Huelga en Matamoros en una encrucijada según Gobierno mexicano ordena romperla

por Andrea Lobo
29 enero 2019

El sábado, el Gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ordenó que oficiales estatales, municipales y sindicales suprimieran la huelga de decenas de miles de obreros en aproximadamente 40 maquiladoras de capital estadounidense y europeo en la ciudad fronteriza de Matamoros.

Después de que el subsecretario de Trabajo fracasara el viernes para hacer que los trabajadores finalizaran la huelga por medio de amenazas de “consecuencias inesperadas”, el Gobierno de López Obrador envió órdenes el sábado por medio del senador de Morena, Ricardo Monreal Ávila, quien encabeza la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado, de que la policía estatal empleara violencia para disipar a la fuerza a los trabajadores haciendo guardia y reabrir los portones de las fábricas.

La rebelión comenzó con huelgas espontáneas o salvajes el 12 de enero en desafío a las autoridades sindicales y gubernamentales. Al mismo tiempo, los trabajadores eligieron comités de huelga entre las mismas bases para exigir un importante aumento salarial y un bono prometido. Según inicia su tercera semana, la huelga de los trabajadores de las maquiladoras ha llegado a una encrucijada decisiva.

Asamblea masiva en la plaza principal de Matamoros el 16 de enero

Mientras decenas de miles de trabajadores por todo el mundo siguen atentamente la cobertura del World Socialist Web Site y durante un resurgimiento de las luchas obreras internacionalmente, los trabajadores matamorenses están proporcionando un ejemplo para la lucha de clases que es inaceptable en los ojos de la clase gobernante mexicana, estadounidense e internacional. La censura de la huelga en la prensa internacional durante dos semanas refleja inequívocamente estos temores.

El Gobierno mexicano está amenazando con recurrir a la fuerza, incluyendo el despliegue de patrullas de soldados de la Marina por los parques industriales, mientras las empresas siguen anunciando los cierres de nuevas plantas y despidos masivos.

Según se expandían los paros espontáneos por medio de llamados de clase entre compañeros obreros en la ciudad y más allá, la élite política envió a la abogada laborista, Susana Prieto, quien opera como una activista de Morena en Ciudad Juárez, para erosionar la iniciativa independiente de los trabajadores y encarrilar el malestar detrás de apelaciones fútiles hacia López Obrador y la misma burocracia sindical.

No obstante, se divulgó ampliamente un video en línea la madrugada del domingo mostrando ambos, a Villafuerte y el enviado de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) dando abiertamente las órdenes del Gobierno federal y del Senador Monreal indicándole a Prieto en altavoz que la huelga debía finalizarse porque “no se puede caer toda la economía del estado y municipio”, reconociendo en efecto que la orden vino directamente de López Obrador.

Los trabajadores han respondido con ira hacia el Gobierno de Morena y están volviendo a emitir llamados para poner de lado al sindicato en la lucha. También, hay un escepticismo cada vez mayor sobre el papel de Prieto.

Los trabajadores en Edemsa

Ante esta encrucijada, los trabajadores matamorenses en contacto con el Boletín de los Trabajadores Automot o res del WSWS están llamando a sus compañeros de que hagan la crucial conclusión de que seguir implorando al sindicato y a López Obrador (algo que promueve Prieto) terminará en desastre. Por el contrario, los trabajadores llaman a hacer todo lo posible para apelar al resto de la clase obrera en México e internacionalmente.

Un trabajador de Matamoros en el conglomerado con sede en EUA, Tyco International, declaró, “Estoy enojado con lo que está pasando y con la CTM. Me ha decepcionado el gobierno federal. Van a seguir queriendo rompernos. Lo que veo es que tenemos que aguantar”.

“¿Tú crees que estalle huelga en USA? Yo apoyo que hagan esas huelgas”, añadió, refiriéndose a la lucha de los trabajadores automotores en EUA y Canadá contra los cierres de planta y despidos masivos anunciados por GM. “Viví en el otro lado de la frontera en Estados Unidos. Tenía una percepción de Estados Unidos de América muy distinta. Tengo 10 años viviendo en México y mi percepción fue cambiando. He visto como [la élite estadounidense] se quiere apoderar de la riqueza de nuestros países y explotando a nuestra gente obrera”.

