La élite gobernante francesa ataca a los "chalecos amarillos" mientras reclama combatir el antisemitismo

por Alex Lantier
22 febrero 2019

El martes por la noche, el Partido Socialista (PS) de las grandes empresas convocó mítines en varias ciudades después de un altercado el sábado entre el ex comentarista de derecha maoísta Alain Finkielkraut y un manifestante que vestía con un chaleco amarillo. El hombre, conocido por la inteligencia francesa por sus vínculos islamistas, llamó a Finkielkraut un "sionista sucio". Desde entonces, los medios de comunicación han montado una furiosa campaña para denunciar a la "izquierda antisemita" y exigir que los "chalecos amarillos" apoyen la demostración del PS.

El antisemitismo es una ideología reaccionaria y repugnante, indisolublemente ligado al fascismo y al peor genocidio de la historia mundial: la masacre de los judíos en la Europa fascista. El asesinato masivo de seis millones de judíos, incluyendo a casi todos los más de 76,000 judíos deportados de Francia a los campos de exterminio nazis, con la asistencia activa del régimen colaboracionista nazi de Vichy, es un crimen horrible que no puede ni será olvidado. La lucha contra cualquier rastro de influencia antisemita es parte del trabajo esencial de cualquier organización socialista de la clase obrera.

Pero el PS no está en posición de sermonear a nadie sobre el antisemitismo. Al examinar el historial reaccionario del PS y del partido del presidente Emmanuel Macron La República en Marcha (LRM) se expone sus pretensiones de oponerse al antisemitismo como un fraude político. Mientras montan una campaña para atacar todo el movimiento del "chaleco amarillo" contra la desigualdad social como genocida y racista, y para desacreditar a la creciente oposición de la clase obrera en toda Europa, ellos mismos apelan al racismo y refuerzan las tendencias neofascistas.

El PS invitó virtualmente a toda la organización política francesa a unirse a su protesta. El primer ministro Edouard Philippe y otros 23 ministros de LRM participaron, junto con los ex presidentes François Hollande y Nicolas Sarkozy. El Partido Comunista Francés estalinista (PCF), los Verdes, el Movimiento Democrático de François Bayrou, el líder del partido Los Republicanos (LR) de derecha Laurent Wauquiez y Nicolas Dupont-Aignan del partido Debout la France, aliados al líder neofascista Marine Le Pen, todos asistieron.

El líder del PS, Olivier Faure, invitó a Marine Le Pen, diciendo que ella sería "bienvenida". Se negó a invitar a su partido del Rally Nacional (RN), afirmando que "toda su historia está precisamente relacionada con la cuestión del antisemitismo y racismo”. Faure quería obtener el apoyo de los descendientes políticos de Vichy contra los "chalecos amarillos", pero sin desenmascarar su propia maniobra fraudulenta al permitir que figuras como el padre de Marine, Jean-Marie, quien fue condenado por hacer declaraciones antisemitas, asistan a un mitin supuestamente llamado contra el antisemitismo.

Le Pen finalmente no asistió al rally. La RN publicó un comunicado que se niega a marchar "junto a organizaciones y políticos que no han hecho nada en contra de la propagación de las redes islamistas en los vecindarios populares, ni los han estimulado, ni siquiera a discutir en un doble discurso criminal e irresponsable".

Mientras que los manifestantes de "chalecos amarillos" se movilizaron con el apoyo de la mayoría de la población francesa contra Macron, el PS está movilizando al gobierno con el apoyo del establecimiento político contra los "chalecos amarillos", mientras hace sus tratos con las fuerzas antisemitas. Recibió amplio apoyo en los círculos oficiales. Junto a la masonería, los sindicatos enviaron a altos funcionarios a la protesta del PS, después de haber suspendido las huelgas para aislar las protestas del "chaleco amarillo".

En la manifestación, el jefe de la Confederación General del Trabajo (CGT), Philippe Martínez, nuevamente denunció a los "chalecos amarillos", a quienes había calumniado como neofascistas antes de su primera protesta el 17 de noviembre para justificar la decisión de los sindicatos de cerrar las huelgas en solidaridad con sus acciones. Sin embargo, llamó a los miembros de la CGT a unirse a la protesta del PS. Allí afirmó que el racismo de los chalecos amarillos "me ha impactado desde el comienzo de las protestas, y una pequeña parte del movimiento de los chalecos amarillos está envenenando al resto".

Las únicas secciones del establecimiento político que no fueron bienvenidas fueron aquellas que no se alinearon con la campaña de los medios de comunicación que difamaba a los "chalecos amarillos". El insatisfecho Jean-Luc Mélenchon de Francia Insumisa se quejó de que no había sido invitado. Fue atacado con una campaña mediática por haber criticado "la explotación política de la lucha contra el racismo y el antisemitismo" por parte del PS. Pero Mélenchon, un ex ministro del PS, finalmente decidió unirse a este acto de explotación política y participar en el mitin del PS en Marsella.

