Conferencia en el Parlamento Europeo defiende a Julian Assange

por Oscar Grenfell
22 noviembre 2019

En una reunión en las instalaciones del Parlamento Europeo en Bruselas el jueves pasado, los eurodiputados, figuras públicas prominentes y defensores significativos de los derechos democráticos condenaron la búsqueda liderada por Estados Unidos del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, y pidieron su libertad.

El evento reflejó un creciente apoyo a Assange en toda Europa e internacionalmente. Más de 343,000 personas han firmado una petición en idioma alemán que pide que se bloquee la extradición de Assange a los EE. UU.

El foro fue patrocinado por la agrupación parlamentaria de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL), que está compuesta por partidos socialdemócratas y organizaciones de izquierda de estilo propio en todo el continente y en Gran Bretaña. Algunos de sus partidos constituyentes han condenado la persecución de Assange y han pedido a las potencias europeas que no tomen medidas contra él.

Nils Melzer dirigiéndose a la reunión en el Parlamento Europeo

Los oradores de GUE/NGL destacaron las amplias implicaciones del intento de los Estados Unidos de enjuiciar a Assange por publicar actividades llevadas a cabo en Europa. Advirtieron que crearía un precedente para que los EE. UU. apliquen su legislación nacional a los ciudadanos europeos y busquen la extradición de periodistas y activistas que se enfaden con el gobierno estadounidense.

Estas preocupaciones coinciden con una hostilidad más amplia dentro de los círculos políticos europeos hacia el programa "América Primero" de la administración estadounidense del presidente Donald Trump, que está socavando las relaciones diplomáticas y las instituciones internacionales que han estado vigentes desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Al presidir el evento, Clare Daley, eurodiputada que representa al grupo Irish Independents 4 Change, declaró que la defensa de Assange se refería al "caso de libertad de prensa más importante de nuestra generación".

Daley declaró que el enjuiciamiento de Assange en los Estados Unidos bajo la Ley de Espionaje por actividades legales de publicación fue una "vindicación" de su decisión de solicitar asilo en la embajada de Ecuador en Londres en 2012. Ella dijo que las publicaciones de 2010, por las cuales Assange está acusado, fueron un “momento decisivo” que “fueron, y probablemente siguen siendo, las revelaciones de interés público más importantes de nuestro tiempo".

Los documentos, comentó Daley, habían expuesto crímenes de guerra en Irak y Afganistán, junto con la complicidad de países nominalmente neutrales, como Irlanda. WikiLeaks había revelado que el gobierno irlandés permitió que el ejército estadounidense usara sus aeropuertos en tránsito hacia las guerras en el Medio Oriente. "Historias como esta se replicaron en todos los países del mundo", dijo Daley.

David Greene, de la Electronic Frontier Foundation, un grupo internacional de derechos digitales detalló el carácter sin precedentes del intento de enjuiciamiento estadounidense de Assange, que marca la primera vez que la Ley de Espionaje se ha utilizado contra un periodista y editor en más de 100 años.

Greene dijo: "De lo que Julian ha sido acusado son prácticas periodísticas muy estándar". La acusación de los Estados Unidos enfatizó el hecho de que WikiLeaks había publicado en 2009 una lista de sus "filtraciones más buscadas" y que en una supuesta conversación con el valiente denunciante Chelsea Manning, Assange había escrito que "los ojos curiosos nunca se secan". Greene señaló que "la palabra 'alentado' [encouraged] se usa nueve veces en la acusación y cada vez que parece que es un acto inapropiado".

Las acusaciones de los Estados Unidos de que estos hechos mostraron una conspiración entre Assange y Manning fueron, dijo Greene, un intento de criminalizar "actos estándar como alentar a una fuente a proporcionar información e indicar un interés público en recibir información". Greene dijo que esto probablemente no había sido intentado por una administración anterior de los EE. UU., por temor a que conduzca a un "desafío constitucional" basado en el "derecho casi absoluto de publicar información de interés público de conformidad con la legislación de los EE. UU.”.

Nils Melzer, Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura, advirtió que el caso de Assange era "tan rico en hechos y perspectivas que es fácil perder el bosque por los árboles". Destacando la necesidad de que se coloque dentro de una perspectiva más amplia, él hizo referencia a las normas establecidas por las revoluciones democrático-burguesas de los siglos XVIII y XIX.

El funcionario de la ONU comentó: “Hace doscientos años en este continente estábamos gobernados por personas que tenían el poder absoluto. Decidimos que no nos gustaba eso. Creamos estados que debían ser democracias gobernadas por el pueblo".

Melzer dejó en claro que pisotear los derechos legales y democráticos de Assange era un asalto directo a estas normas fundamentales. “De lo que se acusa a Julian Assange en los Estados Unidos es básicamente el periodismo de investigación, que necesitamos. Es una necesidad sistemática para el estado de la democracia que tengamos periodistas de investigación”, declaró.

