Trabajador en México despedido, vapuleado, censurado y sujeto a cargos falsos por protestar abusos corporativos

por Andrea Lobo y Alex González
2 febrero 2019

La mayor huelga de América del Norte en dos décadas continúa con la participación de decenas de miles de trabajadores de las maquiladoras en Matamoros, México. Los obreros se rebelaron valientemente hace dos semanas contra los sindicatos procapitalistas y nacionalistas para realizar huelgas espontáneas o “salvajes” para exigir salarios dignos, prestaciones no pagadas y un fin a los estándares abusivos de trabajo en sus plantas.

Luis Daniel Prieto, un joven trabajador de la ciudad de Lagos de Moreno, en el estado central mexicano de Jalisco, supo de la rebelión en Matamoros por medio de la página de Twitter del WSWS. Le inspiró la lucha resuelta e independiente de los trabajadores matamorenses y decidió compartir su historia.

Después de varios empleos de bajos salarios, incluyendo uno en Burger King, Luis Daniel, de 34 años, trabajó por un año como recaudador de peaje. Una tarde, descubrió de un comercial en la radio y su propia investigación en línea que ICA, la empresa que administraba la carretera, les estaba robando miles de pesos en utilidades a cada trabajador.

Una vez que llegó su sueldo con 200 pesos de utilidades anuales (US $10), se rehusó a firmar el formulario de consentimiento y buscó convencer a los otros trabajadores que protestaran. Después de una semana de estos esfuerzos, fue sumariamente despedido.

“Del coraje que tenía de años de que me explotaran empresas. Ahí fue cuando vomité toda la resaca laboral de toda mi vida”, relata.

Luis Daniel decidió demandar a ICA frente a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de León, Guanajuato, para exponer “la declaración fiscal anual, de la empresa a Hacienda, donde se marcaban sus ganancias para que mis compañeros se dieran cuenta de lo que estaba haciendo el tramo carretero”. Después de ocho meses luchando por su caso y quedándose sin dinero, aceptó un pago de conciliación de 23.000 pesos (US $1.200) que ofreció la empresa.

“Fue como una derrota que me abría una puerta para ver otras cosas”, dijo. Utilizó el dinero para comprarse el equipo para un puesto de churros ambulante, como cooperativa en la que ahora trabaja con un amigo. “Ahí fue cuando pensé, ¿cuánta gente no estaría en la misma posición en la que estuve cuando reclame mis utilidades en aquella empresa de ICA y cuánta gente no estará, así como me sentía, triste y solo? Y dije, ¡no jodas!”.

Decidió en septiembre de 2016 abrir una página en Facebook llamada “La pocilga laboral de Lagos de Moreno” para ofrecerles su compañía a los trabajadores que estaban luchando contra los abusos de empleadores. “Era protestar, por un lado, y por el otro lado, las demandas”, explicó Luis Daniel.

Logo de "La pocilga laboral"

Durante este periodo, fue inaugurado un parque industrial en Lagos de Moreno y miles de obreros fueron contratados por las empresas de autopartes de capital alemán y japonés. Este desarrollo ha convertido a la pequeña ciudad en un nódulo cada vez más importante de la industria automotriz norteamericana, según El Economista, “debido a su cercanía con los estados de Guanajuato, Aguascalientes, San Luis Potosí y Querétaro, donde se encuentran establecidas las armadoras de Honda, Nissan, Mazda, General Motors, Toyota, BMW y Mercedes Benz”.

Luis Daniel fue contactado por trabajadores de sectores muy diversos —desde plantas agrícolas, almacenes y empleadas domésticas hasta aquellos en estas plantas manufactureras más nuevas— que se enfrentaban a violaciones contractuales y otros abusos muy similares por parte de los empleadores. Él los instaba a denunciar y publicitar sus agravios por medio de la página en Facebook, mientras perseguían sus demandas. Esto comenzó a entrar cada vez más en conflicto con las empresas y sus instituciones establecidas.

En primer lugar, indica, “Conocí líderes y administrativos sindicales de la región, pues no pasaba más allá de una plática. Nadie quiso entrar para hacer un movimiento que era lo que yo quería”. Eventualmente, pasó a denunciar a la burocracia sindical en su página, declarando, por ejemplo, “la empresa y el sindicato se vuelven instrumentos divinos del patrón”.

Una de las protestas de 'La pocilga laboral' frente a la empresa de autopartes, Dräxlmaier, el 29 de enero, 2018

Luis Daniel comenzaría a realizar protestas públicas contra la procuradora auxiliar de la Secretaría del Trabajo local, Lilia Vianey Luna López, quien se estaba rehusando a conceder asesoría legal y amenazaba a los trabajadores. Una tarde, señaló, “Lilia Vianey envía a policías municipales a apresarme. Entran al edificio de Conciliación y Arbitraje a punta de metralleta, me apuntan y me levantan de una silla”.

