China: Treinta años desde la masacre de la Plaza Tiananmen

por Peter Symonds
17 septiembre 2019

Esta conferencia fue presentada por Peter Symonds en la Escuela de Verano del Partido Socialista por la Igualdad (EE. UU.) el 25 de julio de 2019. Symonds es miembro del Consejo Editorial Internacional del World Socialist Web Site y editor nacional del WSWS del Partido Socialista por la Igualdad (Australia).

La erupción de protestas masivas en China desde abril de 1989 en adelante, que culminó con la brutal represión militar en los días y semanas posteriores a la noche del 3 al 4 de junio, fue un punto de inflexión histórico crucial en China y un elemento clave de la crisis del estalinismo que estaba en marcha a nivel internacional.

Tiananmen Square Protests 1989

Lo que se conoce como la "masacre de la Plaza Tiananmen" no se limitó a Beijing y su icónica plaza central, ni se dirigió principalmente contra los estudiantes. Fue, sobre todo, dirigida a reprimir una revuelta de la clase trabajadora contra las consecuencias sociales de las políticas promercado del Partido Comunista Chino bajo Deng Xiaoping que estaban destruyendo las ganancias de la revolución china.

La represión sangrienta fue abrir la puerta a una gran aceleración de los procesos de restauración capitalista, que produjeron niveles asombrosos de crecimiento económico, a medida que el capital extranjero inundó China, pero, al mismo tiempo, la agudización extrema de las tensiones sociales internas y externas rivalidades geopolíticas, en las que China está actualmente enredada.

Es necesario esbozar, aunque sea brevemente, el curso de los acontecimientos que tuvieron lugar hace 30 años. Esto no es solo una cuestión de revivir recuerdos o llenar los vacíos para aquellos que ni siquiera estaban vivos en ese momento. Con el beneficio de la retrospectiva, el alcance y el carácter revolucionario de las luchas de trabajadores y jóvenes, que no tenían precedentes desde la revolución china de 1949, es más evidente. El régimen del PCCh fue sacudido hasta la médula y desde entonces ha vivido con miedo por otra convulsión social convulsiva.

Deng Xiaoping

En 1989, el fracaso de la reestructuración promercado iniciada por Deng Xiaoping en 1978 para lograr una reforma política, como se prometió inicialmente, había generado una gran desilusión entre intelectuales y estudiantes. Las protestas se habían planeado de antemano para conmemorar el 70 aniversario del histórico movimiento del 4 de mayo de 1919, en el cual las manifestaciones estudiantiles contra la cesión del territorio chino a Japón, bajo los términos del Tratado de Versalles, estallaron en un movimiento mucho más amplio por los derechos democráticos. .

Sin embargo, los planes cambiaron cuando Hu Yaobang, exsecretario general del PCCh, murió el 15 de abril de 1989. Fue considerado como un reformador político y se le culpó por las protestas estudiantiles anteriores en 1986-87. Fue acusado de permitir la "liberalización burguesa" y destituido como jefe del partido, en medio del temor en el aparato estalinista de que las protestas estudiantiles provocarían disturbios sociales más amplios en la clase trabajadora, como había estallado en Polonia en las huelgas de solidaridad de 1980-1981.

Las protestas para marcar la muerte de Hu Yaobang se expandieron rápidamente en un movimiento de protesta a nivel nacional. Los estudiantes no solo pidieron una explicación para la expulsión de Hu, sino que comenzaron a plantear otras demandas: revelar los ingresos de los principales líderes y sus familias; libertad de prensa; aumento de la financiación de la educación; el fin de las restricciones a las manifestaciones; y elecciones democráticas para reemplazar a los "malos" funcionarios del gobierno. Lo que más preocupaba al aparato estalinista era la formación de una Federación Autónoma de Estudiantes Universitarios de Beijing y una Federación Autónoma de Trabajadores de Beijing.

El 22 de abril, 100,000 personas se reunieron en la Plaza Tiananmen, y un millón salió a la calle para el funeral de Hu, la mayoría de ellos trabajadores. Ese día, la federación de trabajadores distribuyó folletos, condenando la riqueza de la familia de Deng Xiaoping, los privilegios de la burocracia y las "deficiencias" de la reforma del mercado. En particular, exigieron la estabilización de los precios porque la inflación se encontraba en casi el 30 por ciento.

El 4 de mayo, los números en la Plaza Tiananmen aumentaron a 300,000, con un cuarto de millón de trabajadores de Beijing uniéndose a los 60,000 estudiantes. Hubo manifestaciones y marchas significativas en otras 51 ciudades, incluidas Shanghái, Nanjing, Wuhan, Changsha y Xian.

Li Peng

El liderazgo del PCCh estaba dividido sobre cómo responder. El reemplazo de Hu como jefe del partido, Zhao Ziyang, era reacio a usar la fuerza para reprimir las protestas, prefiriendo buscar el diálogo con los líderes estudiantiles. La facción de línea dura representada por el primer ministro Li Peng y respaldada por Deng, presionó por medidas policiales-estatales para evitar que el movimiento se expandiera. Los esfuerzos de Zhao para conciliar a los líderes estudiantiles, sin embargo, fueron rápidamente superados por los eventos.

