Huelgas de obreros de Audi en Hungría y de autopartes en México

La lucha global de los trabajadores automotores

29 enero 2019

Durante los últimos días, decenas de miles de trabajadores en la industria global automotriz han participado en poderosas huelgas contra los bajos salarios y las condiciones laborales abusivas.

El jueves pasado, un estimado de 13.000 trabajadores automotores iniciaron una huelga de una semana en la fábrica de ensamblaje y motores de la empresa alemana Audi en la ciudad húngara de Győr. Los trabajadores de la planta producen 100.000 sedanes, autos deportivos de lujo y vehículos utilitarios deportivos (SUV) cada año, además de motores de gasolina, diésel y eléctricos para Audi y otras marcas del Grupo Volkswagen (VW) la mayor empresa automotriz del mundo.

Un obrero húngaro de Audi gana alrededor de 1.000 euros ($1.140) por mes, aproximadamente una tercera parte de lo que ganan sus contrapartes en Alemania, a pesar de que los costos de vida son comparables a los de Europa Occidental. Los trabajadores, quienes también ganan considerablemente menos que sus contrapartes en los países de Europa del Este como la República Checa, Eslovaquia y Polonia, están exigiendo un aumento salarial del 18 por ciento y al menos un fin de semana completo libre cada mes.

La huelga coincide con una ola de protestas masivas contra la aprobación de la odiada ley de tiempo extra promulgada por el Gobierno derechista del primer ministro, Victor Orbán, la cual permite que las empresas obliguen a los trabajadores a aceptar el equivalente a seis días por semana en promedio. La medida ha sido apodada “ley esclavista” y también “Ley Audi, Mercedes o BMW” porque fue pedida por estas empresas automotrices extranjeras, que también son las mayores inversoras en Hungría.

La huelga húngara sigue paros de obreros de VW en Eslovaquia y de Fiat Chrysler en Serbia durante el verano de 2017 y por parte de obreros de Ford en Craiova, Rumanía hace un año. Los trabajadores checos en Skoda, la marca de bajo costo, pero muy lucrativa del Grupo VW, también están preparando una huelga el próximo mes por demandas salariales.

Estas luchas se producen mientras los trabajadores en México están liderando lo que se está desarrollando como una lucha internacional de trabajadores de ensamble y autopartes. Durante las últimas dos semanas, hasta 70.000 trabajadores de las maquiladoras han conducido una serie de huelgas salvajes en Matamoros, justo al otro lado de la frontera con Brownsville, Texas.

Los trabajadores reciben tan poco como 75 centavos del dólar por hora para producir partes para autos y otras industrias. Están exigiendo un aumento del 20 por ciento y un bono de $1.700. Su acción ya ha recortado la exportación de partes críticas al otro lado de la frontera y ha causado la ralentización de la producción en plantas de ensamble de Ford y GM en Michigan, Estados Unidos; Ontario, Canadá; y otras locaciones.

Una de las empresas en huelga es Dura Automotive, cuya sede está en Auburn Hills, Michigan, y propiedad de la exbanquera de inversiones de Morgan Stanley y Goldman Sachs, Lynn Tilton, con una riqueza neta de $830 millones. Otras de las principales empresas de autopartes en Matamoros incluyen Delphi, la antigua división de partes de GM, Johnson Controls y la canadiense Magna.

Mientras que el Gobierno de Trump busca construir un muro en la frontera entre EUA y México y emprende contra los inmigrantes de México y Centroamérica con cacerías de brujas, al tiempo que los demócratas proclaman su compromiso con la “seguridad fronteriza”, las empresas estadounidenses no tienen ningún problema con transportar sus bienes de un lado a otro de la frontera. La zona de libre comercio llamada “Borderplex Brownsville-Matamoros” tiene cuatro puentes internacionales y un cruce ferroviario internacional, los cuales ven pasar al menos $1,5 mil millones en productos cada día.

