Estalla el conflicto por el regreso del Banco Central Europeo a la "flexibilización cuantitativa"

por Nick Beams
15 octubre 2019

Un conflicto amargo, caracterizado por un destacado economista bancario como la "Guerra de las Rosas", ha estallado en los círculos bancarios y financieros europeos sobre la decisión del mes pasado del Banco Central Europeo de aflojar aún más su política monetaria.

En su reunión del 12 de septiembre, el consejo de gobierno del BCE decidió enviar su tasa de interés base a territorio negativo. Está reduciendo la tasa de menos 0.4 por ciento a menos 0.5 por ciento, y reanudando su programa de compra de activos de 2.6 billones de euros, después de un paréntesis de nueve meses, a la cuenta de 20 mil millones de euros al mes.

Hubo una respuesta inmediata. Reflejando la oposición de largo tiempo a las políticas de flexibilización cuantitativa en los círculos financieros alemanes, el periódico sensacionalista de Bild describió al presidente saliente del BCE, Mario Draghi, como "Conde Draghila", un vampiro que absorbe las inversiones de los ahorradores. Este ha sido un tema continuo en esta sección de la prensa.

En esta ocasión, sin embargo, recibió el apoyo de niveles superiores. El día después de la reunión, Klaus Knot, el jefe del banco nacional holandés, emitió un comunicado calificando las acciones del BCE de "excesivas". Jens Weidmann, presidente del Bundesbank de Alemania, dijo que Draghi estaba "superando la marca" y Robert Holzmann, el jefe del Banco Central de Austria dijo que la decisión fue un "posible error".

Dos semanas después la disputa sobre la decisión del BCE se destacó por el anuncio de la representante alemana, Sabine Lautenschläger, de renunciar a la junta ejecutiva del BCE. Un opositor conocido de una mayor relajación de la política monetaria, su mandato no expiró hasta 2022.

Según los informes iniciales de la reunión de septiembre, hasta nueve miembros del consejo de gobierno de 25 miembros se manifestaron en contra de la decisión. El alcance de la oposición ha sido confirmado en las actas de la reunión publicada la semana pasada. Estos muestran que si bien hubo un amplio acuerdo sobre la necesidad de tomar medidas para contrarrestar la desaceleración en curso en la economía de la eurozona, hubo una oposición significativa al paquete anunciado por Draghi.

La mayoría de la oposición se centró en la decisión de reanudar las compras de bonos. Las actas registraron que "varios miembros" argumentaron que el caso para tal acción "no era lo suficientemente fuerte".

Al anunciar la decisión, Draghi dijo en una conferencia de prensa que había una "clara mayoría" a favor de las medidas y que se necesitaba un "amplio grado de acomodación monetaria" para garantizar una inflación del 2 por ciento a mediano plazo.

Sin embargo, desde entonces se supo que la decisión de reiniciar el programa de compra de bonos fue tomada por las objeciones de los funcionarios del BCE. Tres miembros del consejo de gobierno del BCE filtraron el contenido de una carta enviada a Draghi por el comité de política monetaria del banco central días antes de la decisión que desaconsejaba la reanudación de las compras de activos.

Al informar sobre la filtración la semana pasada, el Financial Times dijo que los opositores de la política monetaria laxa de Draghi "luchan contra una acción de retaguardia para presionar a [la directora gerente del Fondo Monetario Internacional] Christine Lagarde para que cambie de rumbo después de asumir el cargo en el BCE el 1 de noviembre”.

No es la primera vez que no se siguen los consejos del comité, pero es un hecho relativamente raro. El BCE no hizo ningún comentario oficial sobre la filtración, pero el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, pidió críticas internas sobre el consejo de gobierno para no hacer pública su disidencia.

"Somos 25 y, por supuesto, a veces hay puntos de vista diferentes, pero cuando una decisión es tomada por una clara mayoría, es importante defenderla", dijo. "Sería mucho mejor si intentáramos reducir el nivel de ruido circundante".

Sin embargo, en vista de las diferencias cada vez mayores, el nivel de "ruido" parece aumentar, no disminuir. Esto se debe a que existe una brecha cada vez más profunda sobre la dirección de la política monetaria en vista de su incapacidad para proporcionar un impulso real a la economía de la eurozona.

Señalando la semana pasada la intensificación del conflicto, Carsten Brzeski, economista jefe de Alemania en ING, dijo: “El BCE parece estar en medio de una Guerra de las Rosas. La primera tarea de Christine Lagarde como nueva presidenta del BCE será cerrar la grieta”.

Las divisiones cada vez mayores hacen que sea una tarea difícil. La extensión de la brecha se destacó en una declaración emitida a nombre de seis exbanqueros centrales a principios de este mes.