La propaganda de PS-LRM contra el antisemitismo es hipócrita y está corrompida. El reciente aumento de los delitos antisemitas en toda Europa es un fenómeno extremadamente grave; han aumentado un 60 por ciento durante el último año en Alemania y un 69 por ciento en Francia. Pero es imposible luchar contra el aumento del antisemitismo sin luchar contra toda la clase dominante y el sistema capitalista.

En Alemania, las estadísticas oficiales destacan el papel de la extrema derecha, que es responsable de la gran mayoría de tales delitos. Sin embargo, la extrema derecha está prosperando con el apoyo tácito del gobierno de la Gran Coalición en Alemania, cuyo ministro del Interior, Horst Seehofer, infamemente aclamó los disturbios neonazis en Chemnitz durante los cuales un restaurante judío fue atacado.

En Francia, el PS y el gobierno de LRM y Macron que surgió de él en 2017 han desempeñado el papel central en la legitimación del patrimonio del antisemitismo político francés.

Hollande invitó dos veces a Marine Le Pen al palacio presidencial de Elysée. Estas fueron las primeras veces que un político neofascista había sido invitado al Elíseo. Al mismo tiempo, trató de inscribir en la constitución la privación de la nacionalidad, el mecanismo legal que Vichy utilizó para deportar a los judíos a los campos de exterminio y justificar la represión de la Resistencia. Finalmente, el noviembre pasado, Macro saludó a Philippe Pétain, el jefe del régimen de Vichy que aprobó estas deportaciones.

El objetivo de todas estas políticas que refuerzan el antisemitismo es la creciente oposición de la clase obrera. Junto a las protestas de los "chalecos amarillos" en Francia, se están desarrollando huelgas en Portugal, Bélgica y Alemania. La clase dominante está aterrorizada y está buscando fomentar por todos los medios las condiciones políticas necesarias para llevar a cabo la represión de manera más amplia.

De este modo, el Primer Ministro del PS, Manuel Valls, asistió a una manifestación en los partidos de derecha españoles de Madrid, incluyendo el nuevo partido fascista, Vox. Esta manifestación tuvo como objetivo instalar un gobierno de coalición de derechas que incluyera a Vox, un partido que defiende el historial del ejército del dictador fascista Francisco Franco durante la guerra civil, es decir, el uso del asesinato en masa contra los trabajadores de izquierda.

El movimiento de los "chalecos amarillos" expresa el rechazo por parte de los trabajadores y las capas significativas de las clases medias de políticas que se han impuesto en Europa durante décadas. Es crítico ahora sacar lecciones políticas. Después de tres décadas de crecientes guerras imperialistas desde la disolución estalinista de la URSS en 1991, y una década de profunda austeridad desde el desplome de 2008, el capitalismo se encuentra en una crisis mortal. El crecimiento del antisemitismo vuelve a estar indisolublemente unido a esta crisis del capitalismo.

La lucha contra esto requiere una ruptura consciente con todas estas tendencias políticas que legitiman el antisemitismo y al mismo tiempo pretende combatirlo, y una lucha para construir una vanguardia trotskista en la clase obrera. Faure intentó presentar al PS como el opositor histórico del antisemitismo al mencionar la participación del fundador del PS, François Mitterrand, en una protesta contra la desfiguración de un cementerio en Carpentras en 1990. En realidad, este ejemplo refuta sus argumentos.

Mitterrand, un ex funcionario de Vichy, participó cínicamente cuando surgió un escándalo sobre sus continuos vínculos con René Bousquet, el jefe de policía de Vichy que organizó la redada masiva de judíos de Vél d'Hiv para su deportación en 1942. Este escándalo ilustró que se formó una alianza entre el PCF, fuerzas de pequeñoburgueses como el Nuevo Partido Anticapitalista de hoy, y el PS después de la huelga general de mayo en 1968 fue una trampa reaccionaria para el movimiento obrero. Entregó a la clase trabajadora con pies y manos al PS, un partido burgués que persigue políticas de austeridad y militaristas.

Treinta años después, los descendientes de estos partidos están promoviendo tácitamente el antisemitismo para envenenar el ambiente político, mientras que, al mismo tiempo, pretenden combatirlo cínicamente.

El Parti de l'égalité socialiste (PES) basa su política en el creciente aumento internacional de la lucha de clases, de la cual el movimiento del "chaleco amarillo" es una expresión en Francia. Lucha en contra del antisemitismo buscando armar a la clase trabajadora con un marxista e internacionalista, es decir, el programa trotskista de lucha por el poder político, contra las tendencias estalinistas y pablistas que han capitulado ante el capitalismo, que se está pudriendo.

(Publicado originalmente en inglés el 20 de febrero de 2019)