Berlín, Londres y París amenazan a Irán por el tratado nuclear de 2015

por Alex Lantier
15 enero 2020

Después del asesinato estadounidense en Bagdad del general iraní Qasem Soleimani, Berlín, Londres y París emitieron una carta conjunta fraudulenta el domingo, denunciando a Irán como una amenaza a la paz y exigiendo que respete el tratado nuclear de 2015 que Washington repudió en 2018.

La declaración, que apesta a hipocresía, sirve como una advertencia en medio del peligro de una guerra total en el Medio Oriente. No se puede detener la espiral de demandas, amenazas, provocaciones y asesinatos imperialistas apelando a la conciencia de gobiernos capitalistas como los aliados europeos de Washington. El sentimiento contra la guerra en la clase trabajadora, que va de la mano con las crecientes huelgas y protestas sociales contra la austeridad y la represión policial, debe adoptar una forma políticamente independiente.

En su carta, las potencias europeas pasan en silencio total el asesinato extrajudicial de Soleimani en grave violación del derecho internacional, las protestas masivas en Medio Oriente contra su asesinato y las tres décadas de guerras entre Estados Unidos y Europa en el Medio Oriente desde el Golfo de 1991 Guerra en Iraq. Estas guerras mataron o hirieron a millones y convirtieron a decenas de millones en refugiados.

En cambio, denuncian a Irán por "desestabilizar" el Medio Oriente. Escriben: "Los acontecimientos recientes han puesto de relieve el papel desestabilizador de Irán en la región, incluso a través de la fuerza IRGC y Al-Quds. Nuestro compromiso con la seguridad de nuestros aliados y socios en la región es inquebrantable. Debemos abordar, mediante la diplomacia y de manera significativa, las preocupaciones compartidas sobre las actividades regionales desestabilizadoras de Irán, incluidas las vinculadas a su programa de misiles".

Después del asesinato de Soleimani, el régimen iraní anunció que aumentaría la cantidad de centrifugadoras que opera para enriquecer uranio. Sin embargo, no tomó ninguna medida abierta para construir armas nucleares, ni expulsó a los inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) presentes en Irán, ni repudió el Tratado de No Proliferación nuclear, que ha firmado.

No obstante, la carta de Berlín, Londres y París retrata a Irán como una amenaza nuclear, al tiempo que simplemente expresa "arrepentimiento" de que Washington haya desechado el tratado de 2015. Afirma que el tratado "juega un papel clave" para evitar que Teherán obtenga armas nucleares. Exige que Irán "revierta todas las medidas incompatibles con el tratado; pedimos a Irán que se abstenga de más acciones violentas o proliferación; y seguimos listos para comprometernos con Irán para preservar la estabilidad de la región".

Esta carta es un fraude político. Mientras los ministros de Asuntos Exteriores de la UE celebraron una cumbre de emergencia en Oriente Medio el viernes en Bruselas, hicieron declaraciones extraoficiales que contradicen directamente los argumentos en la carta que Berlín, Londres y París emitieron dos días después. Los funcionarios de la UE saben que, en el conflicto con Teherán que Washington ha orquestado desde que Trump repudió el acuerdo nuclear de 2015, no es Teherán el que busca la escalada.

Un "alto diplomático de la UE" dijo a Reuters que Irán tiene como objetivo calmar la crisis: "El deseo de Irán de evitar que la crisis se intensifique nos ha traído algo de tiempo, tiene el efecto de calmarlo un poco".

Otro "diplomático de la UE" dijo que las armas nucleares iraníes no son un peligro inminente: "Irán no ha establecido objetivos ni fechas límite cuando se trata de objetivos de enriquecimiento de uranio, por lo que nos da tiempo".

Finalmente, un diplomático francés no identificado dijo que París está al menos tan preocupado por Estados Unidos como por las acciones iraníes: "Necesitamos coordinar y maximizar el efecto que todos tienen al tratar de reducir la escala de lo que hacen los iraníes, pero es lo mismo para los estadounidenses".

Es decir, las afirmaciones europeas de que Irán está desestabilizando el Medio Oriente, y que es urgente enfrentar el programa de armas nucleares de Irán, son un montón de mentiras. Hay que preguntarse por qué los funcionarios europeos emiten denuncias vacías de Irán que saben que son falsas, y guardan silencio sobre el peligro de guerra que representa Washington, la potencia nuclear más fuertemente armada del mundo.

