Producción de la Ford paralizada por la huelga de los trabajadores mexicanos

por Jerry White
28 febrero 2019

La huelga de decenas y miles de trabajadores de maquiladoras en Matamoros, México, a través de la frontera de Brownsville, Texas, ha tenido un efecto paralizante en la producción de las principales plantas de ensamblaje de automóviles en los Estados Unidos y Canadá, que son propiedad de Ford y otros fabricantes de automóviles.

Tras ocultar este hecho durante más de seis semanas después de que comenzara la huelga el 12 de enero, los medios de comunicación de los Estados Unidos finalmente reconocen el impacto de las huelgas de 70.000 trabajadores mexicanos en compañías extranjeras que suministran volantes, cinturones de seguridad y otras partes de coches a los fabricantes de automóviles de Detroit.

Este impacto en la producción fue reportado por primera vez por el World Socialist Web Site el 19 de enero, basándose en informes de trabajadores de la planta de ensamblaje en Flat Rock de Ford en los suburbios de Detroit. Los trabajadores le dijeron al WSWS que la compañía estaba suspendiendo temporalmente la producción debido a la escasez de volantes causados por la huelga en México.

El martes, el Detroit Free Press, que tiene vínculos muy estrechos tanto con las compañías automotrices como con la United Auto Workers (UAW), escribió: “Una huelga laboral en México obligó a Ford Motor Co. a fabricar autos Mustang y Explorer SUV con volantes temporales y mantener a miles de vehículos en estacionamientos cercanos a la espera de partes, según ha sabido Free Press.

“Mientras esperaban, Ford envió a aproximadamente 3.200 trabajadores de fábrica a sus hogares durante dos semanas sin tiempo planeado de inactividad en la planta de montaje de Flat Rock al sur de Detroit, confirmó la compañía el lunes. Además, los trabajadores de la planta de ensamblaje de Oakville en Ontario fueron enviados a casa durante tres días mientras esperaban que se instalaran las piezas en el Ford Flex y el Lincoln Nautilus”.

El periódico informó que el suministro de volantes se había reanudado el lunes y que Ford planeaba informar a sus trabajadores de Flat Rock que permanecerían en dos turnos durante dos semanas en abril para compensar la producción perdida.

“Tuvimos una escasez de piezas debido a un problema del proveedor”, dijo la portavoz de Ford, Kelli Felker, al Free Press. “Afectó a Flat Rock y Mustang, específicamente. El Explorer se vio afectado, y continuamos construyendo. No hemos tomado tiempo libre en la planta de ensamblaje de Chicago. Estaremos actualizando los vehículos afectados por la escasez de [partes], al igual que el Mustang”. Ella agregó: “La situación está resuelta. Las partes están fluyendo”.

Mientras que la declaración de Ford no mencionó las huelgas en México, el Free Press dijo que su investigación apuntaba a “México como culpable”. El periódico señaló a Autoliv, con sede en Suecia, que tiene plantas en Matamoros y produce volantes.

Los dos diarios de Detroit (el Free Press y el Detroit News), junto con el resto de los medios de comunicación de Estados Unidos y Canadá, llevaron a cabo un apagón informativo sobre la huelga de Matamoros. A los medios de comunicación se les ha unido la UAW y el sindicato Unifor de Canadá. Esto se debió al temor de que los trabajadores estadounidenses y canadienses emularan las acciones de los trabajadores mexicanos que se rebelaron contra los sindicatos controlados por empresas y organizaron comités de huelga independientes para extender la huelga a más de 45 fábricas.

Lo que más impactó en los corazones de los portavoces de los medios corporativos y los ejecutivos de los sindicatos fue el hecho de que los trabajadores de Matamoros hicieran un llamado a los trabajadores estadounidenses para que se unan a su lucha contra los fabricantes de automóviles globales.

La promoción de la mentira de que los trabajadores mexicanos son dóciles y están satisfechos con sus miserables condiciones y se ofrecen a sí mismos como mano de obra barata para “robar” los empleos estadounidenses, es desde hace mucho tiempo el repertorio de los sindicatos, Donald Trump y el Partido Demócrata. A medida que los trabajadores estadounidenses y canadienses ven que los trabajadores mexicanos están creando resistencia, comprenden cada vez más que los trabajadores mexicanos no son sus enemigos, sino sus hermanos y hermanas de clase que luchan contra las mismas corporaciones globales y sindicatos de las compañías.

