Jean-Luc Mélenchon elogia al gobierno mexicano como encarnación de la "revolución de los ciudadanos"

por Will Morrow
21 agosto 2019

La visita del mes pasado a México por Jean-Luc Mélenchon, el líder de La Francia Insumisa (LFI), habló mucho sobre su política y la naturaleza de cualquier gobierno que lideraría si ganara las elecciones presidenciales francesas en 2022.

Mélenchon viajó como invitado oficial del partido gobernante Morena del presidente Andrés Manuel López Oprador (conocido como AMLO). Durante el viaje de dos semanas que comenzó el 13 de julio, se reunió con los principales miembros de Morena de ambas cámaras del Congreso, dio conferencias internas y reuniones públicas, incluido sobre su libro más reciente, Era of the People, y celebró una sesión privada de dos horas con AMLO.

El viaje en sí mismo fue una señal de que, a pesar de las crecientes huelgas y las protestas del "chaleco amarillo" contra el presidente Emmanuel Macron en Francia, el propio Mélenchon tiene la intención de seguir políticas derechistas y contra la clase trabajadora. Mientras estuvo en México, alabó repetidamente a la administración de Morena como la encarnación viva de su propio programa político puesto en práctica. En una de las cuatro publicaciones de video blog para sus seguidores durante el viaje, llamó al gobierno de AMLO una "forma particular de formulación de la revolución de los ciudadanos".

Dado que Mélenchon mismo sostiene la administración de Morena como un ejemplo de lo que le gustaría lograr si tomara el poder en Francia, vale la pena examinar cuáles han sido los resultados de esta "revolución" para la clase trabajadora mexicana e internacional.

Actuando a instancias de la administración Trump, AMLO ha expandido enormemente los ataques contra los inmigrantes. En sus primeros seis meses de mandato, su gobierno deportó a más de 82,000 personas, un aumento del 245 por ciento. Para junio, un mes antes de la visita de Mélenchon, AMLO desplegó a más de 21,000 soldados para patrullar las fronteras norte y sur del país, donde efectivamente sirven como una extensión del comando fascista de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos en la frontera entre Estados Unidos y México.

El ejército mexicano atrapa y detiene a miles de refugiados, que ahora están encarcelados a una tasa de alrededor de 1,000 personas por día para deportación. Miles de trabajadores son encarcelados por las fuerzas policiales mexicanas, por orden de AMLO, en lo que solo puede describirse como campos de concentración.

Este récord le ha valido a AMLO el elogio personal de Donald Trump y su matón secretario de estado, Mike Pompeo. Mientras Mélenchon estaba en la Ciudad de México, Pompeo también estuvo allí el 21 de julio para reunirse con su homólogo Marcelo Ebrard, elogiando "avances significativos" en la política de inmigración bajo AMLO. Ebrard se jactó ante Pompeo de que Morena había reducido el número de refugiados que llegaron a la frontera entre Estados Unidos y México en 44,000 en un mes.

Morena también ha continuado con las políticas de austeridad contra la clase trabajadora mexicana de sus predecesores, persiguiendo reformas educativas proempresarial y denunciando a los maestros en huelga. AMLO se opuso a las huelgas masivas salvajes que estallaron en la ciudad fronteriza de Matamoros a principios de 2019 contra las condiciones de explotación en los centros de fabricación de autopartes de las maquiladoras, instando a los trabajadores que ganan tan solo $10 por día a "considerar la situación de las empresas" y envió tropas para asaltar a los trabajadores en las líneas de piquete.

Mélenchon elogió fraudulentamente este registro como una "cuarta transformación" que ahora se supone que está en marcha en México. Cuando se refirió a la creciente oposición de izquierda de la clase trabajadora a AMLO, fue solo para denunciarlo. La colaboración del presidente mexicano con el gobierno de Trump "le costó caro a los izquierdistas, quienes lo etiquetarán como una sorpresa inmediata", se quejó Mélenchon. Pero fue "mejor evitar un choque frontal" con los Estados Unidos, y "esto es lo que AMLO está tratando de hacer".

El apoyo de Mélenchon a AMLO subraya que un gobierno de LFI implementaría un programa no menos anti-clase trabajadora que su contraparte mexicana. Mélenchon dejó en claro que comparte el programa antiinmigrante de AMLO, diciéndole a los senadores en la Ciudad de México que él "no era partidario de la migración libre" y que las "fronteras nacionales tienen una función vital como célula para estructurar y organizar".

Mélenchon sin duda espera que su asociación con Morena aumente su propia fortuna política, en medio de un colapso en el apoyo electoral a su partido. Habiendo asegurado el 20 por ciento de los votos en las elecciones presidenciales de 2017, cayó a poco más del 6 por ciento en las encuestas electorales europeas de este año después de no haber brindado ningún apoyo político significativo para organizar acciones de protesta en defensa de los manifestantes "chaleco amarillo" atacados por Macron.

En su viaje, Mélenchon trató de descartar el significado y las implicaciones de esta debacle electoral. Señaló que Morena había sido derrotado en dos elecciones antes de obtener una victoria aplastante en 2018, en la que AMLO se convirtió en el beneficiario indigno de una creciente ola de oposición política de izquierda entre los trabajadores y los jóvenes. Obtuvo con mucho el mayor voto de cualquier presidente en la historia de México.

Sin embargo, lo que los acontecimientos tanto en México como en Francia han revelado es el abismo de clase cada vez más profundo que separa a trabajadores e inmigrantes de políticos capitalistas como Mélenchon y AMLO.