El 13 de mayo, justo antes de la llegada de Mikhail Gorbachev, para la primera visita de Estado de un líder soviético en décadas, un grupo de estudiantes marcharon a la Plaza Tiananmen e iniciaron una huelga de hambre hasta que se cumplieran sus demandas. La huelga de hambre se expandió rápidamente a una ocupación a medida que estudiantes, trabajadores y otros ciudadanos inundaban la enorme plaza. Muchos tenían ilusiones en Gorbachov y su política de glasnost o "apertura". La ocupación fue una gran vergüenza para los líderes del PCCh, que habían planeado organizar la bienvenida oficial en la plaza y tuvieron que cambiar de lugar en el último momento.

El 15 de mayo, medio millón de trabajadores y estudiantes se manifestaron en la Plaza Tiananmen, a pesar de las súplicas públicas de Zhao de no obstruir la histórica cumbre sino-soviética. El 17 de mayo, dos millones de personas marcharon en Beijing, muchas bajo los estandartes de su lugar de trabajo. Dieciocho provincias informaron protestas a gran escala. El 18 de mayo, en la capital provincial de Hebei, por ejemplo, 150,000 personas salieron a las calles. En Shanghái, participaron 100,000 trabajadores, maestros, funcionarios gubernamentales, estudiantes y científicos.

Como ha señalado un académico:

La importancia de las manifestaciones masivas de mediados de mayo no fue simplemente la enorme cantidad de participantes sino su composición social. Los estudiantes, junto con intelectuales y periodistas, ahora se habían unido a grupos de cuadros del partido, trabajadores de oficinas gubernamentales, maestros de escuela, campesinos que habían entrado desde los suburbios rurales de Beijing y, lo más importante, cientos de miles de trabajadores de fábricas ... un mes después de las primeras protestas estudiantiles, prácticamente todos los grupos urbanos sociales y ocupacionales estuvieron representados entre los que marcharon en oposición al gobierno. Todos izaron con orgullo sus propios estandartes que identificaban sus instituciones y unidades de trabajo... Era como si toda la ciudad se hubiera levantado espontáneamente desafiando al régimen de Deng Xiaoping. [La era de Deng Xiaoping, Maurice Meissner, p. 428]

Si bien la burocracia del PCCh podría considerar satisfacer algunas de las demandas de los líderes estudiantiles, cualquier compromiso con la clase trabajadora estaba fuera de discusión. Sus demandas de fijar precios, garantizar empleos y mantener servicios sociales trascienden directamente la agenda de la restauración capitalista. Además, su hostilidad era hacia todo el aparato burocrático y la riqueza y los privilegios acumulados por los líderes del PCCh y sus familiares.

A instancias de Deng, el régimen estalinista actuó. Zhao fue dejado de lado y luego puesto bajo arresto domiciliario. Li Peng anunció la imposición de la ley marcial el 20 de mayo. Sin embargo, lejos de ser intimidados, más de un millón de personas se reunieron en la Plaza Tiananmen al día siguiente y nuevamente el 23 de mayo. Cuando el ejército llegó el 23 de mayo, miles de trabajadores y estudiantes apelaron a los soldados para que no volvieran sus armas contra la gente. Muchas de las tropas se conmovieron hasta las lágrimas e incluso se llevaron sus camiones. Al día siguiente, se ordenó a las divisiones del ejército de la región de Beijing que se retiraran para evitar que los soldados se unieran a los trabajadores.

Deng se vio obligado a traer tropas de provincias remotas para la sangrienta represión del 3 al 4 de junio. En las dos semanas transcurridas, la crisis de liderazgo político entre los manifestantes fue evidente. Los líderes estudiantiles estaban divididos, y las capas más conservadoras declararon el fin de la ocupación de la Plaza Tiananmen, mientras que elementos más radicales, muchos de los cuales habían viajado a Beijing desde otras ciudades, prometieron quedarse. Grandes sectores de la clase trabajadora expresaron su determinación de defender a los estudiantes y mantener las protestas. Se establecieron barricadas en los suburbios de clase trabajadora y los escuadrones voladores en motocicletas coordinaron esfuerzos.

La membresía de la Federación Autónoma de Trabajadores aumentó a 20,000. Con las autoridades en Beijing paralizadas, los trabajadores comenzaron a tomar el asunto en sus propias manos, realizando funciones básicas como dirigir el tráfico. La producción se detuvo cuando los trabajadores participaron en las manifestaciones. El 25 de mayo, un millón de personas realizaron otra protesta masiva en Beijing.

Una declaración de la Federación emitida al día siguiente declaró:

Nosotros [la clase trabajadora] somos los dueños legítimos de esta nación. Debemos ser escuchados en los asuntos nacionales. No debemos permitir que esta pequeña banda de escoria degenerada de la nación... usurpe nuestro nombre y reprima a los estudiantes, asesine la democracia y pisotee los derechos humanos.

