Gobierno mexicano prepara pretexto “legal” para acabar con la huelga en Matamoros

por Alex González
29 enero 2019

Las dos alternativas que enfrentan los trabajadores de las maquiladoras en huelga en Matamoros se vuelven más claras a medida que las amenazas del Gobierno federal para intervenir en la huelga están siendo facilitadas por figuras cercanas a los sindicatos y el “izquierdista” Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

La clase dirigente mexicana nerviosamente discute el impacto de la huelga de 17 días de 70.000 trabajadores de autopartes y el sector eléctrico a los beneficios corporativos. “El conflicto en Matamoros, aunque del orden jurídico local, es de trascendencia nacional. Hace tiempo que en MX no se experimentaba una crisis de esa envergadura”, dijo en un tuit el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex). “Decenas de empresas, miles de empleos y la reputación del País en riesgo”.

Policía estatal en KSM Electronics el lunes por la noche [Crédito: Jaguar JT Torres]

El Gobierno, el cual defiende los intereses de los bancos y las corporaciones, ha respondido correspondientemente al conspirar para romper la huelga bajo el pretexto de una “arbitraje federal”. El nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) está dispuesto a asegurarles a las corporaciones que México puede garantizar un máximo beneficio al capital financiero.

Después de que el líder del Senado mexicano intervino el domingo para tratar de interrumpir la huelga, más y más obreros no le tienen confianza al Gobierno federal. La activista de Morena, Susana Prieto, ha intervenido para atar a los trabajadores al Estado capitalista y continúa apoyando terminar la huelga planta por planta en lugar de luchar hasta que todos los obreros hayan ganado sus demandas.

Prieto le dijo a la prensa el lunes: “Recibo la llamada del [Senador] Ricardo Monreal y la recibo en speaker. Me dice ‘te hablo en nombre de nuestro amigo [el Presidente mexicano] Andrés Manuel...Es necesario que las maquilas trabajen el lunes. Como a ti te tienen confianza, convéncelos, levantan las banderas de huelga”.

Respondiendo a esta extraordinaria admisión, Prieto dijo, “Pues me parece muy bien. Vamos a levantar un consenso general con los trabajadores de las 45 plantas, si ellos tienen fe en el nuevo gobierno federal, ellos si tienen fe, yo voy a consensuar y le tengo una respuesta”. Después de la enorme hostilidad a la intervención de Monreal, Prieto reportó que si les hubiera presentado tal plan a los trabajadores la hubieran “linchado”.

El lunes, representantes del Gobierno estatal en Tamaulipas visitaron las plantas y repitieron alegaciones de que las huelgas en 13 plantas eran “ilegales”, amenazando a los obreros con despidos masivos si no se levantaba la huelga inmediatamente. Más tarde este día, el secretario de Trabajo y Bienestar Social en Tamaulipas afirmó que 90 por ciento de los obreros en huelga querían regresar a sus puestos, pero eran rehenes de trabajadores militantes y “agitadores externos”. Esta es una mentira.

Los trabajadores deben ser advertidos: las amenazas de una operación federal significan que el Gobierno se prepara para intimidar a los obreros hacia prolongadas negociaciones legales—las cuales inevitablemente resultarán ventajosas para las empresas—y para llevar a cabo una violenta represión policial de la huelga.

Huelguistas en Autoliv

Es en este contexto que las acciones de Prieto deben ser comprendidas por cada obrero. Mientras que les da garantías a los huelguistas sobre la “legalidad” de la huelga, Prieto continúa incitando a los obreros a que pongan su confianza en el mismo Gobierno que está de lado de las despiadadas maquiladoras. A pesar de lo que dice Prieto, los obreros se encuentran en una lucha política y deben formular las conclusiones necesarias sobre sus enemigos—el Gobierno, las empresas, y los sindicatos—y los que siguen promoviendo a estas fuerzas, incluida Prieto y organizaciones pseudoizquierdistas como La Izquierda Socialista y La Izquierda Diario.

Lo mismo es cierto sobre las publicaciones estadounidenses Jacobin, la cual está afiliada con los Socialistas Democráticos de América (DSA) y Obrero Socialista, la publicación de la Organización Socialista Internacional (ISO). Estos órganos proimperialistas no han escrito ni un solo artículo sobre Matamoros. Apoyan a la burocracia sindical que ha suprimido la lucha de clases y robado las cuotas sindicales de los obreros de las maquiladoras por décadas.

Es crucial que los obreros formulen las conclusiones necesarias y obtengan su fuerza de su propia iniciativa independiente. Al momento de escribir este artículo, 17 empresas habían aceptado a darles los trabajadores un aumento de 20 por ciento y un bono de 32.000 pesos o USD$1.700. Sin embargo, los obreros saben que el diablo está en los detalles. Prieto y el sindicato están mandando a los trabajadores de regreso a su trabajo sin tener la oportunidad de estudiar su nuevo contrato y garantizar que sus demandas serán cumplidas. Los obreros en algunas plantas han reportado que solo a empleados con cierto tiempo de servicio se les dará el bono, o que el bono será pagado a lo largo de varios meses en lugar de como un pago único.

Huelguistas en Matamoros defienden las entradas de las plantas

Las preguntas sobre cuándo se les pagará a los obreros, si su sueldo durante el paro será otorgado, y si los trabajadores que fueron despedidos serán recontratados son cuestiones importantes. Las despiadadas maquiladoras no van a tratar a los obreros con caridad ni por buena voluntad. Con el apoyo de los sindicatos y el gobierno, las empresas tratarán de recuperar cualquier concesión en la primera oportunidad disponible, al igual que lo hicieron cuando eliminaron los bonos cuando subió el salario mínimo en diciembre.

El hecho de que estén regresando los trabajadores planta por planta, en lugar de resistir juntos con todo su poder social, debilita toda la huelga. Conforme queden menos fábricas en huelga, más fácil será para el gobierno y las empresas romper la huelga y limitar su impacto económico.

Obreros protegen las plantas en huelga

Los obreros en Matamoros ya han demostrado su voluntad para sostener y expandir la lucha. El lunes por la noche, un contingente de cientos de obreros llegó a la planta de Candados Universales después de que se dio a conocer en las redes sociales que había llegado la policía estatal. Los obreros se movilizaron en el transcurso de minutos para defender las plantas y proteger a sus compañeros ante la represión estatal.

Cientos de residentes locales, incluidos obreros de Estados Unidos en Brownsville, Tejas, han apoyado a los huelguistas llevnado comida, agua, y otros suministros. Los obreros de Matamoros han recibido decenas de declaraciones de apoyo, incluida de la trabajadora de Amazon Michelle Quinones, llamándolos la expandir y vincular su huelga con otros obreros alrededor del mundo.

Los términos en los que se termine la huelga deben ser dictados por los mismos obreros. Los trabajadores alrededor del mundo urgentemente deben sacar conclusiones sobre los eventos en Matamoros y la necesidad de una lucha internacional, basada en una perspectiva socialista y completamente independiente de los sindicatos nacionalistas y procapitalistas.

Los trabajadores que deseen formar una estrategia internacional común deben contactarnos por correo electrónico a autoworkers@wsws.org o nuestra página de Facebook para tomar estos pasos cruciales. Para más información sobre el mitin del 9 de febrero en Detroit, visita wsws.org/auto.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 29 de enero de 2019)