El conflicto comercial entre Estados Unidos y China lleva a la liquidación en Wall Street

por Nick Beams
21 noviembre 2018

Una caída en los mercados de acciones de Estados Unidos ayer, a raíz de la escalada de la guerra comercial entre los Estados Unidos y China en la cumbre de la Comunidad Económica de Asia y el Pacífico (APEC) el fin de semana, ha eliminado todas las limitadas ganancias obtenidas a principios de este mes, luego de una liquidación masiva en octubre.

La reunión de la APEC, celebrada en Papúa Nueva Guinea, se disolvió sin un comunicado final que pudiera ser emitido, después de que el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, se opusiera a las políticas comerciales y económicas de China destinadas deliberadamente a sabotear la reunión.

La reacción en los mercados estadounidenses fue inmediata. El Dow cayó 395 puntos, una caída del 1,56 por ciento después de caer más de 500 puntos en el transcurso del día, el índice S&P 500 bajó un 1,7 por ciento y el índice NASDAQ de alta tecnología cayó un 3 por ciento.

La liquidación masiva fue liderada por acciones de alta tecnología que son sensibles al aumento de las tensiones de la guerra comercial debido al impacto en sus cadenas de suministro globales y al temor de que los conflictos comerciales disminuyan la demanda de sus productos.

Los mercados habían subido a principios de este mes, luego de las elecciones de medio término en los Estados Unidos, tras la reanudación de las conversaciones entre Washington y Beijing y las declaraciones de Trump sobre la posibilidad de un acuerdo cuando se reúna con el presidente chino, Xi Jinping, en la cumbre del G20 en Buenos Aires, Argentina, a fin de mes.

Se consideró que esto indicaba que existía la posibilidad de que la escalada de los aranceles por parte de los EUA a productos chinos por un valor de $200 mil millones desde el 10% hasta el 25% a comienzos del próximo año se pudiera suspender. Eso ahora parece muy poco probable.

En su discurso en la reunión de la APEC, Pence repitió la amenaza de Trump de imponer el aumento de las tarifas y dijo que Estados Unidos “no cambiará de rumbo hasta que China cambie su forma de ser”.

China ha indicado que está dispuesta a aumentar sus importaciones de bienes estadounidenses, en las áreas de agricultura y energía, para reducir el déficit comercial de los EUA así como para hacer otras concesiones. Pero esto ha sido descartado como insuficiente por Washington.

La demanda clave de Estados Unidos es que China emprenda un cambio fundamental en su economía al eliminar básicamente su programa económico “Hecho en China 2025” para el avance de las industrias de alta tecnología como la siguiente etapa en su desarrollo económico.

Acusando a China del robo de derechos de propiedad intelectual e imponiendo transferencias forzadas de tecnología, y exigiendo el fin de lo que denomina subsidios que distorsionan el mercado a las industrias estatales, los Estados Unidos consideran las políticas económicas de China como una amenaza directa a su hegemonía económica y, en última instancia, militar.

Por su parte, China está dispuesta a ofrecer algunas concesiones a los EUA, pero considera que la demanda de desechar su agenda económica clave no es negociable porque reduciría a China a una posición de servidumbre económica para los EUA como una especie de semicolonia.

El conflicto en la reunión de la APEC significa que, en lugar de la reunión entre Trump y Xi que conduce a una disminución de las tensiones comerciales, podría traer una mayor escalada. La semana pasada, Trump dijo que había recibido una larga lista de propuestas de Beijing, pero no eran suficientes y faltaban cuatro o cinco grandes problemas.

China no parece tener esperanzas de aliviar el conflicto con su principal negociador comercial, el viceprimer ministro Liu He, cancelando un plan para visitar Washington para conversar con el secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Steven Mnuchin, antes de la reunión de Buenos Aires entre Trump y Xi.

Al informar sobre la cancelación, el South China Morning Post citó a una fuente que dijo que el repentino cambio de planes fue el resultado de “discusiones a nivel de trabajo”. Sin embargo, los eventos en la cumbre de la APEC —que indica que los militaristas anti-China en la administración Trump están dirigiendo las operaciones— sin duda fueron la razón clave.

Liu se quemó gravemente en mayo pasado cuando llegó a un acuerdo con Mnuchin solo para que Trump lo revirtiera unos días después.

La escalada de las tensiones comerciales no es el único factor en la liquidación masiva en el mercado. Otro ingrediente clave es la desaceleración de la economía mundial y la posibilidad de que el efecto de los recortes de impuestos de Trump, que han impulsado a la economía de Estados Unidos este año, desaparezca en 2019.

Todas las acciones de más rápido crecimiento, las llamadas Faangs (Facebook, Apple, Amazon, Netflix y la compañía matriz de Google, Alphabet) se han trasladado al territorio del mercado bajista con sus acciones en un 20 por ciento desde su punto máximo.

Apple cayó un 4 por ciento ayer después de un informe en el Wall Street Journal de que había reducido los pedidos de producción para los tres modelos de iPhone en septiembre. El informe vino después de la noticia de que una serie de proveedores de Apple había reducido sus expectativas de ganancias.

Las acciones de una de esas compañías, Lumentum Holdings, cayeron un 33 por ciento la semana pasada luego de informar que había recibido “una solicitud de uno de los más grandes industriales y consumidores” para “reducir sustancialmente” el suministro de sensores 3D que impulsan la tecnología de reconocimiento facial en los últimos iPhones.

La caída en los mercados de Estados Unidos es parte de una tendencia global emergente. El Financial Times ha informado de que los mercados mundiales de bonos y acciones se han contraído en $5 billones en lo que va del año, lo que los colocó en el peor año desde la crisis financiera de 2008, cuando perdieron un total de $18 billones.

La liquidación masiva se está produciendo en medio de signos de una desaceleración en la economía mundial. En 2017, se mantuvo la perspectiva de un crecimiento global “sincronizado”. Pero eso ahora es una cosa del pasado.

A principios de este mes, se informó de que el producto interno bruto en Alemania, la economía europea clave, se contrajo a una tasa anual del 0,8 por ciento en el tercer trimestre. Esta fue la primera caída trimestral en tres años y medio, mientras que la economía de la eurozona creció a una tasa anual del 0,7 por ciento en el mismo período, su desempeño más débil desde principios de 2013.

La economía de los EUA ha mantenido una tasa de crecimiento superior al 3 por ciento, impulsada por el estímulo proporcionado por los recortes de impuestos a las ganancias corporativas y personales del gobierno de Trump. Pero la afirmación de Trump de que esto sería “fantástico para la economía” y conduciría a una mayor inversión y una expansión sostenida ha sido expuesta como el fraude que siempre fue.

El mes pasado, la Asociación Nacional de Economía Empresarial informó que, si bien sus miembros informaron sobre el aumento de las ventas y la mejora de los márgenes de ganancias en el tercer trimestre, los recortes de impuestos “no tuvieron un gran impacto en los planes de contratación e inversión”.

La mayor parte del aumento de efectivo se ha utilizado para financiar recompras de acciones, en lugar de impulsar la inversión y la expansión económica, y el ímpetu comenzará a desaparecer en condiciones en las que la economía mundial comienza a entrar en un período de desaceleración “sincronizada” en medio de crecientes conflictos comerciales.

(Publicado originalmente en inglés el 20 de noviembre de 2018)