Washington intensifica las amenazas militares a falta de cambio de régimen en Venezuela

por Bill Van Auken
15 febrero 2019

Tres semanas después del juramento, orquestado por los Estados Unidos, por el legislador opositor de derecha Juan Guaidó como "presidente interino" de Venezuela, la operación de cambio de régimen de Washington no parece haber avanzado en instalar su títere en el palacio presidencial de Miraflores.

Como resultado, la Casa Blanca, el Pentágono y la CIA están aumentando constantemente las amenazas de provocaciones estadounidenses e intervención militar.

El enfoque actual del intento de expulsar al gobierno venezolano del presidente Nicolás Maduro es una farsa cínica sobre la entrega de suministros de socorro de USAID a través de las fronteras del país.

Guaidó anunció en una manifestación masiva en Caracas el martes que el 23 de febrero sería el día en que los alimentos y medicamentos que Estados Unidos ha almacenado a través de la frontera en Colombia serán llevados a Venezuela por "caravanas" de "voluntarios".

"Aquí hay una orden directa a las fuerzas armadas: permitir la ayuda humanitaria de una vez por todas (y) poner fin a la represión", proclamó Guaidó.

Sin embargo, los militares venezolanos no han mostrado inclinación alguna a seguir las órdenes de Guaidó, un agente financiado por Estados Unidos del partido de extrema derecha Voluntad Popular, que era un desconocido político virtual antes de que Washington lo reconociera como presidente “legítimo”.

El comando de las fuerzas armadas emitió una declaración en la que dice que “no reconoce a ningún lacayo del imperialismo estadounidense como su líder, y mucho menos acepta las órdenes de un usurpador cobarde de los derechos constitucionales del pueblo. El único comandante en jefe de las FANB (Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas) es Nicolás Maduro, elegido por el pueblo ... "

El aplazamiento de Guaidó de una provocación coreografiada en la frontera entre Venezuela y Colombia hasta el 23 de febrero está sin duda diseñado para dar tiempo a los intentos de Estados Unidos de chantajear y sobornar a una sección del comando militar para abandonar el gobierno y apoyar la operación de cambio de régimen.

El pretexto de que Guaidó está defendiendo al pueblo venezolano al intentar traer alimentos y suministros médicos transportados por USAID (una agencia que ha servido repetidamente como un instrumento de las operaciones de la CIA) es obsceno. Su objetivo es provocar una confrontación sangrienta que sirva de pretexto para la intervención de los Estados Unidos.

La cantidad de alimentos y medicamentos almacenados en Cúcuta, Colombia, cruzando la frontera con Venezuela es menos que una gota en la cubeta en términos de satisfacer las necesidades de la población venezolana, cuyo empobrecimiento cada vez mayor es el resultado de la crisis económica mundial y caída de los precios del petróleo. La crisis se ha visto agravada por las sanciones estadounidenses y las políticas pro-capitalistas del gobierno de Maduro, que ha continuado pagando la deuda del país, mientras defiende los intereses del capital financiero internacional y nacional.

Los suministros en la frontera son una pequeña fracción de los $20 millones en ayuda prometida por Washington como parte de la operación de cambio de régimen. Mientras tanto, esta cantidad total es considerablemente menos de los $30 millones que el embargo de petróleo impuesto por Washington el mes pasado, le cueste a la economía venezolana cada día.

El propósito de este embargo es matar de hambre a la población venezolana, creando condiciones sociales tan abismales que conviertan al país ingobernable. En este contexto, la demanda de permitir los suministros pequeños almacenados en Colombia es ridícula.

Prácticamente todas las organizaciones de ayuda principal, incluyendo la Cruz Roja y Caritas, afiliada a la Iglesia Católica, se han negado a participar en la provocación de ayuda de los Estados Unidos, y enfatizan que la asistencia humanitaria no puede ser manipulada con fines políticos.

Sin embargo, esto no ha impedido a los medios estadounidenses y occidentales involucrarse en una campaña de propaganda implacable basada en la narrativa de que el malvado dictador Maduro está matando deliberadamente a su propia gente al negar la ayuda ofrecida por un gobierno estadounidense benévolo.

Los líderes demócratas también concuerdan, utilizando la provocación de la ayuda para justificar su apoyo a la operación de cambio de régimen de la administración Trump. El exvicepresidente Joe Biden emitió una declaración belicosa que declaraba que "solo un tirano evitaría la entrega de alimentos y medicinas a las personas que dice liderar. La comunidad internacional debe apoyar a Juan Guaido ... Es hora de que Maduro se haga a un lado y permita una transición democrática".

De manera similar, la presidenta de la Cámara Demócrata, Nancy Pelosi, declaró su apoyo a Guaidó, y agregó: "El régimen de represión y empobrecimiento de Maduro por su enriquecimiento personal sigue violando gravemente los derechos humanos, y debe ser condenado ... Su reciente decisión de bloquear puentes y cortar canales de alimentos y suministros pone en peligro la salud y el futuro del pueblo venezolano, y debe revertirse de inmediato".

La supuesta decisión de "bloquear puentes" es un invento de propaganda. El puente Tienditas que une Venezuela y Colombia se construyó en 2015 y nunca se abrió debido a las tensiones fronterizas entre Colombia y Venezuela, ya que ambos gobiernos han instalado cercos y barreras en sus respectivos lados.

