En otra escalada de la guerra comercial contra China

Trump emite una orden ejecutiva dirigida contra Huawei

por Nick Beams
17 mayo 2019

En una escalada adicional de la confrontación económica con China, el presidente de Estados Unidos, Trump, firmó ayer una orden ejecutiva que otorga al Departamento de Comercio el poder de prohibir a las empresas estadounidenses el uso de equipos fabricados por la empresa de telecomunicaciones china Huawei.

La orden ejecutiva se llevó a cabo bajo la Ley de Poderes de Emergencia Internacional, que le otorga al presidente la autoridad para regular el comercio en respuesta a una “emergencia nacional” que amenace a los Estados Unidos.

La orden ejecutiva no nombra específicamente a Huawei, pero no hay duda de adónde se dirige. Una declaración bélica de la Casa Blanca dijo que la administración “haría lo que fuera necesario” para “proteger a Estados Unidos de los adversarios extranjeros que están creando y explotando de forma activa y cada vez más las vulnerabilidades en la infraestructura y los servicios de tecnología de la información y las comunicaciones en los Estados Unidos”.

La orden ejecutiva, que se refiere a los adversarios que buscan llevar a cabo un “espionaje económico e industrial”, le otorga al Secretario de Comercio de los EUA la facultad de prohibir acuerdos que supongan un “riesgo inaceptable para la seguridad nacional de los Estados Unidos”.

Los halcones anti-China dentro de la administración Trump habían estado presionando al presidente durante meses para que firmara la orden, pero este se contuvo para no poner en peligro las conversaciones comerciales. Sin embargo, la decisión de los EUA de elevar los aranceles de $200 mil millones en productos chinos del 10 al 25 por ciento y la amenaza de un arancel del 25 por ciento contra otros $300 mil millones significa que ya no se aplica la restricción.

Esta última acción de los Estados Unidos es una escalada en lo que bien podría describirse como un impulso para “convertir en arma” todas las ramas del aparato estatal en la confrontación económica contra China.

En un movimiento que tiene ramificaciones más amplias que la orden ejecutiva, el Departamento de Comercio ha colocado a Huawei en la llamada Lista de Entidades, lo que significa que las empresas de los EUA ahora tendrán que solicitar una licencia para venderle tecnología. La compañía depende en gran medida de las firmas estadounidenses para suministrar chips de computadora ya que China se queda muy atrás en esta área.

Paul Triolo, un experto en tecnología del Grupo Eurasia le dijo al Financial Times que poner a Huawei en la “Lista de Entidades temidas” fue un “gran desarrollo” y tuvo “ramificaciones globales”, ya que Huawei abastece a docenas de compañías líderes en todo el mundo. Dijo que Estados Unidos básicamente había declarado que estaba preparado para participar en una “guerra tecnológica en toda regla con China”.

Significativamente, el martes, Trump también pidió a la Reserva Federal de los Estados Unidos que afloje su política monetaria, e incluso que vuelva a la política de impresión de papel moneda según la cual el banco central realiza compras de activos financieros.

Trump ya había emitido tales llamadas para impulsar el mercado de valores, pero en esta ocasión estaba dirigido a la guerra comercial.

“China estará inyectando dinero en su sistema y probablemente reduciendo las tasas de interés, como siempre, para compensar el negocio que están y estarán perdiendo”, dijo en un tuit. “Si la Reserva Federal alguna vez hiciera un 'partido', ¡se acabaría el juego, ganamos!”

Más tarde en el día, dijo que, “con un poco de impresión de papel moneda”, el crecimiento de Estados Unidos alcanzaría el 5 por ciento.

Cualquier movimiento de la Reserva Federal en la dirección exigida por Trump provocaría una caída del dólar. Esto equivaldría a una escalada de la guerra comercial hacia una guerra de divisas, en la cual los países emprenden devaluaciones para mejorar su posición en los mercados globales.

Los Estados Unidos han acusado a China de ser un “manipulador de divisas” y la caída del valor de la moneda china, el yuan, esta semana en su punto más bajo desde diciembre pasado, sin duda está siendo vigilada de cerca.

Sin embargo, la caída del yuan no se debe principalmente a la acción del gobierno chino, sino que es una consecuencia de la guerra comercial y de los signos renovados de un crecimiento más lento en la economía china.

Un yuan más barato reduce el precio de las exportaciones chinas, y por lo tanto ayuda a aliviar el impacto de los aranceles estadounidenses. Sin embargo, en esta etapa, mientras que el Banco Central Popular ha reducido el valor oficial del yuan en pequeñas cantidades, las autoridades financieras chinas temen que cualquier fuerte caída pueda provocar una fuga de capitales de China.