El esfuerzo realizado por los trabajadores para unificarse a través de las fronteras se destacó en el vídeo enviado por los trabajadores de Matamoros en huelga en la planta Fisher Dynamics con sede en Michigan, expresando su solidaridad con la manifestación del 9 de febrero contra el cierre de la planta GM organizada por el Boletín Informativo del Trabajador Automotor del WSWS y el Comité Directivo de la Coalición de Comités de base independientes.

Free Press y Detroit News guardaron silencio sobre la manifestación del 9 de febrero, en la que se pedía a los trabajadores estadounidenses y canadienses que formaran sus propios comités de base, independientes de los sindicatos, y pidieron explícitamente la unidad de todos los trabajadores norteamericanos en oposición a la campaña antimexicana de la UAW y Unifor.

Ahora que varias de las huelgas se han resuelto, los medios de comunicación comenzaron a informar sobre el impacto de la huelga. Al mismo tiempo, los analistas de la industria están advirtiendo sobre los peligros de una lucha coordinada internacionalmente contra los fabricantes de automóviles globales, que durante mucho tiempo han estado enfrentando a los trabajadores en una deriva hacia el fondo.

“Estas huelgas subrayan lo altamente integradas que están las líneas de suministro”, dijo Harley Shaiken, profesora de la Universidad de California en Berkeley, al Free Press. “La mayoría de los clientes prefieren los volantes, así que cuando se produce este tipo de interrupción, puede paralizar la producción en toda América del Norte. Si tienes disturbios laborales en México, esto afecta a los EUA y ahora tienes descontento porque has estado décadas suprimiendo los salarios”.

Jeoff Burris, fundador de Advanced Purchasing Dynamics, con sede en Plymouth, un consultor de cadena de suministro para proveedores de autos principalmente en Norteamérica, dijo al Free Press: “Las empresas de todo el mundo ven a México como una región laboral de bajo coste que puede enviar componentes terminados de manera fácil y eficiente a través de los Estados Unidos y Canadá”.

Burris agregó: “No es habitual que México tenga interrupciones laborales que trastornen la fabricación de vehículos ... Mi preocupación es que la nueva administración de México haya liberado un genio de una botella. Han construido una gran cantidad de expectativas. Esas expectativas son similares a lo que sucedió en los Estados Unidos en los años 60 y 70, cuando las huelgas prevalecieron en la industria automotriz. Eso es lo que estoy viendo”.

La nueva administración del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, de hecho, ha hecho todo lo posible para contener la oposición y ha propuesto ampliar el número de zonas de libre comercio a lo largo de la frontera.

La promesa de Obrador de duplicar el salario mínimo en comunidades más caras a lo largo de la frontera de los Estados Unidos a 176,2 pesos, o $9,28 al día, no afectó a los trabajadores en las fábricas de Matamoros que ya estaban ganando el salario mínimo. Esto provocó una indignación generalizada contra los sindicatos y corporaciones y la ola de huelgas que exigían “20/32”, o un aumento salarial del 20 por ciento y un bono único de 32.000 pesos ($1.662).

A lo largo de las pasadas semanas, los propietarios de las maquiladoras, los sindicatos y las autoridades estatales han intensificado la represión de los huelguistas, incluyendo ataques de matones por parte de los burócratas sindicales, y los despidos masivos y la victimización de los líderes de las huelgas. Esto subraya la necesidad de que los trabajadores estadounidenses y canadienses vengan en defensa de los trabajadores mexicanos y establezcan los vínculos más estrechos con ellos.

Dos semanas antes de que el artículo del Free Press reconociera la desaceleración de la producción en los EUA y Canadá, un trabajador de Flat Rock le dijo al Boletín Informativo del Trabajador Automotor del WSWS: “[Es] asombroso que la huelga en México, y en particular el proveedor de volantes de Ford, LOS HAGA CERRAR y no haya cobertura en ninguno de los principales medios de comunicación. Ni siquiera el Detroit News o Free Press.

“Es absolutamente increíble la cantidad de poder que tiene el trabajador cuando se lo ejerce”, concluyó, expresando su solidaridad con los trabajadores en huelga al sur de la frontera. “Tenemos que estar unidos y, al igual que nuestros valientes amigos mexicanos, estar dispuestos a ponernos de pie e ir a la huelga”, dijo, refiriéndose a la próxima lucha a la que se enfrentan 150.000 trabajadores de GM, Ford y Chrysler cuyos contratos vencen en septiembre.

(Publicado originalmente en inglés el 27 de febrero de 2019)