El Centro Reiss en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York: un think tank para el sistema de seguridad nacional y el Partido Demócrata

Parte 1: el aparato de seguridad nacional de Obama en el exilio

por IYSSE de la Universidad de Nueva York
19 diciembre 2019

Ubicado a pocas paradas del metro de Wall Street, el Centro Reiss, en la Universidad de Nueva York (NYU, New York University), personifica la convergencia de los intereses del capital financiero, el Partido Demócrata y el aparato de inteligencia militar.

El Centro Reiss fue fundado originalmente con otro nombre en 2003, después del 11 de septiembre y al comienzo de la “Guerra contra el Terror”. Es parte de la Facultad de Derecho de la NYU, catalogada como una de las mejores y más caras del país, con una matrícula anual de $66,442 por año.

El edificio de NYU donde el Centro es alojado

En 2018, tras la llegada de Trump a la presidencia, el centro incorporó la publicación JustSecurity.org, que desempeña un papel central como recurso para los medios de comunicación afines al Partido Demócrata en la crisis del juicio político. Desde 2018, el centro lleva el nombre de Richard Reiss Jr., que hizo una donación no especificada. Reiss es el director de Lazard Asset Management, que administra fondos de más de $200 mil millones en todo el mundo, convirtiéndolo en uno de los bancos de inversión más grandes del mundo.

Pese a la afirmación de que es “un instituto de investigación multidisciplinario y no partidista”, la investigación del Centro está asociada íntimamente con el ala del Partido Demócrata del Departamento de Estado y las agencias de inteligencia. Sus órganos principales están integrados por altos funcionarios de seguridad nacional y política exterior del gobierno de Obama. Catorce de las dieciocho personas en su lista de Compañeros y Afiliados son exfuncionarios del gobierno de Obama. Dos miembros de su Junta de Asesores y dos del Equipo de Liderazgo también son exfuncionarios de ese gobierno. Vale la pena hacer un comentario sobre algunos de estos individuos:

Rachel Goldbrenner, directora ejecutiva del centro y profesora de Derecho en la NYU, se desempeñó como asesora principal de Samantha Power (ideóloga de la devastadora intervención del imperialismo de EE.UU. en Libia en 2011 en nombre de los “derechos humanos”) durante los diversos roles de esta en el gobierno de Obama. Goldbrenner también es integrante del Proyecto de Seguridad Nacional Truman, con sede en Washington, un think tank demócrata que aboga por el “internacionalismo muscular” en la política exterior estadounidense.

David S. Cohen, asesor del Centro, trabajó en el Departamento del Tesoro en el gobierno de Obama y fue subdirector de la CIA entre 2015-2017. En su período como supervisor de la CIA, Cohen jugó un papel crítico agitando la histeria anti-Rusia con afirmaciones infundadas sobre interferencia en la elección de 2016, mientras seguía con las prácticas de interferencia infames e ilegales de la CIA en Estados y asesinatos extranjeros.

David S. Cohen

Andrew Weissman, alto y distinguido integrante del Centro Reiss, fue el fiscal principal en la Oficina del Asesor Especial de Robert Mueller de 2017 a 2019, mientras se preparaba el informe Mueller. De 2011 a 2013, aquel se desempeñó como Asesor General del FBI.

Lisa O. Monaco es otra alta y distinguida integrante del Centro. Fue asesora del Departamento de Seguridad Nacional de Obama de 2013 a 2017 y fundadora del Centro de Integración de Inteligencia contra la Amenaza Cibernética, que es supervisado por el director de Inteligencia Nacional. Desde 2017, ella es uno de los muchos exfuncionarios de seguridad nacional de Obama que ahora trabajan como cabezas parlantes en CNN y otros canales de TV, jugando un papel clave en la fiebre de guerra creada contra Rusia.

Lisa O. Monaco que informa a Obama en 2014

Nicholas Rasmussen, alto integrante no residente en Reiss, ha trabajado durante 27 años en el aparato de seguridad nacional. Trabajó para los gobiernos de Bush y Obama en cargos altos del Consejo de Seguridad Nacional y siguió allí durante el primer año del gobierno de Trump. También es el director interino del Instituto McCain, un think tank en DC que lleva el nombre del difunto senador republicano John McCain. Este organiza eventos regularmente con figuras como Bill y Hillary Clinton y Joe Biden y está financiado, entre otros, por el gobierno de Arabia Saudita, FedEx y Wal-Mart.

Rajesh De es asesor e integrante del Centro. Tras un período breve como secretario de Personal de la Casa Blanca en 2011-2012 se convirtió en asesor general de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) entre 2012 y 2015. Durante ese período, los fiscales federales presentaron cargos draconianos contra Edward Snowden, el exempleado subcontratista de la CIA y la NSA que reveló el espionaje masivo de la comunidad de inteligencia de EE.UU. contra la población estadounidense y mundial.

Nicholas Rasmussen

Wally Adeyamo, alto integrante no residente en Reiss y asesor superior en BlackRock (que administra casi $7 billones en activos), trabajó como asesor de Seguridad Nacional para la Economía Internacional durante el gobierno de Obama y también representó a este en el G7 y G20. En agosto de este año, fue nombrado presidente de la Fundación Obama y ahora administra sus asuntos cotidianos. Además, Adeyamo trabaja en otros numerosos think tanks, incluido el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), uno de los think tanks de política exterior más importantes del imperialismo estadounidense, con el que la NYU tiene vínculos estrechos.

