Los candidatos demócratas exigen que los Estados Unidos se preparen para librar las “guerras del futuro”

Ya que el ex vice presidente Joe Biden llamó un “frente unido” contra la “amenaza” de China, Pete Buttigieg declaró que “nuestras capacidades militares existen por una razón ... estamos listos para usar la fuerza”.

por Andre Damon
13 junio 2019

A medida que la Administración Trump intensifica el conflicto con China y rearma al ejército de EUA en preparación para el conflicto de "gran poder", los principales candidatos demócratas se están alineando para demostrar su compromiso con las "guerras del futuro" de Estados Unidos.

Reclutas de Infante de marina estadounidense en la Isla Perris, S.C.[Fuente: Marina estadounidense]

El exvicepresidente Joe Biden y el alcalde Pete Buttigieg, el pionero demócrata y el candidato de cuarto puesto, respectivamente, dieron discursos sobre la política exterior el martes, y se posicionaron como administradores más agresivos y confiables del conflicto entre Estados Unidos y China que Trump.

Los dos demócratas de derecha hablaron sin rodeos sobre una posible guerra de EUA con China, sabiendo que los medios estadounidenses enterrarían sus amenazas de guerra bajo las fatuas frases de gancho mediante las cuales transforman la política en una serie de insultos personales y trivialidades.

"Nuestras capacidades militares existen por una razón ... estamos listos para usar la fuerza", declaró Buttigieg, y agregó que Estados Unidos debe prepararse para las "guerras del futuro".

Llamando a China una "amenaza", Biden, hablando en Davenport, Iowa, dijo: "Estamos en una competencia con China. Tenemos que ponernos duros con China. Son un desafío serio para nosotros". El exvicepresidente criticó a Trump por alienar a los aliados de Estados Unidos y dijo que como presidente "construiría un frente unido de aliados para desafiar" a China, y agregó: "Necesitamos reunir más de la mitad de la economía mundial para rindan cuentas a China".

El mes pasado, Biden fue atacado por secciones del establecimiento de seguridad nacional de EUA y el candidato demócrata en segundo lugar, Bernie Sanders, cuando criticó el enfoque decidido de Trump en confrontar a China. "China va a comer nuestro almuerzo? Vamos, hombre”, dijo. "Quiero decir, ya sabes, no son gente mala, gente ... no son competencia para nosotros".

En ese momento, el analista de seguridad nacional Gordon Chang condenó los comentarios de Biden y los declaró "inexplicables, absolutamente incorrectos". Sanders aprovechó la declaración de Biden para presentar al exvicepresidente como insuficientemente comprometido para ganar el conflicto comercial con China. "Es un error pretender que China no es uno de nuestros principales competidores económicos", escribió Sanders. "Cuando estemos en la Casa Blanca, ganaremos esa competencia arreglando nuestras políticas comerciales".

La declaración de Biden el martes de que China es una "amenaza" para los Estados Unidos es solo la última manifestación del consenso bipartidista emergente dentro del establecimiento político estadounidense de que Estados Unidos debe intensificar todos los aspectos de la confrontación económica, tecnológica y militar con las armas nucleares contra un país de 1,3 mil millones de personas.

Confirma las declaraciones de Steve Bannon, el ideólogo de extrema derecha a quien se atribuye la creación de la victoria de Trump en 2016, de que un presidente demócrata sería tan agresivo contra China como Trump. "La relación con China será el tema central de esta elección de 2020", dijo Bannon al South China Morning Post el mes pasado. "La persona que gane la elección, sea demócrata o no, será un halcón tan grande o más grande que Donald Trump ... Los demócratas son tan duros con esto como los republicanos".

Como Robert Daly, del Instituto Kissinger en China, dijo al periódico: "Existe un consenso bipartidista de que China es el mayor desafío estratégico a largo plazo de los Estados Unidos".

Pero una declaración aún más descarnada, y más escalofriante, sobre las implicaciones del conflicto entre Estados Unidos y China provino de Buttigieg, el exoficial de inteligencia naval y actual alcalde de una pequeña ciudad que inexplicablemente se ha disparado en las encuestas de opinión a los altos cargos de los candidatos demócratas.

Hablando el martes en la Universidad de Indiana, Buttigieg dijo que Estados Unidos ha establecido sus "prioridades de gasto en defensa basadas en las guerras del pasado en lugar de las guerras del futuro", dejando en claro que, si fuera elegido presidente, se aseguraría de que EUA estaba preparado para pelear estas futuras guerras.

Estados Unidos, dijo, debe "reenfocarse en amenazas futuras", y agregó: "Nuestras capacidades militares existen por una razón ... estamos listos para usar la fuerza".

Él insinuó que Trump no era lo suficientemente agresivo hacia Corea del Norte y declaró que "no me verán intercambiando cartas de amor con el membrete de la Casa Blanca con un dictador brutal". Para subrayar el punto, dijo: "Las sanciones deben permanecer en su lugar".

Al dirigirse a China, dijo, "enfrentar el desafío de China significa mantener inversiones en el ejército".

La parte más escalofriante de su discurso sobre la política exterior fue su declaración de que un enemigo externo común serviría de base para la "unidad nacional" y la "batalla" en casa. "El nuevo desafío de China nos brinda la oportunidad de unirnos en la división política", dijo. "Al menos la mitad de la batalla está en casa".

Pidió "revitalizar" los servicios de inteligencia de Estados Unidos para que puedan participar en "difundir el tipo correcto de información", y subrayó la necesidad de "difundir la verdad" al "unir los sectores público y privado".

La promoción por parte de las agencias de inteligencia estatales de lo que consideran "el tipo correcto de información" se conoce más comúnmente como propaganda estatal, y sus esfuerzos por "combatir las falsedades" se conocen más comúnmente como censura.

Este es el lenguaje de la guerra y la dictadura. Deja claro que el peligro para la clase trabajadora no proviene solo de Trump, sino del sistema político y económico que lo generó a él y a todos los representantes del sistema.

El capitalismo estadounidense, que se ha involucrado en más de un cuarto de siglo de guerras en todo el mundo, está haciendo preparativos para un conflicto masivo de "gran poder" con China, que será acompañado por un giro cada vez más abierto a la dictadura y la censura en casa.

Los demócratas argumentan simplemente que adoptarían un enfoque "más inteligente" y más "estratégico" para este conflicto que Trump, quien, según Buttigieg, piensa que "todo lo que importa es el equilibrio de las exportaciones e importaciones de los lavavajillas".

La conclusión inevitable e ineludible es que no es posible luchar contra Trump sobre la base de una conexión con el Partido Demócrata, desde el oficial de inteligencia Buttigieg hasta el viejo agente de la guerra Biden hasta el nacionalista económico Sanders.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 12 de junio de 2019)