Dijo que el presidente de dicha Junta intervino y previno el arresto manifestándole a los policías que no podían ingresar armados. “Ten cuidado porque esa persona, Lilia Vianey Luna López, está protegida por las empresas por conveniencias. Por lo que te venían a apresar no es por lo que estás haciendo. Esa hoja decía que tú intentaste violarla”, le indicó el funcionario.

Luis Daniel narró que esperó hasta que los policías se fueran y luego fue a denunciar estas acusaciones, que afirma que son falsas, al visitador regional de Derechos Humanos, José Mavio Ramírez Trejo, quien simplemente desestimó su reclamo.

Cuando los reporteros del WSWS le comentaron a Luis Daniel sobre la campaña en marcha llamada #MeToo (#Amítambién), comparó su situación con la del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien también estuvo sujeto a acusaciones falsas de violación. “Bien como pudo ser la embajada de Ecuador para Julian y como para mí el presidente de la junta de conciliación ese día, pudo haber sido la muerte o la ‘desaparición’. A eso está expuesto uno en estos sistemas de impunidad en que acusan de violación para facilitar cazarme”.

Al mismo tiempo, indicó que ha encarado censura en línea, ya que, a fines de 2017, “Tenía otra página de Facebook de la Pocilga Laboral y Facebook me la cerró. En ese teníamos más o menos 5.000 personas. El que está ahorita abierto no tiene más que 300 y ha tenido menos impacto…Es algo bien duro que aplican los sistemas de poder”.

El 31 de enero de 2018, se manifestó afuera de las fábricas de Nestlé y Dräxlmaier —una proveedora de autopartes con sede en Alemania— contra el no pago de sueldos debidos a un empleado de seguridad subcontratado por la empresa Sevige. Esa tarde, describió, dos matones llegaron a su casa para vapulearlo con un fierro. Sus atacantes solo decidieron escapar cuando un vecino salió para auxiliarlo.

Luis Daniel después de ser atacado por matones de las empresas el 31 de enero, 2018

Presentó un reporte en la fiscalía local y luego el mismo representante de derechos humanos, Ramírez Trejo, volvió a denegar su caso, alegando que su oficina no podía emitir ningún documento a menos que pasara varios días hospitalizado.

“Lo seguí acompañando a sus audiencias hasta que, para finales de mayo, salgo de mi casa y mi carro está quemado, incendiado. No sé quien fuera, pero para mí los responsables siguen siendo las empresas Nestlé, Sevige y Dräxlmaier porque ellos empezaron a actuar así [hostilmente] hacia mi persona cuando íbamos a protestar a sus fábricas”, añadió Luis Daniel.

Explicó que, para su desagrado, cuando volvió a la fiscalía, no había ningún registro del ataque previo y que los oficiales decidieron no investigar su caso. “Igual el de derechos humanos”, relató Luis Daniel, “Este Mavio Ramírez Trejo me dijo con una risa, carcajadas, ‘pues, ¿qué esperabas?”.

Debido a tales amenazas letales y los enormes gastos de su bolsillo para sus heridas y su auto, decidió finalizar sus actividades con “La pocilga laboral”.

El carro de Luis Daniel quemado por matones de las empresas, el 21 de mayo, 2018

“Mi experiencia es la prueba que hasta hoy, los derechos laborales aquí siguen siendo mangoneados por empresarios, Gobiernos corruptos, derechos humanos corruptos y Conciliación y Arbitraje corruptos. Simplemente cumplir con lo que ellos mismos han estipulado en acuerdos corruptos les molesta”, aseveró.

Luego, apeló a los trabajadores en Matamoros, “Vi un video de esa abogada, Susana Prieto, que es de Morena. Sabemos que todos esos partidos, sea Morena o el PRI, reciben ayudas económicas tanto de empresarios como de delincuentes. Por ese lado, deben cuidarse mucho en el movimiento de Matamoros. Morena es el partido político del Gobierno y no va esa idea de[l presidente mexicano] Andrés Manuel [López Obrador] de que va a respetar los derechos laborales y mucho menos la dignidad de los obreros. Tan simple como que este presidente pretende imponer una fábrica de Nestlé en Veracruz.

“Su manera de expresarse [de la abogada] es muy campechana, así como ‘cáeme bien’ pero hay que ponerse alertas porque ese tipo de retórica es la que siempre han utilizado políticos para enganchar a la gente… Se ve en el video cuando el muchacho este Mario dice que es capitalista y asiente la señora [Prieto] que ella también lo es. ¿Cómo vas a luchar por derechos que contravienen el capitalismo con representantes o ‘caras’ de un movimiento que aceptan ser capitalistas?”.

Finalmente, hizo hincapié en la decisión del Gobierno de López Obrador de formar una nueva Guardia Nacional de hasta 150.000 soldados, advirtiendo que será utilizada para reprimir las luchas obreras. “¿Qué pasa si se desata una matanza peor?”, concluyó Luis Daniel: “¿De qué sirve seguir esperando el cambio desde tal presidente, un líder sindical o de Susana Prieto?”.