Robert (Bob) Bauer, también alto integrante y profesor de Derecho en la NYU, fue consejero de la Casa Blanca de Obama de 2009 a 2011. En 2014, Obama dijo sobre él, “Bob fue un miembro esencial del equipo de la Casa Blanca.... Tiene un juicio, sabiduría e intelecto excepcionales, y seguirá siendo uno de mis asesores más cercanos”.

Bob Bauer durante su tiempo como asesor legal de la Casa Blanca a finales de 2009

Matthew Spence, alto integrante no residente del Centro, fue cofundador del antes mencionado Proyecto de Seguridad Nacional Truman y subsecretario de Defensa para Política de Medio Oriente, donde supervisó la venta del sistema de defensa antimisiles Iron Dome a Israel. También ha trabajado como banquero de inversión en seguridad.

Jon Finer es otro integrante y exjefe de Gabinete en el Departamento de Estado de EE.UU., donde trabajó como asesor superior de John Kerry. También fue el principal negociador estadounidense para el Programa Nuclear de Irán de 2015 y el Acuerdo de París sobre Cambio Climático de 2016.

La lista continúa.

Los programas del Centro se enfocan directamente en la “seguridad nacional”, es decir, hacer la guerra en el extranjero y el interior según los intereses de la clase dominante estadounidense. Los tres programas se centran en “la seguridad nacional en el hogar”, “el uso de la fuerza y las amenazas de seguridad emergentes” y “la seguridad nacional en contextos geopolíticos cambiantes”. En particular, el Centro Reiss trabaja estrechamente con el Centro de Seguridad Cibernética de la NYU, ahora parte de una red cibernética en toda la ciudad de Nueva York. La segunda parte de este artículo detallará la participación del centro en los preparativos de guerra contra Rusia y el juicio político contra Trump.

Sin embargo, el Centro Reiss también está implicado directamente en la discusión y preparación de la represión de la clase trabajadora en EE.UU. Más allá de los numerosos funcionarios de Obama implicados en los programas de asesinato, cambio de régimen y vigilancia de la CIA y la NSA que ahora trabajan como asesores del Centro, aquello queda claro a través de los vínculos estrechos del Centro con el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD).

Samuel J. Rascoff es el director del Claustro Docente del Centro y se especializa en “Terrorismo interno”. Su trabajo académico defendió la expansión de las capacidades de inteligencia de las fuerzas policiales locales, celebrando la expansión de los poderes de la policía local en la preparación para la infame orden ejecutiva 9066, de Franklin D. Roosevelt, que derivó en el encarcelamiento extrajudicial de 120,000 estadounidenses japones durante la Segunda Guerra Mundial, sospechados de ser una “quinta columna”.

Anteriormente, fue jefe del departamento de inteligencia de la NYPD de 2006 a 2008. Bajo su supervisión, en 2007, la NYPD publicó un informe titulado Radicalización en el oeste: la amenaza interna. El propósito de este informe fue guiar a los oficiales en sus actividades de vigilancia de individuos “amenazantes”. En medio de la “Guerra contra el Terror” y usando los ataques del 11 de septiembre como pretexto, este informe identificó explícitamente a los hombres musulmanes como objetivos de vigilancia. Otros criterios para identificar a “individuos preocupantes” fueron “poco notable: tener vidas y trabajos comunes”, “poca historia criminal, si la hay” y “menores de 35 años”. Estas pautas vagas y abiertamente racistas proporcionaron a los oficiales de la NYPD carta blanca para espiar y aterrorizar a las comunidades musulmanas en la ciudad de Nueva York, mientras el departamento extendió ilegalmente su espionaje a mezquitas dentro de un radio de 100 millas en la ciudad.

Según la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), esto condujo al mapeo intensivo de comunidades musulmanas, la vigilancia con fotos y videos y el reclutamiento de “rastreadores de mezquitas”: informantes enviados a lugares de culto para participar en “Crear y capturar”, una técnica donde el informante comienza una conversación sobre extremismo para enmarcar a los asistentes. Toda esta actividad representa un asalto directo a los derechos democráticos de la clase trabajadora en su conjunto.

El Centro Reiss también funciona como brazo de reclutamiento para la próxima generación de agentes y facilitadores legales del Estado estadounidense. Ofrece tres becas que son copatrocinadas por el Centro para la Seguridad Cibernética de la NYU. Se trata de las becas ASPIRE, financiadas por el gobierno, que cubren la matrícula completa para los seleccionados, así como dos subvenciones de $10,000, el Programa Cyber Scholars de la NYU y el Premio Latham y Watkins en Tecnología y Guerra. Además, el Centro patrocina una serie de eventos con funcionarios de seguridad nacional de alto rango para hablar sobre “Un camino menos transitado: carreras de Seguridad Nacional después de la Facultad de Derecho”.

El autor también recomienda:

New York University: A center of militarism, mass surveillance and censorship: Part 1

(Publicado originalmente en inglés el 10 de diciembre de 2019)