El presidente Brasileño Bolsonaro es invitado de honor en el Día de la República de India

por Tomás Castanheira
3 febrero 2020

El presidente fascistoide de Brasil, Jair Bolsonaro, fue el invitado de honor del primer ministro Narendra Modi en el desfile anual del Día de la República del 26 de enero en la India, proporcionando otra vívida demostración al mundo del carácter de extrema derecha de su partido gobernante Bharatiya Janata (BJP).

Modi (izquierda) y Bolsonaro en Nueva Delhi [Crédito: Alan Santos/PR]

Bolsonaro llegó a la India el viernes con una delegación de ministros y empresarios, entre ellos los CEO de 10 fabricantes de armas brasileños. Los gobiernos de Brasil e India promovieron la visita de Bolsonaro como una oportunidad para expandir en gran medida los lazos económicos y geopolíticos y forjar una asociación estratégica bilateral. En la víspera de las celebraciones del Día de la República, Modi y Bolsonaro firmaron 15 acuerdos bilaterales que abarcan comercio, defensa y otras áreas.

En una declaración conjunta, los gobiernos afirmaron su intención de duplicar el comercio entre los dos países durante un período de tres años, de los actuales US $ 7 mil millones a US $ 15 mil millones anuales. Una de las áreas de cooperación mencionadas es el sector de la energía, con asociaciones propuestas en la producción de etanol y un aumento en las importaciones indias de petróleo brasileño. Según los analistas económicos, esto ayudaría a la India a satisfacer la demanda de Washington de que encuentre un reemplazo para el petróleo que actualmente importa de Venezuela.

Con respecto a los lazos militares, el gobierno brasileño quiere consolidar su posición como exportador de armas a la India, el segundo mayor comprador extranjero de armas y sistemas de armas del mundo. A partir de exportaciones prácticamente inexistentes en la actualidad, Brasil tiene el objetivo de alcanzar US $1 mil millones en ventas de armas a la India en cinco años.

Bienvenida militar a Bolsonaro en India

En el viaje, Nueva Delhi y Brasilia acordaron establecer una Comisión de Trabajo Conjunta sobre Cooperación Industrial de Defensa. También proporcionó un foro para negociaciones entre ejecutivos del fabricante brasileño de armas Taurus y el productor de acero Jindal y su filial de armamentos, Jindal Defense. El lunes, esas compañías anunciaron una empresa conjunta para construir una instalación de fabricación de armas pequeñas en India. La empresa se ajusta a la política de "Make in India" de Modi, que fomenta el reemplazo de productos importados por productos fabricados en el país y el surgimiento de la India como un centro de cadena de producción global alternativo a China.

Se espera que el gobierno de India adquiera 500 millones de rifles de ingeniería Taurus en los próximos cinco años. Como resultado del anuncio del lunes, las acciones de Taurus se dispararon en la Bolsa de Valores de Brasil.

Según los informes, se están preparando varios otros acuerdos, incluida la posible venta a la Fuerza Aérea de la India de un avión de transporte militar avanzado desarrollado por el gigante aeroespacial brasileño Embraer.

Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente brasileño y legislador federal, formó parte de la delegación a la India y, según los informes, fue muy activo en la promoción de Brasil como centro mundial para la producción de armas. Con este fin, está presionando para que se eliminen los impedimentos burocráticos para que los fabricantes de armas extranjeros se establezcan en Brasil, calculando que serán atraídos por una fuerza laboral sujeta a una explotación cada vez mayor.

A pesar de la fanfarria por los múltiples acuerdos firmados por Modi y Bolsonaro, los dos gobiernos demostraron ser incapaces de resolver una disputa comercial prolongada sobre las exportaciones de azúcar de la India, que Brasil, junto con Australia y Guatemala han acusado, están saturando el mercado mundial gracias a un régimen de subsidios del gobierno. La Organización Mundial del Comercio lanzó una investigación formal sobre las quejas el año pasado. La visita de Bolsonaro a la India provocó protestas de los productores de azúcar indios, quienes acusaron que cualquier acuerdo con Brasil sería a su costa.

India y Brasil constituyen las dos denominadas economías "emergentes" más grandes del mundo después de China, y Washington busca cultivar relaciones con los gobiernos de derecha de ambos países en un intento de desarrollar un contrapeso a la creciente influencia de Beijing.

Bajo Modi, India abrió sus bases y puertos para el uso rutinario de los aviones de guerra y buques de guerra estadounidenses, repitió la línea provocativa de Washington en el Mar del Sur de China y formó una incipiente alianza militar-estratégica al estilo de la OTAN con los EE. UU. y sus principales aliados de Asia y el Pacífico --Japón y Australia-- "el Quad".

