 1,8 millones de suscriptores), los autores de la carta describen múltiples violaciones a los derechos humanos cometidas por los gobiernos de EEUU, Reino Unido, Suecia, Ecuador y Australia contra Assange. Esto incluye casi una década de "detención ilegal y arbitraria" y una implacable persecución estatal que equivale a "tortura psicológica prolongada".

Los lectores de Lancet podrían sorprenderse al saber que los médicos que tratan a Assange en Londres se han enfrentado a la intimidación y la vigilancia estatal, métodos comúnmente empleados por las dictaduras militares. "Había ... un clima de miedo en torno a la provisión de atención médica en la Embajada", relata la carta, con médicos que lo atendían obligados a denunciar su identidad a la policía.

"Inquietantemente", escriben, "parece que este ambiente de inseguridad e intimidación, que compromete aún más la atención médica disponible para Assange, fue por diseño. Assange fue objeto de una operación de vigilancia encubierta las 24 horas, los 7 días de la semana dentro de la embajada, como lo ha demostrado la aparición de grabaciones secretas de video y audio.

"Fue vigilado en privado y con visitantes, incluidos familiares, amigos, periodistas, abogados y médicos. No solo se violaron sus derechos a la privacidad, la vida personal, el privilegio legal y la libertad de expresión, sino que también su derecho a la confidencialidad médico-paciente".

Los firmantes declaran enfáticamente: "Condenamos la tortura de Assange. Condenamos la negación de su derecho fundamental a una atención médica adecuada. Condenamos el clima de miedo que rodea la provisión de atención médica para él. Condenamos las violaciones de su derecho a la confidencialidad médico-paciente. No se puede permitir que la política interfiera con el derecho a la salud y la práctica de la medicina".

Médicos por Assange (como se les conoce colectivamente a los doctores) ha lanzado un nuevo sitio web, y su carta al Lancet enlaza con esto: "Invitamos a otros doctores a unirse a nosotros como signatarios de nuestras cartas para agregar más voz a nuestras llamadas. Aun cuando las autoridades designadas del mundo sobre detención arbitraria, tortura y derechos humanos agregaron sus llamadas a las advertencias de los médicos, los gobiernos han dejado de lado la autoridad médica, la ética médica y el derecho humano a la salud.

"Esta politización de los principios médicos fundamentales es de gran preocupación para nosotros, ya que conlleva implicaciones más allá del caso de Assange. El abuso por negligencia médica por motivos políticos sienta un precedente peligroso, por el cual la profesión médica puede ser manipulada como una herramienta política, en última instancia, socavando la imparcialidad de nuestra profesión, el compromiso con la salud para todos y la obligación de no hacer daño".

Los médicos emiten una advertencia severa: "Si Assange muere en una prisión del Reino Unido, como lo advirtió el Relator Especial de la ONU sobre la Tortura, lo habrán torturado hasta la muerte". Gran parte de esa tortura habrá tenido lugar en una sala médica de la prisión, bajo la supervisión de los médicos. La profesión médica no puede permitirse el lujo de permanecer en silencio, del lado equivocado de la tortura y del lado equivocado de la historia, mientras se desarrolla tal parodia".

Ayer, Médicos por Assange envió copias de su carta al ministro del Interior del Reino Unido, Priti Patel, y a la ministra de Relaciones Exteriores de Australia, Marise Payne. "Se deben respetar los derechos humanos del Sr. Assange a la atención médica y la libertad contra la tortura. A esta hora tardía, le pedimos que actúe con decisión", escribieron los médicos.

Su carta al Lancet concluye: "Nuestras apelaciones son simples: hacemos un llamado a los gobiernos para que pongan fin a la tortura de Assange y garanticen su acceso a la mejor atención médica disponible antes de que sea demasiado tarde. Nuestra petición a los demás es la siguiente: únanse a nosotros".

(Publicado originalmente en inglés el 18 de febrero de 2020)

 

El autor también recomienda:

El significado de la carta abierta de los doctores en defensa de Julian Assange
[27 noviembre 2019]

El juicio a Julian Assange, la destrucción de la legalidad y el ascenso del Estado de la seguridad nacional
[23 enero 2020]

La audiencia de Julian Assange en Londres: Reino Unido avanza juicio fraudulento e ilegal
[25 octubre 2019]