No hubo escasez de coraje cuando las tropas se movieron hacia la Plaza Tiananmen en la noche del 3 de junio, pero las principales batallas tuvieron lugar en los suburbios de la clase trabajadora de Beijing. Solo un número relativamente pequeño permaneció en la plaza misma. Un testigo ocular declaró: “Los vehículos blindados pasaron por encima de los obstáculos, derribaron automóviles y autobuses. Las personas desarmadas solo tenían ladrillos... Lo que obtuvieron a cambio fueron balas, una lluvia de balas de ametralladoras y semiautomáticas”. [Citado en Meissner, p. 458]

Otro testigo ocular escribió:

Toda la ciudad de Beijing parecía en un estado de indignación y agitación extrema. En las calles laterales de la avenida Changan, miles de nosotros gritamos rítmicamente en los intervalos entre disparos: "¡Ustedes animales!", "¡Li Peng, fascista!" Y "¡Hagan huelga!" Pero las tropas respondieron y mataron a los que no estaban lo suficientemente rápido como para agacharse o alejarse o que simplemente no prestó atención a las balas. La gente caía constantemente al suelo y la llevaban a un hospital cercano, pero el estado de indignación abrumaba por completo cualquier sentimiento de miedo. [citado en Meissner, p. 460]

Enfurecidos por el asesinato de civiles desarmados, los trabajadores armados con lo que sea que esté a la mano atacaron los convoyes militares, incendiando camiones y vehículos blindados. A medida que la noticia de la masacre se extendió a otras partes del país, surgieron protestas y huelgas, a lo que el régimen respondió con arrestos masivos. Si bien los líderes estudiantiles recibieron un tratamiento relativamente ligero, toda la fuerza del estado fue derribada sobre la clase trabajadora. El régimen organizó ejecuciones públicas de trabajadores para generar miedo en la población.

No faltaban determinación y valor crudo, pero sí liderazgo político. En medio de la crisis más aguda del régimen del PCCh desde 1949, y un levantamiento de la clase obrera de carácter insurreccional, no había partido revolucionario ni liderazgo revolucionario para dirigir este movimiento de masas. No importa cuán radical sea su perspectiva, los líderes arrojados espontáneamente por el movimiento buscaron presionar al régimen para que haga reformas, no para derrocarlo.

El CICI responde

En medio de estos acontecimientos trascendentales, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) emitió dos declaraciones: "¡Victoria a la revolución política en China!" el 8 de junio y "Alto al terror estalinista contra los trabajadores chinos" el 22 de junio. No solo denunció la brutalidad estalinista, sino que proporcionó un análisis claro de los acontecimientos, extrajo las lecciones necesarias y presentó una perspectiva política sobre la cual la clase trabajadora podría luchar contra la degenerada burocracia maoísta en Beijing.

Cuarta Internacional, enero-junio de 1989

Reconociendo que los logros de la revolución china no se habían destruido por completo en esa etapa y que China seguía siendo lo que el movimiento trotskista había caracterizado como un estado obrero deformado, el CICI llamó, en su primera declaración, a una revolución política, derrocar al régimen del PCCh, defender y extender las relaciones de propiedad establecidas después de la revolución de 1949, y construir un verdadero estado obrero como parte de la lucha internacional por el socialismo.

Cuatro días después de la masacre, en sum primera declaración el CICI declaró:

Independientemente del resultado inmediato de la etapa actual de la crisis, la masacre en la Plaza Tiananmen no ha puesto fin a la revolución política en China. Por el contrario, después de haber sido bautizado en sangre, la revolución entrará en un nuevo nivel de desarrollo más políticamente consciente. Las ingenuas ilusiones de que el régimen estalinista podría reformarse bajo la presión de las protestas masivas se han hecho añicos. Los trágicos eventos de la semana pasada han reivindicado poderosamente el énfasis puesto por la Cuarta Internacional sobre la necesidad del derrocamiento revolucionario de la burocracia estalinista por parte de la clase trabajadora. [Cuarta Internacional, Volumen 16, Nos 1–2, enero – junio de 1989, p. 2]

La declaración expuso las hipócritas lágrimas de cocodrilos de los líderes imperialistas, que estaban frotando sus manos sobre las oportunidades de capital extranjero, y también las mentiras del régimen estalinista, que hasta el día de hoy continúa marcando el movimiento de protesta como contrarrevolucionario. Mientras que los medios de comunicación occidentales se centraron en las protestas estudiantiles en la Plaza Tiananmen, el ICFI rápidamente reconoció que era la clase trabajadora el objetivo principal del régimen.

Declaró:

De hecho, los asesinatos en masa de la semana pasada son la culminación política de una década durante la cual los estalinistas de Beijing han trabajado sistemáticamente para restaurar el capitalismo en China y reintegrar su economía en la estructura del imperialismo mundial. El objetivo principal del terror desatado por el régimen de Beijing es intimidar a las masas chinas y aplastar toda oposición a su liquidación deliberada de las conquistas sociales de la Revolución China. [ibid, p. 1]

El CICI advirtió:

Las consecuencias de una derrota decisiva del proletariado chino por parte del régimen estalinista, —y esto de ninguna manera se ha logrado— serían la completa liquidación de todas las conquistas sociales restantes de la Revolución China y la reorganización irrestricta de la economía sobre nuevas bases capitalistas. [ibid, p. 3]

La respuesta oportuna del CICI surgió directamente de la lucha política que había librado contra los renegados del Partido Revolucionario de los Trabajadores en Gran Bretaña (WRP, siglas en inglés), y el posterior desarrollo de su documento Perspectivas internacionales publicado en agosto de 1988. El WRP se había adaptado a las fuerzas políticas que el CICI se fundó en 1953 para luchar contra: el oportunismo pablista, que abandonó la lucha por la independencia política de la clase trabajadora y trató de subordinar a la clase trabajadora a la socialdemocracia, los sindicatos, el nacionalismo burgués y, en particular, el estalinismo.

