Documentos judiciales de la FISA exponen vigilancia masiva ilegal del FBI

por Kevin Reed
11 octubre 2019

En un desarrollo sin precedentes, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI) publicó el martes documentos redactados del Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISC) que revelan detalles de la vigilancia electrónica ilegal del FBI sobre ciudadanos estadounidenses.

Las revelaciones, contenidas en 20 documentos publicados en el sitio web de la ODNI, muestran que desde 2017 el FBI ha estado violando las disposiciones de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA), así como los derechos de la Cuarta Enmienda de los estadounidenses al buscar a través de su correo electrónico mensajes de texto y llamadas telefónicas.

La publicación del documento ODNI proviene de una orden del FISC el 5 de abril de 2018, que determinó que los procedimientos del FBI relacionados con la "consulta de personas de los Estados Unidos" eran insuficientes, lo que resultó en violaciones de la ley federal. La administración Trump apeló la decisión ante el Tribunal de Revisión de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISC-R), que luego afirmó el 12 de julio de 2019, el fallo original de 2018.

La parte de la ley FISA que fue violada por el FBI se conoce como la Sección 702, que otorga autoridad a la inteligencia y la policía de los EEUU para buscar las comunicaciones en línea de los no estadounidenses ubicados fuera de los EEUU en condiciones muy específicas. La Sección 702 fue adoptada en 2008 como parte de la Ley de Enmiendas de FISA que modificó la ley original de FISA adoptada en 1976 y específicamente prohíbe la focalización de los ciudadanos estadounidenses para la vigilancia electrónica sin orden judicial.

En un episodio reportado en los documentos del FISC, en marzo de 2017, el FBI consultó la base de datos de correos electrónicos, mensajes de texto y llamadas telefónicas de más de 70,000 empleados o contratistas del FBI. Según el Wall Street Journal, "el buró parecía estar buscando datos para realizar una revisión de seguridad de las personas con acceso a sus edificios y computadoras —lo que significa que el FBI estaba buscando datos vinculados a sus propios empleados". Los documentos dicen que la agencia lo hizo en contra del consejo de su asesor general.

En otro ejemplo de abril de 2018, el FBI consultó las direcciones de correo electrónico y los números de teléfono de 57,000 personas de EEUU. En ambos casos, el FBI afirmó que las búsquedas eran necesarias como parte de un esfuerzo por descubrir información de inteligencia extranjera.

Varios otros incidentes involucraron la consulta de datos de individuos específicos en lugar de las consultas por lotes. En estos casos, el juez James E. Boesberg de la FISC determinó que el FBI no había proporcionado una justificación suficiente para su creencia de que las consultas arrojarían información de inteligencia extranjera.

Cabe señalar que las decisiones y documentos del FISC publicados por ODNI dan por sentado la existencia de la base de datos NSA de correo electrónico, mensajes de texto y llamadas telefónicas de todos. La reprimenda del FBI es que la agencia no utilizó adecuadamente la base de datos, documentó sus razones para consultarla y eliminó la información obtenida después de que fue recopilada.

Esta discrepancia fue notada por el excontratista de la NSA y denunciante Edward Snowden en un tuit el martes: “¿La peor parte? El gobierno argumenta que la existencia de un programa de vigilancia masiva a escala de Internet sin orden judicial no es el problema, sino simplemente la forma ilegal en que el FBI lo usa contra los estadounidenses, porque 'por supuesto' el otro 93-97% de la población humana no tiene derechos".

La recopilación secreta de datos del gobierno de EEUU de correo electrónico y datos de llamadas telefónicas ha estado ocurriendo al menos desde los días posteriores a los eventos del 11 de septiembre de 2001. Las exposiciones realizadas por Snowden mostraron que esta recopilación de datos toma dos formas: aguas arriba y aguas abajo (también conocido como PRISM).

La recopilación ascendente es la intercepción y el almacenamiento de las comunicaciones a medida que pasan a través de la infraestructura y la red troncal de fibra óptica del sistema global de telecomunicaciones. Esto implica la recopilación de una gran cantidad de datos que se filtran en función de las direcciones IP, los números de teléfono y las direcciones de correo electrónico y se ponen a disposición para su indexación y análisis en función de las consultas de las personas seleccionadas.

La recopilación posterior implica el acceso del gobierno a los servidores de los proveedores de servicios de telecomunicaciones y compañías tecnológicas como Verizon, Microsoft, Google, Yahoo, Facebook y Apple y la copia de los datos que residen allí. Estas compañías tienen prohibido decirles a sus clientes que sus datos han sido recuperados por el gobierno.

Al describir la orden del FISC de 2018 y su afirmación del FISC-R de 2019, el ODNI dice: "Posteriormente, el Gobierno presentó procedimientos modificados de consulta del FBI para abordar los problemas, y el FISC descubrió que los procedimientos modificados eran suficientes".

Sin embargo, esta no es la primera vez que se le dice al pueblo estadounidense, después de que se expuso la vigilancia secreta del público, que el gobierno ha dejado de violar los derechos constitucionales contra registros e incautaciones irrazonables.

En marzo de 2013, el Director de Inteligencia Nacional James Clapper mintió durante el testimonio ante el Congreso cuando dijo que la NSA no recopiló ningún dato sobre ciudadanos estadounidenses. Tres meses después, Snowden expuso un programa masivo de la NSA que reunía las comunicaciones electrónicas de todos.

En marzo de 2014, el presidente Barack Obama prometió poner fin a los programas de recolección y vigilancia de datos de la NSA solo para buscar posteriormente volver a autorizarlos varias veces. La administración Trump reautorizó el programa de vigilancia masiva en enero de 2018 y ha pedido que el programa se active permanentemente cuando expire a fines de este año.

La publicación de los documentos del FISC por parte del ODNI exhibe algunas características de la intensificación de la guerra entre la administración Trump y el Partido Demócrata y la comunidad de inteligencia de Estados Unidos en Washington, D.C.

Al igual que la campaña de juicio político que se centra estrechamente en la artimaña política de Trump durante una llamada telefónica, cuando el presidente republicano ha violado la constitución varias veces en otros temas, como el tratamiento de los inmigrantes, la afirmación de que el uso indebido del FBI de los procedimientos para "interrogar a personas de Estados Unidos" es una violación de la Cuarta Enmienda palidece en comparación con el sistema masivo de vigilancia de la NSA.

Mientras tanto, se han expresado en el Congreso diferencias de opinión sobre el significado de las revelaciones de ODNI. Un asistente anónimo del Congreso le dijo al Washington Post que las violaciones del FBI no fueron "particularmente alarmantes", mientras que el senador Ron Wyden (demócrata de Oregón) dijo: "El comunicado de hoy demuestra cuán infundada era la posición del FBI".

Dado su historial de mentiras sobre espiar al público, nada de lo publicado por el ODNI debe aceptarse al pie de la letra y sin un alto grado de escepticismo. Según la ley FISA, el tribunal de la FISC —que ha sufrido una transformación significativa desde su establecimiento tras la exposición de actividades criminales por el entonces presidente Richard Nixon en la década de 1970 — opera en completo secreto como un brazo de inteligencia-militar estadounidense.

Quedan muchas preguntas sobre por qué, cuando el tribunal secreto aprueba el 99.967% de las solicitudes de vigilancia que se le presentan, el FISC ha optado por reprender al FBI por violar los procedimientos.

(Publicado originalmente en inglés el 10 de octubre de 2019)