Tribunal de EE. UU. dictamina que la búsqueda y confiscación rutinaria de dispositivos electrónicos es inconstitucional

por Kevin Reed
15 noviembre 2019

Un tribunal estadounidense dictaminó el martes que las búsquedas y la incautación de dispositivos electrónicos de viajeros internacionales sin sospecha por parte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en los aeropuertos de EE. UU. y otros puertos de entrada son inconstitucionales y violan la Cuarta Enmienda.

En su dictamina la jueza Denise Casper del Tribunal Distrital de Estados Unidos de Massachusetts prohibió la práctica habitual de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de buscar sin "sospecha razonable" las computadoras personales, tabletas y teléfonos inteligentes de los viajeros.

La decisión fue en respuesta a una demanda de 2017 presentada por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) y la Electronic Frontier Foundation (EFF) en nombre de 11 viajeros internacionales cuyos dispositivos electrónicos fueron registrados y, en algunos casos, incautados, por las autoridades estadounidenses al ingresar en los Estados Unidos. Diez de los demandantes son ciudadanos estadounidenses y uno es residente permanente legal.

La orden del tribunal, de 48 páginas, establece que "el Tribunal declara que las políticas de CBP e ICE para búsquedas 'básicas' y 'avanzadas', tal como se definen actualmente, violan la Cuarta Enmienda a medida en que las políticas no requieran una sospecha razonable de que los dispositivos contienen contrabando para ambas clases de búsquedas no censurados y/o incautación de dispositivos electrónicos".

A partir de enero de 2018, el Departamento de Seguridad Nacional define una búsqueda básica como una revisión manual de los contenidos de un dispositivo por parte de un oficial de seguridad y una búsqueda avanzada como "cualquier búsqueda en la que un oficial conecte equipos externos, a través de una conexión por cable o inalámbrico, a un dispositivo electrónico, no solo para obtener acceso al dispositivo, sino también para revisar, copiar y/o analizar su contenido".

Cabe señalar que la jueza Casper, al adoptar el estándar de "sospecha razonable", no llegó a pronunciarse a favor del desafío del demandante a búsquedas "sin orden judicial" de dispositivos electrónicos en la frontera. Según el estándar de "causa probable", las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley están obligadas a obtener una orden judicial para la búsqueda e incautación de pruebas de que se ha cometido un delito.

Aunque la Cuarta Enmienda establece específicamente que "no se emitirán órdenes de arresto, sino por causa probable" para registros e incautaciones y "particularmente describiendo el lugar donde se registrará, y las personas y cosas que se incautarán", el Tribunal Distrital basó su determinación en excepciones a estos requisitos. En este caso, el precedente de la excepción fronteriza, "se basa en el derecho reconocido del soberano a controlar, sujeto a limitaciones sustantivas impuestas por la Constitución, quién y qué puede ingresar al país".

El fallo detalla varios episodios del comportamiento abusivo de los agentes fronterizos estadounidenses hacia el público viajero en los puertos de entrada a Estados Unidos. En uno de esos casos, la resolución declara: "Nadia Alasaad dos veces tuvo sus iPhones registrado en la frontera por sus objeciones religiosas a que los oficiales de CBP, especialmente los oficiales varones, vean fotos de ella y sus hijas sin sus pañuelos para la cabeza como lo requiere su público de creencias religiosas”.

La decisión continúa: "Durante la segunda búsqueda, que era del teléfono de su hija, Alasaad alega, y los Demandados no han disputado, que un oficial de CBP mencionó una fotografía que había estado en el teléfono de Alasaad durante su búsqueda anterior pero que no estaba presente en la segunda búsqueda".

En otro incidente, el fallo dice: "En cuanto a uno de esos Demandantes, Wright, un programador de computadoras, CBP también extrajo y retuvo datos, incluyendo el intento de obtener imágenes de su computadora portátil con el software MacQuisition y extraer datos de las tarjetas SIM en su teléfono y cámara, de sus dispositivos electrónicos, y los retuvo por un período de cincuenta y seis días, incluso si las partes acuerdan que estos datos le han sido devueltos".

En otro caso, aunque no forma parte de la demanda, se informó ampliamente el verano pasado cuando un estudiante de 17 años de Harvard que ingresaba desde Palestina, Ismail B. Ajjawi, fue detenido en el Aeropuerto Internacional Logan de Boston y, después de que registraron su teléfono y computadora, fue deportado. Los funcionarios del DHS cancelaron la visa de Ajjawi y le negaron la entrada a los EE. UU. debido a publicaciones del gobierno antiestadounidense encontrados en su cuenta de redes sociales que fueron hechas por sus amigos y no por él.

La orden del tribunal también establece un "riesgo sustancial de daños futuros" de las búsquedas de rutina porque, una vez que el dispositivo de un viajero ha sido examinado, el DHS mantiene el registro de esto en sus diversas bases de datos de seguridad, como el Sistema Automatizado de Orientación (ATS) y la Investigación de Gestión de casos (ICM). En el caso de ATS, una copia de cualquier dato obtenido en cualquier "encuentro fronterizo previo" que incluyó una búsqueda avanzada está disponible para los agentes de seguridad nacional.

Según la propia CPB, la agencia realizó más de 33,000 búsquedas de dispositivos electrónicos en los puertos de entrada de EE. UU. en 2018. Esto es aproximadamente cuatro veces el número de búsquedas en comparación con hace sólo tres años.

En la demanda original, los demandantes escribieron: "Las búsquedas fronterizas de dispositivos electrónicos se entrometen profundamente en la vida privada de todos los viajeros y plantean preocupaciones únicas para los periodistas, abogados, médicos y otros que llevan información particularmente sensible sobre sus fuentes de noticias, clientes, y pacientes ", y agregó que las búsquedas sin orden judicial "convierten la frontera en una red digital".

En respuesta a la decisión del tribunal, la abogada de alto rango del EFF, Sophia Copp, dijo: "Este es un gran día para los viajeros que ahora pueden cruzar la frontera internacional sin temor a que el gobierno, en ausencia de cualquier sospecha, saquen la información extraordinariamente sensible que todos llevamos en nuestros dispositivos electrónicos".

Mientras la decisión de la jueza Casper estipula que los agentes fronterizos ahora deben demostrar "sospecha individualizada" de contrabando ilegal antes de que puedan buscar el dispositivo de un viajero, no se detallan los detalles de cómo se implementará este procedimiento. Que tales lagunas enormes se dejen en una decisión que pretende proteger al público viajero internacional contra "registros e incautaciones irrazonables" demuestra que no se puede confiar en los tribunales para defender los derechos democráticos.

La violación flagrante de la Cuarta Enmienda por parte de las fuerzas del orden público federal, estatal y local, incluyendo los funcionarios de seguridad nacional, se lleva a cabo en todo el país y en las fronteras de los Estados Unidos cada día en múltiples formas. Estas prácticas han ido en aumento desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, que han sido utilizados por el establecimiento político, el sistema judicial y la policía para prescindir de las normas constitucionales y democráticas durante casi dos décadas.

El lanzamiento de guerras ilegales de agresión en el extranjero y los ataques a los derechos democráticos en el país son dos puntos claves en la respuesta de la élite gobernante al declive del capitalismo estadounidense como poder económico y político en los asuntos mundiales. El objetivo de todas estas medidas es, en última instancia, la clase obrera, la única fuerza social capaz de luchar y defender los derechos democráticos y detener el descenso a una dictadura autoritaria y militar.

(Publicado originalmente en inglés el 14 de noviembre de 2019)