No son los lazos de amistad inquebrantable los que unen a las potencias europeas con la propaganda de Washington sobre Irán. De hecho, el Medio Oriente ha sido escenario de un creciente conflicto entre Washington y sus "aliados" europeos desde que la disolución del régimen estalinista de la Unión Soviética en 1991 los privó de un enemigo común. Si bien las potencias de la UE se unieron a las guerras estadounidenses en Irak, Afganistán, Libia y Siria cuando convenía a sus intereses imperialistas, se enfrentaron con Washington por las sanciones posteriores a la Guerra del Golfo en Irak, la invasión ilegal de Irak por parte de los Estados Unidos en 2003 y ahora las sanciones estadounidenses contra Irán.

Estos conflictos interimperialistas no disminuyen, sino que aumentan. Berlín y París reaccionaron al Brexit y a las declaraciones del actual presidente de Estados Unidos de que la alianza de la OTAN es obsoleta al mudarse para construir un ejército de la UE independiente de Washington. Tanto Washington como la UE han impuesto múltiples aranceles de guerra comercial multimillonarios contra las corporaciones de los demás. Ahora, incluso mientras los funcionarios de la UE recitan una mentirosa propaganda de guerra contra Irán, el peligro de un conflicto abierto de la UE con Washington está creciendo.

Si bien la superioridad militar de los EE. UU. Y las amenazas económicas sin duda desempeñan un papel importante para alinear a Europa, estas no son suficientes para explicar su decisión, al menos por ahora, de apoyar las acusaciones de EE. UU. contra Irán. Detrás de estos desarrollos hay cambios profundos en las relaciones de clase, sobre todo, el miedo y el odio de la élite gobernante hacia el movimiento internacional emergente en la clase trabajadora.

Debe recordarse que, en 2003, los funcionarios europeos desafiaron a Washington, refutando públicamente las mentiras de Estados Unidos sobre las "armas de destrucción masiva" iraquí que Washington estaba usando para justificar una invasión ilegal planificada contra Irak. El primer ministro de derecha de Francia, Dominique de Villepin, declaró públicamente la oposición de su gobierno a esta política en las Naciones Unidas.

Al pedir "unidad" en el Consejo de Seguridad de la ONU, Villepin dijo: "En este templo de las Naciones Unidas, somos los guardianes de un ideal y de una conciencia". La gran responsabilidad y el inmenso honor que tenemos deben llevarnos a dar prioridad al desarme en paz. Es un viejo país, Francia, de un viejo continente como el mío, Europa, que hoy te dice esto, después de experimentar la guerra, la ocupación y la barbarie. No olvida y sabe lo que le debe a los estadounidenses y de otros lugares que lucharon por la libertad. Pero nunca ha dejado de enfrentar la historia y la humanidad".

No es necesario ser partidario del gobierno de Villepin, sus políticas de austeridad y sus guerras en Costa de Marfil y otras antiguas colonias francesas, para reconocer que se ha producido un cambio profundo en la burguesía europea. En 2003, a pesar de su indudable hipocresía, Villepin pudo justificar la oposición a la agresión de los Estados Unidos haciendo referencia a la oposición popular, históricamente arraigada en la clase trabajadora, a la guerra, la barbarie fascista y la colaboración de la burguesía con la ocupación nazi de Francia.

Hoy, el presidente Emmanuel Macron toma una línea diferente. Un resurgimiento global de huelgas y protestas se extiende por todos los continentes, desde “chalecos amarillos” y huelgas masivas contra recortes de pensiones en Francia, hasta la huelga general india, protestas masivas contra el gobierno en Argelia e Irak, y huelgas el año pasado de trabajadores y maestros estadounidenses. En 2018, cuando Macron lanzó ataques contra los "chalecos amarillos", la ola más grande de arrestos masivos en Francia desde la Ocupación elogió a Philippe Pétain, el líder fascista de la colaboración con la ocupación nazi, como un "gran soldado".

Estas políticas subrayan que el capitalismo europeo ha llegado a un callejón sin salida histórico. Es cruelmente hostil a la oposición masiva a una guerra de Estados Unidos con Irán. Su principal preocupación no es el peligro de guerra, sino la aplastante oposición desde abajo. Es inútil apelar a Macron o sus colegas en Berlín y Londres para detener la guerra o la austeridad. A medida que se multiplican los llamados a los huelguistas para derrocar al gobierno de Macron, es fundamental convertir el movimiento emergente contra Macron en un movimiento internacional, socialista y antibélico de la clase trabajadora.

(Publicado originalmente en inglés el 14 de enero de 2019)