Millones de personas marchan por la igualdad social en Chile

por Eric London
28 octubre 2019

Millones de personas que protestaban por la desigualdad social y la violencia estatal salieron a las calles de Chile ayer en las manifestaciones más grandes de la historia del país.

Los atónitos comentaristas de televisión chilenos describieron la escena como un "mar humano", una "columna interminable" y un "carnaval de personas", aunque pocos miraban los informes porque la mitad de la población adulta del país ya estaba en las calles. Más de un millón de personas descendieron a la Plaza Italia de Santiago mientras los manifestantes llenaban todas las ciudades del país.

Con las manifestaciones de ayer, la ola de la lucha internacional de la clase obrera aumentó significativamente durante una semana de explosivas protestas sociales. En todo el mundo, los trabajadores y los jóvenes de todas las razas se manifiestan con la misma demanda básica: igualdad social.

Las personas se reúnen durante una protesta contra el gobierno en Santiago, Chile (Foto AP Rodrigo/Abd)

En Irak, el gobierno mató al menos a 30 personas ayer mientras aumentaban las protestas en Bagdad y en el sur industrial. En la nación africana de Guinea, un millón de personas marcharon el jueves contra una extensión del mandato del presidente. Más protestas están en curso en Líbano y Haití, mientras que la semana pasada se registraron una gran participación en Barcelona, España y Ecuador.

La clase trabajadora estuvo a la cabeza de las protestas de ayer en Chile, con una abrumadora participación informada entre maestros, mineros, trabajadores portuarios y otros sectores críticos.

Camioneros y taxistas bloquearon las carreteras y autopistas del país ayer y los conductores de autobuses abandonaron el trabajo en Santiago después de que la policía asesinó a un conductor de autobús que protestaba. Jóvenes de secundaria, preparatoria y universidad marcharon bajo sus estandartes escolares en todo el país. Una caravana de motociclistas de una milla de largo ocupó Santiago. Los hackers afirmaron haber publicado la información personal de cada miembro de la odiada policía de Carabineros.

Las manifestaciones no fueron convocadas por ningún partido político y los reporteros chilenos notaron la ausencia de banderas o pancartas en la multitud. Las burocracias sindicales no tenían presencia visible. Como El País publicó a principios de esta semana, "ninguna fuerza política con representación en el Congreso ha podido canalizar el malestar social".

La participación masiva se produjo horas después de que el presidente Sebastián Piñera intentara aplacar a los manifestantes al anunciar un aumento en los fondos de pensiones. A principios de esta semana, Piñera rescindió el odiado aumento de las tarifas del metro que inicialmente provocó manifestaciones.

A medida que aumentaron las protestas, la legislatura federal abandonó el edificio del congreso en Valparaíso por la tarde mientras Piñera mantuvo un silencio de pánico. El jefe de la cámara baja declaró: “Esta es una situación de alto riesgo. He pedido la suspensión de las actividades legislativas y asumo la responsabilidad de sacar a todos del edificio”.

Los 20,000 policías y militares desplegados en las calles en el actual estado de emergencia inicialmente se retiraron para proteger edificios críticos del gobierno, pero comenzaron a atacar a los manifestantes frente al palacio presidencial La Moneda a media tarde. Poco después, los militares comenzaron a desplegarse para hacer cumplir el toque de queda y fueron confrontados en algunos lugares por manifestantes enojados.

Están surgiendo informes de horribles torturas a manos de la policía y los militares chilenos. Ayer, el Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile (INDH) informó que la policía ha arrestado a 5,500 personas en más de una semana de protestas en curso.

Una denuncia legal presentada por el INDH muestra que en un suburbio de la clase trabajadora de Santiago, cuatro personas "fueron" crucificadas "en una antena de metal en la estación de policía, colgadas de sus esposas" y golpeadas. Hay informes generalizados de violación, abuso sexual y palizas violentas. Hay 19 muertos y cientos de heridos, 123 personas solo por disparos policiales y militares.

La policía y los militares se están preparando para una represión masiva. Ayer, el ejército convocó a reservistas de las provincias del país para realizar tareas administrativas que facilitarán el despliegue de 15,000 soldados más en las calles.

Hace solo 46 años, en el golpe del 11 de septiembre de 1973, las fuerzas armadas chilenas ahogaron el movimiento de los trabajadores en la sangre, matando a miles y torturando a miles más. Miles de niños de militantes izquierdistas asesinados fueron enviados a parejas en el extranjero para su adopción. Decenas de miles de personas fueron brutalmente golpeadas en prisión.

El tamaño de la manifestación de ayer en Chile, en la que participaron muchos miembros de la familia de las víctimas de Pinochet, muestra que las masas de trabajadores no se han olvidado de los crímenes históricos de la clase dominante y los militares chilenos y piden justicia, por los cuales nadie ha tenido que rendir cuentas. El propio Pinochet murió en libertad después de que el gobierno del Partido Laborista británico, hace 20 años, bloqueó su extradición a España para su enjuiciamiento.

El cántico de los manifestantes: "Esto no se trata de 30 pesos, son aproximadamente 30 años", testifica el deseo de millones de luchar contra todo el establecimiento político responsable de tapar los crímenes de la dictadura, preservando el poder del ejército chileno y el mantenimiento del dominio capitalista en la llamada transición a la democracia que comenzó a fines de la década de 1980.

Para evitar otro 11 de septiembre, la clase obrera no debe permitirse quedar atrapada en otro Frente Popular, en el cual sus intereses de clase independientes estarán subordinados a una facción de la clase dominante chilena que se presenta como de "izquierda". Esta estrategia, desarrollada por el presidente chileno Salvador Allende (que se suicidó antes de que entraran las Fuerzas Armados a fusilarlo), su Partido Socialista y el Partido Comunista estalinista, y apoyado por el MIR (Movimiento de la Izquierda Revolucionaria) pablista, allanó el camino para el golpe de estado al suprimir la lucha de clases y avanzar la mentira de que los militares representaban "el gente de uniforme".

Hoy, aquellos que buscan mantener la agitación de la clase trabajadora dentro de los confines del sistema capitalista incluyen el Frente Amplio y el Partido Comunista, los cuales están llamando a "nuevas elecciones" y denunciaron las protestas como "violentas".

La revista Jacobin, con sede en Estados Unidos, publicó un artículo traducido por la pseudoizquierda chilena Convergencia Social afirmando que "un nuevo bloque social que incluye sindicatos, agrupaciones estudiantiles, feministas y ambientales ha propuesto un conjunto de demandas que es ‘transversal’ (no sectorial) y se extiende por toda la nación”. Este “bloque social” excluye explícitamente a la clase trabajadora y exige demandas que atraerán a la “nación entera”, es decir, la clase capitalista. El artículo no incluye referencias al "socialismo", "capitalismo", "revolución" o la "clase trabajadora".

En cambio, lo que se requiere es liberar el inmenso poder de la clase obrera internacional independiente. Esta lucha puede desarrollarse mediante el establecimiento de asambleas populares y comités de trabajadores en todas las fábricas, minas y lugares de trabajo en todo el país, con el objetivo de movilizar la fuerza independiente de la clase trabajadora en una lucha contra el sistema capitalista mundial.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de octubre de 2019)