Introducción a la resolución del SWP de 1955 "La Tercera Revolución China y sus secuelas"

por Peter Symonds
15 octubre 2019

El Word Socialist Web Site web hoy republica la resolución de 1955 titulada "La Tercera Revolución China y sus secuelas" adoptada por el Partido Socialista de los Trabajadores (SWP, siglas en inglés), en ese momento el partido trotskista en los Estados Unidos. La resolución resumió la larga discusión dentro del SWP y el movimiento trotskista mundial sobre la importancia de la Revolución China de 1949 y el impacto de su deformación bajo el liderazgo estalinista de Mao Zedong y el Partido Comunista Chino (PCCh).

El movimiento trotskista reconoció la importancia trascendental de la Revolución China, que puso fin a más de un siglo de la subyugación semicolonial de China, unificó el país y asestó un duro golpe al imperialismo estadounidense. Estados Unidos había peleado la guerra de 1941–45 con Japón por el dominio de Asia, y China en particular. La revolución de 1949 también puso fin a la dominación de los terratenientes y usureros en el campo, elevó el nivel de vida de la población y eliminó mucho de lo social y culturalmente atrasado.

Sin embargo, el PCCh se basó en la perspectiva reaccionaria estalinista del "socialismo en un país" y su corolario, la teoría de dos etapas, que subordinó a la clase trabajadora a la llamada ala progresista de la clase capitalista en la primera etapa democrática de la revolución, y relegó cualquier lucha por el socialismo a una segunda etapa distante. La teoría de dos etapas ya había producido un desastre para la clase trabajadora en los disturbios revolucionarios de 1925–27, durante los cuales Stalin insistió en que el PCCh apoyara al Kuomintang (KMT), el partido de la burguesía china. En abril de 1927, el líder del KMT, Chiang Kai-shek, atacó al PCCh y asesinó a miles de trabajadores y comunistas en Shanghái. Un mes después, el KMT "izquierdista” llevó a cabo una matanza similar.

León Trotsky había pedido la independencia política del PCCh del KMT y advirtió del inminente desastre. Su teoría de la revolución permanente, que había guiado la revolución rusa en 1917 y el establecimiento del primer estado obrero, demostró que la burguesía era incapaz de desempeñar un papel progresista y revolucionario y que le correspondía a la clase obrera llevar a cabo las tareas de la revolución democrática. Al hacerlo, el proletariado se vería obligado a realizar tareas socialistas como parte de la lucha internacional por el socialismo.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el PCCh, siguiendo instrucciones de Moscú, buscó formar un gobierno de coalición con Chiang Kai-shek y, al hacerlo, detuvo y puso en peligro el aumento de la clase trabajadora y las masas rurales chinas en la posguerra. La velocidad con la que se derrumbó el régimen KMT de Chiang, en quiebra, corrupto y odiado, después de que Mao finalmente llamara a su derrocamiento en octubre de 1947, demostró que podría haber sido derribado mucho antes.

Como explicaba la resolución del SWP: “La deformación estalinista de la revolución hizo que su desarrollo fuera más costoso, convulsivo y prolongado. Los ejércitos y el régimen de Chiang podrían haber sido derribados como podridos pedazos de madera si el PCCh hubiera convocado a las masas en las ciudades a levantarse en cualquier momento”.

La resolución señaló que, en su toma del poder, el PCCh no implementó políticas socialistas, sino que integró varios partidos burgueses y pequeñoburgueses en el gobierno y protegió la propiedad privada y las ganancias de aquellos capitalistas que no habían huido con Chiang a Taiwán. Fue solo con el inicio de la Guerra de Corea de 1950–53 que el régimen del PCCh, enfrentado con un bloqueo de los Estados Unidos y un sabotaje interno por parte de la burguesía, se vio obligado a nacionalizar las empresas privadas e instituir la planificación económica burocrática a lo largo de las líneas estalinistas soviéticas.

