Wall Street exige “disciplina” mientras continúan las protestas en Puerto Rico

por Eric London
27 julio 2019

Horas después del anuncio del jueves por la mañana del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, de que renunciará el 2 de agosto, miles de personas se manifestaron en el centro de San Juan exigiendo la renuncia de su sucesor, la ministra de Justicia, Wanda Vázquez Garced. Tanto Rosselló como Vázquez son miembros del Nuevo Partido Progresista (PNP) y del Partido Demócrata.

#WandaRenuncia se convirtió rápidamente en una de las etiquetas más populares de Twitter, mientras que los carteles caseros del jueves mostraban las consignas, "esto no ha terminado" y "estamos limpiando toda la casa". Los manifestantes dejaron en claro que su enojo está dirigido no solo contra la Administración de Rosselló, sino contra el implacable régimen de austeridad impuesto en la isla por sus acreedores de Wall Street.

Cientos de miles marchan para exigir la renuncia de Rosselló

La renuncia de Rosselló marca la primera vez en la historia de Estados Unidos que las manifestaciones masivas han obligado a la renuncia de un gobernador en funciones. Más demostraciones están previstas cada día hasta el lunes. En los últimos días, se han producido protestas en Los Ángeles, Nueva York, Chicago, Boston, Miami, Orlando, así como en las ciudades españolas de Barcelona y Madrid.

La clase dominante estadounidense está atrapada por el temor de que las protestas continúen en la isla e inspiren huelgas y protestas en el continente. En un artículo titulado "Puerto Rico está en caos, y hay cierta preocupación por la inestabilidad continua como una amenaza importante", citó el Washington Post a Edgar Roman, presidente del Colegio de Abogados de Puerto Rico, quien dijo: "La supervivencia del sistema político como lo conocemos está en riesgo".

El capital financiero está respondiendo a las manifestaciones con denuncias despiadadas contra la clase trabajadora y llamados a acudir a formas dictatoriales de gobierno. La clase dominante intenta aprovechar el colapso de la Administración de Rosselló para transferir poderes dictatoriales a la Junta de Supervisión y Administración Financiera.

En una declaración de la junta editorial ayer titulada "La crisis política de Puerto Rico", el Wall Street Journal pidió que la junta de supervisión aplastara la oposición social a la austeridad con el objetivo de pagarles a los acreedores en Wall Street. El editorial está lleno de ira por la incapacidad del Gobierno puertorriqueño de "imponer disciplina" y "limpiar el infierno de San Juan".

"El principal problema de Puerto Rico", declaró el editorial, "es el socialismo democrático, y Rosselló es típico de una clase política que compra votos con sobornos. Durante décadas, los altos impuestos y las inflexibles leyes laborales han deprimido la inversión y los incentivos para trabajar. Los trabajadores privados tienen garantizados bonos de Navidad de $600, 15 días de vacaciones y protecciones laborales inquebrantables. Un hogar puede obtener un 50% más de beneficios del Gobierno que el salario mínimo mensual para llevar a casa".

Tales declaraciones son una amenaza urgente, no solo para los trabajadores de Puerto Rico, sino para la clase obrera de EUA y para todo el mundo.

La clase gobernante estadounidense abandonó a los obreros puertorriqueños cuando golpeó el huracán de 2017, dejando 5000 muertos. Dos años más tarde, no han solucionado nada, miles de personas están durmiendo en tiendas de campaña para protegerse de las lluvias y la mitad de la población vive en pobreza. Los bancos y las corporaciones responden a las protestas sociales acelerando la destrucción de todos los derechos sociales e imponiendo “disciplina” imperial.

Este es el consenso bipartidista en Washington. La semana pasada, el Washington Post, asociado con el Partido Demócrata y propiedad del CEO de Amazon, Jeff Bezos, publicó una declaración de la junta editorial quejándose de que "la efectividad de la junta de supervisión se ha visto obstaculizada" y que "el Congreso debería tomar medidas para fortalecer la junta".

El tono enojado del editorial del Wall Street Journal se explica en parte por el hecho de que la junta de supervisión estaba a punto de presentar un plan para reducir aún más el gasto social cuando estallaron las manifestaciones hace dos semanas.

