Maestros indios, trabajadores del gobierno lanzan huelga indefinida en Tamil Nadu

por Deepal Jayasekera
26 enero 2019

En otro brote de luchas masivas de la clase obrera en India, cerca de 700.000 maestros y empleados del gobierno estatal en el estado sureño de Tamil Nadu han estado en huelga indefinida desde el martes. Salieron fuera por una lista de demandas que incluye la reversión de los recortes a pensiones de jubilación, los aumentos salariales y la permanencia de los maestros de escuela y los trabajadores de anganwadi (guarderías).

Más de 20.000 huelguistas han sido arrestados por participar en manifestaciones callejeras en todo el estado, desafiando las amenazas de acción disciplinaria por parte de la comunalista gobierno estatal derechista dirigido por Todo India Anna Dravida Munnetra Kazhagam (AIADMK). El miércoles, el Tribunal Superior de Madras les ordenó regresar al trabajo para el día de hoy, una advertencia de más represalias por parte del gobierno.

Los docentes de Tamil Nadu en piquetes

La huelga es parte de un estallido creciente de la clase obrera internacional después de décadas de empeoramiento de sus condiciones y la creciente desigualdad social. Esta revuelta incluye la huelga de decenas de miles de trabajadores de las maquiladoras de Matamoros en la frontera entre México y Estados Unidos, las huelgas de maestros en Los Ángeles y en todo Estados Unidos y las protestas del chaleco amarillo en toda Francia.

Los trabajadores en todo el sur de Asia han tomado una acción industrial determinada, como se vio en la huelga de nueve días del mes pasado por parte de los trabajadores de las plantaciones en Sri Lanka exigiendo una duplicación de sus salarios, y la huelga de ocho días de este mes por los trabajadores de la confección en Bangladesh por un salario más alto.

Hace solo dos semanas, los trabajadores de toda India se unieron a una huelga de dos días, el 8 y 9 de enero, en contra de la "reforma" y las medidas de austeridad del gobierno del supremacista hindú Bharatiya Janatha (BJP) del primer ministro Narendra Modi. A fines del año pasado, más de 3.000 trabajadores de tres importantes fábricas de automóviles en Oragadam, cerca de Chennai, Yamaha, Royal Enfield y Myoung Shin India Automotive, estado de Tamil Nadu, participaron en huelgas de dos meses.

Los maestros y otros empleados del gobierno estatal quieren revertir el Plan de Pensiones Contributivas (CPS) y revertir la imposición del Plan Nacional de Pensiones (NPS), que recortó los salarios y puso sus fondos de pensiones en manos de los mercados de valores.

El NPS, introducido por el último gobierno central dirigido por el BJP, se impuso en 2014. Desde entonces, todos los nuevos empleados del gobierno central y estatal se han visto privados de los derechos de pensión anteriores y el 10 por ciento de sus salarios se han desviado a un fondo de pensiones que engordan las ganancias de los inversores del mercado de acciones.

La lista de siete puntos de demandas de las huelgas incluye el pago de los atrasos de 21 meses, la regularización de los empleados a tiempo parcial y los maestros de anganwadi y el aumento de los salarios de los maestros de secundaria. Los trabajadores no permanentes son cada vez más explotados, en varias categorías como "contratista", "tiempo parcial", "aprendiz" y "principiante", tanto en el sector público como en lo privado, para imponer salarios de nivel de pobreza y dividir a los trabajadores.

La huelga ha cerrado muchas escuelas en todo el estado. Los trabajadores de otros departamentos del gobierno estatal, como Ingresos, Salud, Desarrollo Rural y Agricultura, se han unido a la huelga.

A pesar de los arrestos masivos, los huelguistas participaron en protestas en la capital, Chennai, y en otras ciudades importantes como Mudurai, Coimbatore, Virudhungar, Ramanathapurum, Sivaganga, Theni, Vellore y Dindigul.

Huelguistas afuera de las oficinas del Colector del Distrito

Sin embargo, los sindicatos, los cuales se vieron obligados a llamar a la acción debido a la creciente militancia entre los trabajadores, se oponen totalmente a cualquier movilización de la clase trabajadora contra los ataques del gobierno. El Consejo de Acción Conjunta de las Organizaciones de Maestros y Organizaciones de Empleados del Gobierno de Tamil Nadu (JACTTO y GEO), una alianza de maestros y sindicatos gubernamentales, afirman que el gobierno de AIADMK puede ser presionado para revertir sus políticas.