Michel Pablo

La resolución del SWP se publicó después de la ruptura de 1953 en la Cuarta Internacional y la formación del Comité Internacional de la Cuarta Internacional (ICFI) para luchar contra una tendencia revisionista dirigida por Michel Pablo y Ernest Mandel. Adaptándose a la reestabilización del capitalismo de la posguerra y al continuo dominio de la clase obrera por los aparatos burocráticos, en particular el estalinismo, Pablo y Mandel descartaron cualquier papel políticamente independiente para la clase trabajadora y la Cuarta Internacional. En particular, los pablistas pintaron el régimen maoísta en colores rosados y denigraron el papel de los trotskistas chinos.

El líder del SWP, James Cannon, emitió una Carta Abierta al movimiento mundial en 1953 defendiendo los principios del trotskismo ortodoxo y la necesidad de luchar políticamente contra el estalinismo en todas sus formas, incluido el maoísmo, sin adaptarse al imperialismo, y viceversa. Cannon se opuso a la transformación de Pablo de la caracterización provisional de la Cuarta Internacional de los estados intermedios de Europa del Este como "estados obreros deformados" a una perspectiva de "generaciones" duraderas que atribuyen un papel históricamente progresivo a las burocracias estalinistas.

La resolución del SWP de 1955 concluyó: “La dinámica objetiva, la lógica interna de la lucha contra la intervención imperialista obligó a la burocracia a romper con el capitalismo, nacionalizar los medios decisivos de producción, imponer el monopolio del comercio exterior, instituir la planificación y, de esta manera, despejar el camino para la introducción de relaciones e instituciones de producción que constituyen los cimientos de un estado obrero, que China es hoy, a pesar de ser una caricatura estalinista del mismo. China es un estado obrero deformado debido a la deformación estalinista de la Tercera Revolución China”.

James Cannon

En un discurso en la convención nacional del SWP de 1955 que adoptó la resolución, Cannon enfatizó que el PCCh se había visto obligado a llevar a cabo medidas que estaban en completa oposición a su propio programa de dos etapas, que nunca abandonó.

“El régimen burgués en China cayó casi por su propio peso, y ni siquiera los estalinistas pudieron evitarlo. No tenían idea de introducir un nuevo orden social. Pero se vieron obligados a expropiar a los capitalistas chinos a pesar de su programa anunciado y su promesa y esperanza de apoyar un programa de capitalismo progresista...

"En gran medida y decisiva, creo, la teoría de la revolución permanente, como teoría del desarrollo, ha sido reivindicada en los pasos que los estalinistas en China se han visto obligados a tomar... Y reconociendo el hecho de que China hoy, después de seis años del gobierno de Mao Tse-tung, es, desde el punto de vista de la estructura económica, un país muy diferente de lo que era hace seis años —no le doy crédito al estalinismo en absoluto—.

“Le doy crédito por eso a la lógica de la situación, las contradicciones internacionales, la debilidad de la burguesía china; y para ser patriótico, le doy mucho crédito a nuestro propio chico de Independence, Missouri, Harry Truman. Por su bloqueo de la Nueva China y su política en la Guerra de Corea, Truman obligó a los estalinistas chinos a tomar el camino de la socialización como una cuestión de supervivencia”.

Al caracterizar a China como un estado obrero deformado, el énfasis debía ponerse en "deformado" —es decir, era un estado dominado por un partido estalinista, en el que la clase obrera no tenía voz política—. Sin una revolución política de la clase obrera para derrocar a los aparatos estalinistas, como parte de la lucha revolucionaria por el socialismo a nivel internacional, estos regímenes finalmente restaurarían el capitalismo.

Como explicaba la resolución, las contradicciones acumuladas del régimen de transición inestable podrían conducir al capitalismo o al socialismo. “En el camino hacia el capitalismo, la contrarrevolución tendría que romper la resistencia del proletariado chino que está despertando y creciendo. En el camino hacia el socialismo, los trabajadores tendrían que abolir la burocracia junto con el liderazgo de Mao que ahora la dirige".

El oportunismo de Pablo y Mandel no fue simplemente el producto de debilidades individuales, sino que reflejó intensas presiones políticas sobre el movimiento trotskista por el continuo dominio de la clase obrera por los viejos aparatos burocráticos, incluido el estalinismo. Mientras que el SWP defendió el trotskismo ortodoxo en 1953, comenzó a sucumbir a las mismas presiones.

