El ministro del Interior alemán posterga "Ley de habilitación" para servicios de inteligencia

por Wolfgang Weber
15 abril 2019

El "Ermächtigungsgesetz" (Ley de Habilitación) introducida por los nazis en marzo de 1933 otorgó a Hitler poderes dictatoriales. Ahora, el ministro del Interior alemán, Horst Seehofer (Unión Social Cristiana, CSU), presentó un proyecto de ley draconiano titulado de manera eufemística, "Para la Armonización de la Ley del Servicio Secreto".

Esto proporciona a las tres agencias de inteligencia: el servicio secreto nacional, el Servicio de inteligencia federal (BND) responsable de la contrainteligencia extranjera y el Servicio de contrainteligencia militar (MAD), con poderes casi ilimitados para monitorear y espiar a los ciudadanos nacionales y extranjeros. El borrador fue publicado por netzpolitik.org hace unos días.

La ley planeada por Seehofer también elimina las restricciones restantes sobre las actividades de los servicios secretos consagradas en la Constitución y las leyes de la República Federal después del terror del Tercer Reich. Los derechos básicos, como la secrecía postal y de telecomunicaciones y la inviolabilidad del hogar, están siendo socavados.

En el futuro, el BND no solo espiará a compañías, ciudadanos y Gobiernos extranjeros, sino que también supervisará a ciudadanos alemanes y extranjeros dentro de Alemania. Aunque esto ya era una práctica común, especialmente contra los políticos de los partidos de oposición y los opositores izquierdistas del Gobierno, ahora se legalizaría y se declararía una tarea central del BND.

La Oficina para la Protección de la Constitución, como se llama al servicio secreto doméstico, y al BND se les debe otorgar el poder de usar programas informáticos maliciosos desarrollado por el Estado ("troyanos estatales") contra "ciudadanos alemanes", "personas jurídicas nacionales" y “personas residentes en la República Federal” en el enjuiciamiento de delitos. Anteriormente, esto estaba reservado para la policía. Con este software, las computadoras y los teléfonos móviles pueden ser espiados ante el desconocimiento del propietario, la intromisión de texto grabado en vivo y las salidas de la cámara y el micrófono son interceptadas.

Los objetos mencionados no solo incluyen teléfonos móviles, computadoras portátiles y otros sistemas de TI, sino también automóviles con acceso a Internet, denominados automóviles conectados. Los especialistas de TI han advertido en vano que tales ataques de hackers en los sistemas electrónicos de un automóvil podrían causar accidentes fatales, algo que ya ha ocurrido. Las intervenciones que afectan la conducción del vehículo para matar al conductor u otros ocupantes a través de un aparente accidente son posibles.

Además de las búsquedas en línea, los troyanos estatales también se pueden utilizar para el llamado monitoreo de los orígenes de las telecomunicaciones. En este caso, la comunicación cifrada se retira antes del cifrado o después del descifrado y se transmite al servicio secreto. De esta manera, las redes sociales como WhatsApp, Skype y los servicios de mensajería seguros como Signal o Telegram se pueden descifrar.

El borrador coloca el uso hasta ahora ilegal de troyanos estatales "o medios técnicos comparables" de Alemania contra ciudadanos extranjeros e instituciones en el extranjero en una base legal a través de una "licencia de aclaración".

El proyecto de ley da la luz verde a los ataques de hackers a la Cancillería y no a un juez, como antes lo usaba la policía. Siempre se permitirán si existen “delitos graves” o “asuntos que presentan peligros especiales para la República Federal o su población”. Según los planes de Seehofer, el BND ni siquiera tiene que presentar una sospecha inicial razonada, por lo que, en este respecto, básicamente no está sujeto a ninguna restricción.

En principio, se permitiría el uso de troyanos estatales si existe "una posibilidad aunque bastante remota" de que un ciberataque se origine en un servicio de inteligencia extranjero.

Los informes periódicos ante la Comisión de Control Parlamentario serían eliminados en gran medida, probablemente para ahorrar tiempo y recursos, porque esta comisión del Bundestag nunca fue nada más que una hoja de parra "democrática" para los asuntos turbios de los servicios secretos.

El límite de edad a partir del cual se puede espiar a las personas también se está aboliendo. En 2016, el Gobierno había bajado esto de 16 a 14 años. Ahora, este límite de edad se desaparecerá por completo, de modo que los alumnos pequeños con sus teléfonos móviles e incluso los niños pequeños con juguetes electrónicos pueden convertirse en objetivo del BND y terminar en el sistema de almacenamiento de datos de los servicios secretos. Según el Ministerio del Interior, esta medida es para enfatizar el "enfoque holístico de los servicios secretos".

Lo que parece bastante grotesco a primera vista, es un reconocimiento de que los participantes en las manifestaciones son cada vez más jóvenes. Esto fue evidente en las protestas contra las nuevas leyes policiales; En las manifestaciones contra el cambio climático, participaron jóvenes de 12 y 13 años.