El propio Bolsonaro hizo campaña en una plataforma anti-China y ha expresado el objetivo de disminuir la dependencia de la economía brasileña de China. La realidad, sin embargo, es que el comercio bilateral brasileño-indio equivaldría a apenas una décima parte de lo que ocurre entre Brasil y China, incluso si se lograran los objetivos anunciados entre los dos líderes durante el fin de semana.

La reunión entre Modi y Bolsonaro destacó su apoyo común a las políticas más reaccionarias en el escenario global. Dedicaron un largo pasaje de su declaración conjunta a lo que llamaron "combatir el terrorismo internacional". Anunciaron su compromiso de forjar una "asociación internacional más fuerte para contener el terrorismo y el extremismo violento, incluso a través de un mayor intercambio de inteligencia" y "cooperar contra amenazas terroristas específicas identificadas por cada país”.

Esto señaló, por un lado, su alineamiento con la política exterior del imperialismo estadounidense, que justifica sus guerras de agresión y crímenes de guerra como el asesinato este mes del general iraní Qasem Soleimani en nombre de la lucha contra el terrorismo. Por otro lado, ambos gobiernos reclaman el derecho de reprimir violentamente cualquier forma de oposición social, que puede ser libremente "identificada por cada país" como una "amenaza terrorista".

Esto no es especulación. Mientras Bolsonaro llama a las protestas sociales actos terroristas y el Congreso brasileño promulga leyes para enmarcar a los manifestantes bajo la Ley de Terrorismo, el gobierno indio ha impuesto una etapa de asedio a Cachemira y sus 13 millones de personas con el pretexto de combatir el terrorismo, y ha enmarcado a activistas en cargos de terrorismo bajo la prevención de actividades ilegales de la India.

En la campaña actual para la elección de la asamblea en el Territorio de la Capital Nacional de Delhi, el sitio del desfile del Día de la República del 26 de enero, destacados políticos del BJP han encabezado repetidamente los cánticos de "disparar a los traidores", una referencia a quienes protestan contra la reciente presentación del gobierno de Modi de su antimusulmana Ley de Modificación de la Ciudadanía.

Durante su reunión cumbre, Modi no escatimó elogios para Bolsonaro, a quien llamó un "querido amigo". El gobierno decoró las calles de Nueva Delhi con carteles con la cara del presidente de Brasil. Modi insistió en que los dos países están realizando "una asociación estratégica basada en una ideología y valores similares". Esta "ideología" y estos "valores" consisten en las políticas nacionalistas y fascistoides de extrema derecha aplicadas por ambos presidentes.

Modi, miembro de toda la vida del fascista hindú Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS), ciertamente se identifica con la ávida defensa de Bolsonaro de la sangrienta dictadura militar que gobernó Brasil durante más de 20 años. Subrayando su afinidad política, Bolsonaro, cuando se le preguntó si era consciente de la reputación de Modi como una amenaza para la democracia india, respondió cínicamente: "Dicen que yo también soy una amenaza para la democracia".

Bolsonaro se vio obligado a cancelar una visita a Estados Unidos el año pasado ante las protestas amenazadas, y se le considera tóxico en gran parte de Europa. Pero India era un país donde podía contar con que el gobierno y los medios corporativos no plantearan preguntas sobre el asalto de su gobierno a la libertad de prensa y otros derechos democráticos centrales.

Las similitudes políticas entre los jefes de gobierno de países con antecedentes históricos tan diferentes reflejan las preocupaciones comunes de las clases gobernantes indias y brasileñas, que se revuelcan en una riqueza sin precedentes en medio de la pobreza masiva y la disfunción social, y temen, sobre todo, una creciente oposición social de la clase obrera En ambos países, los trabajadores están sujetos a los mismos problemas fundamentales: desempleo masivo, empeoramiento de las condiciones de vida y de trabajo, recortes del gobierno y traiciones llevadas a cabo por sindicatos y partidos de trabajadores falsos (en la India, comunistas estalinistas) que se posicionan como "izquierdistas" mientras impone los dictados de las grandes empresas.

Las condiciones comunes de explotación de los trabajadores están profundamente arraigadas en el proceso de globalización de la producción capitalista. Al mismo tiempo, plantean inmensas posibilidades revolucionarias para unificar las demandas políticas y coordinar globalmente las luchas de los trabajadores en todo el mundo.

(Publicado originalmente en inglés el 30 de enero de 2020)