El editorial de la edición de enero a junio de la Cuarta Internacional, publicado inmediatamente después de la masacre de la Plaza Tiananmen, titulada "Trotskismo y la Revolución China", proporcionó un balance de la lucha del CICI contra la adaptación de Pablo y Mandel, como de los renegados del WRP, al maoísmo.

La carta abierta escrita por James Cannon en 1953, que marcó la fundación del CICI, condenó la adaptación de Pablo y Mandel al régimen maoísta en China y su negativa a defender a los trotskistas chinos, que habían sido detenidos en masa en 1952 en medio de la agudización de las tensiones sociales. Pablo bloqueó deliberadamente los esfuerzos para publicitar la represión de los trotskistas chinos y movilizar apoyo en la clase trabajadora internacional. Él despectivamente declaró: "En comparación con el logro de la revolución de Mao Zedong, el arresto de unos pocos cientos de trotskistas es insignificante".

En la carta abierta, Cannon escribió:

Particularmente repugnante es la tergiversación calumniosa que Pablo ha fomentado sobre la posición política de la sección china de la Cuarta Internacional. Son representados por la facción de Pablo como "sectarios", como "fugitivos de una revolución". Contrariamente a la impresión creada deliberadamente por la facción de Pablo, los trotskistas chinos actuaron como representantes genuinos del proletariado chino. Sin culpa propia, han sido señalados como víctimas del régimen de Mao... Pero la línea conciliatoria de Pablo hacia el estalinismo lo lleva inexorablemente a retocar al couleur de rose del régimen de Mao mientras pone tintes grises en la firme posición de principios de nuestros camaradas chinos.

El liderazgo del WRP se opuso a la reunificación del SWP con los pablistas en 1963, pero su actitud hacia el estalinismo se parecía cada vez más a la de los pablistas. Desde la década de 1960, Michael Banda, exsecretario nacional del WRP, había alabado el maoísmo, elogiando la Revolución Cultural de Mao y el movimiento de la Guardia Roja y aclamando las tácticas de guerrilla de Mao. Como decía el editorial de la Cuarta Internacional, el hecho de que Healy no luchara y aclarara las inclinaciones maoístas de Banda tendría consecuencias políticas fatales, ya que los líderes del WRP se adaptaron al estalinismo. A raíz de la división, todas las facciones de los renegados promovieron descaradamente el liderazgo de Gorbachov, que fue la punta de lanza de la restauración capitalista.

En oposición a aquellos como Michael Banda, que declaró que los logros de las revoluciones rusa y china eran irreversibles, el CICI, en su documento de perspectivas de 1988, advirtió que el régimen maoísta en China estaba procediendo rápidamente a desmantelar las relaciones de propiedad nacionalizadas establecidas a raíz de este proceso de la revolución de 1949. Declaró:

En toda Europa del Este y en China, Vietnam y Laos, las burocracias se están moviendo, incluso más rápidamente que en la URSS, hacia la integración de sus economías nacionales en la estructura del capitalismo mundial. Este proceso es más avanzado en China. El cadáver de Mao aún puede ser embalsamado para exhibición pública, pero su legado ya se encuentra en una etapa avanzada de putrefacción. Sus sucesores se han movido para desmantelar lo que haya existido en la economía planificada. Prácticamente todas las tierras colectivizadas después de 1949 han sido devueltas a propiedad privada y, bajo la bandera del eslogan inspirado por el gobierno, "Hacerse rico es glorioso", las relaciones capitalistas están floreciendo en el campo.

Solo nueve meses después, la masacre de la Plaza Tiananmen fue para confirmar el carácter contrarrevolucionario del maoísmo. El CICI fue el único partido político que advirtió sobre los peligros y promovió una clara perspectiva trotskista para la clase trabajadora china.

El editorial de la Cuarta Internacional explicaba:

Las dos tendencias que se opusieron en la división de 1985–86, hoy se encuentran en los lados opuestos de las barricadas en los eventos chinos. La tendencia internacionalista proletaria representada por el Comité Internacional defiende la lucha de los trabajadores y estudiantes chinos en nombre del socialismo internacional y la revolución política. La tendencia nacionalista pequeñoburguesa, representada por el liderazgo renegado del WRP, sobre todo, Healy, Banda y Slaughter, se solidariza, de una forma u otra, con los estalinistas.

La Revolución China

Para el establecimiento de un partido revolucionario en China como sección de la Cuarta Internacional es fundamental comprender las experiencias estratégicas de la clase trabajadora en el siglo XX, no solo en China, sino internacionalmente. La declaración del CI del 8 de junio de 1989 proporcionó un resumen conciso de los temas cruciales en la lucha por el marxismo genuino, es decir, del trotskismo en China, contra el maoísmo. Dejó en claro que el maoísmo no era una alternativa revolucionaria al estalinismo soviético, sino la variante china, enraizada en el mismo programa nacionalista reaccionario de "Socialismo en un solo país".