Los valientes trabajadores de Matamoros han formado comités de huelga en oposición a los sindicatos patronales que les han impuesto salarios de pobreza y condiciones esclavizadas. Han marchado a la frontera estadounidense para apelar a los trabajadores en Estados Unidos a unirse a su lucha. Ante un apagón mediático, el WSWS ha provisto una voz y una perspectiva para los trabajadores mexicanos en huelga.

Su lucha ha inspirado a trabajadores automotores en EUA. En un correo electrónico al Boletín de los Trabajadores Automotores, un obrero de la fábrica de Jeep (Fiat Chrysler) en Toledo, Ohio, escribió: “La situación en México ha sido nuestro llamado a la acción. Estamos trabajando bajo un contrato que no vale ni el papel en el que está escrito. La corrupción de nuestra dirección [sindical] está directamente vinculada a este contrato podrido con el que nos traicionaron. Deberíamos estar en las calles aquí… Por favor, díganles a nuestros hermanos y hermanas en México lo orgullosos que estamos de ellos. ¡Son héroes de verdad! Me gustaría haberlos encontrado en la frontera para unirme a su manifestación. ¡Estamos con ellos en espíritu y espero que permanezcan fuertes! ¡Gracias!”.

Las aspiraciones de los trabajadores en EUA, Canadá y México a unirse desmienten la reaccionaria campaña nacionalista del sindicato automotor estadounidense, UAW, y su contraparte canadiense, Unifor. Cuando los trabajadores de Matamoros estaban marchando hacia la frontera, el presidente de Unifor, Jerry Dias, llamó a un boicot de autos “hechos en México”.

No hay tal cosa como un auto “hecho en México”, así como no hay autos “hechos en Estados Unidos o Canadá”. Un vehículo moderno lleva 30.000 partes, producidas y ensambladas por trabajadores en docenas de países, ni hablar de los obreros que minaron y procesaron la materia prima por todo el mundo. Las corporaciones transnacionales explotan la fuerza de trabajo de los obreros en docenas de países para producir una sola mercancía y recorren el mundo en busca de su mayor tasa de ganancias.

Los sindicatos han promovido el nacionalismo por mucho tiempo para encubrir su propia colaboración con los empresarios, con el fin de destruir los empleos y niveles de vida de los trabajadores, mientras que los ejecutivos sindicales reciben una porción de las ganancias adicionales extraídas de los trabajadores en la forma de sobornos o dinero encausado por varios esquemas corporativistas o sindicales-patronales.

El UAW y Unifor están también censurando la lucha de Matamoros junto a los medios noticiosos, por temor de que los trabajadores en EUA y Canadá también se rebelen contra los sindicatos corporativos y se unan a los trabajadores de todo el mundo en una lucha común contra las empresas globales automotrices y el sistema capitalista.

Esto es exactamente lo que se debe hacer. El WSWS llama a todos los trabajadores y jóvenes a participar y apoyar la manifestación del 9 de febrero en la sede central de General Motors en Detroit para luchar contra sus planes de cerrar cinco fábricas en EUA y Canadá y eliminar los empleos asalariados de 15.000 trabajadores de producción.

La manifestación ha sido convocada por el Comité Directivo de la Coalición de Comités de Base, el cual fue fundado en una reunión de emergencia del 9 de diciembre contra los cierres, organizada por el Boletín de los Trabajadores Automotores del WSWS y el Partido Socialista por la Igualdad.

En esa reunión se aprobó unánimemente una resolución para luchar por la construcción de comités de base, independientes del UAW y Unifor para “Establecer líneas de comunicación y colaboración con todos los trabajadores —incluyendo los trabajadores de partes automotrices, el magisterio, los trabajadores de Amazon, los trabajadores del sector de servicio, entre otros— y lucharán por la unidad de los trabajadores estadounidenses con sus hermanos y hermanas de clase en Canadá, México y el resto del mundo”.

El impulso objetivo de las luchas de los trabajadores automotrices, maestros, y otros obreros por todo el mundo es hacia una huelga general que incorporará a todas las secciones de la clase obrera. Este movimiento objetivo debe desarrollarse y organizarse conscientemente en una lucha política por el poder obrero y la reorganización socialista de la economía mundial.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 28 de enero de 2019)

Jerry White