Se intensifica el ataque a los derechos democráticos

El FBI y ICE escanean fotos de licencias de conducir con tecnología de reconocimiento facial

por Kevin Reed
11 julio 2019

Un informe en el Washington Post esta semana reveló que el Buró Federal de Investigaciones (FBI, todas las siglas en inglés) y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) han estado utilizando un software de reconocimiento facial para escanear en secreto las bases de datos de millones de fotos de licencias de conducir, una violación de derechos democráticos básicos. Las agencias federales han participado en el programa durante al menos ocho años.

Según los documentos puestos a disposición del Post por el Centro de Leyes de Privacidad y Tecnología de Georgetown, solo el FBI ha registrado más de 390,000 búsquedas de reconocimiento facial en bases de datos federales y estatales desde 2011, incluido el catálogo digital de fotos de licencias del Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) en al menos 21 estados.

En Utah, según el artículo, la "base de datos del DMV fue objeto de cerca de 2,000 búsquedas de reconocimiento facial realizadas por organismos externos policiales entre 2015 y 2017, a veces docenas de búsquedas por día", y decenas de ellas han producido una "posible coincidencia".

El informe del Post dice que muchas de las búsquedas son parte del impulso para encontrar y deportar a inmigrantes indocumentados, y "que los investigadores federales han forjado relaciones diarias de trabajo con funcionarios del DMV". En estados como Utah, Vermont y Washington, donde los inmigrantes indocumentados tienen permitido obtener licencias de conducir completas o tarjetas de privilegio de conducción limitadas, "los agentes de ICE han realizado búsquedas de reconocimiento facial en esas bases de datos del DMV".

De acuerdo con Jake Laperruque, un abogado líder del grupo de monitoreo Project on Government Oversight, “la gente piensa que esto es algo que se avecina en el futuro, pero estas búsquedas de reconocimiento facial se realizan con mucha frecuencia hoy en día. Solo el FBI hace 4,000 búsquedas por mes, y muchas de ellas pasan por DMV estatales”.

La última exposición del uso generalizado del software de reconocimiento facial por parte de las agencias policiales federales es una prueba más de que el aparato estatal está violando sistemáticamente los derechos democráticos básicos con aparatos de vigilancia de alta tecnología. A espaldas del público, se están utilizando redes integradas, bases de datos y tecnologías de inteligencia artificial para acumular una gran cantidad de información en forma de perfiles digitales o expedientes para todos los ciudadanos. Otros ejemplos recientes del aumento en el uso de la vigilancia biométrica de la población incluyen:

• Un informe del 9 de marzo de NBC 7 San Diego basado en un documento filtrado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza mostró que los expedientes de 59 personas involucradas en actividades políticas de oposición a la política de inmigración del Gobierno de Trump se recopilaron de las cuentas de las redes sociales y fueron utilizados por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para poner una prohibición de viaje a los pasaportes de los ciudadanos estadounidenses.

• Un informe del 17 de junio de la American Civil Liberties Union (ACLU) llamado "El amanecer de la inteligencia de los robots" dijo que la fusión de la infraestructura de cámaras de seguridad desarrollada por décadas con la vigilancia estatal con "aprendizaje profundo" y "redes neuronales" de inteligencia artificial está siendo utilizada para monitorear al público 24/7 en todo el país.

• Una filtración y su posterior publicación el 14 de junio de datos corporativos del contratista de DHS, Perceptics, reveló que el Gobierno de EUA está utilizando la tecnología de reconocimiento facial en carreteras y cruces fronterizos para monitorear a viajantes.

• Un informe del Centro de Leyes de Privacidad y Tecnología de Georgetown llamado "Estados Unidos bajo vigilancia" reveló que las principales ciudades estadounidenses como Detroit, han construido en secreto una infraestructura de reconocimiento facial que monitorea al público en "parques, escuelas, centros de inmigración, gasolineras, iglesias, clínicas de aborto, hoteles, apartamentos, restaurantes de comida rápida y centros de tratamiento de adicciones", y está conectada con "bases de datos que contienen cientos de miles de fotos, incluidas fotografías de prisión, licencias de conducir e imágenes extraídas de las redes sociales".