La declaración explicaba:

La evolución del régimen de Beijing es una crítica histórica aplastante de todas las tendencias pequeñoburguesas que han afirmado en los últimos 40 años que el maoísmo no es simplemente una variante progresiva del estalinismo, sino incluso una ideología revolucionaria genuina que ha superado a la anticuada "ortodoxo" marxismo de Trotsky y la Cuarta Internacional. Según los pablistas, los exponentes más persistentes de este punto de vista, el maoísmo demostró que el logro del socialismo no dependía de la construcción de un partido proletario internacional basado en la perspectiva de la revolución socialista mundial. Más bien, los partidos basados predominantemente en el campesinado u otras fuerzas no proletarias podrían llegar al poder y luego, en el marco de una economía nacional, llevar a cabo la transformación socialista de la sociedad. Este proceso no requirió —de hecho, excluyó— la movilización política independiente de la clase trabajadora y la creación de sus propios órganos de poder...

Este argumento, en realidad, no era más que una sofisticada disculpa por el estalinismo en general y las políticas de Mao Zedong en particular. Sirvió para legitimar el abandono del proletariado chino por parte de los estalinistas tras la decapitación del Partido Comunista, a manos de Chiang Kai-shek en 1927. De esta derrota, producto de la política de colaboración de Stalin con la burguesía china, Mao extrajo la "lección" de que era inútil basar el desarrollo del partido revolucionario en el proletariado urbano. Más bien, el Partido Comunista tuvo que basarse en otra fuerza social, el campesinado.

La Revolución china de 1949 fue parte de la ola de luchas revolucionarias en los países capitalistas avanzados, así como en países de un desarrollo capitalista tardío, como China, que surgió después de la Segunda Guerra Mundial. El derrocamiento del régimen reaccionario y en crisis del Kuomintang fue un enorme golpe contra el imperialismo, que había mantenido al país dividido y sumido en la miseria y el atraso. Expresó las aspiraciones de la abrumadora mayoría de la población de seguridad económica, derechos democráticos y sociales básicos y un nivel de vida decente después de décadas de agitación política y guerra.

El Ejército Popular de Liberación ingresó a Beijing durante la Revolución China de 1949

Sin embargo, el curso de la revolución y la evolución posterior de la República Popular de China (RPC), proclamada por Mao Zedong en 1949, fue distorsionado y deformado por el estalinismo, que dominó al PCCh a raíz de la traición de Stalin de la Segunda Revolución china de 1925-1927. Stalin subordinó al muy joven PCCh al nacionalista burgués Kuomintang, lo que resultó en golpes devastadores para los comunistas chinos y la clase obrera en abril de 1927, y nuevamente en mayo de 1927. Los líderes y miembros del PCCh que apoyaron el análisis de Trotsky de la traición de Stalin, basado en la teoría de Revolución permanente, fueron expulsados.

Trotsky advirtió en 1932 sobre el giro del PCCh hacia el campesinado y los peligros potenciales que enfrenta la clase trabajadora cuando sus ejércitos campesinos ingresaron a los pueblos y ciudades. Después del final de la Segunda Guerra Mundial y la derrota del imperialismo japonés, la dirección maoísta, siguiendo la línea dictada por Moscú a los partidos estalinistas a nivel internacional, inicialmente buscó continuar la alianza de guerra con el imperialismo y formar un gobierno de coalición con Chang Kai-shek. Sólo tardíamente pidió el derrocamiento del Kuomintang en octubre de 1947. El PCCh no intentó movilizar a la clase trabajadora y defendió la propiedad privada cuando ingresó a las ciudades, como parte de la perspectiva de Mao de una "Nueva Democracia" y una alianza con secciones de la pequeña burguesía y la burguesía nacional.

En sus escritos, el trotskista chino Peng Shuzhi subrayó la hostilidad del nuevo régimen del PCCh hacia la clase trabajadora, señalando que las huelgas de los trabajadores por salarios y condiciones opresivas se encontraron con una represión brutal. Para citar uno de sus ejemplos:

En las minas de carbón de Ching Hsing en la provincia de Hopeh, cuando los trabajadores se rebelaron contra la crueldad y la arrogancia de los asesores y especialistas soviéticos [en mayo de 1950], el PCCh envió una gran cantidad de tropas para reprimir la revuelta. Hubo más de 200 trabajadores muertos o heridos y más de un mil fueron expulsados y exiliados a Manchuria o Siberia. [El partido comunista chino en el poder, Peng Shuzhi, p. 132]

El régimen maoísta solo recurrió a la amplia expropiación de la propiedad privada y la planificación centralizada, siguiendo las líneas burocráticas de la Unión Soviética, como resultado de la crisis económica producida por la Guerra de Corea y el sabotaje interno de las capas burguesas, que vieron la posibilidad de "Liberación" por el imperialismo estadounidense. También fue en medio de la Guerra de Corea y la creciente inquietud de la clase trabajadora que el PCCh reunió y encarceló a todos los trotskistas chinos y sus familias, en diciembre de 1952.

