Bernie Sanders se une a los ataques de Trump contra las “fronteras abiertas”

por Tom Hall
11 abril 2019

A medida que la administración de Trump intensificó su represión de tinte fascista contra los inmigrantes, el candidato demócrata a la Presidencia, Bernie Sanders, hizo eco de los comentarios del presidente contra las “fronteras abiertas”.

El domingo, en un evento en un ayuntamiento en Iowa, Sanders rechazó categóricamente el llamado a la libre circulación de personas a través de la frontera , una política apoyada por decenas de millones de estadounidenses , basándose en que los Estados Unidos con más milmillonarios que cualquier otro país del mundo no puede permitirse el lujo de acoger a los migrantes y refugiados afectados por la pobreza.

Cuando un miembro de la audiencia le preguntó cómo “manejaría los servicios sociales relacionados con la apertura de las fronteras, como el cuidado de la salud y la atención médica”, Sanders respondió: “Me temo que puede estar obteniendo información incorrecta. Esa no es mi opinión”.

Continuó: “Se abren las fronteras, hay mucha pobreza en este mundo y va a haber gente de todo el mundo. Y no creo que esto sea algo que se pueda hacer en este punto. No se puede hacer”.

Bernie Sanders da un discurso en Michigan (izquierda; crédito: WSWS). Familias inmigrantes detenidas debajo de un puente por el gobierno de Trump (derecha; crédito: Nick Miroff)

Apenas dos días antes, en un evento organizado contra los inmigrantes en la ciudad fronteriza de Calexico, California, Trump había declarado: “El sistema está lleno. Cuando está lleno, está lleno. No se pueden aceptar”.

También el viernes, el gobierno de Trump dijo que podría tomar dos años identificar a los miles de niños separados de sus padres en virtud de su política criminal de separación familiar.

Y el domingo, el mismo día en que Sanders dio la alarma por la llegada de trabajadores empobrecidos a los Estados Unidos, Trump despidió a su secretaria derechista del Departamento de Seguridad Nacional, para avanzar en una “dirección aún más severa” en su guerra contra los inmigrantes. Se informó ampliamente que esto incluía impedir que los solicitantes de asilo ingresaran al país en violación de las leyes estadounidenses e internacionales y reanudar la política de separar a los niños inmigrantes de sus padres.

Los extremistas de derecha antiinmigrantes elogiaron la declaración de Sanders. Richard Spencer, el líder neonazi que ayudó a organizar los disturbios fascistas en Charlottesville, Virginia, aplaudió a Sanders en Twitter y exclamó: “Bernie vuelve a su estado normal”.

Trump ha atacado repetidamente a los demócratas por apoyar las fronteras abiertas, lo cual es una mentira, ya que ningún demócrata prominente toma una posición tan humana y basada en principios. Por el contrario, en su mayor parte están petrificados por estar asociados con una política de despenalización de los inmigrantes indocumentados. Sanders no es diferente. A pesar de sus fraudulentas declaraciones de ser un “socialista”, responde a los ataques de Trump adoptando su retórica antiinmigrante.

La denuncia de Sanders de fronteras abiertas no es nada nuevo. El senador de Vermont ha intentado durante mucho tiempo culpar a los inmigrantes y trabajadores extranjeros en lugar de culpar el capitalismo por la destrucción de los empleos y los niveles de vida de los trabajadores nacidos en EUA. Esto está vinculado a su promoción de la burocracia sindical, que utiliza el nacionalismo económico y la xenofobia para enfrentar a los trabajadores estadounidenses contra sus hermanos y hermanas de clase en México, China y en todo el mundo, y los alinea detrás de sus “propios” explotadores corporativos.

En una entrevista con Vox en 2015, mientras lanzaba su candidatura para la nominación presidencial demócrata, Sanders denunció las fronteras abiertas como una “propuesta de los hermanos Koch”, y agregó: “Esa es una propuesta de derecha, que dice que básicamente no hay un Estados Unidos ... Eso haría a todos en EUA más pobres”.

El hecho es que a pesar de toda su retórica sobre la “clase milmillonaria”, Sanders es perfectamente capaz de capitular ante el estafador milmillonario Trump tal como lo hizo en 2016 ante Hillary Clinton, la candidata favorita de Wall Street.

Sin duda, muchos de los partidarios de Sanders, que desconocen su historia política y consideran que su autodenominado “socialismo” se opone a la xenofobia, se sorprendieron al enterarse de su declaración. Pero sus posiciones derechistas sobre la inmigración se derivan naturalmente de su orientación nacionalista, que es incompatible con un socialismo auténtico.

Sanders acepta el marco del Estado nación, con sus “cuerpos de hombres armados”, de los cuales la Gestapo-ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas) es uno de ellos, porque acepta la legitimidad del sistema capitalista y la propiedad privada de los medios de producción. Rechaza explícitamente la nacionalización de la industria y apoya plenamente al imperialismo estadounidense, declarando en 2016 que una Presidencia de Sanders vería “drones, todo eso y más”.

El socialismo genuino es internacionalista e insiste en la unidad de los trabajadores de todos los países. Defiende incondicionalmente el derecho de los trabajadores a vivir y trabajar en el país de su elección, con plenos derechos y protecciones.

Aquellos que depositan sus esperanzas en el senador de Vermont deberían sacar una lección de este miserable episodio.

(Publicado originalmente en inglés el 9 de abril de 2019)