Se está ampliando el número de empresas que están obligadas a transmitir los datos de comunicación y movimiento de sus clientes al BND o al servicio secreto. En el futuro, esto incluirá a los proveedores de servicios de telecomunicaciones, así como a las compañías de trenes, autobuses, taxis y vehículos compartidos.

Para preparar el despliegue de un troyano estatal en equipos privados de telecomunicaciones o computadoras, los agentes del BND y los agentes del servicio secreto pueden acceder secretamente en hogares en ausencia de la persona objetivo. El derecho básico de la inviolabilidad del hogar queda entonces abolido con una firma.

El proyecto de ley también elimina las restricciones existentes hasta ahora sobre el reclutamiento y el empleo de informantes confidenciales (IC). Comienza con el dinero y termina con la protección de los criminales. En el pasado, la ley prescribía que no se le debería pagar a un IC la mayor parte de sus medios de subsistencia. Esto fue para evitar que los CI inventaran historias para conseguir estos medios. Según un informe de Süddeutsche Zeitung el 30 de marzo, el BND estará en el futuro "libre para pagar lo que quiera".

Es aún más grave que los IC del BND que son delincuentes y disfrutarán de protección oficial y “legal” contra un procesamiento. Si el BND recibe información de que una entidad de crédito está cometiendo delitos en Alemania, ya no tiene que denunciarlos. En cambio, depende de la "administración" decidir qué hacer. Si el IC aún se involucra con la policía o los fiscales, el BND puede intervenir con el poder judicial. Los fiscales "deben" abstenerse de procesarlos, dice en proyecto de ley. Hasta ahora, esta era solo una opción para ellos.

En el futuro, se le debe permitir al BND reclutar criminales ya condenados, a menos que los crímenes sean asesinatos y homicidios involuntarios.

Desde su formación en las décadas de 1940 y 1950, el BND, el servicio secreto y el MAD han actuado repetidamente como un Estado supralegal dentro del Estado. Estas agencias fueron fundadas y construidas por líderes de las SS y la Gestapo, que también seleccionaron y capacitaron al personal de acuerdo con las antiguas tradiciones nazis. Pero a pesar de todos los intentos de encubrimiento, las actividades de los servicios secretos y sus IC se presentan continuamente ante los tribunales y se registran en los archivos. Seehofer quiere poner fin a esto con la nueva ley.

La separación estricta de las agencias de inteligencia y la policía, introducida después de 1945 debido a las malas experiencias con la Gestapo (Policía Estatal Secreta), debe ser eliminada. Según la retórica de Seehofer, la cooperación entre el servicio secreto y la policía se denomina "asistencia administrativa continua". El BND funcionaría como un "proveedor de servicios" para la policía, realizando ataques de hackers en línea para ellos, evaluando y poniendo los resultados a disposición de la policía.

Todos los datos recopilados por los servicios de inteligencia no solo serán evaluados por ellos, sino que también se transmitirán a terceros, en particular a la Oficina Federal de Policía Criminal (BKA) y otros departamentos de policía, a agencias gubernamentales, pero también a servicios secretos extranjeros tales como como la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense.

La estrecha cooperación entre el BND, el servicio secreto y el MAD será institucionalizada y "perpetuada" mediante el establecimiento de la llamada "red de información de inteligencia ampliada". La Oficina Federal de Seguridad de la Información (BSI) también estaría involucrada. La colaboración con los servicios de inteligencia extranjeros, incluida la construcción y evaluación del almacenamiento de datos centralizado, que anteriormente se llevó a cabo en un área gris legal, debe ser tarea de los servicios secretos.

Esto es sólo una lista parcial de las disposiciones del proyecto de ley. Pero muestra los cinco elementos más importantes:

Al igual que todas las leyes para construir un Estado policial, estas se justifican en nombre de la supuesta "lucha contra el terrorismo", contra los "delitos relacionados con las drogas" y contra los "delitos cibernéticos". En realidad, se trata de monitorear y controlar a toda la población.

Ante las crecientes tensiones sociales, la clase dominante teme que se agudice la lucha de clases. El tamaño de esta preocupación se muestra por las dimensiones de las operaciones de inteligencia planificadas y las instalaciones de vigilancia. El Gobierno alemán ya ha decidido gastar miles de millones en equipar los servicios secretos con tecnología de información de vanguardia.

El espacio del piso de la recientemente inaugurada sede de 1.400 millones de euros del BND en el centro de Berlín es tan grande como 36 campos de fútbol, mucho más grande que el distrito parlamentario y gubernamental frente al edificio del Reichstag. Para monitorear las llamadas de teléfonos móviles y otras comunicaciones, el BND opera un total de siete estaciones de escucha gigantescas, cada una con varias antenas parabólicas gigantes.

La estructura y el lenguaje burocrático del proyecto de ley de Seehofer buscan hacer esto incomprensible para las personas normales. Su objetivo es liberar los servicios de inteligencia de todos los grilletes legales y criminales. Es un acto de habilitación del servicio de inteligencia, en la tradición de los nazis.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 13 de abril de 2019)