El trotskista chino Peng Shuzhi

Si bien los pasos económicos tomados por el PCCh inicialmente condujeron a un resurgimiento de la economía devastada por la guerra, su perspectiva autárquica nacional del "socialismo en un país" inevitablemente condujo a un empeoramiento de la crisis económica y social, y crisis para las cuales la burocracia del PCCh no tenía solución. El resultado fue una feroz guerra interna entre facciones y giros bruscos. Los esquemas utópicos de Mao para una sociedad socialista, que sustentaron su "Gran salto adelante", terminaron en una catástrofe económica y una hambruna masiva. Sus opositores de facción, liderados por Liu Shaoqi, siguieron el modelo soviético de planificación burocrática con énfasis en la industria pesada, pero esto no ofreció ninguna alternativa. La crisis económica empeoró en gran medida por la división de 1961-1963 con la Unión Soviética y la retirada de la ayuda y los asesores soviéticos, dejando a China completamente aislada.

Gran parte de la mitología maoísta sobre la que se basan varias tendencias neomaoístas hoy en día, deriva de la llamada Gran Revolución Cultural Proletaria de Mao, que no fue ni grande, ni proletaria ni revolucionaria. Tomó una actitud completamente reaccionaria hacia la cultura, denunciando y destruyendo desarrollos culturales pasados, reemplazándola por banalidades estalinistas. En realidad, la Revolución Cultural de Mao fue un último y desesperado intento de expulsar a sus rivales, a quienes calificó de "seguidores del camino capitalista". Rápidamente se salió de control, dando lugar a luchas sociales confusas y convulsivas que amenazaron la existencia misma del régimen. Cuando los trabajadores en Shanghai tomaron el edicto de Mao "Bombardear la sede" literalmente y se involucraron en huelgas masivas, formando la Comuna del Pueblo Independiente de Shanghái en 1967, Mao trajo al ejército.

La declaración del IC comentó:

La actitud de los líderes maoístas ante esta erupción de la lucha de la clase trabajadora expuso sus afirmaciones fraudulentas sobre el carácter "proletario" de la Revolución Cultural. Los burócratas denunciaron a los trabajadores en huelga por sucumbir al "economismo", y el jefe del Grupo de Revolución Cultural, principal portavoz de Mao durante este período, emitió una severa advertencia al proletariado de Shanghái, declarando: "Como trabajadores, su trabajo principal es trabajar. Unirse a la Revolución es solo secundario. Por lo tanto, deben volver al trabajo”.

Si bien Mao y su facción denunciaron a los "seguidores del camino capitalista" y proclamaron su adhesión al socialismo, no podían ofrecer ninguna alternativa. La fantasía de Mao de una China autosuficiente había resultado ser un desastre. Incapaz de resolver los inmensos problemas económicos y sociales que asolan el país, y enfrentando una confrontación militar con la Unión Soviética, la burocracia del PCCh forjó una alianza antisoviética con el imperialismo estadounidense, que sentó las bases para la integración de China en el capitalismo global. Si bien a Deng Xiaoping se le atribuye el inicio de reformas de mercado, el acercamiento de Mao con el presidente estadounidense Richard Nixon en 1972 fue la condición previa política y diplomática esencial para la inversión extranjera y el aumento del comercio con Occidente.

Estudiantes durante la revolución cultural

El giro hacia el imperialismo y el mercado capitalista, sin embargo, no resolvió nada. Deng Xiaoping, que había sido condenado al ostracismo durante la Revolución Cultural como el "rodador capitalista número 2", fue rehabilitado, y después de la muerte de Mao en 1976 surgió como la figura dominante en la burocracia estalinista. A partir de 1978, Deng inició su amplia agenda de "reforma y apertura": establecer cuatro zonas económicas especiales para inversores extranjeros, desmantelar las comunas en el campo, eliminar las restricciones a la empresa privada y permitir cada vez más que el mercado establezca precios. El resultado fue una gran expansión de la empresa privada, especialmente en el campo; el rápido aumento de la desigualdad social, el saqueo y la corrupción por parte de los burócratas del PCCh; creciente desempleo y una inflación creciente. Fue este polvorín social el que explotó en 1989, provocado por las protestas estudiantiles por los derechos democráticos.

La masacre de la Plaza Tiananmen fue una experiencia crítica para la clase trabajadora en China e internacionalmente, y para la Cuarta Internacional. Los acontecimientos en China estuvieron completamente vinculados con la crisis del estalinismo a nivel internacional, y fueron un presagio de la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989, el rápido colapso de los regímenes de Europa del Este y la disolución de la Unión Soviética en 1991.

El CICI y sus secciones intervinieron agresivamente en las protestas y manifestaciones que tuvieron lugar internacionalmente, antes y después de la masacre, distribuyendo copias de la declaración del CICI, llamando a la revolución política en China y tratando de aclarar los problemas entre los estudiantes y residentes chinos. Superficialmente, podría parecer que cualquier perspectiva de revolución política había terminado cuando los tanques llegaron a Beijing, pero, en realidad, el régimen del PCCh estaba sumido en una profunda crisis, dividido sobre cómo proceder y enfrentar una población hostil.

