Acuerdo entre Estados Unidos y China en una nueva fase en la guerra comercial global

por Nick Beams
18 diciembre 2019

El gobierno de Trump está afirmando que ha logrado una victoria en su guerra comercial global en la aplicación de su agenda del "América Primero" destinada a tratar de revertir el declive a largo plazo del poder económico de Estados Unidos.

La aprobación del Congreso para el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA), solo posible debido al crucial apoyo demócrata y sindical en medio de los procedimientos de juicio político contra Trump, y el acuerdo "en principio" para un acuerdo comercial de "fase uno" con China ha atraído la mayor atención de los medios. Pero a largo plazo, la acción de Estados Unidos, que la semana pasada aseguró la destrucción de los procedimientos de solución de disputas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) de 164 miembros, es probablemente la más importante.

Después de años de objeciones a los fallos de la OMC como constitutivos de "extralimitación" y violación de las leyes estadounidenses, que comenzaron bajo la administración de Obama y se intensificaron con la llegada al poder de Trump, la negativa de los Estados Unidos a respaldar el nombramiento de nuevos jueces para el organismo de apelación de la organización causó un alto en sus operaciones la semana pasada.

La acción sobre la OMC no solo ha obstaculizado los procedimientos para decidir sobre disputas comerciales. Es muy probable que sea un golpe fatal para el funcionamiento de la organización creada en 1995 para reemplazar el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, General Agreement on Tariffs and Trade) establecido después de la Segunda Guerra Mundial para evitar que se repitan las desastrosas guerras comerciales de los años treinta.

En declaraciones al programa "Face the Nation" de la CBS el domingo, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijo: "El viernes fue probablemente el día más trascendental en la historia del comercio".

Si bien Lighthizer tenía en mente el acuerdo con China, sus comentarios tienen un significado más amplio. Llegaron al final de una semana que fue testigo de una mayor desintegración del sistema de comercio multilateral posterior a la Segunda Guerra Mundial y la aceleración de un proceso en el que Estados Unidos busca usar su poder de mercado para dictar los términos a sus rivales comerciales.

Pero así como sus continuas guerras e intervenciones militares en los últimos 30 años no han logrado restaurar a los Estados Unidos a su posición anterior, las "victorias" en el frente comercial pueden resultar igualmente vacías.

Incluso antes de que se publiquen todos los detalles del acuerdo entre Estados Unidos y China, en algún momento del próximo mes, se han planteado dudas considerables sobre las afirmaciones de Estados Unidos de que traerá un impulso inmediato en las exportaciones agrícolas y un aumento importante de las exportaciones a China en general.

Lighthizer dijo a los reporteros que China trabajará para aumentar sus compras totales de productos agrícolas estadounidenses a alrededor de $40 mil millones a $50 mil millones en los próximos dos años como parte de un paquete total para elevar las exportaciones a China en unos $200 mil millones.

Le dijo a la CBS, "tendremos esta lista: fabricación, agricultura, servicios, energía ... Habrá un total para cada uno de estos".

Trump describió el acuerdo como "fenomenal" y afirmó que "los agricultores tendrán que salir y comprar tractores mucho más grandes porque significa muchos negocios, una gran cantidad de negocios".

Estas afirmaciones son desmentidas por hechos y cifras. Según el Wall Street Journal, las exportaciones agrícolas de Estados Unidos a China "fueron solo de $10 mil millones en los primeros diez meses de 2019, por debajo de los $20 mil millones en 2017 antes de que comenzara la guerra comercial y no estaba claro cómo esto podría llegar a $40 mil millones".

En una declaración emitida el viernes, la Federación de la Oficina Agrícola Estadounidense señaló que China "pasó del segundo mercado más grande de productos agrícolas de los Estados Unidos al quinto más grande desde que comenzó la guerra comercial".

La respuesta en Beijing al acuerdo comercial contrastaba marcadamente con la exageración que emanaba de Washington.

Ning Jizhe, vicepresidente de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China, dijo que China "aumentará su compra de productos agrícolas estadounidenses de calidad que sean competitivos en el mercado" y que las cifras específicas se darán a conocer en una fecha posterior. La referencia a los precios es importante porque China ha sostenido que aumentar sus compras de productos estadounidenses a los niveles exigidos por Washington corre el riesgo de que viole las normas de la OMC sobre comercio internacional.

