Trump reconoce la soberanía israelí sobre los Altos del Golán de Siria

por Jean Shaoul
26 marzo 2019

Finalizando años de neutralidad oficial de los Estados Unidos, el presidente Donald Trump tuiteó un mensaje el jueves en el que reconocía la soberanía israelí sobre los Altos del Golán sirios, ocupados por Israel.

Trump tuiteó: "Después de 52 años, es hora de que Estados Unidos reconozca plenamente la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán, que es de importancia estratégica y de seguridad para el Estado de Israel y la estabilidad regional".

El tuit de Trump viola el derecho internacional que prohíbe la adquisición de territorio por la fuerza. Dichas anexiones fueron declaradas ilegales en virtud de los Convenios de Ginebra promulgados a raíz de la Segunda Guerra Mundial para evitar la repetición de acciones como las que llevó a cabo el régimen nazi de Alemania.

Junto con su decisión de trasladar la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, Trump ha rechazado de manera efectiva todo el orden internacional posterior a la Segunda Guerra Mundial y ha señalado que el militarismo, el engrandecimiento territorial y el colonialismo están a la orden del día.

Israel capturó los Altos del Golán de Siria, que ocupan una importante posición estratégica con vistas a Galilea, durante la guerra de junio de 1967, lo que obligó a 100.000 residentes a huir y destruir la mayoría de sus 200 aldeas. Pronto comenzó a construir asentamientos y, en 1981, se anexó efectivamente la región al someterla a la ley y la administración israelíes.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condenó la medida. Su Resolución 497 dice: "La decisión israelí de imponer sus leyes, jurisdicción y administración en los Altos del Golán sirios ocupados es nula y sin efecto legal internacional", mientras que la Resolución 242 subraya "la inadmisibilidad de la adquisición de territorio por la guerra”.

El Golán es una fuente crucial de agua en una región árida, ya que el agua de lluvia de su cuenca alimenta al río Jordán y proporciona un tercio del suministro de agua de Israel. También puede contener importantes reservas de energía. En 2016, las autoridades israelíes dieron a Afek, una subsidiaria israelí de la firma estadounidense Genie Energy, la aprobación para realizar más perforaciones en el Golán, luego del descubrimiento de un depósito de petróleo.

El Golán ocupado por Israel ahora alberga a unos 20.000 sirios, principalmente miembros de la comunidad drusa, y 20.000 colonos.

La decisión de Trump fue recibida con una condena casi universal de los aliados y enemigos de Washington por igual.

Si bien el Departamento de Estado insistió en que el cambio de redacción no significaba un cambio de política, no es una aberración. El movimiento ha estado en la parte superior de la agenda en las conversaciones diplomáticas entre Washington y Tel-Aviv. Días antes, EUA abandonó su designación "Golan" ocupada por los israelíes en su informe anual sobre derechos humanos.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dio la bienvenida al anuncio, que se produjo antes de una visita oficial del secretario de Estado Mike Pompeo a Israel. "El presidente Trump acaba de hacer historia", declaró Netanyahu. "Yo lo llamé. Le di las gracias en nombre del pueblo de Israel. Lo hizo de nuevo. El mensaje que el presidente Trump le ha dado al mundo es que Estados Unidos apoya a Israel".

La decisión de Trump y la visita de Pompeo pretenden apuntalar la posición de Netanyahu, que lucha por su vida política y su libertad, en las elecciones programadas para el 9 de abril.

Netanyahu, sumido en la corrupción, enfrenta múltiples cargos de soborno, fraude y abuso de confianza. Se enfrenta a una oposición inesperadamente rígida de una nueva alianza electoral, Azul y Blanca (una referencia a la bandera israelí), compuesta por el Partido de Resistencia, el vehículo electoral del ex jefe de personal Benny Gantz, Yesh Atid de Yair Lapid, el Telem del ex ministro de Defensa del Likud Moshe Ya’alon y el ex jefe de personal Gabi Ashkenazi.

Todos los opositores de Netanyahu también han aclamado la decisión de Estados Unidos.

Trump ha manifestado su apoyo a la elección de un gobierno neofascista encabezado por Netanyahu, que ha negociado una fusión entre el partido fascista Otzma Yehudit (poder judío) y el partido de derecha más establecido de sionistas religiosos, el Hogar Judío. El objetivo de Netanyahu es asegurar apoyo suficiente de los partidos ultranacionalistas y religiosos para formar otra coalición dirigida por el Likud. Por lo tanto, ha legitimado a una organización que tiene sus raíces en el Partido Kach de Meyer Kahane, prohibido durante mucho tiempo, que Estados Unidos declaró una organización terrorista.