En respuesta a la escalada de la guerra comercial de Trump, el régimen chino sigue una política de dos vías. Si bien ha puesto impuestos sobre un valor adicional de $60 mil millones en productos estadounidenses en respuesta a las últimas medidas arancelarias de los EUA, la retórica oficial ha sido relativamente moderada. El ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, dijo esta semana que se había logrado un “progreso importante y material”, y ofreció la posibilidad de que ambas partes lleguen a un acuerdo mutuamente beneficioso.

El portavoz del Ministerio de Comercio, Geng Shuang, dijo que era “natural” que hubiera desacuerdos. “Por eso necesitamos continuar las negociaciones”, dijo, y expresó la esperanza de que los “EUA trabajen con nosotros para encontrarnos a medio camino”.

El principal negociador comercial y viceprimer ministro de China, Liu He, rechazó las afirmaciones de los Estados Unidos de que China dio marcha atrás en los acuerdos. Dijo que fueron los Estados Unidos los que aumentaron la cantidad de bienes que compraría China, contrariamente al acuerdo alcanzado por los presidentes de Estados Unidos y de China cuando se reunieron en Argentina en diciembre pasado. Este fue un “problema muy serio” y no se pudo cambiar fácilmente, dijo.

Si bien la respuesta oficial sigue siendo relativamente moderada, existe una intensa oposición a los Estados Unidos dentro de los sectores del régimen y entre las capas más amplias de la población. Después de una represión previa sobre las referencias a la “guerra comercial”, se abrieron las puertas de los medios de comunicación, lo que condujo a un derramamiento de nacionalismo.

El nacionalista Global Times denunció la arrogancia y la duplicidad de los EUA y dijo que “toda la nación y todo su pueblo están simultáneamente amenazados”. El editorial en idioma chino, que fue reproducido por los principales medios de comunicación estatales, declaró: “Para nosotros, esto es verdaderamente una 'guerra popular'”.

Una declaración editorial nacionalista ardiente, emitida el lunes pasado por el lector de noticias Kang Hui en el programa de noticias de la noche CCTV de la emisora estatal, se volvió viral en Weibo, la plataforma de redes sociales más grande de China, y fue vista más de tres mil millones de veces.

“Después de 5.000 años de pruebas y tribulaciones, ¿por qué tipo de batalla no ha pasado el pueblo chino?”, dijo Kang. “La guerra comercial iniciada por Estados Unidos no es más que un momento unificador importante en el desarrollo de China. No hay nada de lo que preocuparse. China debe mantenerse firme, tener confianza y superar las dificultades”.

También ha surgido una oposición a la conducta del gobierno en las conversaciones comerciales, y se comparó a Liu He en las redes sociales con un funcionario de la dinastía Qing que firmó un acuerdo en 1894 al ceder la isla de Taiwán a Japón.

Estados Unidos también está siguiendo una política de dos vías. Aun cuando se mueve agresivamente contra China, la posición oficial ofrece la posibilidad de un acuerdo, a fin de tratar de calmar a los mercados financieros.

En un movimiento para apaciguar las preocupaciones del mercado, Trump también decidió poner en espera por 180 días una decisión para imponer un arancel del 25 por ciento a los automóviles y las partes de automóviles, dirigido contra Europa y Japón. Está claramente ansioso por no estar envuelto en una guerra comercial en frentes adicionales.

Otra razón, y posiblemente aún más convincente, de la demora, fue el reconocimiento de que, si hubiera decidido seguir adelante, habría habido una venta masiva en Wall Street.

En un comentario esta semana, el columnista de asuntos exteriores del Financial Times, Gideon Rachman, repitió la opinión, todavía muy difundida en los Estados Unidos, de que Trump está de acuerdo en hacer un trato, apuntando a la “gran tienda” que pone en su amistad con Xi y la “hermosa carta” que había recibido recientemente.

“Sin embargo, una relación cercana entre los líderes no es garantía de que se pueda evitar el conflicto”, concluyó Rachman. “En la crisis de julio que precedió al estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, el Kaiser Guillermo de Alemania y el Zar Nicolás de Rusia intercambiaron numerosos mensajes amistosos y telegramas. Pero eso no impidió que sus dos países entraran en conflicto. De manera similar, la guerra comercial entre Estados Unidos y China ahora corre el riesgo de intensificarse hasta el punto de salirse del control de los líderes de los dos países”.

(Publicado originalmente en inglés el 16 de mayo de 2019)