Protestas en Hong Kong continúan tras alcanzar doceava semana

por Peter Symonds
27 agosto 2019

El movimiento de protesta en Hong Kong ha entrado en su doceava semana. Hubo manifestaciones durante el fin de semana para subrayar las continuas demandas de reformas democráticas y el fin de la violencia policial. Se produjeron enfrentamientos con la policía que implicaron por primera vez el uso de cañones de agua para intentar dispersar a los manifestantes.

El sábado, decenas de miles de personas se manifestaron en el área de Kwun Tong para instar a la Administración de Hong Kong a responder a sus demandas: la retirada completa de la legislación que permite extradiciones a China continental, la renuncia de la directora ejecutiva Carrie Lam, una investigación independiente sobre la violencia policíaca y la retirada de todos los cargos contra los manifestantes.

Los manifestantes se reúnen para un mitin en el parque Victoria en Hong Kong el doming [Crédito: Apple Daily via AP]

También se opusieron a la instalación por parte del Gobierno de faroles de vigilancia ambiental "inteligentes" que, según dicen, podrían usarse para espiar a los residentes. Una de las farolas fue derribada. Estallaron enfrentamientos entre la policía que alegó que se habían lanzado proyectiles y bombas de gasolina, y atacaron la protesta con gases lacrimógenos y porras. Unas 29 personas fueron arrestadas.

Ayer, miles de manifestantes marcharon desde Kwai Chung al distrito de Tseun Wan en los Nuevos Territorios, lo que provocó más enfrentamientos. La policía utilizó dos cañones de agua y gases lacrimógenos para tratar de terminar la manifestación. A medida que aumentaron las tensiones, la policía sacó sus armas. Un policía que afirmó que estaba siendo físicamente amenazado disparó una bala viva al aire.

La mayor manifestación tuvo lugar el viernes por la noche. Los organizadores estimaron que 210.000 personas participaron en la formación de una cadena humana en toda la ciudad llamada "El camino de Hong Kong", una referencia a una manifestación similar que tuvo lugar en los Estados Bálticos hace 30 años. Apodada "El camino Báltico", más de un millón de personas de Estonia, Letonia y Lituania se manifestaron el 23 de agosto de 1989 en oposición al régimen estalinista soviético y presionaron por la independencia.

La protesta de Hong Kong también expresó sentimientos separatistas con algunos de los participantes cantando "¡Hong Kong libre!" y "¡Recuperemos Hong Kong, la revolución de los tiempos!". Como lo ha explicado el World Socialist Web Site, la forma de luchar por los derechos democráticos y sociales no es a través del establecimiento de un ente capitalista separado, sino más bien una lucha conjunta de la clase trabajadora en toda China contra el régimen de Beijing y el capitalismo chino.

"El camino Báltico" fue parte del movimiento más amplio contra el estalinismo en 1989 que terminó con el colapso de los regímenes en Europa del Este, la disolución de la Unión Soviética y la restauración del capitalismo. El resultado para los trabajadores fue una regresión social y cultural masiva que solo pudo haber sido evitada por la clase trabajadora en una lucha política unificada contra el estalinismo, por el socialismo auténtico.

Después de 12 semanas de protestas masivas, la Administración de Hong Kong está bajo una presión considerable. El presidente ejecutivo Lam sostuvo una reunión ayer con agentes y políticos clave en un intento por encontrar un medio para desactivar y poner fin al movimiento de protesta. Los presentes incluyeron a los miembros de su gabinete, así como a figuras de la élite política como el ex director ejecutivo Henry Tang Ying-yen y el exvicecanciller de la Universidad China, Joseph Sung Jao-yiu.

Según el South China Morning Post, algunos de los presentes instaron a Lam a hacer concesiones sobre algunas demandas: retirar formalmente la legislación de extradición, que solo ha sido suspendida, y convocar alguna forma de investigación pública, incluido sobre la conducta policial. Según los informes, Lam no descartó rotundamente las sugerencias, sino que "se ocupó del momento, el tono y las tácticas". Ella ha sugerido un diálogo a largo plazo, incluso con líderes de protesta, pero no ha proporcionado detalles.

Lam también está bajo presión para poner fin a las protestas de Beijing, amenazando con intervenir para reprimir el movimiento. Además de movilizar a la policía paramilitar armada en la vecina Shenzhen, el régimen del Partido Comunista Chino (PCCh) está presionando a las empresas en Hong Kong para que tomen medidas disciplinarias contra los empleados involucrados en las protestas.

La aerolínea de Hong Kong, Cathay Pacific, en la que las corporaciones chinas de propiedad estatal tienen una participación significativa, emitió un correo electrónico el 12 de agosto advirtiendo sobre "consecuencias disciplinarias para los empleados que apoyen o participen en protestas ilegales". Beijing amenazó con cortar el acceso al espacio aéreo chino si no se toman medidas Al menos dos pilotos, dos miembros del personal de tierra y un líder sindical de la tripulación de cabina han sido despedidos, y el CEO de la compañía fue removido.

A pesar de las advertencias, aproximadamente 5.000 personas participaron el viernes pasado en una protesta de la industria contable en el distrito comercial de la ciudad por expresar su apoyo a las demandas de las protestas. Los medios estatales en China criticaron previamente a las principales firmas de contabilidad: KPMG, Deloitte, PwC y Ernst & Young, luego de que algunos de sus empleados publicaran un anuncio en el periódico que criticaba a sus empresas por no defender la democracia.

Las protestas que comenzaron a principios de junio han tenido un impacto significativo en la economía de Hong Kong. El Wall Street Journal informó: "La bolsa de valores de Hong Kong ha perdido casi $300 mil millones en valor de mercado desde finales de junio. El daño acumulado al gasto y la inversión amenaza con llevar a la economía de la ciudad de $363 mil millones, aproximadamente del tamaño de Israel, a una recesión. Los analistas de Morgan Stanley esperan que el crecimiento económico de Hong Kong para el trimestre que finalice en septiembre sea el peor en una década".

Lo que subyacen a las prolongadas protestas son las preocupaciones sociales sobre las oportunidades de trabajo y los altos precios, particularmente de la renta, que no encuentran voz en las demandas de los organizadores de protestas oficiales. Los precios promedio de las propiedades en una de las ciudades más caras del mundo alcanzaron 20,9 veces el ingreso familiar promedio en 2018, en comparación con 12,6 veces para Vancouver y 11,7 veces para Sídney, otras dos ciudades costosas.

Un profesor de la Universidad Johns Hopkins, Ho-Fung Hung, dijo a Bloomberg la semana pasada que el malestar económico, combinado con la frustración por la falta de una voz política y la pérdida percibida de identidad cultural, estaba llevando a los jóvenes a protestar. "Los participantes provienen de todos los orígenes económicos", dijo. “Lo que los une es una sensación compartida de que no hay un futuro para ellos en Hong Kong. En comparación con sus padres, tendrán una calidad de vida más baja”.

La sensación de enajenación se extiende a la oposición política oficial en Hong Kong, la denominada agrupación pandemócrata en la Asamblea Legislativa, que ha alcanzado compromisos repetidamente con la administración pro-Beijing. Sin embargo, lo que se necesita es más que un sentimiento difuso de resentimiento e ira, sino más bien un programa socialista e internacionalista basado en la clase trabajadora en toda China para oponerse al régimen del PCCh y sus servidores políticos en Hong Kong.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de agosto de 2019)