Lo que los trabajadores han experimentado es lo contrario: una represión gubernamental. El lunes, el día antes de que comenzara la huelga indefinida, el secretario de Estado, Girija Vaidyanathan, amenazó con cortar los salarios de los huelguistas y cancelar todas las licencias, excepto por razones médicas, durante la huelga. El departamento de educación del estado se movió para contratar a quienes rompieron la huelga y les ofreció a las personas asignadas temporalmente unas miserables 7.500 rupias ($ US106) al mes.

El último gobierno estatal de AIADMK desencadenó una brutal represión contra los empleados gubernamentales huelguistas en 2003, despidiendo a cientos de miles.

Los trabajadores en huelga también han tenido experiencias amargas con los sindicatos. Los trabajadores se han presentado repetidamente para luchar contra el CPS. En febrero de 2016, por ejemplo, comenzaron una huelga indefinida, pero la Asociación de Empleados del Gobierno de Tamil Nadu (TNGEA), una alianza de 68 sindicatos, terminó la huelga después de 10 días sin cumplir con sus demandas.

Los sindicatos justificaron esa traición citando los deberes de elecciones y exámenes escolares que los empleados del gobierno debían realizar y, supuestamente, le dieron al gobierno tiempo para reflexionar sobre las demandas de los trabajadores. JACTTO se negó a unirse a la huelga, alegando que el presupuesto de 2016 del gobierno estatal entrante admitiría las demandas.

Los gobiernos sucesivos, tanto a nivel central como estatal, han continuado tales "reformas económicas" socialmente incendiarias, que imponen a los trabajadores la carga de la profundización de la crisis del capitalismo indio y mundial desde la crisis financiera mundial de 2008.

Las principales medidas de "reforma" similares a la CPS se han introducido en todo el mundo según los dictados del Fondo Monetario Internacional. No se revertirán al reemplazar el gobierno Modi liderado por el BJP en las elecciones generales de la India que se celebrarán en abril y mayo. El partido de oposición Congreso, el partido tradicional de la elite gobernante de la India, y los partidos capitalistas regionales, como Dravida Munnetra Kazhagam [DMK], el actual rival de Tamil Nadu de la AIADMK, están igual de comprometidos con las mismas medidas a favor de las grandes empresas.

La única estrategia viable para derrotar estos ataques, como en México, Estados Unidos, Francia y en todo el mundo, se basa en la lucha de clases internacional y la movilización política independiente de la clase obrera contra el orden capitalista reaccionario.

Los principales partidos parlamentarios estalinistas de la India, el Partido Comunista de la India (Marxista) (CPM) y el Partido Comunista de la India (CPI), están tratando de canalizar el creciente movimiento de trabajadores detrás del regreso de otro gobierno capitalista, ya sea liderado por el Congreso Partido o una serie de partidos regionales más pequeños de derecha, después de las elecciones generales de Abril y Mayo, con el pretexto de derrotar al comunista hindú BJP.

Los mismos partidos estalinistas hicieron una alianza electoral con el AIADMK en las elecciones del 2011 en el estado de Tamil Nadu, incluso después de los despidos masivos de empleados gubernamentales en huelga en 2003.

Como lo explicó el World Socialist Web Site en su Perspectiva del 12 de Enero sobre la importancia política de la huelga general nacional de dos días: "Todos estos partidos asumieron un rol crucial en la implementación de los planes de la burguesía india de convertir al país en un paraíso de mano de obra barata para el capital global. Entre 1991 y 2008, el CPM y el CPI apuntalaron una serie de Gobiernos que, en su mayoría, lideraba el Partido del Congreso y constituyeron la punta de lanza de la agenda neoliberal y el acercamiento a Washington”.

Los trabajadores indios deben seguir el ejemplo de los trabajadores de las plantaciones de té Abbotsleigh en Sri Lanka, quienes, bajo la dirección del Partido Socialista por la Igualdad, han establecido un comité de acción completamente independiente de los aparatos sindicales que han impuesto su brutal explotación. por décadas. Los trabajadores automotrices en los EE.UU, enfrentados por el cierre de plantas y miles de pérdidas de empleos más, han tomado un curso similar.

Dichos comités de trabajo de alto rango deben desarrollar una contraofensiva de la clase trabajadora al unificar las luchas de los trabajadores en toda la India y llegar a los trabajadores de todo el mundo, con quienes están estrechamente vinculados por la producción capitalista global.

Sobre todo, los trabajadores indios necesitan un partido revolucionario, basado en un programa y estrategia socialista internacionalista, que incluya todas las lecciones estratégicas de las luchas de la clase obrera mundial, para proseguir la lucha por el poder de los trabajadores. Este partido es el Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI).

(Artículo publicado originalmente en inglés el 25 de enero de 2019)