Trump maniobra antes de las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China.

por Nick Beams
19 noviembre 2018

El presidente Trump ha declarado haber recibido una respuesta de China sobre las demandas comerciales de EUA en el período previo a las conversaciones con el presidente Xi Jinping en la cumbre del G20 que se celebrará a fines de mes, en medio de movimientos y contraataques de ambas partes y dentro de la casa blanca.

Trump dijo a los periodistas ayer que la respuesta de China fue en gran parte completa, pero faltaban cuatro o cinco grandes problemas. Dijo: "Enviaron una lista de cosas que están dispuestos a hacer, que es una lista grande y todavía no es aceptable para mí".

Las observaciones de Trump de que China "quiere llegar a un acuerdo" inicialmente hicieron subir al mercado de valores, solo para perder la mayoría de esas ganancias después de que los funcionarios de la administración dijeron que no se debería leer demasiado en las observaciones de Trump porque era poco probable que se alcanzara un acuerdo pronto.

No se han dado a conocer detalles de las concesiones chinas propuestas. Es probable que incluyan un acuerdo para comprar más productos estadounidenses en las áreas de agricultura y energía y posiblemente para abrir algunas partes de la economía china y el sistema financiero a la inversión estadounidense.

Pero los "grandes problemas" citados por Trump permanecen. Esto implica la acción de China sobre el presunto robo de derechos de propiedad intelectual y las transferencias forzadas de tecnología y el uso de subsidios estatales para respaldar industrias clave, que los Estados Unidos insisten en que "distorsionan el mercado".

La administración de Trump no se ha movido de sus demandas centrales establecidas en un documento redactado en mayo pasado en el que esencialmente exigió que Beijing elimine su programa "Hecho en China" para el desarrollo industrial y tecnológico y asuma una posición económica subordinada en relación con los Estados Unidos.

Según un informe de Bloomberg, la lista china estaba "estructurada como una respuesta escrita a las demandas de los EUA". Pero la oferta de Beijing no abordó las "preocupaciones de la Casa Blanca" sobre las transferencias forzadas de tecnología y "también faltaron concesiones relacionadas con lo que los EUA ha afirmado que son ataques cibernéticos chinos dirigidos por el estado contra compañías estadounidenses para robar propiedad intelectual”.

La presentación inicial de las demandas estadounidenses fue seguida por un acuerdo sobre una serie de medidas para reducir el déficit comercial chino después de las conversaciones entre el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, y el principal negociador comercial chino, el viceprimer ministro Liu He. Sin embargo, después de que Mnuchin declarara que la guerra comercial había sido suspendida, Trump puso fin al trato unos días más tarde alegando que no era suficiente.

Desde entonces, la línea persistente proveniente de todos los lados de la administración de los EUA, incluso de aquellos como el asesor económico Larry Kudlow, que se considera menos agresivo en China, ha sido que Beijing debe aceptar cambios significativos "estructurales" en su economía antes de cualquier acuerdo pueda ser alcanzado.

Pero a pesar del amplio acuerdo, hay grandes diferencias dentro de la administración Trump sobre la forma en que se debe llevar a cabo la guerra comercial. Salieron a la luz la semana pasada durante un discurso extraordinario del asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, a un importante think tank de Washington.

Le dijo al Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales que un "grupo autonombrado de banqueros de Wall Street y administradores de fondos de cobertura" formaba parte de una "operación de influencia" china dirigida a tratar de impulsar a la Casa Blanca a llegar a un acuerdo con China en la reunión G20.

"La misión de estos agentes extranjeros no registrados, eso es lo que son... es presionar a este presidente para que llegue a algún tipo de acuerdo", dijo.

Navarro afirmó que si se llegaba a un acuerdo en las conversaciones programadas entre Trump y Xi, tendría el "imprimátur de Goldman Sachs".

Después de este arrebato, se informó que la Casa Blanca había decidido restringir la actividad pública de Navarro, luego de los comentarios del principal asesor económico de Trump, Kudlow, de que sus comentarios "estaban muy lejos de la base".

Pero la marginación de Navarro es en gran medida una maniobra ya que Trump intenta dar un giro positivo a las perspectivas de un acuerdo en las conversaciones con Xi. Volvería rápidamente a la máxima importancia si Trump emprende otro cambio táctico.

Además, Navarro no es de ninguna manera el único halcón anti-China dentro de la administración. Uno de los papeles clave lo desempeña el Representante de Comercio de EUA Robert Lighthizer, quien ha dejado en claro repetidamente que, si bien la cuestión del tamaño del déficit comercial es importante, la cuestión central son los cambios "estructurales" que deben realizarse en la economía china.

Lighthizer considera que Beijing solo llegará a un acuerdo con EUA cuando las medidas de la guerra comercial empiecen a tener un impacto significativo en la economía china y ese punto aún no se ha alcanzado.

Si bien no se espera que llegue un acuerdo específico de la discusión del G20 en Buenos Aires, puede haber acuerdo para más discusiones. Pero cualquier otra negociación planteará dos cuestiones centrales para Beijing. En primer lugar, ¿se cumplirán los acuerdos alcanzados en dichas conversaciones o simplemente se anularán como sucedió en mayo pasado? En segundo lugar, ¿qué sucederá con las nuevas medidas arancelarias amenazadas por Washington?

En la actualidad, EUA ha impuesto un arancel del 25 por ciento a $50 mil millones de la industria china y un arancel del 10 por ciento a otros $200 mil millones, que se prevé que aumentará al 25 por ciento a principios del próximo año. Además, Trump ha amenazado con imponer aranceles a todas las importaciones restantes de China.

Si hay más negociaciones, lo mínimo en lo que podría insistir Beijing es que la progresividad arancelaria establecida para el próximo año no siga adelante. Pero cualquier compromiso de este tipo probablemente provocaría una oposición significativa de las estridentes facciones anti-China de la administración.

A principios de esta semana, los informes de que Lighthizer había indicado a los ejecutivos de la industria que el siguiente tramo de aranceles había sido suspendido provocaron una rápida respuesta. Un portavoz del representante comercial dijo: "El Embajador Lighthizer no ha hecho ninguna representación a los ejecutivos de la industria que las futuras tarifas de la Sección 301 están en suspenso. El plan para las tarifas... no ha cambiado en absoluto. Cualquier informe en contrario es incorrecto”.

(Publicado originalmente en inglés el 17 de noviembre de 2018)