Cómo el WRP traicionó al trotskismo:1973-1985

30. La crisis en el WRP

Declaración del Comité Internacional de la Cuarta Internacional
13 febrero 2019

Capítulo anterior | Capítulo siguiente

Este es el trigésimo de 43 capítulos que se publicarán diariamente. Originalmente fueron publicados como el Volumen 13, no. 1, de la revista Fourth International en el verano de 1986.

En 1985, después de un proceso prolongado de degeneración, el Workers Revolutionary Party, la sección británica del CICI, rompió en definitiva con el trotskismo. En mayo y junio de 1986, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional se reunió y realizó un exhaustivo análisis de las cuestiones teóricas, políticas e históricas involucradas en el colapso del WRP. “Cómo el WRP traicionó a l trotskismo: 1973-1985” fue una labor clave en rearmar al movimiento y prepararlo para las batallas políticas en torno a la construcción de una dirección revolucionaria en la clase obrera. Estas lecciones son vitales para el desarrollo de nuevas secciones del CICI internacionalmente.

TERCERA PARTE: El colapso del WRP

30. La crisis en el WRP

El éxito y la creciente influencia del WRP eran solo una apariencia. Lo que en realidad sucedía era que sus conquistas dentro de la clase trabajadora y entre la juventud estaban deteriorándose poco a poco. Los recursos que el partido había conseguido por medio de relaciones oportunistas con nacionalistas burgueses sirvieron únicamente para encubrir temporalmente una crisis organizativa dentro del propio partido.

Nada reveló de manera más concreta el impacto devastador del oportunismo que las cifras de ventas del News Line. En 1980-81, la circulación semanal del periódico consistía en un promedio de 90.162 ejemplares pagados. En 1981-82, bajo el peso de las traiciones centristas del partido contra la clase trabajadora, a medida que este buscaba cimentar su alianza con la burocracia del GLC y con la “izquierda” del Partido Laborista, la circulación bajó a 63.350; es decir, disminuyó más del 33 por ciento. Para 1983-84, la caída iba a profundizarse aún más: 51.223 ejemplares.

Mientras la influencia del partido dentro de las bases del movimiento obrero disminuía, Healy empedernidamente construía una enorme maquinaria al servicio de su adaptación centrista a las burocracias sindicalista y laborista, profundizando así la dependencia del partido en los recursos adquiridos por fuerzas no proletarias.

Fue entonces cuando estalló el desastre. En junio de 1982, los sionistas invadieron Líbano y arrasaron con la mayoría de las posiciones de la OLP. Esto fue seguido por el estallido de una guerra dentro de la propia OLP, la cual, como resultado inmediato, sufrió una importante debilitación de su influencia política. La burguesía árabe viró radicalmente hacia la derecha. Los temblores y cambios políticos que estos sucesos ocasionaron fueron una paliza a la política exterior del WRP. Las implicaciones de la disminución de la influencia del partido dentro de la clase trabajadora —una disminución que había sido escondida por tanto tiempo— ahora amenazaba con reventar bajo la forma de una catastrófica crisis financiera.

A consecuencia de las maquinaciones de Healy y de la oficina de finanzas del partido, esta crisis se postergó a través de préstamos masivos y la hipoteca de varias propiedades del partido. Fue sobre esta base que los dirigentes del WRP evitaron una confrontación con la verdadera fuente de la crisis: la traición de los principios trotskistas. Y así continuaron ocultándoles la realidad a los militantes del partido.