Un día después del juicio político: los demócratas respaldan el comercio y los proyectos de presupuesto de Trump

por Patrick Martin
21 diciembre 2019

Un día después de que la Cámara de Representantes de los EE. UU. adoptó dos artículos de juicio político contra el presidente Trump, la Cámara aprobó la principal prioridad política de Trump para 2019, el Acuerdo Comercial entre Estados Unidos, México y Canadá (USMCA), por un margen bipartidista masivo.

El voto fue 385-41, con 193 demócratas y 192 republicanos que lo apoyaron. El USMCA, suponiendo que pase el Senado el próximo año, reemplazará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que entró en vigencia bajo la administración del demócrata Bill Clinton hace 25 años.

El objetivo de la medida es estrechar la coordinación de la política económica y comercial entre los Estados Unidos y sus vecinos del norte y del sur, a fin de constituir un bloque comercial más fuerte dirigido contra China en particular, así como contra otros rivales capitalistas como Japón y la Unión Europea.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de California, habla en una conferencia de prensa en Capitol Hill en Washington [Crédito: AP Photo/Susan Walsh]

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció un acuerdo sobre el USMCA la semana pasada después de meses de conversaciones con el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, en las que los demócratas presionaron para que el proyecto de ley fuera más proteccionista y más dirigido contra China.

En una muestra más de la colaboración de los demócratas con la administración Trump, el Senado asumió y aprobó, por amplios márgenes bipartidistas, los dos proyectos de ley aprobados por la Cámara el martes. La votación del primer proyecto de ley, que asignó $632 mil millones en gasto social interno, fue de 71-23. La votación del segundo proyecto de ley, que asigna $738 mil millones en gastos militares y de seguridad nacional, fue de 81-11.

El proyecto de ley de gastos militares, la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, National Defense Authorization Act), fue rechazado por un puñado de demócratas liberales, adoptando una postura contra la guerra que es completamente falsa, ya que no había posibilidad de que el proyecto de ley fuera derrotado. El proyecto de ley de gasto interno se opuso principalmente a los republicanos que se oponen a mantener incluso los niveles abismales actuales de apoyo para la atención médica, la educación, la vivienda y otros programas sociales. Cuatro senadores que están haciendo campaña por la nominación presidencial demócrata, Bernie Sanders, Elizabeth Warren, Amy Klobuchar y Cory Booker, no asistieron a la sesión y no votaron.

La aprobación de los proyectos de ley de comercio y presupuesto, por parte de grandes mayorías bipartidistas, confirma que en cuestiones relacionadas con los intereses de clase básicos de la aristocracia financiera de Estados Unidos no hay diferencia entre los dos partidos. Wall Street exigió la aprobación de un presupuesto para todo el año, en lugar de una serie de resoluciones continuas o la recurrencia del cierre federal parcial del año pasado, para evitar cualquier shock a los mercados financieros por parte del gobierno federal que no realiza los pagos de la deuda a tiempo.

El proyecto de ley comercial también cuenta con el respaldo casi unánime de la Cámara de Comercio, los grandes bancos y las principales corporaciones transnacionales, todos los cuales desean un marco estable para llevar a cabo operaciones de producción que estén integradas en toda América del Norte, así como apoyo contra sus rivales corporativos en China y Europa.

Neil Bradley, vicepresidente ejecutivo y director de políticas de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, dijo a CBS News que USMCA "va a proporcionar certeza para esta relación comercial", y agregó: "Canadá y México son nuestros dos socios comerciales más importantes".

La abrumadora aprobación bipartidista de USMCA está en marcado contraste con el voto estrecho para aprobar el TLCAN hace 26 años, cuando la Cámara aprobó el acuerdo antes del 234-200. Esto refleja el creciente consenso dentro de la élite gobernante de los EE. UU. sobre hacer todo lo posible para formar un bloque comercial anti-China en el hemisferio occidental.

En pos de ese objetivo, se sacrificaron algunos intereses seccionales. La industria farmacéutica, por ejemplo, perdió un período de protección de 10 años para una clase de medicamentos llamados "biológicos". Como resultado, las compañías farmacéuticas cambiaron su posición y presionaron por la derrota del proyecto de ley, en vano. La industria automotriz también se resistió, lo que llevó al sindicato United Auto Workers a oponerse al proyecto de ley, a pesar de que la AFL-CIO, Teamsters y Steelworkers lo apoyaron.

En cuanto al gigantesco presupuesto militar, el Senado aprobó la NDAA el martes, mientras que la Cámara se apropió de los fondos el mismo día. Luego, el Senado aprobó el proyecto de ley de asignaciones el jueves con solo una simbólica oposición. Ambas partes apoyan el uso de la fuerza militar en todo el mundo para defender los intereses globales del imperialismo estadounidense.

El proyecto de ley de asignaciones militares, como el NDAA, permite un gasto de $1.375 mil millones en el muro fronterizo de Trump y elimina cualquier restricción al traslado ilegal e inconstitucional de fondos del Pentágono a la construcción del muro fronterizo.

Las diferencias que han llevado a la destitución giran en torno a un área clave de la política exterior: confrontar a Rusia en el Medio Oriente, Ucrania y Europa del Este, donde se encuentra el aparato de inteligencia militar, trabajando a través de sus hombres y mujeres frontales en el Partido Demócrata. oponiéndose a cualquier cambio de la política anti-Rusia de línea dura adoptada durante el segundo mandato de Barack Obama.

Después de la aprobación del proyecto de ley de comercio, el líder de la mayoría, Steny Hoyer, anunció que no habría más votos en la Cámara hasta el 7 de enero de 2020. En efecto, el liderazgo demócrata ha pospuesto la presentación de los artículos de juicio político al Senado, y por lo tanto el Juicio en el Senado, por tres semanas.

Según las reglas del Senado, el Senado debe asumir el juicio político dentro de las 24 horas posteriores a la presentación de los artículos de juicio político, y el Senado debe llevar a cabo el juicio seis días a la semana hasta su conclusión.

Al retrasar la presentación, Pelosi estaba dando tiempo al Senado para asumir y aprobar el USMCA, aunque no estaba claro si el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, lo haría. Existe una oposición significativa al USMCA entre los republicanos del Senado que afirman que los principales negociadores comerciales de Trump, Lighthizer y el secretario de Tesoro Steven Mnuchin, hicieron demasiadas concesiones para ganar el apoyo de los demócratas y la federación sindical AFL-CIO.

La demora en la presentación de artículos de juicio político también es un esfuerzo para presionar a McConnell en las negociaciones con los demócratas del Senado sobre las reglas que regirán el juicio del presidente Trump cuando comience en enero. El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, ha exigido que cuatro altos funcionarios de la administración den testimonio, incluido el jefe de gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, y el secretario de Estado Mike Pompeo. Trump ha respondido con las demandas de testimonio del exvicepresidente Joe Biden, su hijo Hunter Biden y el "denunciante" de la CIA cuya denuncia interna puso en marcha el proceso de juicio político.

El autor también recomienda: La crisis de juicio político: la peste para ambos partidos

[19 de diciembre de 2019]

(Publicado originalmente en inglés el 20 de diciembre de 2019)