David North, presidente del trotskista Partido Socialista por la Igualdad en los Estados Unidos, detalla la degeneración del SWP en su libro The Heritage We Defend (La Herencia que Defendemos). Identifica como un punto de inflexión clave la crisis del estalinismo en 1956 desencadenada por el discurso secreto de Jrushchov denunciando a Stalin, seguido de la Revolución Húngara. Al año siguiente, en medio de la agitación y el éxodo masivo del Partido Comunista en los EUA, el SWP reaccionó, no tratando de aclarar agresivamente los problemas del estalinismo, sino adoptando una política de reagrupamiento que mitigaba la crítica trotskista en la búsqueda de alianzas con elementos del medio radical pequeñoburgués, incluidos los ex miembros del PC.

Al mismo tiempo, el SWP respondió favorablemente a una carta de Leslie Goonewardene, líder del Partido Lanka Sama Samaja (LSSP) en Sri Lanka, para conversaciones de unidad con el Secretariado Internacional pablista. El LSSP ya había jugado un papel políticamente dudoso después de la división de 1953 en la Cuarta Internacional al sugerir conversaciones de paridad entre el CICI y los pablistas. El trotskista chino Peng Shuzhi había sido uno de los primeros defensores de tales negociaciones, que el SWP había rechazado (ver: Introducción al informe de 1951 de Peng ). La respuesta favorable del SWP en 1957 sugirió que la dirección del partido ya no consideraba las diferencias fundamentales de principios reveladas en la división como infranqueables.

Fueron los trotskistas británicos de la Socialist Labor League (SLL) los que se opusieron a la peligrosa sacudida hacia la derecha por parte del SWP. Como David North explicó:

“El contraste entre la orientación de los trotskistas británicos y la del SWP se definió más estrechamente en su respuesta muy diferente a la crisis dentro del movimiento estalinista.

"Mientras que la política de reagrupación del SWP condujo rápidamente, en la práctica, a un abandono de su identidad trotskista independiente para ganar amigos entre el amplio entorno pequeñoburgués de ex estalinistas y semi estalinistas, los trotskistas británicos lanzaron una poderosa ofensiva para las ideas de la Cuarta Internacional. Mientras buscaba la discusión más amplia entre todas esas fuerzas, trabajadores e intelectuales, afectados por la crisis estalinista, la organización de Healy no hizo compromisos sin principios para hacerse aceptable. Por lo tanto, mientras que el SWP llegó a ver la lucha contra el pablismo como una vergüenza y una piedra de molino alrededor de su cuello, los británicos lo vieron como la punta de lanza teórica de su ofensiva contra el estalinismo”. ( The Heritage We Defend, Detroit: Labor Publications, p. 341)

Si bien el SWP abandonó su política de reagrupación y cualquier conversación con los pablistas en esa etapa, no proporcionó ninguna explicación y no investigó las raíces políticas de sus maniobras oportunistas. Como resultado, los mismos problemas resurgirían rápidamente en una forma aún más virulenta después de la Revolución Cubana a principios de 1959. En marcado contraste con la discusión cuidadosa y prolongada que tuvo lugar sobre la Revolución China, el SWP concluyó rápidamente, basado en el análisis más superficial de los acontecimientos en Cuba, que el nuevo régimen establecido por el nacionalista burgués Fidel Castro y su pequeño grupo de seguidores constituía un verdadero estado obrero, anulando los principios fundamentales del trotskismo, incluida la Teoría de la Revolución Permanente.

La adulación acrítica del SWP hacia Castro y el Che Guevara fue su entrada a las conversaciones de reunificación con los pablistas sin ninguna discusión, y mucho menos una resolución de principios, de las diferencias políticas que habían llevado a la escisión de 1953. El SLL en Gran Bretaña dirigió la lucha política del CICI contra la reunificación sin principios del SWP en 1963 y, al hacerlo, defendió el programa político y la herencia del trotskismo ortodoxo.

Independientemente de la posterior degeneración política del SWP, su resolución de 1955 sobre la Revolución China de 1949 sigue siendo un resumen importante de la discusión dentro del Comité Internacional de la Cuarta Internacional y las conclusiones alcanzadas sobre el carácter del régimen maoísta establecido en China.

Lea la resolución del SWP de 1955: La Tercera Revolución China y sus secuelas

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de octubre de 2019)