Alemania: dirigentes de Los Verdes hacen campaña en defensa de las fuerzas armadas

por Johannes Stern
19 junio 2019

En la primavera de 1999, como parte de la coalición gobernante con los socialdemócratas, el partido Los Verdes, bajo la dirección del ministro de Relaciones Exteriores, Joschka Fischer, organizó la primera misión de combate de la Bundeswehr (Fuerzas Armadas) desde el final de la Segunda Guerra Mundial, en Yugoslavia. Veinte años después, los expacifistas celebran su giro hacia la guerra y ahora se presentan abiertamente como el principal partido del militarismo alemán.

En una contribución de invitado intitulada “¿Por qué la política exterior verde necesita la Bundeswehr?”, que apareció el jueves pasado en el conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung, el exlíder de Los Verdes, Cem Özdemir, y el portavoz en funciones del partido en temas de defensa, Tobias Lindner describió “la decisión de apoyar este despliegue de la OTAN por parte del Gobierno federal rojo-verde" como "una de las mayores pruebas para nuestro partido".

Añaden en la siguiente frase: "Sin embargo, la conclusión es que nos ha consolidado como un partido de paz, porque hoy decimos claramente: el uso del ejército es el último recurso, para que Alemania y Europa puedan cumplir con su responsabilidad humanitaria”.

La propaganda de Los Verdes recuerda la “neolengua" en la novela de George Orwell, 1984. Pone la realidad de cabeza. Los que hacen la guerra son de un "partido de paz", y el despliegue de los militares se considera un acto "humanitario". Por supuesto, la realidad es completamente diferente. El bombardeo de la OTAN contra Yugoslavia fue una guerra de agresión contraria al derecho internacional, que produjo muerte y sufrimiento para la población civil. Y todas las misiones extranjeras posteriores de la Bundeswehr en Asia Central, África y Oriente Próximo han perseguido intereses imperialistas.

Özdemir y Lindner no dejan dudas de que Los Verdes continuarán apoyando la política de guerra alemana en el futuro, sacrificando las vidas de sus propios soldados.

“Cuando nosotros, como miembros del Bundestag [Parlamento federal], enviamos al ejército parlamentario a misiones extranjeras, intervenimos en los planes de vida de los soldados, enviando a la madre, el padre o el amigo de alguien a un lugar lejano. Por encima de todo, arriesgamos su vida ", dicen sus comentarios. “Esta responsabilidad es una de las más difíciles que tenemos como miembros del Parlamento. No importa cómo consideremos las misiones individuales: las más de 260.000 personas que sirven en la Bundeswehr merecen el apoyo del Parlamento".

Para hacer valer los intereses del imperialismo alemán en todo el mundo, Özdemir y Lindner exigen un rearme militar masivo y el establecimiento de un ejército europeo. La Bundeswehr debe hacerse "apta para el futuro" y estar equipada para que pueda "cumplir con sus responsabilidades". Esto requeriría “la armonización de las capacidades existentes y la planificación de los Estados socios de la UE con el objetivo a largo plazo de [crear] un ejército europeo. Eso no tiene por qué estar en contradicción con la OTAN".

Obviamente, los líderes de Los Verdes apenas pueden esperar para integrarse a la maquinaria militar y poner en marcha la política de guerra alemana-europea. El mismo día en que apareció su artículo en la FAZ, Özdemir y Lindner se presentaron en sus respectivos perfiles de redes sociales con el atuendo de la Bundeswehr. Özdemir escribió en su cuenta de Instagram: “Un verde en la Bundeswehr, ¿eso va unido? Creo que sí". Para él y Lindner, fue parte de "pasar una semana en la vida diaria de las tropas e intercambiar puntos de vista intensamente con los soldados".

Un buque estadounidense para misiles guiados dispara un misil Tomahawk durante la invasión estadounidense de Irak en 2003 [crédito: Armada de EUA]

La semana militar en la que participaron los políticos del Partido Verde fue la llamada "InfoDVag", un evento oficial que proporciona información sobre las fuerzas armadas.

El sitio web del Ejército deja claro de qué se trataban estos eventos. Sirven "para atraer a figuras destacadas de la sociedad civil, así como a aquellos en cargos políticos, como multiplicadores para apoyar las tareas y objetivos de la política de seguridad y defensa de la Bundeswehr y su reorientación". En el evento, todos participan “con todos los derechos, pero también los deberes del servicio militar".

Además de los miembros del Bundestag y los Parlamentos estatales, un evento DVag también podría incluir “altos ejecutivos civiles de empresas, el sector público y la ciencia, representantes de empleadores, asociaciones de trabajadores y asociaciones comerciales, así como sindicatos y organizaciones no gubernamentales”. Igual que, “funcionarios públicos de alto rango, ... jueces, fiscales y representantes seleccionados de los campos de la educación, la investigación y los medios de comunicación”.

O sea que, las élites políticas en la política, las empresas, la ciencia, el Estado y el aparato sindical no solo actúan como cabilderos directos del ejército, sino que también pueden recibir entrenamiento de armas.

Un informe del Ejército alemán sobre el DVag en Munster dice: "Sal de la oficina y del Bundestag, al ejército". Y eso es lo que significa literalmente. Las imágenes muestran a los parlamentarios verdes y otros participantes de la semana de entrenamiento prestando un juramento solemne mientras son inducidos "en la comunidad de soldados y tropas" y dirigiendo "el principal tanque de batalla de leopardos" y los "vehículos blindados de tropas Puma y Marder” a través del área de entrenamiento de tanques en Munster.

Otros elementos del programa, además de "conferencias de alta calidad, llegar a conocer y entrenarse en vehículos, armas y equipo, lo básico de disparar, disparar con armas de mano, vivir en el campo, superar obstáculos y un ejercicio de orientación" incluyó un "servicio de campo" religioso y una "visita al museo de tanques alemanes".

El hecho de que al menos dos representantes destacados de Los Verdes participaron con entusiasmo en esta actividad militarista deja solo una conclusión: después de 20 años de política de guerra, el color del partido de Los Verdes coincide exactamente con el del camuflaje verde oliva del ejército.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 18 de junio de 2019)