Wall Street exigió recortes masivos a las pensiones públicas, pero, según el New York Times, "cuando los maestros activos de la isla votaron recientemente sobre el acuerdo, la mayoría lo rechazó, en contra de los consejos de su sindicato", la Federación Estadounidense de Maestros (AFT, American Federation of Teachers).

Después de que la AFT no lograra eliminar los recortes, los republicanos del Congreso votaron a favor de otorgar a la junta de supervisión el poder de controlar los pagos del seguro de salud Medicaid al territorio y están planeando introducir una legislación que otorgue a la junta el control diario sobre el gobierno de la isla, una decisión que facilitarán los demócratas.

Según El Nuevo D í a, el congresista demócrata Raúl Grijalva dijo al periódico que "no podía garantizar el apoyo del caucus demócrata" para oponerse a los planes liderados por los republicanos.

El Times se quejó ayer por los "límites a los poderes legales de la junta de supervisión", señalando que "tiene poca capacidad para impulsar cambios regulatorios específicos o enmiendas a la legislación laboral que puedan fomentar el crecimiento económico".

El impulso de la clase dominante para extraer ganancias de los residentes empobrecidos de Puerto Rico conduce a formas dictatoriales de gobierno. En un artículo de 2016 del Yale Law Journal, el profesor de la Universidad de Nueva York, Clayon Gillette, y el miembro de la junta de supervisión, David Skeel, pidieron la abolición del Gobierno y la instalación del gobierno directo de Wall Street:

"La profunda angustia financiera es emblemática del fracaso de los procesos democráticos de una ciudad", escribieron los autores, refiriéndose a la quiebra de Detroit en 2013, durante la cual un gerente de emergencias impuesto por el Gobierno de Obama anuló los poderes de toma de decisiones del consejo municipal electo e impuso recortes masivos a programas sociales y pensiones.

El artículo de la revista de derecho continuó: "El desplazamiento de esos procesos en un esfuerzo por restablecer la estabilidad financiera que una democracia que funciona bien perseguiría, podría decirse que es mucho menos problemático de lo que podría ser con una ciudad que ya está proporcionando los bienes públicos locales que las localidades fueron creadas para distribuir".

Al igual que con los dictadores que renuncian a los levantamientos masivos solo para entregar el poder a un adjunto de confianza, es poco probable que el nombramiento de Wanda Vázquez frene las protestas. Las aclamaciones de los manifestantes se convirtieron en fuertes abucheos el miércoles por la noche cuando la multitud que se reunía frente a la residencia del gobernador se enteró de que Vázquez era su reemplazo.

Vázquez fue nombrada solo porque el puesto de secretario de Estado, legalmente el próximo en la línea, estaba vacante. Rosselló evidentemente no pudo convencer a nadie de subirse a bordo de su naufragio. Los puestos del secretario de Estado, jefe de gabinete y ahora secretario de justicia siguen vacantes.

Claramente no es una señal de fuerza de la Administración entrante que el primer acto oficial de Vázquez ayer fue publicar una declaración de "rechazo categórico" a informes ampliamente divulgados de que ella misma participó en actividades delictivas mientras se desempeñaba como fiscal principal en la isla.

"Vázquez está comprometida", dijo la destacada abogada puertorriqueña Mayra López Mulero al Washington Post. "El público la percibiría como una líder ilegítima debido a la lenta respuesta de su oficina al escándalo de los mensajes de texto".

La congresista demócrata de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, cuya madre nació en Puerto Rico, emitió ayer un tuit destinado a mitigar el descontento social.

"Este es un triunfo para la gente de Puerto Rico", dijo, y agregó que los manifestantes "cambiaron exitosamente su liderazgo y exigieron responsabilidad".

La implicación de este tuit es que las protestas ya han "triunfado" y que no son necesarias más manifestaciones. Esta es una mentira política.

Si bien la caída de Rosselló es una expresión poderosa de la inmensa fuerza social de la clase trabajadora, su reemplazo por otra reaccionaria figura demócrata no resolverá ninguna de las profundas quejas sociales que han llevado a cientos de miles de trabajadores y estudiantes a las calles.

Abordar las raíces de la devastación social de Puerto Rico requiere la construcción de un movimiento revolucionario independiente de la clase obrera y su unificación con los trabajadores del continente en una lucha común contra el imperialismo estadounidense y el sistema capitalista en su conjunto.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de julio de 2019)