El mayor conglomerado de medios brasileño implica a Bolsonaro en el asesinato de Marielle Franco

por Miguel Andrade
12 noviembre 2019

En una acción notable el martes pasado, Globo, el conglomerado de medios más grande de Brasil, expuso evidencia que implicaba al presidente Jair Bolsonaro en el asesinato de escuadrón de la muerte de la concejala de Río de Janeiro, Marielle Franco, en marzo del 2018.

Franco, una concejala del pseudoizquierdista Partido del Socialismo y Libertad (PSOL), fue brutalmente asesinada en una operación cuidadosamente dirigida. Las cámaras de la calle recogieron un automóvil que seguía a su propio vehículo después de una reunión política en el centro de Río, hasta que llegó a un punto ciego estratégicamente elegido en la vigilancia del circuito cerrado de la ciudad, donde la evidencia forense encontró que se habían disparado docenas de balas en su asiento a bocajarro. Los disparos también resultaron en la muerte de su conductor, Anderson Gomes. Una de las ayudantes de Franco, sentada a su izquierda en el automóvil, resultó ilesa.

La evidencia previamente oculta, reconocida pero descrita como “inútil” por los fiscales del distrito de Río a cargo del caso, implica el testimonio de un portero de la comunidad cerrada Vivendas da Barra donde se encuentra la casa privada de Bolsonaro en Río. En febrero, la policía de Río arrestó como el principal sospechoso del asesinato de Franco a Ronnie Lessa, un vecino de Bolsonaro en Vivendas da Barr. El portero del complejo declaró, y apuntó en su libro de registro, que el sospechoso conductor de Lessa, Élcio de Queiroz, había ingresado a la comunidad después que el “Sr. Jair” le permitiera entrar solo unas horas antes del asesinato.

La decisión del conglomerado de medios de derecha de dar a conocer la aparente filtración de la investigación aún clasificada del departamento de policía de Río se produjo en medio de un creciente nerviosismo dentro de los círculos gobernantes brasileños por una recesión económica continua y el callejón sin salida de la política exterior proestadounidense de Bolsonaro. Al mismo tiempo, existe el temor de que la vasta aceleración de la oposición masiva a la austeridad en todo el mundo, y particularmente en los vecinos Ecuador, Chile, Bolivia y Argentina, se extienda al propio Brasil.

Minutos después de que la noticia sobre la evidencia se transmitiera en el programa de televisión insignia de Globo, “Jornal Nacional”, durante décadas considerado el programa de televisión de mayor audiencia en el horario estelar más importante, Bolsonaro transmitió en vivo una diatriba fascista cuidadosamente elaborada en su página de Facebook desde Arabia Saudita, donde estaba en medio de una visita de Estado, acusando a Globo de intentar derrocar a su gobierno.

Bolsonaro reiteró las amenazas que había hecho a principios de mes de que no renovaría la licencia de transmisión de Globo cuando expire en 2022 debido a su supuesta propagación de mentiras e intentos de “desestabilizar” a su gobierno. Las redes de radio y televisión de Globo son las de mayor alcance de Brasil, ya que fueron establecidas bajo la dictadura con la toma del control de las estaciones de televisión regionales y nacionales opositoras después de que los propietarios de Globo, la familia Marinho, juraran lealtad a los gobernantes militares de Brasil respaldados por EEUU. Una de las muchas promesas falsas del Partido de los Trabajadores (PT) durante décadas fue que, cuando fuera elegido, no renovaría la concesión de Globo para romper el dominio sobre los medios de comunicación de los grandes intereses comerciales por los que habla la red.

El día después de la noticia de Globo, los fiscales de distrito de Río se apresuraron a presentar evidencia alternativa y supuestamente más sólida, derivada de una investigación forense de último minuto de los registros de control de la puerta, de que no había comunicación entre el portero y Bolsonaro, y que el portero en realidad había llamado a la casa de Lessa para dejar entrar a Queiroz. La Asociación Nacional de Expertos Forenses Federales inmediatamente cuestionó el análisis. Luego, actuando como abogado personal de Bolsonaro, el Fiscal General entrante, Augusto Aras, dijo que solicitaría a la Policía Federal que destituya al portero nuevamente para investigar la “difamación” de Bolsonaro por Globo.

