Público elogioso en el lanzamiento en Australia del libro ¿Por qué están de vuelta?

por nuestro reportero
13 diciembre 2019

¿Por qué están de vuelta? y otras publicaciones están actualmente a la venta a mitad de precio en Mehring Books.

Un lleno de unas 100 personas en Gleebooks, una destacada librería de Sydney, el lunes por la noche respondió cálidamente al lanzamiento en Australia de ¿Por qué están de vuelta? , el análisis de Christoph Vandreier de los factores tras el resurgir del fascismo y del militarismo en Alemania y en el mundo.

Este fue un acontecimiento político e intelectual único. Vandreier, vicepresidente del Sozialistiche Gleichheitspartei (SGP) o Partido Socialista por la Igualdad (PSI), la sección alemana del Comité Internacional de la Cuarta Internacional, fue presentado por David North, el director de la junta editorial internacional del World Socialist Web Site y presidente del PSI de los Estados Unidos.

Linda Tenenbaum, David North y Christoph Vandreier

North, el autor de The Heritage We Defend , In Defence of Leon Trotsky, y The Russian Revolution and The Unfinished Twentieth Century, entre otras numerosas obras, ha estado desempeñando un papel crucial en el movimiento socialista internacional desde hace 45 años. Vandreier ha sido un dirigente clave en exponer y oponerse al resurgir de los elementos fascistas en Europa, incluyendo los esfuerzos de destacados profesores por relativizar y legitimar los crímenes históricos del Tercer Reich de Adolf Hitler.

North y Vandreier mantuvieron un diálogo de una hora en la tarima, que incluyó responder a las preguntas de los participantes. Dirigiendo el evento, Linda Tenenbaum, representando a Mehring Books, una editorial internacional de literatura marxista y socialista, explicó que tanto North como Vandreier habían viajado largas distancias para lanzar este libro crucial en Australia, tras los lanzamientos muy exitosos en Alemania, Londres y varias ciudades de los EEUU.

Al introducir su conversación con Vandreier, North empezó relatando el génesis del libro, que está en unos acontecimientos extraordinarios de febrero de 2014. Jörg Baberowski, un profesor de historia de la prestigiosa Universidad Humboldt (HU) de Berlín, había invitado a Robert Service, el historiador británico y autor de una biografía maliciosa y desacreditada de León Trotsky, a asistir a un coloquio público en la universidad.

David North

Baberowski luego le prohibió a North, así como a otros estudiantes e historiadores, asistir al coloquio, donde tenían la intención de plantear una serie de preguntas a Service. North ya había puesto en evidencia previamente y de manera minuciosa las falsificaciones del libro de Service, provocando una carta abierta por parte de destacados historiadores que objetaban la decisión de una importante editorial alemana de publicar el libro en alemán.

El mismo día que excluyeron a North de la charla, Baberowski declaró su apoyo, en Der Spiegel, un destacado semanario de noticias alemán, al ya desacreditado apologista del nazismo Ernst Nolte, y dijo una serie de mentiras: que Hitler no era un psicópata, que no era despiadado y que no le gustaba hablar en la mesa durante la cena sobre el asesinato en masa de los judíos en el Holocausto.

North explicó que el libro de Vandreier surgió de una discusión que planteaba la pregunta: ¿cuál era la lógica política y la importancia de tal esfuerzo por legitimar la barbarie del régimen nazi, y el hecho de que no había suscitado una sola palabra de protesta desde el interior del establishment mediático, político y académico?

En sus comentarios, North hizo hincapié en la importancia más general del libro en responder a la falsificación de la historia. Se refirió a las revelaciones decisivas de tales falsificaciones como las acusaciones de traición en 1894 contra el militar francés Alfred Dreyfus, los antisemitas “Protocolos de Sion” y los Juicios de Moscú estalinistas y, más recientemente, las afirmaciones sobre las “armas de destrucción masiva” usadas para justificar la invasión criminal de Irak en 2003 y las calumnias de que Julian Assange, el fundador de WikiLeaks encarcelado, era un “violador”.

Al abrir la charla con Vandreier, North le pidió al autor del libro que hablara sobre el clima político que había llevado a la clase gobernante a callar sobre las apologías del fascismo de Baberowski. Vandreier respondió que el ascenso de la extrema derecha, no solo en Alemania, sino a nivel mundial, representaba un “giro fundamental por parte de toda la élite gobernante de nuevo hacia el autoritarismo”.