El execonomista jefe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, Joseph Glauber, dijo al Financial Times que los detalles sobre lo que China había acordado comprar seguían siendo "muy oscuros" y que los compromisos de Beijing de aumentar sus compras podrían atraer el escrutinio de otros países que podrían cuestionar "si a los productos estadounidenses se les ha garantizado el acceso preferencial", en violación de las normas comerciales internacionales

Este es un tema importante porque China está tratando de presentarse como un defensor del sistema del comercio internacional en oposición a los EEUU y quiere asegurarse de que Washington no pueda reunir a otras potencias importantes contra ella.

Brian Kuehl, codirector ejecutivo de Farmers for Free Trade, un grupo de presión opuesto a los aranceles, dijo al Wall Street Journal: "Con razón, existen muchas dudas sobre la afirmación del presidente de que China comprará $50 mil millones en productos agrícolas en un solo año, más del doble del nivel de compras anuales previas a la guerra comercial".

Si bien afirmó que China hizo grandes concesiones, Washington ofreció pocas a cambio. La amenaza de imposición de aranceles sobre productos chinos por valor de alrededor de $156 mil millones a partir del 15 de diciembre se suspendió y el arancel del 15 por ciento sobre productos por valor de $110 mil millones, impuesto a principios de septiembre, se redujo al 7,5 por ciento. Pero el arancel del 25 por ciento impuesto a los bienes por valor de $250 mil millones sigue vigente, a pesar de los intensos esfuerzos de China para que retroceda hasta cierto punto.

El viceministro de Comercio de China, Wang Shouwen, uno de los principales negociadores comerciales, dijo que Estados Unidos había acordado eliminar los aranceles restantes "en etapas". Sin embargo, Lighthizer lo contradijo, afirmando que no había tal acuerdo y que se considerarían otras reducciones en fases posteriores de negociaciones.

No hay detalles sobre cuándo podrían llevarse a cabo tales negociaciones que cubrirán las demandas de los Estados Unidos de acciones chinas sobre subsidios a las empresas estatales y los planes de China para mejorar su desarrollo industrial y tecnológico, los cuales son considerados por los Estados Unidos como una amenaza para su dominio económico y, en última instancia, el militar.

Los aranceles de EEUU contra China se han mantenido en gran medida en línea con la insistencia de Washington desde el comienzo del conflicto de que se debe establecer algún tipo de mecanismo de "aplicación" para garantizar que China cumpla con las demandas estadounidenses.

Según Lighthizer, las dos partes acordaron un sistema de consultas si surgiera una disputa. Si no se podía llegar a un acuerdo, estaba abierto a cualquiera de las partes para reimponer medidas arancelarias punitivas.

Una de las principales preocupaciones de las empresas estadounidenses durante el conflicto comercial es que crea un alto grado de incertidumbre, lo que impacta en las decisiones relacionadas con la inversión y el establecimiento de cadenas de suministro. Esa incertidumbre se mantendrá porque los aranceles se pueden aumentar en cualquier momento.

Y el acuerdo de la "fase uno" ya está atrayendo la oposición de los halcones anti-China, quienes lo critican por no tratar con lo que consideran el tema clave: el surgimiento de China como una potencia industrial y tecnológica que desafía el dominio de los EEUU.

Al expresar estos puntos de vista, ampliamente celebrados en el aparato militar y de inteligencia, el principal senador demócrata de los Estados Unidos, Charles Schumer, dijo: "Al principio, el presidente Trump parecía ser el primer presidente que se atrevería a enfrentar este desafío; pero ahora, según las noticias, se ha vendido por una promesa temporal y poco confiable de China de comprar algunas semillas de soja".

En un editorial el domingo, el Washington Post calificó el acuerdo comercial como "no del todo una victoria", señalando la falta de detalles de Beijing sobre el tamaño de las nuevas compras de productos agrícolas de Estados Unidos por parte de China, y describió las cifras de la administración como "inverosímiles" y "una dislocación potencialmente enorme a los mercados mundiales de productos básicos".

El editorial también tomó nota de la decisión de Trump de permitir que la agencia de resolución de disputas de la OMC deje de funcionar, y dijo que "confirma aún más que Trump prevé una lucha comercial esencialmente permanente no solo con China sino con todo el mundo".

(Publicado originalmente en inglés el 16 de diciembre de 2019)