Una trabajadora en Kearfott, una empresa con sede en EUA que emplea a 214 trabajadores en Matamoros y produces partes para sistemas de navegación militares y comerciales, realizó un llamado directo a los miles de trabajadores en esta corporación y su empresa matriz, Astronautics, a través de EUA, Europa, Asia-Pacífico y Australia: “Pedimos su apoyo para ser escuchados alrededor del mundo en un grito desesperado pues nuestra economía está en manos de unos cuantos, amenazando nuestra integridad con la fuerza pública. Necesitamos ser escuchados por el corporativo tan prestigioso del cual somos la última parte y la menos beneficiada. Muchas gracias”.

Los matamorenses les llevan suministros a los huelguistas en Autoliv

También denunció a la corporación: “no nos da utilidades, siempre estamos en números rojos y ahora quiere darnos 790 mil pesos [41,600 USD] en bonos para todos quedándose con 6 millones [316,000 USD] en su bolsa”, del bono de 1,700 USD.

“Las personas que tienen años y años en esa empresa, donde no indemnizan a nadie, solo se esperan a que la gente muera o renuncia para darles menos dinero de lo que les toca. Gran parte de los productos que realizamos son ensambles electrónicos para la industria aeroespacial y es ridículo que el gerente diga que no hay solvencia para pagarnos cuando hay piezas que cuestan hasta 80 mil dólares cada una”.

El apoyo entre los trabajadores de Estados Unidos a apoyar y expandir el ejemplo establecido por las huelgas salvajes en Matamoros contra los sindicatos y la gerencia está creciendo. Un trabajador automotor de Jeep en Toledo, Ohio, le manifestó al Boletín de los Trabajadores Automotores del WSWS: “Por favor, díganles a nuestros hermanos y hermanas en México lo orgullosos que estamos de ellos. ¡Ellos son nuestros verdaderos héroes! Me gustaría haberlos encontrado en la frontera y haber unido a su manifestación. ¡¡¡Estamos con ellos en espíritu y espero que permanezcan fuertes!!!”.

Los sindicatos y las élites políticas en EUA, Canadá y México están haciendo todo lo posible para que este crecimiento de solidaridad y apoyo entre los trabajadores de América del Norte no se desarrolle en una lucha consciente por la igualdad social por encima de las fronteras internacionales.

En México, Prieto y Villafuerte están tomando pasos cada vez más desesperados y evidentes para socavar la unidad de los trabajadores y facilitar el rompimiento de la huelga.

Sin ninguna discusión o proceso de decisión democráticos entre los trabajadores, ambos impusieron el camino “legalmente admitido” de poner fin a la huelga en cada planta apenas las empresas aceptaban sus demandas. Estos oficiales y defensores de los sindicatos también han abandonado los llamados realizados por los trabajadores la semana pasada de exigir la recontratación de todos los trabajadores en las plantas que han amenazado con irse. Los trabajadores no quieren finalizar la huelga una planta a la vez—quieren luchar unidos con los trabajadores de todas las plantas que siguen en huelga, incluyendo en Tridonex y otras maquiladoras que no son parte del sindicato de Villafuerte—.

Para el domingo en la tarde, 14 de las 48 maquiladoras en huelga en Matamoros acordaron firmar el aumento del 20 por ciento y el bono de los 1.700 USD exigidos por los trabajadores. Villafuerte y la CTM han respondido ordenándoles a los obreros a regresar al trabajo inmediatamente, mientras que dan garantías de que “esperamos que se concluya pronto la acción obrera” y repiten las amenazas del Gobierno federal.

Publicación en redes sociales

Al mismo tiempo, Prieto ha buscado limpiar la imagen de Villafuerte y del Gobierno federal. El domingo por la madrugada, le pidió a este títere sindical de las empresas que “prometa con el corazón en la mano que no traicionará este movimiento”. Al mismo tiempo, ha buscado distanciar a López Obrador del senador Monreal e incluso le pidió al presidente un “pronunciamiento directo” para encubrir las órdenes represivas del Gobierno contra los obreros en Matamoros.

La respuesta represiva y extralegal del Gobierno de López Obrador refleja el giro de la clase gobernante mexicana aún más a la derecha y hacia la violencia policial-estatal, demostrando que no tiene nada para ofrecerles a la clase trabajadora ni a las masas empobrecidas.

Los obreros en Matamoros deben arrebatar el control de la lucha de las manos del sindicato consolidando un comité de huelga para toda la ciudad con representantes obreros que lucha por su independencia completa de todos los partidos capitalistas y sus agentes y que apele a los trabajadores de los otros centros industriales en la frontera, en EUA, Canadá e internacionalmente.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 28 de enero de 2019)