Después del movimiento coordinado de los funcionarios para desacreditar la historia de Globo, retrocedieron brevemente, solo para filtrar una “nota interna” de su editor jefe Ali Kamel, elogiando a los periodistas de Globo por su “coraje” y alegando que el equipo de la red había caído en una trampa puesta por fuentes cercanas al presidente. El memorándum decía que el abogado de Bolsonaro ocultaba en una entrevista el hecho de que él ya sabía que había pruebas contrarias al testimonio del portero con el objetivo de dejar que la noticia saliera al aire y, por lo tanto, sentar las bases para el discurso fascista de Bolsonaro y proporcionar un pretexto para medidas contra la empresa.

Globo finalmente regresó tímidamente a la ofensiva el lunes, informando de que un investigador en el caso también había cuestionado la velocidad del nuevo análisis de los registros del portero, pero reconoció que el caso había sido enviado a la Corte Suprema después de la mención de la implicación de Bolsonaro. El martes pasado, el periódico más grande de Brasil, Folha de S. Paulo, afirmó que los registros del portero habían estado con la policía desde fines de 2018, y los fiscales de distrito de Río lo habían ignorado hasta octubre, lo que generó más preguntas sobre las motivaciones de la filtración a Globo .

Se había especulado sobre posibles vínculos entre el asesinato y la familia Bolsonaro desde el primer día. Lessa es miembro de la llamada milicia de la “Oficina del Crimen”, una de las muchas organizaciones que controlan vastas franjas de Río, recaudan impuestos informales y monopolizan el acceso al gas, la electricidad, Internet, las drogas y los juegos de azar.

Las milicias están formadas principalmente por oficiales de policía retirados y en servicio activo, que tienen su origen en los escuadrones de la muerte políticos formados bajo la dictadura militar brasileña respaldada por Estados Unidos de 1964-1985. Estos escuadrones luego se convirtieron en grupos de justicieros que ofrecen “seguridad” contra traficantes de drogas —y su asesinato. Las milicias tienen lazos profundos con el Estado, y el predecesor de Aras en la Oficina del Fiscal General había intentado federalizar la investigación presentando evidencias de que los investigadores en Río habían intentado comprar confesiones de milicianos a cambio de reducir las condenas en casos en los que ya estaban cumpliendo largas penas de prisión.

Bolsonaro es un excapitán del Ejército, y sus tres hijos que ocupan cargos electos (un senador, un representante de la Cámara y un concejal de la ciudad de Río) tuvieron carreras en las fuerzas represivas y estrechos vínculos con la policía militar asesina de Río. Regularmente elogiaron a los miembros de la milicia y a la dictadura desde los parlamentos de la ciudad, los estatales y el federal, hasta el punto de proponer que los milicianos reciban medallas. El parlamento estatal de Río otorgó una vez su más alto honor, la medalla Tiradentes, al supuesto jefe de Lessa en la “Oficina del Crimen”, Adriano Nóbrega, en una resolución presentada por Flávio Bolsonaro, hoy senador.

Una investigación no relacionada sobre el enriquecimiento inexplicado de los miembros del Congreso a principios de año reveló que la madre y la esposa de Nóbrega habían sido ayudantes de Flávio Bolsonaro en el parlamento estatal de Río. La investigación tuvo como objetivo una estafa común llevada a cabo en Brasil en la que funcionarios electos exigen que los ayudantes canalicen parte de sus salarios financiados por el Estado. Esta investigación está actualmente suspendida por orden de la Corte Suprema.

Sin embargo, los registros y el testimonio del portero siguen siendo el único vínculo directo presentado entre Bolsonaro y los presuntos asesinos.

Está claro que el informe de Globo es una consecuencia de los siniestros encubrimientos y conspiraciones antidemocráticas en los niveles más altos del estado brasileño que desde el principio han rodeado la investigación sobre el horrible asesinato de Franco.

El asesinato tuvo lugar justo cuando Río había sido sometida a una intervención militar federal después de una fraudulenta ola de miedo al crimen durante el Carnaval. La cadena de mando de las fuerzas represivas locales pasó de la oficina del gobernador a los funcionarios nombrados por Brasilia, con el objetivo aparente de combatir el crimen y la corrupción policial. El asesinato de Franco fue aprovechado por el gobierno, la oposición y los medios corporativos como pretexto para profundizar la intervención.