Al observar la hipocresía de los estados involucrados en la búsqueda de Assange dirigida por Estados Unidos, Melzer dijo que las publicaciones de WikiLeaks habían revelado "pruebas claras de que se habían cometido crímenes de guerra". Tenemos pruebas claras de que la tortura se ha cometido en gran escala, tenemos pruebas claras de corrupción, tenemos pruebas claras de una serie de abusos contra los derechos humanos y no ha habido procesamientos ni investigaciones por parte de ninguno de esos estados que gritan tanto en voz alta sobre 'el imperio de la ley' en este caso”.

Melzer describió su hallazgo, en mayo, de que Assange ha sido sometido a "tortura psicológica". El funcionario de la ONU enfatizó que esto fue el resultado de la persecución liderada por Estados Unidos contra Assange, incluida su detención arbitraria en la embajada ecuatoriana durante casi siete años impuesta por el estado británico, una campaña de "acoso público" y la negación de sus derechos legales básicos por la falsa investigación sueca sobre las denuncias de "conducta sexual inapropiada".

Melzer dejó en claro que todos los Estados involucrados, incluidos los EE. UU., Gran Bretaña, Suecia y Ecuador, habían rechazado alegremente sus hallazgos de que eran culpables de la tortura de Assange. El gobierno británico había rechazado sus llamamientos para que Assange fuera puesto en libertad de inmediato y había seguido retenido en una prisión de máxima seguridad en condiciones de virtual aislamiento.

Este tratamiento, combinado con una negativa a permitir que Assange tenga acceso completo a los documentos legales necesarios para preparar su defensa, junto con otras violaciones flagrantes del proceso judicial por parte de los tribunales británicos, estaba intensificando la presión sobre el fundador de WikiLeaks.

Melzer concluyó advirtiendo que "la tortura psicológica no es ‘tortura ligera’. Apunta directamente a su personalidad e identidad emocional". La tortura de Assange, advirtió Melzer, podría convertirse rápidamente en una crisis de salud que amenazaría su vida.

Bob Carr, una figura prominente del Partido Laborista, habló a través de un enlace de video desde Australia. Carr fue canciller en el gobierno laborista de la primera ministra Julia Gillard, que denunció la publicación de filtraciones de WikiLeaks como "ilegal" y se unió a la venganza liderada por Estados Unidos contra Assange —un ciudadano australiano cuyos derechos estaba obligado a defender.

Sin embargo, desde que se presentaron los cargos de Estados Unidos contra el fundador de WikiLeaks en mayo, Carr ha hablado de sus graves implicaciones. Sus declaraciones en el foro tuvieron el carácter de una advertencia a los establecimientos políticos en Gran Bretaña y Australia sobre la hostilidad masiva que estallaría si Assange muriera en prisión o fuera extraditado a los Estados Unidos.

Carr declaró: “La condición actual de Julian Assange necesita ser abordada. Es tan brutalmente simple como esto: si muriera en prisión, el dedo apuntará, con total justificación, a los líderes políticos que le permitieron estar ... en máxima seguridad, con acceso intermitente a sus representantes legales”.

El excanciller advirtió: "Si Estados Unidos gana la extradición y se ve a Assange escoltado en cadenas a lo largo de la pista ... habría una reacción política seria en este país. A menos que quiera estar sujeto a una reacción política seria en Australia, debe retirarse silenciosamente de esto”.

Los comentarios de Carr subrayan los temores oficiales sobre el inmenso apoyo público que disfruta Assange. Aclaran aún más las motivaciones de 11 parlamentarios australianos actuales, que han formado una agrupación pidiendo al gobierno que ponga fin a su complicidad en la persecución de Assange y que tome medidas para bloquear la extradición y asegurar su liberación.

En un discurso desde el piso, el padre de Assange, John Shipton reveló que antes de su última audiencia en la corte británica el 21 de octubre, Assange había sido registrado y "colocado en lo que los prisioneros llaman un 'hotbox'". Los representantes legales de Assange, dijo Shipton. "nunca había visto a un acusado en la corte en esa condición, en 50 años de trabajo en derecho penal". Assange había luchado por recordar su nombre y fecha de nacimiento.

Shipton señaló la importancia histórica de las publicaciones de WikiLeaks, señalando que los cables diplomáticos revelaron las conexiones estadounidenses de los líderes militares que este mes organizaron un golpe de estado en Bolivia. Assange y otros miembros del personal de WikiLeaks también hicieron todo lo posible para "dar nombres a los muertos", que fueron asesinados en la invasión y ocupación ilegal de Irak por parte de Estados Unidos.

"Debemos enfrentar esta incesante persecución procesal de Julian y debemos insistir en que se detenga de inmediato", concluyó Shipton.

(Publicado originalmente en inglés el 21 noviembre 2019)