La administración Macron, que ha reducido drásticamente los derechos laborales, las pensiones, el gasto social y los impuestos a los ricos, y ha reprimido brutalmente las protestas de "chaleco amarillo" con violencia policial, es ampliamente odiada por la clase trabajadora y la juventud. El Partido Socialista, del cual surgieron directamente Macron y su partido, es despreciado como un gran partido empresarial por su papel en la imposición de la austeridad y el lanzamiento de guerras neocoloniales durante décadas, incluido su apoyo, como el propio Mélenchon, para la guerra libia de 2011. Los sindicatos, que han estrangulado y reprimido la lucha de clases durante décadas, son proyectiles procorporativos, que fueron abiertamente hostiles a los "chalecos amarillos".

En estas condiciones, Mélenchon es consciente de la necesidad de una nueva trampa nacionalista de "izquierda" para evitar el desarrollo de un movimiento socialista revolucionario internacional en la clase trabajadora y comprometido con la defensa de la propiedad capitalista y los intereses geoestratégicos del imperialismo francés. Habiendo servido dentro del Partido Socialista durante décadas hasta 2009, formó el Frente de Izquierda y luego La Francia Insumisa con este objetivo. Su viaje a México fue una señal para la clase dominante en Francia de que se puede confiar en él para imponer sus políticas de austeridad y militarismo contra la creciente oposición de la clase trabajadora.

Mélenchon eligió visitar Ciudad de México para visitar el Museo León Trotsky, ubicado en el distrito municipal de Coyoacán. El museo está ubicado en la casa donde vivió el gran revolucionario ruso, que en 1917 codirigió la Revolución de Octubre con Vladimir Lenin y en 1938 fundó la Cuarta Internacional contra la degeneración estalinista de la Unión Soviética y la (Tercera) Internacional Comunista un año antes de su asesinato, el 20 de agosto de 1940, a manos del agente estalinista Ramón Mercader.

En su cuenta de blog de la visita, Mélenchon presentó la lucha titánica de Trotsky contra la burocracia estalinista contrarrevolucionaria y nacionalista como una cuestión de interés puramente académica sin ninguna relevancia contemporánea particular. "En el siglo XXI, podemos volver a escuchar claramente todas nuestras conferencias sobre cómo interpretamos los acontecimientos" de la Revolución Rusa, dijo, para "adherirse, como yo en mi juventud, al trotskismo", y saber si realmente lo que León Trotsky propuso era necesario, "en lugar de esto o aquello, etc."

Esto no disminuiría la lealtad de "aquellos como yo" a la "memoria de los rebeldes absolutos como Trotsky, quien era un Insumisa absoluta porque nunca se sometió a Stalin".

¡Qué fraude! Es absurdo comparar un líder de la Revolución de Octubre y el fundador de la Cuarta Internacional con Mélenchon, el exministro del Partido Socialista y aliado del gobierno proausteridad Syriza (Coalición de la Izquierda Radical) en Grecia. Mélenchon, como es bien sabido, ha declarado que la clase obrera y la revolución socialista son políticamente irrelevantes y que la época actual exige una política populista. Es decir, Mélenchon toma como punto de partida la hostilidad vitriólica hacia la perspectiva marxista clásica de la cual Trotsky era el representante más brillante.

El reclamo de Mélenchon de condenar el asesinato de Trotsky es igualmente grotesco y siniestro, ya que su carrera política ha implicado una larga colaboración con el Partido Comunista Francés, un partido estrechamente involucrado en la creación de la red internacional de asesinatos estalinistas que organizó y preparó el asesinato de Trotsky, así como los asesinatos de sus pensadores más cercanos, incluidos su hijo León Sedov y el secretario de la Cuarta Internacional, Rudolf Klement.

A pesar de la afirmación de Mélenchon de haber sido trotskista en su juventud, la realidad es que nunca perteneció a un partido trotskista. Su carrera política comenzó en la Organización Comunista Internacional (OCI) después de su separación en 1971 del Comité Internacional de la Cuarta Internacional y la consiguiente ruptura de la OCI con el trotskismo. Al extraer las conclusiones de la orientación nacionalista de la OCI hacia el Partido Socialista (PS) de las grandes empresas, Mélenchon luego abandonó la OCI y comenzó una carrera en el PS.

Mélenchon fue un agente clave en la Unión de la Izquierda del PCF y el PS, liderado por Francois Mitterrand, respaldado por la OCI. Luego se desempeñó como asesor de Mitterrand y un ministro en el gobierno del PS liderado por Lionel Jospin, quien era otro miembro de la OCI que trabajaba dentro del PS.

Si Mélenchon ahora intenta asociar su propio partido con el nombre de Trotsky, es porque es consciente de que el nombre y la lucha de Trotsky contra el estalinismo continúan despertando el interés y la admiración de los sectores más conscientes de la clase trabajadora y la juventud. Ese interés solo crecerá en medio de la crisis más profunda del capitalismo global desde la década de 1930 que está impulsando una vez más a millones de trabajadores a las luchas revolucionarias.

Hoy, el trotskismo está representado solo por el Partido Socialista por la Igualdad en Francia y el Comité Internacional de la Cuarta Internacional, que ha librado una lucha prolongada durante más de 65 años para defender el programa y los principios del trotskismo genuino contra todas las formas de revisionismo que asignaron un papel histórico progresista para la burocracia estalinista, la socialdemocracia y las organizaciones nacionalistas burguesas en los países coloniales, y sobre esa base se opuso a la lucha para construir un partido revolucionario independiente de la clase trabajadora.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 20 de agosto de 2019)