La propia Franco encabezó la comisión de control del consejo de la ciudad de Río sobre la intervención, registrando el abuso policial —un papel que había jugado antes, dándole una gran popularidad al PSOL. Sin embargo, se opuso a la intervención sobre una base completamente derechista. El partido ofreció una crítica cobarde y “técnica”, proponiendo más inversiones en “inteligencia”, vigilancia comunitaria e incluso “gastos de emergencia” en seguridad en áreas de alta criminalidad. Por lo tanto, el partido finalmente proporcionó una racionalización de “izquierda” para el aumento de los poderes del Estado, ya que la historia de la horrible muerte de Franco se informó en las portadas de todo el mundo y sacó a las calles a cientos de miles de brasileños horrorizados y enojados.

Ninguna de las autodenominadas fuerzas de “izquierda” explicó ni el asesinato de Franco ni la intervención en Río como manifestaciones de la decadencia mundial de la democracia burguesa bajo el peso de las contradicciones del capitalismo mundial, principalmente el crecimiento sin precedentes de la desigualdad social y los crecientes conflictos imperialistas. En cambio, buscaron presentar la violencia policial, de las milicias y de las pandillas como algo que debía ser contenido para no deslegitimar el gobierno burgués y la “democracia brasileña”, salpicando tales consejos con políticas de identidad “radicales”.

Como parte de esta política, en vísperas de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2018, el PSOL denunció a los partidarios de Bolsonaro en las redes sociales como “milicias virtuales”. Se aprovechó de un informe de mensajes ilegales masivos de WhatsApp a favor del candidato fascista para pedirle a la Corte Suprema que ordenara la suspensión de las redes sociales en todo el país hasta las elecciones. El Tribunal Supremo rechazó la solicitud. Por lo tanto, el pseudoizquierdista PSOL se presentó como el defensor más ardiente de la “legitimidad” del Estado burgués, al que había que defender mediante la censura masiva si fuera necesario. Fueron precisamente esas políticas del Partido de los Trabajadores y sus apéndices de “izquierda” las que crearon las condiciones para canalizar la desafección social y política detrás del demagogo fascista Bolsonaro.

Las revelaciones proporcionadas por Globo en relación con el asesinato de Franco se produjeron en medio de una creciente ansiedad dentro de los círculos gobernantes brasileños en reacción a los disturbios masivos de Chile. Bolsonaro y sus asociados más cercanos utilizaron repetidamente las protestas de Chile para amenazar con un golpe de Estado en Brasil. El 23 de octubre, Bolsonaro afirmó haber ordenado a las tropas estar en espera en caso de que los disturbios llegaran a Brasil. Usando el mismo lenguaje de la extrema derecha que más tarde empleó Trump, culpó de las protestas de Chile a los “actores extranjeros” que intentaban desestabilizar la administración de derecha del presidente Sebastián Piñera.

Solo unos días después, el hijo del presidente, Eduardo, jefe del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara, declaró al tomar la palabra en la Cámara que si las manifestaciones se extendían desde Chile a Brasil, “la historia se repetiría”. Al aclarar su comentario en una entrevista posterior, dijo que las protestas masivas en Brasil deberían encontrarse con “un nuevo AI-5”, una referencia a la infame suspensión en 1968 de todos los partidos y el hábeas corpus por parte de la dictadura, que condujo a la institucionalización de la tortura y las “desapariciones”. La amenaza fue apoyada públicamente por el jefe de inteligencia de Bolsonaro, general Augusto Heleno.

La reacción de la aparente oposición política de Bolsonaro ha sido completamente reaccionaria, desestimando la seriedad mortal de estas amenazas.

El portavoz del PT Brasil 24/7 buscó enterrar el tema, informando en un titular que el “Alto Mando del Ejército y la derecha del Congreso repudian a Eduardo Bolsonaro”. La presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, rechazó la retórica fascista de Bolsonaro como una “cortina de humo” para los escándalos de corrupción que involucran a su hijo Flávio, y luego dijo que Eduardo debería ser despojado de su cargo sobre la base de la Ley de Seguridad Nacional de la era de la dictadura por incitar a la “subversión del orden social y político”.

Las políticas del PT y del PSOL no tienen nada que ver con la defensa de los derechos democráticos. Más bien, tienen como objetivo subordinar la oposición de masas emergente en Brasil a las instituciones del Estado burgués, allanando así el camino para un retorno a la dictadura. Su reacción de la derecha al asesinato de Franco ha permitido que sectores de la burguesía brasileña manipulen su investigación como un medio de frenar al “desmandado” Bolsonaro, en un intento por contener un movimiento desde abajo contra el sistema capitalista en su totalidad.

(Publicado originalmente en inglés el 7 de noviembre de 2019)