El resultado inmediato fue fortalecer la mano de Li Peng y sus partidarios, como Chen Yun, que favoreció reformas más limitadas, un control del mercado y un ritmo de crecimiento más lento. El debate en Beijing estuvo ligado a los acontecimientos en Europa del Este y la Unión Soviética, que, según insistió esta facción, seguía siendo el modelo para China. Si bien Li Peng y Chen Yun representaron capas de la burocracia del PCCh, cuyos privilegios estaban ligados a las empresas estatales y la planificación centralizada, también temían profundamente un nuevo levantamiento de la clase trabajadora y culparon a las políticas de "reforma y apertura" por las protestas de la Plaza Tiananmen.

Deng, sin embargo, insistió en que tal enfoque resultaría en un estancamiento económico, y que se necesitaba una aceleración dramática de la reforma del mercado. Fueron necesarias altas tasas de crecimiento para evitar el desempleo masivo y evitar los disturbios sociales. No es casualidad que la gira por el sur de Deng en 1992, que sentó las bases de su ascendencia renovada, tuvo lugar pocos días después de la disolución de la Unión Soviética. Deng se había ganado el apoyo de las principales figuras militares, que habían presenciado la devastación de Irak en la primera Guerra del Golfo por armamento estadounidense, y miró a Deng para que le proporcionara el dinero y las armas para modernizar el Ejército Popular de Liberación. Más importante aún, sus rivales no tenían una perspectiva económica alternativa que ofrecer, un reflejo de la bancarrota total de la perspectiva maoísta del "socialismo en un país".

China, 30 años después

Treinta años después, el PCCh no ha superado ninguna de las contradicciones económicas subyacentes o dilemas geopolíticos. Y las tensiones sociales, controladas por un aparato policial estatal enormemente expandido, solo se han agudizado.

Se ha producido una extraordinaria expansión económica. Entre 1992 y 2010, la economía china creció 11 veces. En 1995, según Wikipedia, China era la octava economía más grande del mundo y, en 2011, había superado a Japón para convertirse en la segunda más grande. Estas tasas de crecimiento dependían, en primer lugar, de los logros de la revolución de 1949 —la creación de una fuerza laboral educada y calificada, industrias básicas e infraestructura— y, en segundo lugar, la posición de China en la economía mundial como la plataforma preeminente de mano de obra barata. Después de 1992, la inversión extranjera, junto con tecnología y experiencia extranjeras, inundó el país.

Los diversos comentaristas, incluidos las organizaciones de pseudoizquierda, que caracterizan a China como "imperialista", aprovechan los índices económicos de crecimiento, comercio e inversión arrancados de su contexto internacional e histórico. Ahora se está volviendo cada vez más evidente que la mayor expansión económica de China se enfrenta al orden imperialista de larga data dominado por los Estados Unidos.

Los Estados Unidos y otras potencias imperialistas estaban felices de cosechar los beneficios de la mano de obra china barata, siempre que la expansión económica de China no desafiara sus intereses económicos y geopolíticos. Bajo Obama y ahora Trump, el imperialismo estadounidense está decidido a usar toda la fuerza de su poderío económico y militar para evitar que China desafíe la hegemonía estadounidense. El estribillo constante de los Estados Unidos es que China debe cumplir con el "sistema basado en reglas internacionales", es decir, el orden imperialista mundial existente, donde Washington establece las reglas.

En medio de la acelerada caída hacia la guerra, el PCCh es orgánicamente incapaz de apelar a la única fuerza social capaz de prevenir conflictos: la clase trabajadora, en China e internacionalmente. La burocracia estalinista está mucho más aterrorizada por un movimiento masivo de trabajadores que por la amenaza del imperialismo. Consciente de que está encima de una bomba de relojería social, gasta más en seguridad interna que en el ejército.

El asombroso crecimiento de la desigualdad social en China ha ido de la mano con el saqueo y la privatización de las empresas estatales, la demolición de los beneficios sociales de la cuna a la tumba y la colosal acumulación de riqueza en manos de un pequeño grupo de los súper ricos. Para estar entre los 100 primeros en la Lista de ricos de Forbes para China, en 2019, se requirió al menos 2.6 mil millones de dólares. El primero de la lista fue Jack Ma, director ejecutivo del Grupo Alibaba, con un patrimonio neto de $38 mil millones, un aumento de $3.4 mil millones desde 2018. Las cinco personas más ricas de China tenían un patrimonio neto combinado de $155.9 mil millones. Es esta capa la que representa el PCCh y con quien tiene los lazos más cercanos. Algunos son miembros del Partido Comunista y ocupan cargos en los principales órganos de asesoramiento político.

Por el contrario, el salario mínimo para un trabajador en China es de alrededor de $370 al mes o $4440 al año. Sin embargo, esto oscurece la situación que enfrentan grandes sectores de la clase trabajadora, especialmente las decenas de millones de migrantes internos de las zonas rurales, que carecen de derechos sociales básicos. El pago insuficiente y el impago de los salarios están muy extendidos. Las condiciones en las fábricas son opresivas, y a menudo insalubres y peligrosas. La Federación Nacional de Sindicatos de China es, literalmente, el brazo de la burocracia del PCCh en los lugares de trabajo, suprimiendo la oposición, las protestas y las huelgas.

