Un raro momento de verdad sobre el apoyo de Estados Unidos a Al Qaeda

por Patrick Martin
18 octubre 2019

Hubo un raro momento de verdad durante el debate presidencial demócrata el martes por la noche. La representante Tulsi Gabbard de Hawái, una veterana de guerra de Irak, dijo que si bien Trump tenía sangre kurda en sus manos, "también lo hacen muchos de los políticos en nuestro país de ambos partidos que han apoyado esta guerra de cambio de régimen en Siria que comenzó en 2011, junto con muchos de los principales medios de comunicación, que han estado defendiendo y animando esta guerra de cambio de régimen".

Esto se dirigió no solo contra la administración Obama-Biden, que comenzó la intervención encubierta de los Estados Unidos en Siria, sino también contra el New York Times y CNN, los copatrocinadores del debate, quienes han estado entre los más estridentes al denunciar la orden de Trump de retirarse de Siria. (Ver Los demócratas apoyan la "Guerra eterna")

Gabbard continuó: “Como presidenta, terminaré estas guerras de cambio de régimen haciendo dos cosas, poniendo fin a las sanciones draconianas que son realmente un asedio moderno, como el que vemos a Arabia Saudita emprender contra Yemen, que ha causado decenas de miles de civiles sirios a morir y morir de hambre, y me aseguraría de que dejáramos de apoyar a terroristas como Al Qaeda en Siria que han sido la fuerza terrestre en esta guerra de cambio de régimen en curso".

Esta notable admisión de que el imperialismo estadounidense se alió en Siria con Al Qaeda, el supuesto enemigo principal en la "guerra contra el terror" que ahora tiene casi 20 años, fue ignorada por los tres "moderadores" de los medios, dos de CNN y uno de los Times, y por los otros once candidatos.

El alcalde de South Bend, Pete Buttigieg, un veterano de inteligencia militar de la guerra de Afganistán, intentó refutar la afirmación de Gabbard de que Siria era una guerra de "cambio de régimen" respaldada por Estados Unidos. Reiteró la presentación convencional de la guerra como una lucha para defender a los civiles de la brutalidad del gobierno del presidente Bashar al-Assad, sin reconocer que Washington y sus aliados entre los jeques del Golfo habían canalizado dinero, armas y pistoleros islamistas durante años en un esfuerzo por poner un régimen de títeres en el poder en Damasco.

Gabbard respondió: "Así que, en realidad, lo que está diciendo, alcalde Pete, es que continuaría apoyando el tener tropas estadounidenses en Siria por un período de tiempo indefinido para continuar esta guerra de cambio de régimen que ha provocado que tantos refugiados huyan Siria, que continuaría involucrando a nuestro país en una guerra que ha socavado nuestra seguridad nacional, continuaría con esta política de que Estados Unidos realmente proporciona armas en apoyo a grupos terroristas en Siria, como Al Qaeda, HTS, al-Nusra y otros, porque ellos son los que han sido la fuerza terrestre en este régimen de cambio de guerra? ¿Eso es realmente lo que estás diciendo?"

Buttigieg no tuvo respuesta sobre los hechos, simplemente declaró que Gabbard estaba defendiendo la misma política en Siria que Donald Trump. En cuanto a los medios corporativos, prácticamente no se mencionó el cargo de Gabbard de una alianza entre Estados Unidos y Al Qaeda en Siria, y no hubo ningún intento de refutarlo. Incluso discutir esa conexión pondría en duda toda la política exterior del imperialismo estadounidense en el Medio Oriente.

Gabbard no es ni pacifista ni opositora al imperialismo, sino una oficial militar en servicio en la Reserva del Ejército que realizó dos turnos de servicio en Irak, incluso en 2005 en el apogeo de la guerra, y se tomó varias semanas libres de la campaña en agosto para un ejercicio de entrenamiento de la unidad en Indonesia, parte de los preparativos de Estados Unidos para una futura guerra con China.

“En resumen, cuando se trata de la guerra contra los terroristas, soy un halcón", dijo Gabbard al Hawaii Tribune-Herald en 2016. "Cuando se trata de guerras contraproducentes de cambio de régimen, soy una paloma".

Sus puntos de vista tienden hacia la islamofobia absoluta. Criticó a la administración de Obama por negarse a usar el término "terrorismo radical islámico" para describir a Al Qaeda, en la línea de agentes de ultraderecha como Steve Bannon, el antiguo consejero político y exgerente de campaña de Trump. Bannon la invitó a la Casa Blanca, donde conoció a Trump a principios de 2017, uno de los primeros demócratas del Congreso en hacerlo. Más tarde viajó a Siria y tuvo una reunión cara a cara con el presidente Bashar al-Assad.

Si bien se describe como una convertida al hinduismo, y ha alabado al primer ministro chovinista hindú de la India, Narendra Modi, la conexión de Gabbard con esa religión es realmente tenue. Como se describe en un largo perfil en la revista New York, su padre se unió a una rama de la secta Hare Krishna fundada por un gurú estadounidense llamado Chris Butler. Las personas criadas en esta secta incluyen la familia de Gabbard, su primer y segundo esposo, y su jefe de gabinete del Congreso. El padre de Gabbard es actualmente un senador estatal de Hawái, elegido en un programa de ambientalismo liberal y fanatismo anti-gay. Gabbard solo cambió su posición sobre el matrimonio homosexual después de varios años en la legislatura estatal.

Nada de esto afecta la verdad de lo que dijo Gabbard sobre la intervención de Estados Unidos en Siria, o la utilización de las fuerzas de Al Qaeda en Siria como tropas terrestres para la guerra de cambio de régimen del imperialismo estadounidense.

(Publicado originalmente en inglés el 17 de octubre de 2019)