Otzma Yehudit, al igual que el Hogar Judío, fomenta la violencia contra los palestinos, pide la expulsión de los árabes de Israel y los territorios ocupados y aboga por la prohibición de los matrimonios mixtos o el sexo entre judíos y árabes. Este conjunto fascista podría, luego de su alianza electoral con Hogar Judio, ganar asientos en la Knesset y convertirse en parte del próximo gobierno.

Dos de los líderes de Otzma Yehudit, Michael Ben Ari e Itamar Ben Gvir, son cofundadores de un grupo implicado en un ataque incendiario de 2014 en una escuela para niños judíos y árabes en Jerusalén. A Ben Ari se le negó una visa a los Estados Unidos en 2012 como miembro de una organización terrorista. Ben Gvir reconoció haber tenido una foto en su casa de Baruch Goldstein, el partidario de Kahane que asesinó a 29 palestinos en una mezquita en Hebrón en 1994.

La semana pasada, la Corte Suprema descalificó a Ben Ari de impugnar la elección, anulando una decisión anterior del comité electoral, debido a su "incitación al racismo". Esto provocó una tormenta de críticas por parte de la ministra de Justicia, Ayelet Shaked, del recién formado partido Hayamin Hehadash, que se ha comprometido a aprobar un paquete de políticas de gran alcance que otorga al Ministerio de Justicia la facultad de designar a los jueces para su aprobación por los legisladores, con el objetivo de poner fin a la independencia del poder judicial. Shaked provocó indignación internacional después de aparecer en un anuncio de elecciones en posturas sensuales que promocionaban un perfume ficticio llamado fascismo. Con ataques satíricos a su ultranacionalismo y autoritarismo, ella abre la botella y huele su contenido, diciendo: "Para mí, huele a democracia".

Un gobierno dirigido por Netanyahu que probablemente incluya a Shaked aceleraría la expansión y creación de nuevos asentamientos sionistas, intensificará la limpieza étnica de los palestinos de Jerusalén Este y sancionará la anexión absoluta de la tierra palestina conocida como Área C, que constituye el 60 por ciento de la Cisjordania ocupada.

La decisión de Trump sobre los Altos del Golán sigue una serie de medidas en apoyo de su perro de ataque regional: la reubicación de la embajada estadounidense en Jerusalén; el cierre de la oficina de la Organización de Liberación de Palestina en Washington; la finalización de la ayuda estadounidense a los palestinos, estimada, según datos de la OCDE, en casi $7,3 mil millones entre 1993 y 2017; la promulgación de leyes estadounidenses que prohíben proporcionar fondos a las familias de presos políticos palestinos e individuos asesinados por Israel, bajo el pretexto de "combatir el terrorismo"; y se mueve para calificar cualquier forma de crítica de Israel, incluyendo el movimiento de boicot, desinversión y sanciones (BDS), como antisemita. Los Estados Unidos abandonaron el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en protesta por su control de las políticas de Israel.

La injerencia de Trump en las elecciones israelíes está relacionada con objetivos más amplios del imperialismo estadounidense para intensificar su intervención militar en el Medio Oriente, particularmente para hacer retroceder la influencia iraní a raíz de los sucesivos debacle que sufrió Washington en Irak, Libia y Siria.

Debido a que Israel ha afirmado durante mucho tiempo que la amenaza continua de Irán, Siria y su aliado libanés, Hezbolá, hace que sea vital para su seguridad mantener el control del Golán, está claro que el reconocimiento de la soberanía israelí por parte de los Estados Unidos sobre el Golán se produce tras la unilateral salida de Washington del acuerdo nuclear internacional con Irán y la supuesta retirada de las fuerzas militares estadounidenses de Siria, está dirigida a Irán.

Según Ha’aretz, hace dos semanas, la Fuerza de Defensa de Israel hizo público su "Archivo del Golán" que supuestamente revela que, desconocido por el presidente sirio Bashar al-Assad, una "célula terrorista de Hezbolá" estaba planeando infiltrarse en una aldea del lado sirio. Esto, según el periódico, exigiría una respuesta militar de Israel a menos que Assad se distanciara de Hezbolá e Irán.

(Publicado originalmente en inglés el 25 de marzo de 2019)