Hillary Clinton calumnia a la congresista Tulsi Gabbard y a la candidata del Partido Verde Jill Stein como espías rusas

por Andre Damon
21 octubre 2019

Hillary Clinton, la excandidata presidencial del Partido Demócrata, ampliamente despreciada, calumnió a dos de sus opositores políticos, la congresista Tulsi Gabbard y la candidata presidencial del Partido Verde de 2016, la Dra. Jill Stein, como traidoras y espías rusas.

El World Socialist Web Site tiene diferencias políticas fundamentales tanto con la Sra. Gabbard como con la Dra. Stein. Pero las afirmaciones de Clinton, hechas sin el más mínimo esfuerzo de fundamentación fáctica, son un intento de criminalizar las declaraciones contra la guerra de las dos candidatas como traidoras.

Los ataques de Clinton contra Gabbard y Stein dejan en claro una vez más que las afirmaciones de los demócratas sobre la “intromisión rusa” en las elecciones de 2016 estaban principalmente dirigidas no a Trump, sino a los sentimientos contra la guerra y anticapitalistas que llevaron a millones de personas a negarse a votar por ella en 2016.

Hillary Clinton hablando en el Centro Constitucional Nacional en Filadelfia (Fuente: Star Shooter/MediaPunch/IPX)

Subrayan cómo los demócratas se han apropiado de las tácticas macartistas históricamente asociadas principalmente con la derecha republicana.

Como parte central de su campaña contra Rusia, Clinton y los demócratas promovieron el esfuerzo de los medios para envenenar la opinión pública contra el periodista Julian Assange calumniándolo como un “agente ruso”, preparando el camino para que la administración Trump lo acuse falsamente de sedición y asegure su encarcelamiento en Londres bajo condiciones que amenazan su vida.

Al mismo tiempo, en nombre de la supuesta amenaza de las “noticias falsas” rusas, los demócratas presionaron a Google para que redujera el tráfico de búsqueda a los sitios web políticos de izquierda e insistieron en que Facebook y Twitter eliminaran las cuentas de izquierda con millones de seguidores.

En una entrevista de podcast publicada el jueves, Clinton le dijo al exasesor de Obama David Plouffe: “Creo que han puesto sus ojos en alguien que se encuentra actualmente en las primarias demócratas y la están preparando para ser la candidata del tercer partido”. De manera implícita pero refiriéndose a Gabbard claramente, Clinton continuó: “Ella es la favorita de los rusos”.

“Tienen un montón de sitios y bots y otras formas de apoyarla”, agregó Clinton.

Más tarde, cuando se le preguntó si la exsecretaria de Estado se refería a Gabbard en su comentario, el portavoz de Clinton, Nick Merrill, dijo a CNN: “Si la muñeca que encaja cabe...”.

Clinton luego hizo su afirmación más fuerte hasta el momento de que Jill Stein era una “espía rusa”.

“Eso supone que Jill Stein se rendirá, lo que podría no hacer, porque ella también es una espía rusa”, dijo Clinton. “Sí, ella es una espía rusa, quiero decir, totalmente. Saben que no pueden ganar sin un tercer candidato”.

Gabbard respondió a la calumnia de Clinton en Twitter declarando: “Gracias @HillaryClinton. Tú, la reina de los belicistas, encarnación de la corrupción y personificación de la podredumbre que ha enfermado al Partido Demócrata durante tanto tiempo, finalmente has salido de detrás del telón”.

El desempeño de Gabbard en el debate presidencial demócrata de esta semana, sin duda, la colocó en la mira de Clinton. Gabbard prometió: “Como presidente, pondré fin a estas guerras de cambio de régimen” y “me aseguraría de que dejáramos de apoyar a terroristas como Al Qaeda en Siria, que han sido la fuerza terrestre en esta guerra en curso de cambio de régimen”.

La verdadera declaración de Gabbard de que Estados Unidos —con Clinton como secretario de Estado de Obama— se había aliado con fuerzas vinculadas a Al Qaeda en el intento de derrocar al gobierno sirio fue ignorada por el resto de los candidatos y la CNN y los moderadores del New York Times. Luego fue suprimida en la cobertura mediática posterior al debate del evento.

En un debate anterior, Gabbard dijo que el mayor peligro geopolítico que enfrentaba Estados Unidos era la amenaza de una guerra nuclear, otro tabú en los medios de difusión, que habitualmente exige que Estados Unidos “haga frente” a Rusia sin mencionar cómo sería una confrontación militar con un país con armas nucleares.

Hacia el final de la entrevista del jueves, Clinton llamó implícitamente a la censura. Condenó el crecimiento de los medios de comunicación de Internet, que han ampliado el número y la gama de fuentes de información disponibles para la población.

“Creo que es mucho más difícil para los estadounidenses saber lo que se supone que deben creer”, dijo. En la década de 1970, con solo tres periódicos nacionales importantes, “era un entorno mucho más controlable”.

Jill Stein aboga por la reforma del capitalismo y se opone al marxismo. Ella ha declarado que se opone al “socialismo de Estado”. Tulsi Gabbard, una veterana de la guerra de Irak y comandante de la Guardia Nacional de Hawái, se describe a sí misma como “militarista” en muchos aspectos de la política exterior de Estados Unidos.

Sin embargo, está claro que las declaraciones que hicieron en oposición a las guerras en Irak, Afganistán, Libia y Siria corresponden a los sentimientos de la abrumadora mayoría del pueblo estadounidense, que ve estas guerras de agresión lanzadas sobre la base de mentiras, que han matado y mutilado a millones de personas, como un derroche criminal de vidas y recursos.

Clinton, hablando por una facción rabiosamente a favor de la guerra de la oligarquía financiera estadounidense y el establishment de inteligencia militar, ve estos sentimientos como traidores y argumenta a favor de su criminalización.

Sus declaraciones dejan claro una vez más que la clase trabajadora no tiene interés en la lucha entre la facción de Trump y sus oponentes en el Partido Demócrata y el aparato de inteligencia. Trump, confiando en los llamamientos fascistas a su base de derecha, busca convertir a Estados Unidos en una dictadura personalista. Pero la facción de Clinton no se opone a sus campos de concentración para inmigrantes ni a su agenda procorporativa. Más bien, se opone a Trump con el argumento de que es “blando” con Rusia e insuficientemente agresivo para librar las guerras de Estados Unidos.

(Publicado originalmente en inglés el 19 octubre 2019)