Cabe destacar que los medios de comunicación corporativos y el liderazgo del Partido Demócrata que han hecho acusaciones implacables y sin fundamento sobre "la intromisión rusa" el foco de su oposición a la administración de Trump han aceptado sin duda las mentiras de esta administración cuando se involucra en una forma de "entrometerse” que tiene todas las posibilidades de producir un baño de sangre en Venezuela.

Detrás de esta unidad bipartidista no hay preocupaciones por la democracia o el humanitarismo, sino por los intereses estratégicos del imperialismo estadounidense, en particular el control de las reservas de petróleo de Venezuela, las más grandes del mundo, y negarlas tanto a Rusia como a China, que tienen un amplio comercio e inversiones con el país.

La amenaza de una intervención militar directa de los EE UU en apoyo de estos objetivos se ha incrementado constantemente, ya que el “presidente interino” Guaidó ha demostrado ser incapaz de ejercer el control sobre algo más que los activos venezolanos robados por el gobierno estadounidense.

El miércoles Trump se reunió en la Casa Blanca con el presidente derechista de Colombia, Iván Duque, para hablar sobre la campaña para derrocar al gobierno venezolano. Reiteró que "todas las opciones están sobre la mesa" y se negó a discutir la divulgación de una nota de su asesor de seguridad nacional, John Bolton, sobre el envío de 5,000 soldados a Colombia, declarando que "yo nunca hablo de eso".

Mientras tanto, el jefe del Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM), el almirante Craig Faller, pasó dos días esta semana en Brasil reuniéndose con los oficiales militares del país y los funcionarios del gobierno de Jair Bolsonaro, el fascista excapitán del ejército que asumió la presidencia a principios de este año.

Venezuela también fue el tema central en estas discusiones. Brasil ha apoyado firmemente la operación de cambio de régimen en Caracas, y los principales funcionarios han discutido públicamente la posibilidad de una intervención militar. El miércoles, el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública anunció una extensión de 60 días del despliegue de tropas del ejército brasileño en el estado de Roraima, en la frontera con Venezuela, donde Brasil acordó establecer un punto de partida para la provocación de ayuda "humanitaria" de Estados Unidos.

En Washington, el presidente republicano del Comité de Servicios Armados del Senado, James Inhofe, dijo a los reporteros el martes que el ejército estadounidense tendría que intervenir en Venezuela si Rusia establecía una presencia militar en el país.

"Hay un tipo allá abajo que está matando a todos", dijo. “Él podría armar una base que Rusia tendría en nuestro hemisferio. Y si eso sucede, es posible que tengamos que intervenir con tropas y responder ".

Moscú ha declarado que Venezuela no ha hecho ninguna solicitud de asistencia militar.

En su testimonio en Capitol Hill el miércoles se le preguntó a Elliot Abrams, enviado especial del gobierno de Trump a Venezuela, si Estados Unidos había aumentado el despliegue de tropas en Sudamérica en respuesta a la crisis venezolana y respondió: "No lo creo". Agregó que la intervención militar directa de los Estados Unidos no era la "ruta preferida" de Washington.

Cuando un miembro del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes le preguntó si Estados Unidos estaba enviando armas a la oposición de derecha de Venezuela, Abrams dijo que su respuesta era "un simple e inequívoco, no".

El presidente demócrata del comité, Eliot Engel, presentó a Abrams citando sus cargos en las administraciones de Reagan y Bush y sus posiciones en varios gabinetes. No se mencionó el hecho de que en 1991 se declaró culpable de mentir al Congreso sobre la canalización ilegal de dinero y armas a los "contras" respaldados por la CIA en su guerra terrorista contra Nicaragua y evitó ir a la cárcel solo por el perdón de Bush.

Un miembro del comité, el demócrata de Minnesota Ilhan Omar, desafió a Abrams, citando su declaración de culpabilidad en el asunto de la contra, dijo: "No entiendo por qué los miembros de este comité o el pueblo estadounidense deben encontrar cualquier testimonio que de hoy como verdadero”. Continuó para detallar su defensa de la masacre de El Mozote contra unos 800 civiles en El Salvador y actos genocidas similares cometidos por la dictadura en Guatemala.

Abrams trató el cuestionamiento con desprecio, interrumpiendo a Omar y declarando que sus preguntas eran un "ataque" que no merecían una respuesta.

El mismo tipo de operaciones que Abrams defendió en Centroamérica están en curso en Venezuela y fue indicado por la interceptación por parte del gobierno venezolano de un envío de 19 rifles de asalto, 118 cargas explosivas, 90 antenas de radio de grado militar y seis teléfonos inteligentes de última generación en un Boeing 767 vuelo de carga de la compañía 21Air al aeropuerto de Valencia.

"Este material estaba destinado a grupos criminales y acciones terroristas en el país, financiado por la extrema derecha fascista y el gobierno de los Estados Unidos", dijo un portavoz del ejército venezolano.

La compañía de carga aérea, 21 Air, había realizado vuelos entre ciudades de los EE UU, pero en los últimos meses había trasladado sus operaciones a Venezuela, con paradas en Colombia.

(Publicado originalmente en inglés el 14 de febrero de 2019)