Estados Unidos amenaza a Europa por Huawei en la Conferencia de Seguridad de Múnich

por Andre Damon
18 febrero 2020

En medio de un fuerte deterioro en las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea, Washington envió una delegación bipartidista de funcionarios de la Casa Blanca y miembros del Congreso a la Conferencia de Seguridad de Múnich para presionar y amenazar a los países europeos a no hacer negocios con la firma china de telecomunicaciones Huawei.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, y el secretario de Estado Mike Pompeo, se unieron a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y al presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, que acababan de concluir un juicio político fallido contra el presidente, en apoyo de la campaña contra China de la Casa Blanca.

Nancy Pelosi asiste a una conferencia de prensa con miembros de la delegación de Los Estados Unidos durante la Conferencia de Seguridad de Múnich, domingo 16 de febrero de 2020 [Crédito: AP Photo/Jens Meyer]

La conferencia siguió a los anuncios de Alemania, Francia y, más recientemente, el Reino Unido de que no prohibirían a Huawei sus redes de telecomunicaciones.

Mientras Estados Unidos argumenta que la infraestructura suministrada por Huawei permitiría a China espiar las comunicaciones de sus aliados, Beijing responde que Washington quiere mantener el control de la infraestructura de comunicaciones globales para llevar a cabo sus propias escuchas telefónicas.

Apenas unos días antes de la Conferencia de Seguridad de Múnich, el Washington Post informó que la inteligencia estadounidense había estado espiando las comunicaciones cifradas de los gobiernos de todo el mundo durante las últimas cinco décadas, a través de la propiedad secreta de la CIA de una empresa de seguridad global con sede en Suiza.

La infraestructura de telecomunicaciones 5G de Huawei es mucho más avanzada que la de sus rivales europeos Nokia y Ericsson, y la decisión de cualquier país de no usar la tecnología de Huawei lo pondría en una desventaja significativa.

En este contexto, Pelosi enmarcó el conflicto como una cuestión moral, argumentando que la disputa "se trata de elegir la autocracia sobre la democracia en la autopista de la información".

Pero los funcionarios estadounidenses, con su combinación de amenazas, demagogia y promesas vacías, recibieron una fría recepción de los representantes europeos. Esto se resumió en un intercambio extraordinario entre Pelosi y Fu Ying, un diplomático chino, que le preguntó al presidente de la Cámara por qué, dado que las compañías estadounidenses habían operado en China durante décadas sin cambiar el sistema político de China, una compañía china amenazaría a Occidente "de democracia."

"¿Realmente crees que el sistema democrático es tan frágil que podría verse amenazado por esta única compañía de alta tecnología, Huawei?" ella preguntó.

Para consternación de Pelosi, los comentarios del diplomático fueron recibidos con fuertes aplausos. "Permítanme decirles que están aplaudiendo allá atrás, que Huawei fue creado por la tecnología inversa de las iniciativas estadounidenses", dijo.

En otro discurso, Pelosi amenazó: "Hay un gran precio a pagar".

El domingo, Richard Grenell, el embajador de Estados Unidos en Alemania indicó que la Casa Blanca está considerando terminar con el intercambio de inteligencia con sus aliados europeos. Publicó en Twitter: "@realDonaldTrump me acaba de llamar desde AF1 y me indicó que dejará en claro que cualquier nación que elija utilizar un proveedor de 5G no confiable pondrá en peligro nuestra capacidad de compartir Inteligencia e información al más alto nivel".

Tal medida marcaría una reversión de una declaración anterior de un asesor de la Casa Blanca de que "no habrá erosión en nuestro intercambio general de inteligencia", independientemente de las decisiones de los países sobre Huawei.

Después de que el Reino Unido anunció a fines del mes pasado que no prohibiría a Huawei sus redes de telecomunicaciones, se informó que Trump estaba "apopléjico" en una llamada telefónica con el primer ministro británico, Boris Johnson, quien respondió cancelando un viaje planeado a los Estados Unidos.

La amenaza más explícita provino del secretario de Defensa Esper, quien declaró que “ahora estamos en una era de Gran Competencia de Poder, con nuestros principales retadores siendo China, luego Rusia, y debemos alejarnos del conflicto de baja intensidad y prepararnos nuevamente para la alta guerra de intensidad".

Esper pidió a los aliados de Estados Unidos que "despertaran" a la "estrategia nefasta" que China está llevando a cabo para tratar de vender tecnología 5G a Europa. Él dijo: "Si no entendemos la amenaza y no hacemos algo al respecto, al final del día podría comprometer la alianza militar más exitosa de la historia: la OTAN".

Luego reiteró la posición de los Estados Unidos, afirmando: "Quiero centrarme en la principal preocupación del Pentágono: la República Popular de China".

Mientras China estaba en el centro del conflicto, la cumbre estuvo dividida por una serie de divisiones entre Estados Unidos y Europa. La semana pasada, la Casa Blanca anunció que aumentaría las tarifas de los aviones europeos, en un ataque contra Airbus, el rival de Boeing.

Mientras tanto, el secretario de Energía de los Estados Unidos, Dan Brouillette, se regodeó por el éxito de los Estados Unidos al obligar a Alemania a abandonar el gasoducto Nord Stream II, lo que generó dudas sobre si Rusia podría terminar la construcción del gasoducto después de que las sanciones de los Estados Unidos obligaron a la compañía europea a construirlo. fuera. "Va a ser un retraso muy largo, porque Rusia no tiene la tecnología", dijo Brouillette.

El presidente francés, Emmanuel Macron, por su parte, criticó duramente la política de Estados Unidos hacia Rusia, que dijo que era demasiado agresiva. "No es una política, es un sistema completamente ineficiente", dijo.

Macron agregó: "Hay una segunda opción, que es exigir y reiniciar un diálogo estratégico, porque hoy hablamos cada vez menos, los conflictos se multiplican y no podemos resolverlos".

El tema de la conferencia, plasmado en su informe oficial, fue la crisis de "Occidente", con su introducción concluyendo que "Occidente está realmente en serios problemas". El informe agregó que "no había una comprensión común de lo que Occidente representa".

En su discurso, el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier declaró: "Y nuestro aliado más cercano, los Estados Unidos de América, bajo la propia administración actual, rechaza la idea de una comunidad internacional".

El discurso del secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, se enmarcó como una respuesta absurda a esta realidad, en la que declaró: "Esas declaraciones no reflejan la realidad ... Me complace informar que la muerte de la alianza transatlántica es extremadamente exagerada. Occidente está ganando".

Al comentar sobre el discurso de Pompeo, el New York Times publicó un artículo con el titular: “‘El Occidente está ganando’, dijo Pompeo. El Occidente no está tragándolo".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 17 de febrero de 2020)