Estados Unidos encarcelará a 1.400 niños inmigrantes en sitio de internamiento de japoneses en la Segunda Guerra Mundial

por Eric London
15 junio 2019

El Pentágono anunció que la Administración de Trump detendrá a 1.400 niños inmigrantes en el sitio de un campo de concentración para japoneses de la Segunda Guerra Mundial, la base militar Fort Sill en Lawton, Oklahoma.

La decisión, anunciada el martes al tiempo en que Trump denunciaba a los inmigrantes y el socialismo en un mitin en Iowa, es una maniobra política calculada.

"La inmigración realmente es el tema que define el 2020", dijo Trump en Des Moines poco después del anuncio del Pentágono. "Cuando se trata de inmigración, los demócratas ya no representan a los ciudadanos estadounidenses ... El Partido Demócrata es en realidad ahora el partido socialista".

Fort Sill, Oklahoma

La decisión de reabrir el campo de concentración en Fort Sill es un hito más en la ruptura de las formas democráticas de gobierno y una señal de que el Gobierno está reavivando los peores crímenes en la historia de Estados Unidos como política oficial de Estado. Es una señal para los partidarios de extrema derecha de Trump de que el Gobierno está preparado para promulgar formas de gobierno más abiertamente dictatoriales.

"Es un golpe duro para nosotros repetir la historia de esta manera", dijo David Inoue, director ejecutivo de la Liga de Ciudadanos Japoneses Estadounidenses, al World Socialist Web Site .

“Aquellos que fueron encarcelados bajo el internamiento de japoneses a menudo regresan a los campamentos en peregrinaciones para exigir que esos lugares sean reconocidos por las atrocidades que sucedieron allí. Ahora, más injusticias sucederán en estos mismos lugares. El trauma infligido a estos niños inmigrantes durará por generaciones”.

Fort Sill albergó a unos 700 japoneses-estadounidenses, incluyendo ciudadanos estadounidenses e inmigrantes de primera generación, conocidos como issei, durante la Segunda Guerra Mundial. Durante el internamiento de japoneses, Fort Sill era conocido por sus feroces tormentas de viento y sus temperaturas insoportablemente altas. Las temperaturas máximas promedio por día en julio son de 36 centígrados.

Entre 1942 y 1946, el Gobierno de EUA encarceló a 120.000 personas en campos de concentración en todo el país sin juicio. El internamiento se inició a través de la orden ejecutiva 9066 del presidente demócrata Franklin D. Roosevelt el 12 de febrero de 1942.

Niños internados, 1943

El internamiento masivo había sido "legalizado" por la Ley de Registro de Extranjería de 1940, también conocida como la Ley Smith. Meses antes de que comenzara el internamiento masivo de japoneses-estadounidenses, la ley se usó por primera vez para procesar a 29 miembros del Socialist Workers Party (SWP, Partido de los Trabajadores Socialistas) en el juicio por sedición de Minneapolis de 1941. El juicio terminó menos de ocho semanas antes de la orden ejecutiva 9066, cuando 18 trotskistas fueron sentenciados a prisión federal por oponerse a la intervención estadounidense en la Segunda Guerra Mundial.

Fort Sill fue el sitio de uno de los muchos asesinatos cometidos por los guardias de prisión del Ejército de los EUA durante el internamiento. La Enciclopedia del Internamiento de Japon eses Estadounidenses explica:

"El 12 de mayo de 1942, Kanesaburo Oshima, un barbero de la isla de Hawái, trepó la valla exterior de alambre de púas a plena luz del día y, al parecer, gritó: '¡Quiero irme a casa!'. Un guardia dio una advertencia, mientras que otro disparó y mató a Oshima frente a sus amigos, quienes habían pedido que se les permitiera ayudarlo a bajar de la cerca y regresar al campamento. Oshima estaba deprimido, revelaron sus amigos. Fue obligado a dejar a su esposa y 12 hijos que tenían pocos medios de ayuda".

El funeral de Oshima "contó con la presencia de todos los japoneses-estadounidenses de Fort Sill. También estuvieron presentes los guardias del Ejército con ametralladoras apuntando a los dolientes porque temían un levantamiento".

En Vida detrás de los alambres de púas, un interno recordó, "esa noche, un interno mentalmente perturbado murió de un shock como resultado de la muerte del Sr. Oshima. El campamento se volvió aún más melancólico".

Campo de concentración Manzanar, California

El ejército llama el nuevo campo de concentración un "refugio de afluencia de emergencia temporal", un eco distópico de la decisión de la Autoridad de Reubicación de la Guerra del Ejército de los Estados Unidos de etiquetar los campos de concentración para japoneses “centros de reubicación”.

A diferencia de los internos durante la Segunda Guerra Mundial, los nuevos internos serán aislados de sus padres y se les negarán los derechos básicos de visita. Tampoco se les proporcionará educación o recreación durante su detención. Mientras que los internos japoneses famosamente organizaron sus propias ligas de béisbol para disminuir el aislamiento y el aburrimiento de su detención ilegal, la Administración de Trump se ha negado a permitir que los niños inmigrantes al aire libre jueguen al fútbol en los campos de internamiento de hoy.

La decisión subraya que el Partido Demócrata no puede defender los derechos democráticos, no importa cuán básicos sean. En 1993, el entonces presidente Bill Clinton emitió una declaración en la que ofrecía "una sincera disculpa por las acciones que negaron injustamente a los japoneses y sus familias libertades fundamentales durante la Segunda Guerra Mundial ... En retrospectiva, entendemos que las acciones de la nación estaban profundamente arraigadas en los prejuicios raciales, la histeria en tiempos de guerra y la falta de liderazgo político".

Veinticinco años después, estas declaraciones han sido expuestas como vacías. El Partido Demócrata ha respondido al anuncio del Pentágono con silencio. Los demócratas están motivados por su propia histeria de guerra, dirigida principalmente contra Rusia. El encierro de niños inmigrantes bajo una declaración presidencial de "emergencia nacional" por parte de Trump es el producto lógico del estado de seguridad nacional permanente establecido de forma bipartidista con la "guerra contra el terrorismo".

Fue el presidente demócrata Barack Obama quien detuvo temporalmente a niños inmigrantes en Fort Sill en 2014. Obama deportó a más inmigrantes que todos los presidentes anteriores juntos. En el momento de publicación, la “socialista” democrática Alexandria Ocasio-Cortez no había hablado ni tuiteado sobre el internamiento de niños inmigrantes en Fort Sill.

* * *

Campo de internamiento de Fort Sill

A los rostros de mis hijos que duermen, no me despediré ni olvidaré ... Tomado prisionero por la oscuridad y la furia. En esta noche de lluvia interminable.

-Muin Ozaki, interno de Fort Sill

(Artículo publicado originalmente en inglés el 13 de junio de 2019)