Dijo que la política monetaria laxa del BCE se basó en "el diagnóstico equivocado" y se arriesgó a erosionar la independencia del BCE.

"Como antiguos banqueros centrales y como ciudadanos europeos, estamos presenciando el modo de crisis en curso del BCE con creciente preocupación", dijo la declaración firmada por exbanqueros centrales alemanes, austriacos, holandeses y franceses.

“El BCE esencialmente justificó en 2014 su política ultra laxa por la amenaza de deflación. Sin embargo, nunca ha habido ningún peligro de una espiral deflacionaria y el propio BCE ha visto cada vez menos una amenaza. Esto debilita su lógica al apuntar a una tasa de inflación más alta. Por lo tanto, la política monetaria del BCE se basa en un diagnóstico erróneo”.

La declaración reflejaba una oposición de largo tiempo dentro de los círculos financieros alemanes al programa de compra de bonos del BCE por no ser legal.

"Desde un punto de vista económico, el BCE ya ha entrado en el territorio de la financiación monetaria del gasto público, que está estrictamente prohibido por el Tratado [de 1992 de Maastricht]", comentó el comunicado.

Dijo que la "sospecha de que detrás de esta medida yace una intención de proteger a los gobiernos muy endeudados de un aumento en las tasas de interés es cada vez más fundada". Ha habido numerosas afirmaciones, provenientes de los círculos financieros y políticos alemanes, de que el BCE formula políticas que favorecen a los países del sur de Europa e implica una redistribución de la riqueza.

El comunicado dijo que las tasas de interés negativas solo "favorecerían a los propietarios de activos reales" y "crearían tensiones sociales graves".

Advirtió que la reducción de las tasas de interés en inversiones seguras, como los bonos gubernamentales, tenía consecuencias a largo plazo para la estabilidad financiera.

"La búsqueda de rendimiento aumenta artificialmente el precio de los activos a un nivel que en última instancia amenaza con provocar una corrección abrupta del mercado o incluso una crisis aguda", señaló el comunicado.

En un comentario publicado ayer en el Financial Times, Jean-Claude Trichet, el predecesor de Draghi como presidente del BCE, no estuvo de acuerdo con el memorándum. Escribió que donde vieron cosas negativas "Veo éxito, continuidad, desafíos sin precedentes y una pregunta sobre las limitaciones de la política monetaria". Afirmó eso como resultado de las políticas del BCE, en respuesta a la peor crisis financiera desde la Segunda Guerra Mundial, "la resistencia estaba asegurada".

En contraste con el tono medido de Trichet, el nivel de las tensiones subyacentes se indicó en un editorial abrasador publicado en el mismo periódico el 6 de octubre.

Al caracterizar la declaración como un "rugido de los dinosaurios", dijo que solo una cosa podría coincidir con "el vacío de los denunciantes y ese es el vacío de su queja. Su memorándum los revela como los Borbones de la banca central: no han aprendido nada ni olvidado nada”.

El editorial afirmaba que si la historia del euro y la economía global demostraba algo, "es que el verdadero riesgo tanto para la economía de la eurozona como para el mandato del BCE es una política demasiado estricta, no demasiado excesiva".

Señalando los conflictos nacionales en el centro de la fila sobre la política del BCE, dijo que "el dogma del dinero duro refleja un desacuerdo más profundo que precede al euro, sobre si Europa se rige a imagen de Alemania o Alemania a imagen de Europa".

El editorial señaló que las bajas tasas de interés son un fenómeno global, como lo es la desaceleración económica, con los bancos centrales manteniendo las tasas en mínimos históricos. “La Reserva Federal [de EUA] Ha revertido su ajuste y cree que puede haber ido demasiado lejos en la venta de bonos comprados en flexibilización cuantitativa. Si los firmantes tienen razón, no es solo el BCE sino todo el mundo exterior el que está equivocado”.

Sin embargo, esto no es una refutación de la afirmación de que el suministro de cantidades infinitas de efectivo a los mercados financieros contiene las semillas de otra crisis financiera. Simplemente señala las contradicciones inherentes en las políticas del BCE y los otros bancos centrales importantes.

Una década de las llamadas "políticas monetarias no convencionales" no ha logrado lograr una reactivación genuina del crecimiento económico. El régimen de bajas tasas de interés no ha llevado a una mayor inversión de capital y expansión industrial, sino que solo ha creado las condiciones para otro colapso financiero.

Esto se debe a que al reducir el rendimiento de los bonos del gobierno y otros activos financieros más seguros, las políticas monetarias de los bancos centrales del mundo han promovido la búsqueda de rendimiento a través de inversiones en activos financieros cada vez más riesgosos. Es probable que sean el primer golpe en una recesión global, cuyos signos son cada vez más evidentes.

(Publicado originalmente en inglés el 14 de octubre de 2015)