A pesar de la falta de apoyo masivo por el neofascista Alternative für Deutschland (Alternativa para Alemania; AfD), el gobierno de la gran coalición de los democratacristianos y los socialdemócratas estaba esencialmente aplicando las políticas de AfD, dijo Vandreier. Estaba triplicando el gasto militar, estableciendo campos de concentración para refugiados e implementando una destrucción masiva de empleos, particularmente en la industria automotriz.

Vandreier explicó que la política del militarismo y la desigualdad social era profundamente impopular en Alemania. La gran mayoría de los trabajadores estaba diciendo: “¡Nunca más!”.

Christoph Vandreier

Indagando más sobre este tema, North se refirió al famoso montaje fotográfico de la portada de ¿Por qué están de vuelta?: la representación de John Heartfield de 1930 del industrialista alemán Friedrich Thyssen manipulando a Hitler como un títere. North le pidió a Vandreier que se explayara sobre uno de los temas básicos del libro, que el resurgir del fascismo no era una “corriente desde abajo” sino una “conspiración desde arriba”.

Vandreier explicó que Hitler fue designado Canciller por la clase gobernante, mediante “una conspiración en la cima de los Estados en 1933”, bajo condiciones en las que los nazis tenían una base de apoyo de masas. Hoy, la situación es muy diferente, dado que hay una enorme hostilidad popular hacia AfD, reflejada en las manifestaciones de cientos de miles de personas. A pesar de todo los partidos gobernantes habían hecho de AfD la oposición oficial y le entregaron cargos muy importantes en el parlamento.

En este contexto, North le pidió a Vandreier que hablara acerca de la respuesta entre los estudiantes a la exposición de Baberowski y otros académicos derechistas por parte del SGP y de Juventud y Estudiantado Internacional por la Igualdad Social (IYSSE). Vandreier delineó cómo los estudiantes habían sido impactados por los comentarios de Baberowski y muchos habían venido a encuentros para oponerse a la respuesta de las autoridades de la universidad, los medios corporativos y los partidos parlamentarios, todos los cuales denunciaron al SGP y a los estudiantes por oponerse a esos académicos.

Christoph Vandreier comentando su libro

Con Vandreier, North destacó “un elemento crítico de la respuesta estatal”, —la decisión de la agencia de inteligencia doméstica alemana, Verfassungsschutz, de poner al SGP en su lista de organizaciones “subversivas”, permitió métodos extraconstitucionales de vigilancia contra el partido, tales como pinchar teléfonos y poner micrófonos en casas. Vandreier dijo que un largo documento del gobierno, que defiende este registro contra una impugnación legal por parte del SGP, era “básicamente un documento fascista”, que afirmaba que las propias ideas socialistas eran inconstitucionales. North explicó que el documento no afirmaba que el SGP llevara a cabo ninguna actividad ilegal, sino que buscaba “criminalizar el pensamiento socialista”.

Respondiendo a una pregunta del público sobre la importancia del regreso del fascismo en Alemania, North dijo que el fenómeno no estaba limitado a ese país. “Vemos en todo el mundo el resurgir de la derecha”, dijo, refiriéndose a Trump en los EEUU, Duterte en las Filipinas, Bolsonaro en Brasil y los gobiernos de Hungría y Polonia, entre otros.

¿Por qué están de vuelta?

“La pregunta es: ¿por qué?”, dijo North. Sobre todo, había una ausencia casi total de cualquier oposición al militarismo y a la desigualdad social por parte de la supuesta izquierda, la “pseudoizquierda”, que permitía a la ultraderecha posturear como populista —como opositores del establishment.

North dijo que las luchas de masas que están estallando ahora en todo el mundo reflejaban un desplazamiento político, pero el factor más decisivo era el papel intelectual y político de los Marxistas, los Partidos Socialistas por la Igualdad, en brindar a este movimiento una perspectiva clara. Concluyó instando al público a “sacar las conclusiones políticas y hacerse activos en el PSI”.

Se puede comprar ¿Por qué están de vuelta? en Mehring books aquí.

(Publicado originalmente en inglés el 10 de diciembre de 2019)