Reino Unido obstruye investigación española sobre espionaje de la CIA contra Julian Assange

por Oscar Grenfell
29 octubre 2019

En un intento descarado de obstruir la justicia, las autoridades judiciales británicas están obstaculizando una investigación sobre el espionaje ilegal de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) contra el editor de WikiLeaks, Julian Assange. El País informó el miércoles que una solicitud del juez español José de la Mata para entrevistar a Assange a través de un enlace de video había sido rechazada por la Autoridad Central del Reino Unido el mes pasado. De la Mata está investigando una queja de los abogados de Assange alegando que UC Global, la compañía privada contratada para proporcionar seguridad a la Embajada de Ecuador en Londres, lo vigiló ilegalmente en nombre de las autoridades estadounidenses mientras estaba protegido bajo asilo político dentro del edificio.

Julian Assange

La decisión demuestra que el poder judicial británico y el establecimiento político del país están actuando como cómplices del intento del Gobierno de los Estados Unidos de destruir a Assange. La revelación de El País sigue a una audiencia de gestión de casos el lunes, sobre el intento de los Estados Unidos de extraditar a Assange, que solo puede ser descrito como un juicio ilegal.

La jueza en cargo del caso, Vanessa Baraitser, rechazó los argumentos que deberían haber llevado a la desestimación inmediata del caso estadounidense, incluyendo la prohibición de extradiciones de Reino Unido a los Estados Unidos por delitos políticos. Exudaba indiferencia ante el deterioro de la salud de Assange y rechazó las declaraciones de su abogado sobre el espionaje de la CIA, a pesar de su flagrante criminalidad.

La información sobre la operación de vigilancia fue reportada por primera vez por El País el mes pasado. Reveló que David Morales de UC Global entró en contacto con funcionarios estadounidenses en 2015 y acordó proporcionarles información confidencial sobre Assange.

Durante los siguientes dos años, el espionaje se intensificó dramáticamente. Incluía transmisiones de video y audio en vivo desde el interior de la Embajada, que se transmitían a las oficinas de la CIA en Langley, Virginia. Todas las áreas del edificio, incluyendo el baño de mujeres, estuvieron bajo vigilancia.

El espionaje cubrió las conversaciones privilegiadas de Assange con sus abogados y consultas privadas con médicos. Supuestamente llegó a incluir el robo de sus documentos legales y médicos. Incluso se hizo una prueba de ADN de un pañal para ver si Assange era el padre de un bebé que había sido llevado al edificio.

Los visitantes del fundador de WikiLeaks también fueron vigilados. Un informe de seguimiento en El País indicó que visitantes estadounidenses, junto con abogados y periodistas, fueron particularmente vigilados. UC Global transmitió a la CIA detalles de sus documentos personales y sus dispositivos electrónicos, incluyendo información que podría usarse para hackear sus teléfonos.

Se sabe la gravedad de la vigilancia, en parte, porque las copias del material estuvieron en posesión de un grupo de delincuentes españoles. A principios de este año, buscaron extorsionar millones de euros a cambio de videos, fotos y grabaciones de audio de Assange y sus visitantes.

Los abogados de Assange presentaron una denuncia penal en España a principios de este año. Morales fue arrestado el mes pasado y puesto en libertad bajo fianza. El País informó: "El 25 de septiembre, el juez José de la Mata envió a las autoridades británicas una Orden de Investigación Europea (OIE) solicitando permiso para interrogar a Assange por videoconferencia como testigo en el caso abierto por el Tribunal Superior de España, la Audiencia Nacional ...".

En nombre de la Autoridad Central del Reino Unido, Rashid Begun rechazó la solicitud, alegando que "este tipo de entrevistas solo son realizadas por la policía" británica, que los eventos descritos por de la Mata eran "confusos" y que el juez español no tiene jurisdicción para autorizar la entrevista.

En una respuesta citada por El País, de la Mata rechazó estas afirmaciones. Según los informes, señaló casos anteriores, en los que la autoridad británica había aceptado solicitudes similares, y dijo que el único obstáculo sería si el entrevistado fuera acusado de un delito. Sin embargo, recordó a los británicos que "en este caso, Julian Assange es un testigo, no una parte acusada".

De la Mata escribió: “El sistema judicial español tiene jurisdicción y puede escuchar casos de delitos cometidos por ciudadanos españoles fuera del país siempre que el evento sea un delito en el lugar donde se cometió, la víctima o el fiscal presenta una denuncia penal, y el sospechoso no ha sido sentenciado o absuelto en otro país".

La queja de Assange, insistió, cumplía con todos estos criterios.

Las OIE se otorgan diariamente entre los Estados miembros de la Unión Europea. La decisión británica de rechazar la solicitud española es claramente política. El País declaró que "está siendo visto por los órganos judiciales españoles como una muestra de resistencia contra las consecuencias que el caso podría tener en el proceso de extraditar al ciberactivista australiano a los Estados Unidos".

El papel central del espionaje de la CIA en el intento de enjuiciamiento estadounidense de Assange lo hace ilegal según el derecho internacional y en violación de la Constitución de los Estados Unidos.

En la década de 1970, la administración estadounidense del presidente Richard Nixon decidió enjuiciar a Daniel Ellsberg en virtud de la Ley de Espionaje, la misma legislación utilizada contra Assange. Ellsberg, como un alto funcionario del gobierno, había filtrado los Papeles del Pentágono exponiendo el alcance de la criminalidad estadounidense en la guerra de Vietnam.

El intento de enjuiciar al denunciante se vino abajo después de descubrir que el gobierno había llevado a cabo espionaje sin orden judicial contra él. La vigilancia ilegal incluyó escuchas telefónicas y violaciones del privilegio de información entre él y su médico.

El espionaje ilegal de Assange es un orden de magnitud aún mayor. Como sus abogados argumentaron en la corte el lunes, esto debería resultar en el rechazo inmediato del caso de extradición de Estados Unidos.

Baraitser, como Rashid Begun, sin embargo, no estuvo interesada. Durante la audiencia, los funcionarios de los Estados Unidos, que representan al mismo Gobierno que violó los derechos de Assange, estuvieron visiblemente dominando en la sala del tribunal.

Según el exdiplomático británico Craig Murray y otros presentes, los funcionarios estadounidenses estuvieron involucrados repetidamente en discusiones con fiscales británicos y parecían estar entrenándolos.

Los fiscales británicos fueron particularmente hostiles a una solicitud de los abogados de Assange de un retraso de tres meses a la audiencia de extradición completa programada para febrero. Insistieron en que el caso continuará con el "calendario" dictado por el Gobierno de los Estados Unidos, una solicitud que Baraitser confirmó.

La razón probable de la amarga oposición a cualquier retraso tanto en Washington como en Londres es que la evidencia del caso español en curso socavará aún más el caso de extradición ya desacreditado y colocará obstáculos legales en el camino del envío de Assange a los Estados Unidos.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de octubre de 2019)