El regreso del mercado capitalista y la explotación bruta también han provocado el regreso de los males sociales que fueron eliminados en gran parte después de la revolución de 1949: trabajo infantil, trabajo forzado, prostitución y abuso de drogas.

Para citar solo algunos índices:

¿Cuáles son, entonces, las tareas políticas que enfrenta el CICI hoy?

Claramente, el establecimiento o, más bien, el restablecimiento de una sección de la Cuarta Internacional en China es una tarea estratégica clave. La clase obrera china es la más grande del mundo, según una estimación de 400 millones, lo que la hace más grande que la población de la mayoría de los países del mundo. Además, China se ha transformado enormemente desde 1949, e incluso 1989, ya no es predominantemente una sociedad campesina o rural, sino una sociedad urbana. La mayoría de la población vive en áreas urbanas, muchas en grandes ciudades que se han expandido o no existían antes.

Además, como lo dejó en claro la declaración de CI de 2016 sobre la construcción de un movimiento internacional contra la guerra, China es un objetivo central de los planes de guerra del imperialismo estadounidense, ya que busca desesperadamente mantener su hegemonía. Una lucha internacional de la clase trabajadora contra el impulso a la guerra debe necesariamente abarcar a los trabajadores en China.

La clase trabajadora en China, como a nivel internacional, es y será cada vez más parte del resurgimiento de la lucha de clases en todo el mundo. Las cifras muy limitadas disponibles indican niveles crecientes de huelgas y protestas de los trabajadores. El hecho de que una capa de estudiantes de universidades de élite haya recurrido a estas luchas, y haya sido detenido por su participación, es una señal de que las luchas tendrán un carácter político.

La indicación más clara de las tensiones sociales y políticas extremas dentro de China es el extraordinario poder que se ha concentrado en las manos del presidente Xi Jinping, ahora presidente de por vida. Como declaró el ICFI en su perspectiva en marzo del año pasado, Xi es un bonapartista con características chinas, que media entre facciones rivales de la burocracia del PCCh y, sobre todo, fortalece su vasto aparato estatal-policial para reprimir toda crítica y oposición.

Hasta el día de hoy, el régimen estalinista se ha resistido a todos los llamados a revisar, de cualquier manera, su evaluación de los acontecimientos de junio de 1989, o para rehabilitar políticamente a sus víctimas. En la muerte el 22 de julio de Li Peng, quien declaró la ley marcial hace 30 años, el quiosco de prensa oficial Xinhua declaró: “El camarada Li Peng tomó una posición firme y, junto con la mayoría de los camaradas en el Politburó, adoptaron medidas resueltas para detener la agitación y sofocar la rebelión contrarrevolucionaria".

Esto equivale a una advertencia de que las tropas pueden ser llamadas nuevamente, contra la clase trabajadora. No es un signo de fuerza, sino de gran debilidad, y le dará a la lucha de clases un carácter particularmente explosivo.

Como deja en claro el resultado de las protestas de 1989, nuestras tareas son, sobre todo, aclarar la perspectiva teórica y política que debe guiar un movimiento de la clase trabajadora. Es necesario examinar y diferenciar el programa del trotskismo, basado en el internacionalismo socialista, de las muchas y diversas críticas a la restauración capitalista en China, que se basan, de una forma u otra, en el nacionalismo chino. Esa tarea se hace más difícil debido a la falta de materiales de primera mano, que se ve agravada por la censura generalizada del régimen. Además, todas estas corrientes políticas opositoras —la Nueva Izquierda, los neomaoístas— son muy heterogéneas.

Workers News, 26 de mayo de 1989

Las preguntas de la historia son fundamentales para aclarar a los estudiantes, trabajadores e intelectuales chinos: las experiencias estratégicas clave de la clase trabajadora internacional, de las cuales las revoluciones en China son un componente crucial. De las discusiones que hemos tenido con estudiantes chinos en Australia, parece que se sabe muy poco o nada sobre León Trotsky y la traición de Stalin de la Revolución China de 1925–27. Cualquier conocimiento de la Revolución de 1949 y los desarrollos posteriores, como la Revolución Cultural, se refracta a través de la propaganda y las mentiras del régimen estalinista.

Sabemos que una capa de jóvenes, intelectuales y trabajadores han recurrido al maoísmo y a sus consignas "revolucionarias" banales en busca de respuestas. La restauración capitalista en China, sin embargo, no fue una ruptura con el maoísmo. Surgió orgánicamente del callejón sin salida del "socialismo en un solo país". El maoísmo, o estalinismo chino, se caracterizó por su hostilidad hacia la movilización independiente de la clase trabajadora, su énfasis en la voluntad subjetiva y, sobre todo, su nacionalismo pútrido. Es diametralmente opuesto al marxismo genuino, es decir, la perspectiva del internacionalismo socialista, que solo fue sostenido por el movimiento trotskista, incluidos los trotskistas chinos.

Podemos confiar en que habrá trabajadores y jóvenes chinos que busquen los medios políticos para luchar contra el régimen del PCCh en Beijing, y el sistema capitalista que defiende, y que recurrirá, para la perspectiva internacionalista necesaria, al Comité Internacional.

(Publicado originalmente en inglés el 10 de septiembre 2019)