La tecnología de reconocimiento facial consiste en la combinación de imágenes de video e imágenes de alta resolución con software de inteligencia artificial. El software escanea las imágenes en las identificaciones con foto o las que capturan las cámaras de seguridad en lugares públicos como aeropuertos, parques, carreteras o negocios, para ensamblar un mapa de relaciones geométricas faciales clave.

Entre estas relaciones están la distancia entre los ojos, la distancia desde la frente hasta la barbilla o desde la nariz hasta la barbilla. Estos "puntos de referencia faciales" (algunos sistemas miden hasta 97 puntos de referencia) se reúnen en un perfil conocido como la "firma facial". Estas firmas faciales, que son recopiladas y almacenadas por millones en las bases de datos del Gobierno, son únicas para cada persona y forman una base de datos individuales y biométricos comparables a las huellas dactilares y al ADN humano.

Sin embargo, las huellas dactilares y el ADN son ostensiblemente recolectados por la policía de acuerdo con los procedimientos basados en principios legales establecidos desde hace mucho tiempo como "sospecha razonable" y "causa probable". En el procesamiento y almacenamiento masivo de firmas faciales por parte del FBI y el ICE derivados de las bases de datos de fotos de identificación de los estados, se esquivan todos estos procedimientos. En muchos casos, las solicitudes de búsquedas solo necesitan un correo electrónico de la agencia policial a un funcionario del DMV. Uno de los proveedores de sistemas avanzados de reconocimiento facial para las agencias policiales es Amazon. Según informes anteriores en la prensa, el estado de Oregon utiliza el software de inteligencia artificial de Amazon llamado Rekognition para escanear fotos de bases de datos y hacer juego con rostros, para localizar a individuos incluso en sus cuentas en su medio social.

Otros informes dijeron que Amazon se reunió con funcionarios de ICE y prometió ayudar a "marcar o identificar a inmigrantes". Además, en una de sus solicitudes de patente de reconocimiento facial, Amazon propuso desarrollar una "base de datos de personas sospechosas" que podría integrarse con las tecnologías de seguridad doméstica y crear un "sistema de vigilancia a nivel de barrio".

El hecho de que estas técnicas de recopilación de datos biométricos verdaderamente orwellianas estén siendo desarrolladas por los gigantes de la tecnología y sean cada vez más utilizadas por el aparato de inteligencia estatal es una advertencia para la clase trabajadora. Estas revelaciones representan un aumento de la vigilancia del público que fue expuesta en 2013 por el antiguo contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Edward Snowden, quien filtró documentos que muestran que el Gobierno estadounidense está almacenando electrónicamente cada llamada telefónica y correo electrónico de toda la población.

La respuesta de los demócratas del Congreso a las revelaciones de reconocimiento facial demuestra su complicidad en lo que ha estado sucediendo durante muchos años. Su principal crítica es que el uso de tales métodos requiere la regulación del Gobierno federal. De hecho, la entrega de los documentos por parte del centro legal de Georgetown al Washington Post es parte de las audiencias en curso en Washington, DC, destinadas a aprobar la legislación del Congreso que legalizará dicha vigilancia.

El presidente demócrata del Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes, Elijah Cummings, pasó por alto las implicaciones del escaneo de reconocimiento facial, diciendo simplemente que "el acceso de las agencias de la ley a las bases de datos estatales a menudo se realiza en la sombra, sin consentimiento". La miembro de los Socialistas Democráticos de EUA (DSA) y congresista demócrata, Rashida Tlaib, que respondió a la exposición de la vigilancia masiva por video en Detroit, dijo que apoyaría la legislación federal para regular su uso.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 10 de julio de 2019)